fbpx
13 de febrero 2018    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El cercano fin del punto y coma

13 de febrero 2018    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La sala estaba en semipenumbra. Apenas un par de lámparas de luz tenue iluminaban aquella estancia fría que poco a poco se iba llenando de gente. No sabía bien cómo había llegado al tanatorio, pero algo le decía que tenía que entrar en aquel velatorio. Había mucha gente en la sala. Los signos de puntuación lloraban desconsolados mirando hacia la cristalera que se dejaba ver tímidamente desde la entrada. Allí, detrás de ella, había un ataúd –qué otra cosa podría encontrarse, si no, en un tanatorio– rodeado de coronas de flores; pero no podía distinguirse bien desde el lugar donde estaba quién era el difunto.

Las palabras moribundas estaban sentadas en los sillones, comentando entre sí lo buena persona que fue el finado. No lo decían, pero aquel muerto les recordaba dolorosamente lo cerca que estaba también su propio fin. Nadie parecía reparar en la figura de aquel extraño que se abría paso lentamente entre la apesadumbrada multitud. Ya en el medio de la sala, antes de llegar a la cristalera que se empeñaba en esconder al muerto, le pareció reconocer a un punto con quien había compartido frase en cierta ocasión.

También vio al fondo a la coma, una antigua novia de juventud con la que acabó perdiendo relación con el paso de los años, que consolaba a unas llorosas comillas. Y cuando por fin llegó a la cristalera, comprobó con horror que el muerto era él. «¡Pobre punto y coma!», comentaban las comillas; «morir así, atropellado por el desuso y abandonado en la cuneta sin que nadie hiciera nada por salvarle».

No es una historia muy alegre, cierto, pero sí es más real de lo que al punto y coma le gustaría. Aún no está muerto, pero si revisamos los textos que se escriben, no nos equivocamos mucho si decimos que es uno de los signos de puntuación más en peligro de extinción. No digamos si esos textos son tuits o wasaps, por ejemplo. ¿Y si hacemos algo por salvarlo?

Lo cierto es que su uso es bastante subjetivo, lo que dificulta mucho las cosas. La Academia dice que «indica una pausa mayor que la marcada por la coma y menor que la señalada por el punto». Y también nos dice que, en su lugar, podemos optar por un punto y seguido, una coma o dos puntos. Ya veis, el enemigo en casa. Pero si queremos hacer el esfuerzo y seguir escribiéndolo, hay tres usos principales:

En enumeraciones largas y para no liarnos con las comas: Metieron goles a placer: el primero, por la derecha; el segundo, por el centro; el tercero, por la izquierda…

Para separar oraciones independientes, pero que guardan cierta conexión semántica: Cada mochuelo a su olivo; se acabó la fiesta.

Delante de conectores como sin embargo, así pues, en definitiva, por tanto…: Eres más bruto que un arado; sin embargo tienes un puntito.

Hay más cosas que decir sobre el punto y coma, pero una página no da para mucho más; mejor acudid a la RAE, que os lo explica mejor; aunque sin mucho entusiasmo. Sin duda, se temen lo peor. ¿Habrá llegado el momento de decirle al punto y coma «descanse en paz»?  

La sala estaba en semipenumbra. Apenas un par de lámparas de luz tenue iluminaban aquella estancia fría que poco a poco se iba llenando de gente. No sabía bien cómo había llegado al tanatorio, pero algo le decía que tenía que entrar en aquel velatorio. Había mucha gente en la sala. Los signos de puntuación lloraban desconsolados mirando hacia la cristalera que se dejaba ver tímidamente desde la entrada. Allí, detrás de ella, había un ataúd –qué otra cosa podría encontrarse, si no, en un tanatorio– rodeado de coronas de flores; pero no podía distinguirse bien desde el lugar donde estaba quién era el difunto.

Las palabras moribundas estaban sentadas en los sillones, comentando entre sí lo buena persona que fue el finado. No lo decían, pero aquel muerto les recordaba dolorosamente lo cerca que estaba también su propio fin. Nadie parecía reparar en la figura de aquel extraño que se abría paso lentamente entre la apesadumbrada multitud. Ya en el medio de la sala, antes de llegar a la cristalera que se empeñaba en esconder al muerto, le pareció reconocer a un punto con quien había compartido frase en cierta ocasión.

También vio al fondo a la coma, una antigua novia de juventud con la que acabó perdiendo relación con el paso de los años, que consolaba a unas llorosas comillas. Y cuando por fin llegó a la cristalera, comprobó con horror que el muerto era él. «¡Pobre punto y coma!», comentaban las comillas; «morir así, atropellado por el desuso y abandonado en la cuneta sin que nadie hiciera nada por salvarle».

No es una historia muy alegre, cierto, pero sí es más real de lo que al punto y coma le gustaría. Aún no está muerto, pero si revisamos los textos que se escriben, no nos equivocamos mucho si decimos que es uno de los signos de puntuación más en peligro de extinción. No digamos si esos textos son tuits o wasaps, por ejemplo. ¿Y si hacemos algo por salvarlo?

Lo cierto es que su uso es bastante subjetivo, lo que dificulta mucho las cosas. La Academia dice que «indica una pausa mayor que la marcada por la coma y menor que la señalada por el punto». Y también nos dice que, en su lugar, podemos optar por un punto y seguido, una coma o dos puntos. Ya veis, el enemigo en casa. Pero si queremos hacer el esfuerzo y seguir escribiéndolo, hay tres usos principales:

En enumeraciones largas y para no liarnos con las comas: Metieron goles a placer: el primero, por la derecha; el segundo, por el centro; el tercero, por la izquierda…

Para separar oraciones independientes, pero que guardan cierta conexión semántica: Cada mochuelo a su olivo; se acabó la fiesta.

Delante de conectores como sin embargo, así pues, en definitiva, por tanto…: Eres más bruto que un arado; sin embargo tienes un puntito.

Hay más cosas que decir sobre el punto y coma, pero una página no da para mucho más; mejor acudid a la RAE, que os lo explica mejor; aunque sin mucho entusiasmo. Sin duda, se temen lo peor. ¿Habrá llegado el momento de decirle al punto y coma «descanse en paz»?  

Compártelo twitter facebook whatsapp
Endless Mansion: un loop de ansiedad en dos libros de edición limitada
Autorretretes, una de smartphones y aseos
El hombre que susurraba a las vacas
Bollywood como recurso para músicos sin recursos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • Pienso que si la gente leyera más, el punto y coma sería mejor conocido y más utilizado. Creo que de poco vale dedicarle un tiempo en una clase y luego hacer unos ejercicios, pues pasados unos meses o años, todo eso queda perdido en una lejana memoria.
    Lo más importante que aprendemos en el colegio es: leer y disfrutar con la lectura, porque es una herramienta eficaz para seguir aprendiendo de forma autónoma para el resto de nuestra vida.

  • Poco explicable que muera por desuso el punto y coma. Su utilidad es muy clara: marca una pausa mayor que la de la coma y menor que la del punto. Así, la coma es la pausa mínima y el punto la pausa máxima; el punto y coma es la pausa intermedia entre ambos signos. Por ejemplo, en un periodo oracional largo, que ya contiene varias comas, puede requerirse el hacer una pausa mayor por medio de un punto y coma que resulta tan útil como necesario.

  • Aunque el punto y coma sea un matrimonio hetero, defendámosle como hacemos con las comillas, los dos puntos, las interrogaciones, las exclamaciones, etc..es bonito ver que lo clásico sobrevive al paso del tiempo. Lo que Dios unió; que no lo separe el hombre.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *