23 de noviembre 2021    /   CINE/TV
por
 

Film and Furniture: la web que te da ideas de decoración de tus pelis y series favoritas

Lo más probable es que más de una vez te hayas fijado en los muebles o el interiorismo de una película. La web Film and Furniture se dedica a descubrir la historia de estas piezas y dónde adquirirlas

23 de noviembre 2021    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

«Todo comenzó con El resplandor, de Kubrick», nos cuenta Paula Benson,
fundadora y editora de Film and Furniture, una web británica que identifica
los muebles y objetos que aparecen en películas y series, tanto actuales
como clásicas, explica su historia y nos da pistas sobre cómo conseguirlos,
algo que a veces resulta complicado.

«Siempre me fascinó la célebre moqueta con motivos hexagonales que adorna los pasillos del Hotel Overlook y me pareció muy interesante ver cómo, con el tiempo, ese diseño retro y sus formas marrones, naranjas y rojas se convirtió en un sinónimo visual de la película que ha sido parodiado y referenciado de muchas formas, incluso en otros filmes».

Pero Benson, que trabaja como diseñadora y directora creativa del estudio
londinense Form, quería ir mucho más allá. Con un ojo entrenado para
analizar las escenas que veía en pantalla en busca de detalles
decorativos, la curiosidad iba aumentando. También las preguntas: ¿por
qué habían elegido precisamente ese mueble? ¿Era un diseño original o
no? ¿Ocultaba algún significado?

«Me pasó algo parecido con los vasos de whisky que Don Draper utiliza en
Mad Men o los que se ven en la casa de Deckard en Blade Runner. Me
obsesioné un poco con esos temas, me puse a investigar y averigüé
muchas cosas que luego decidí compartir con los demás en internet», explica. De esta forma nació Film and Furniture en 2013. «Al principio era
un simple blog en donde hablaba sobre esos muebles y diseños de
interiores, de su procedencia y lo que es quizá más interesante, de los
mensajes que proyectaban hacia el espectador, que en muchas ocasiones
no figuran expresamente en el guion».

Benson reconoce que la web también constituye en sí misma un homenaje
a los diseñadores de producción y los decoradores de escenarios que
trabajan en el cine y la televisión; profesiones que suelen recibir muy poca
atención por parte del público. «Creemos que estos profesionales son los
héroes anónimos de la industria cinematográfica, por lo que nos encanta
destacar su trabajo y hablar con ellos. Siempre nos cuentan historias muy
interesantes y desconocidas para los fans tanto del cine como de la
decoración».

Con el tiempo, Film and Furniture se ha convertido en mucho más que un
blog y ha ido atrayendo a una audiencia cada vez más grande y más
específica, situándose así como el medio online definitivo para informarse
sobre temas relacionados con la decoración y los muebles que se ven en
las películas. Muchos de ellos pueden adquirirse a través de su página.

«Nuestra tienda funciona, además, como una base de datos de muebles,
iluminación, cristalería y decoración de multitud de películas y series», nos
cuenta Benson.

LOS VILLANOS VIVEN MEJOR

Está claro que no todos los creadores le prestan la misma atención a la
decoración y que no todos los guiones dan pie a lucirse en este sentido. A
lo largo de la historia del cine, una de las series fílmicas que más juego ha
dado en lo que a diseño de interiores se refiere es, sin lugar a dudas, la de
James Bond.

«Las películas de 007 siempre se han caracterizado por presentar una arquitectura y unas decoraciones asombrosas, en buena parte debido al gran trabajo del diseñador de producción Ken Adam, que trabajó en todos los títulos del mejor agente del servicio secreto de su majestad entre 1962 y 1979», desvela Paula.

«En especial, los villanos que luchan contra Bond suelen gastarse bastante dinero tanto en la construcción como en la decoración de sus guaridas, que, a menudo, están ubicadas en lugares excepcionales como acantilados o colinas. Un ejemplo perfecto es la impresionante mansión en la que vive el maligno Ernst Stavro Blofeld en la película Diamantes para la eternidad, que en realidad se filmó en la Casa Elrod creada por John Lautner, ubicada en
Palm Springs».

«En general, los malos tienen casas mucho más espectaculares», reconoce
la experta. «En Con la muerte en los talones, el espía enemigo de Estados Unidos, Phillip Vandamm (interpretado por James Mason) vive en la
Mansión Vandamm, una casa construida en un estudio por los
diseñadores de la Metro Goldwyn Mayer (en teoría, está ubicada sobre el
Monte Rushmore) y que está descaradamente inspirada en la Casa de la
Cascada de Frank Lloyd Wrigh».

Un ejemplo más reciente sería la aislada guarida en Alaska del multimillonario tecnológico Nathan Bateman en la película Ex_Machina, protagonizada por Domhnall Gleeson, Alicia Vikander y Oscar Isaac, que tiene una arquitectura, un diseño y unos interiores espectaculares.

 

STANLEY KUBRICK, DISEÑADOR DE INTERIORES

Pero si tuviéramos que nombrar a un director que le otorgó
verdaderamente importancia a la decoración en sus películas y exploró
profundamente su potencial estético, ese fue sin duda Stanley Kubrick.
«Aparte de El resplandor, otros dos de sus filmes, 2001: Una odisea del
espacio y La naranja mecánica, son hitos indiscutibles del diseño de
interiores», considera Benson.

«En la primera de ellas, uno de mis espacios favoritos es el vestíbulo enorme y blanco de la Estación Espacial 5, a la que viaja el Dr. Heywood Floyd de camino a la Luna. En él destaca uno de nuestros asientos favoritos de la decoración de los 60: las curvilíneas sillas y sofás rojos Djinn. Hay que pensar, además, que 2001 se filmó antes de que el hombre pisara por primera vez la Luna y sin las facilidades que la tecnología informática nos brinda en la actualidad. Aun así, Kubrick y su equipo consiguieron incluir imágenes increíbles del espacio y del interior de las naves espaciales, creando multitud de efectos y trucos que abrieron nuevos caminos técnicos y artísticos para la industria».

2001, una odisea en el espacio

La naranja mecánica, por su parte, es un inabarcable catálogo del diseño
de finales de los años 60 (la película se estrenó en 1971), donde llama la
atención, entre otros objetos, el tocadiscos que Alex, su protagonista,
interpretado por Malcolm McDowell, tiene en su habitación. «El piso de sus
padres es feo y hortera», explica Benson, «pero Alex usa la decoración de
su dormitorio para subrayar su individualidad y gusto personal».

«Sin embargo —continua explicando—, no es el adolescente de catorce años retratado en el libro de Anthony Burgess en el que se basa la película. En la versión de Kubrick, Alex es un joven adulto con gustos sofisticados, incluido un memorable sistema estéreo de alta gama. Este aparato en el que Alex escucha a su amado Ludwig Van es el tocadiscos Hydraulic Reference de Transcriptors, un impresionante diseño que se fabricó entre 1964 y 1973».

«Fue Kubrick quien lo eligió personalmente para que apareciera en la película. Para ello viajó en 1969 a la fábrica de la empresa en Borehamwood, Inglaterra, donde lo adquirió. El hijo del diseñador, Michael Gammon, todavía fabrica ocasionalmente estos dispositivos siguiendo el diseño original. Se construyen a mano y durante un largo proceso que dura cuatro meses».

LA DECORACIÓN COMO ELEMENTO DRAMÁTICO

Pero quizá el uso más interesante de la decoración de interiores en el cine
o la televisión es el que va más allá de lo estético y apuesta decididamente
por utilizar los interiores para complementar dramáticamente las historias.
También para enviar mensajes a los espectadores de una forma sutil y
elegante, cualidades de las que suelen carecer una gran parte de las
producciones actuales.

Uno de los directores ejemplo indiscutible de esta tendencia, que consigue
además una fusión perfecta entre estética y mensaje, es Pedro Almodóvar.
Sin ir más lejos, en su corto de 2020 La voz humana, los cuadros que
cuelgan de las paredes del apartamento en el que vive Tilda Swinton son
una extensión de la situación personal de la protagonista y de sus
desgarrados sentimientos.

Esta magistral utilización del arte en el corto de Almodóvar fue analizada
en profundidad por el periodista y crítico de arte Ianko López en un artículo
para Icon Design. «En la película, Tilda Swinton se encuentra al borde de
un ataque de nervios. Y nosotros asistimos como espectadores a uno de
los momentos más duros de una relación amorosa: la ruptura. La suya».

Fotograma de ‘La voz humana’, de Pedro Almodóvar

«Sobre su lecho conyugal cuelga una reproducción de Venus y Cupido,
cuyo original fue pintado hacia 1625 por la artista barroca Artemisia
Gentileschi. El lienzo representa a la diosa del amor desnuda, dormida e
iluminada por la luz de la luna, mientras su hijo —que también lo es de
Marte, dios de la guerra— la abanica con unas plumas de pavo real (…)».

«Toda esta iconografía está elegida con sumo cuidado por Almodóvar. En
su carrera aparece en numerosas ocasiones el motivo de la Venus
recostada, a menudo como alusión al deseo y al amor, pero también al cuerpo a la vez erotizado e inexpugnable de la mujer: esta idea formaba
parte del argumento de películas como Kika, Hable con ella o La piel que
habito».

La misión de Film and Furniture es, en definitiva, que descubramos un
nuevo nivel para disfrutar del cine y las series de televisión, que son quizá
los productos culturales de los que solemos gozar a más niveles. Muchas
personas escuchan las bandas sonoras de sus películas favoritas o se
pasan horas analizando cada una de las referencias que aparecen en
pantalla. Hasta ahora, el campo de la decoración era algo reservado solamente a entendidos y aficionados, pero ya era hora de cambiarlo.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

«Todo comenzó con El resplandor, de Kubrick», nos cuenta Paula Benson,
fundadora y editora de Film and Furniture, una web británica que identifica
los muebles y objetos que aparecen en películas y series, tanto actuales
como clásicas, explica su historia y nos da pistas sobre cómo conseguirlos,
algo que a veces resulta complicado.

«Siempre me fascinó la célebre moqueta con motivos hexagonales que adorna los pasillos del Hotel Overlook y me pareció muy interesante ver cómo, con el tiempo, ese diseño retro y sus formas marrones, naranjas y rojas se convirtió en un sinónimo visual de la película que ha sido parodiado y referenciado de muchas formas, incluso en otros filmes».

Pero Benson, que trabaja como diseñadora y directora creativa del estudio
londinense Form, quería ir mucho más allá. Con un ojo entrenado para
analizar las escenas que veía en pantalla en busca de detalles
decorativos, la curiosidad iba aumentando. También las preguntas: ¿por
qué habían elegido precisamente ese mueble? ¿Era un diseño original o
no? ¿Ocultaba algún significado?

«Me pasó algo parecido con los vasos de whisky que Don Draper utiliza en
Mad Men o los que se ven en la casa de Deckard en Blade Runner. Me
obsesioné un poco con esos temas, me puse a investigar y averigüé
muchas cosas que luego decidí compartir con los demás en internet», explica. De esta forma nació Film and Furniture en 2013. «Al principio era
un simple blog en donde hablaba sobre esos muebles y diseños de
interiores, de su procedencia y lo que es quizá más interesante, de los
mensajes que proyectaban hacia el espectador, que en muchas ocasiones
no figuran expresamente en el guion».

Benson reconoce que la web también constituye en sí misma un homenaje
a los diseñadores de producción y los decoradores de escenarios que
trabajan en el cine y la televisión; profesiones que suelen recibir muy poca
atención por parte del público. «Creemos que estos profesionales son los
héroes anónimos de la industria cinematográfica, por lo que nos encanta
destacar su trabajo y hablar con ellos. Siempre nos cuentan historias muy
interesantes y desconocidas para los fans tanto del cine como de la
decoración».

Con el tiempo, Film and Furniture se ha convertido en mucho más que un
blog y ha ido atrayendo a una audiencia cada vez más grande y más
específica, situándose así como el medio online definitivo para informarse
sobre temas relacionados con la decoración y los muebles que se ven en
las películas. Muchos de ellos pueden adquirirse a través de su página.

«Nuestra tienda funciona, además, como una base de datos de muebles,
iluminación, cristalería y decoración de multitud de películas y series», nos
cuenta Benson.

LOS VILLANOS VIVEN MEJOR

Está claro que no todos los creadores le prestan la misma atención a la
decoración y que no todos los guiones dan pie a lucirse en este sentido. A
lo largo de la historia del cine, una de las series fílmicas que más juego ha
dado en lo que a diseño de interiores se refiere es, sin lugar a dudas, la de
James Bond.

«Las películas de 007 siempre se han caracterizado por presentar una arquitectura y unas decoraciones asombrosas, en buena parte debido al gran trabajo del diseñador de producción Ken Adam, que trabajó en todos los títulos del mejor agente del servicio secreto de su majestad entre 1962 y 1979», desvela Paula.

«En especial, los villanos que luchan contra Bond suelen gastarse bastante dinero tanto en la construcción como en la decoración de sus guaridas, que, a menudo, están ubicadas en lugares excepcionales como acantilados o colinas. Un ejemplo perfecto es la impresionante mansión en la que vive el maligno Ernst Stavro Blofeld en la película Diamantes para la eternidad, que en realidad se filmó en la Casa Elrod creada por John Lautner, ubicada en
Palm Springs».

«En general, los malos tienen casas mucho más espectaculares», reconoce
la experta. «En Con la muerte en los talones, el espía enemigo de Estados Unidos, Phillip Vandamm (interpretado por James Mason) vive en la
Mansión Vandamm, una casa construida en un estudio por los
diseñadores de la Metro Goldwyn Mayer (en teoría, está ubicada sobre el
Monte Rushmore) y que está descaradamente inspirada en la Casa de la
Cascada de Frank Lloyd Wrigh».

Un ejemplo más reciente sería la aislada guarida en Alaska del multimillonario tecnológico Nathan Bateman en la película Ex_Machina, protagonizada por Domhnall Gleeson, Alicia Vikander y Oscar Isaac, que tiene una arquitectura, un diseño y unos interiores espectaculares.

 

STANLEY KUBRICK, DISEÑADOR DE INTERIORES

Pero si tuviéramos que nombrar a un director que le otorgó
verdaderamente importancia a la decoración en sus películas y exploró
profundamente su potencial estético, ese fue sin duda Stanley Kubrick.
«Aparte de El resplandor, otros dos de sus filmes, 2001: Una odisea del
espacio y La naranja mecánica, son hitos indiscutibles del diseño de
interiores», considera Benson.

«En la primera de ellas, uno de mis espacios favoritos es el vestíbulo enorme y blanco de la Estación Espacial 5, a la que viaja el Dr. Heywood Floyd de camino a la Luna. En él destaca uno de nuestros asientos favoritos de la decoración de los 60: las curvilíneas sillas y sofás rojos Djinn. Hay que pensar, además, que 2001 se filmó antes de que el hombre pisara por primera vez la Luna y sin las facilidades que la tecnología informática nos brinda en la actualidad. Aun así, Kubrick y su equipo consiguieron incluir imágenes increíbles del espacio y del interior de las naves espaciales, creando multitud de efectos y trucos que abrieron nuevos caminos técnicos y artísticos para la industria».

2001, una odisea en el espacio

La naranja mecánica, por su parte, es un inabarcable catálogo del diseño
de finales de los años 60 (la película se estrenó en 1971), donde llama la
atención, entre otros objetos, el tocadiscos que Alex, su protagonista,
interpretado por Malcolm McDowell, tiene en su habitación. «El piso de sus
padres es feo y hortera», explica Benson, «pero Alex usa la decoración de
su dormitorio para subrayar su individualidad y gusto personal».

«Sin embargo —continua explicando—, no es el adolescente de catorce años retratado en el libro de Anthony Burgess en el que se basa la película. En la versión de Kubrick, Alex es un joven adulto con gustos sofisticados, incluido un memorable sistema estéreo de alta gama. Este aparato en el que Alex escucha a su amado Ludwig Van es el tocadiscos Hydraulic Reference de Transcriptors, un impresionante diseño que se fabricó entre 1964 y 1973».

«Fue Kubrick quien lo eligió personalmente para que apareciera en la película. Para ello viajó en 1969 a la fábrica de la empresa en Borehamwood, Inglaterra, donde lo adquirió. El hijo del diseñador, Michael Gammon, todavía fabrica ocasionalmente estos dispositivos siguiendo el diseño original. Se construyen a mano y durante un largo proceso que dura cuatro meses».

LA DECORACIÓN COMO ELEMENTO DRAMÁTICO

Pero quizá el uso más interesante de la decoración de interiores en el cine
o la televisión es el que va más allá de lo estético y apuesta decididamente
por utilizar los interiores para complementar dramáticamente las historias.
También para enviar mensajes a los espectadores de una forma sutil y
elegante, cualidades de las que suelen carecer una gran parte de las
producciones actuales.

Uno de los directores ejemplo indiscutible de esta tendencia, que consigue
además una fusión perfecta entre estética y mensaje, es Pedro Almodóvar.
Sin ir más lejos, en su corto de 2020 La voz humana, los cuadros que
cuelgan de las paredes del apartamento en el que vive Tilda Swinton son
una extensión de la situación personal de la protagonista y de sus
desgarrados sentimientos.

Esta magistral utilización del arte en el corto de Almodóvar fue analizada
en profundidad por el periodista y crítico de arte Ianko López en un artículo
para Icon Design. «En la película, Tilda Swinton se encuentra al borde de
un ataque de nervios. Y nosotros asistimos como espectadores a uno de
los momentos más duros de una relación amorosa: la ruptura. La suya».

Fotograma de ‘La voz humana’, de Pedro Almodóvar

«Sobre su lecho conyugal cuelga una reproducción de Venus y Cupido,
cuyo original fue pintado hacia 1625 por la artista barroca Artemisia
Gentileschi. El lienzo representa a la diosa del amor desnuda, dormida e
iluminada por la luz de la luna, mientras su hijo —que también lo es de
Marte, dios de la guerra— la abanica con unas plumas de pavo real (…)».

«Toda esta iconografía está elegida con sumo cuidado por Almodóvar. En
su carrera aparece en numerosas ocasiones el motivo de la Venus
recostada, a menudo como alusión al deseo y al amor, pero también al cuerpo a la vez erotizado e inexpugnable de la mujer: esta idea formaba
parte del argumento de películas como Kika, Hable con ella o La piel que
habito».

La misión de Film and Furniture es, en definitiva, que descubramos un
nuevo nivel para disfrutar del cine y las series de televisión, que son quizá
los productos culturales de los que solemos gozar a más niveles. Muchas
personas escuchan las bandas sonoras de sus películas favoritas o se
pasan horas analizando cada una de las referencias que aparecen en
pantalla. Hasta ahora, el campo de la decoración era algo reservado solamente a entendidos y aficionados, pero ya era hora de cambiarlo.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La persecución de Nike en las calles de Tokio
‘The Last Jedi’, un producto mainstream como manual de izquierdas para modernos
Energía solar en las vías del tren
Así se está globalizando el culebrón
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

f