fbpx
20 de noviembre 2009    /   CREATIVIDAD
por
 

Ficod | El fundador de Atari, Nolan Bushnell: «El próximo Google podría estar en vuestro dormitorio»

20 de noviembre 2009    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

bushnell

Nolan Bushnell vivía obsesionado con combinar las viejas máquinas de juegos del parque de atracciones en el que trabajaba con las pantallas que abundaban en la Universidad de Utah, donde se graduó en Ingeniería Electrónica. A pesar de parecer un hombre encerrado en ensoñaciones más propias de historias de ciencia ficción, Bushnell tenía claro lo quería hacer porque había un importante negocio en el asunto. «Hay que pensar en el negocio, no sólo en el producto. Si no obtienes beneficio, no lo hagas». Así nació Atari.

En una charla entrañable para los nostálgicos de esto de los bits, ayer en Ficod, el fundador de la pionera marca repasó los orígenes de la industria de los videojuegos y dejó claro que, aunque comenzó en este negocio en 1966, es una  persona que siempre mira al futuro. Bioimplantes, realidad aumentada, interconexión mental… Todo eso está por venir y «seguro que la mayoría de vosotros lo veréis».

Este espíritu revoltoso, visionario y emprendedor ha sido siempre una característica inherente a él. «Ser emprendedor no es lo que la gente cree. Piensa en la síntesis del negocio y sé capaz de explicarla en una sola página. Elige cuidadosamente a tu equipo y comienza a trabajar». Estas pautas no significan que el fundador de Atari hubiera tenido siempre éxito en sus proyectos. «Steve Jobs y Steve Wozniak trabajaban para mí. Posteriormente me ofrecieron un tercio de Apple por 5.000 dólares ¡Y no lo aproveché!».

Aunque los reveses nunca han desanimado a Bushnell, que ha fundado en su vida alrededor de 20 empresas. «Cualquiera puede encerrarse en un sótano con un amigo, trabajar en los ratos libres con herramientas gratuitas y capital 0 y crear un juego de 1.000 millones de dólares. La creatividad es la clave. Es un arte aprendido pero en el que tienes que estar dispuesto a fracasar».

Tras recalcar la importancia del español como idioma de un mercado inmenso, en el que «los bienes intangibles o virtuales pueden ser un buen negocio», Bushnell animó a todos los presentes a lanzarse a la piscina.

«El futuro es vuestro. El próximo Google, Apple o Microsoft podría estar en vuestro dormitorio. Si tenéis una idea, lanzadla ya porque además ¡es un proceso muy divertido!». Y este hombre, de diversión y de empresa, sabe un rato.

bushnell

Nolan Bushnell vivía obsesionado con combinar las viejas máquinas de juegos del parque de atracciones en el que trabajaba con las pantallas que abundaban en la Universidad de Utah, donde se graduó en Ingeniería Electrónica. A pesar de parecer un hombre encerrado en ensoñaciones más propias de historias de ciencia ficción, Bushnell tenía claro lo quería hacer porque había un importante negocio en el asunto. «Hay que pensar en el negocio, no sólo en el producto. Si no obtienes beneficio, no lo hagas». Así nació Atari.

En una charla entrañable para los nostálgicos de esto de los bits, ayer en Ficod, el fundador de la pionera marca repasó los orígenes de la industria de los videojuegos y dejó claro que, aunque comenzó en este negocio en 1966, es una  persona que siempre mira al futuro. Bioimplantes, realidad aumentada, interconexión mental… Todo eso está por venir y «seguro que la mayoría de vosotros lo veréis».

Este espíritu revoltoso, visionario y emprendedor ha sido siempre una característica inherente a él. «Ser emprendedor no es lo que la gente cree. Piensa en la síntesis del negocio y sé capaz de explicarla en una sola página. Elige cuidadosamente a tu equipo y comienza a trabajar». Estas pautas no significan que el fundador de Atari hubiera tenido siempre éxito en sus proyectos. «Steve Jobs y Steve Wozniak trabajaban para mí. Posteriormente me ofrecieron un tercio de Apple por 5.000 dólares ¡Y no lo aproveché!».

Aunque los reveses nunca han desanimado a Bushnell, que ha fundado en su vida alrededor de 20 empresas. «Cualquiera puede encerrarse en un sótano con un amigo, trabajar en los ratos libres con herramientas gratuitas y capital 0 y crear un juego de 1.000 millones de dólares. La creatividad es la clave. Es un arte aprendido pero en el que tienes que estar dispuesto a fracasar».

Tras recalcar la importancia del español como idioma de un mercado inmenso, en el que «los bienes intangibles o virtuales pueden ser un buen negocio», Bushnell animó a todos los presentes a lanzarse a la piscina.

«El futuro es vuestro. El próximo Google, Apple o Microsoft podría estar en vuestro dormitorio. Si tenéis una idea, lanzadla ya porque además ¡es un proceso muy divertido!». Y este hombre, de diversión y de empresa, sabe un rato.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La publicidad antes de 'Mad Men'
La historia de la botella de Anís del Mono
El nuevo Spiderman de Marvel es negro y de origen latino
La nueva élite universitaria está en las montañas afganas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *