28 de mayo 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Fivedreams: Cinco sueños sobre álbumes de vinilo

28 de mayo 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Nadie obliga a la música a reducirse al sonido. Algunos buscan otros modos de acercarse a ella. Quieren mirarla. Eso es lo que pretendía Nacho Íñigo cuando empezó a construir maquetas. Compró 5 vinilos por un euro en el Rastro y montó esta pieza: Fivedreams.

Son cinco sueños. “Cinco momentos de ocio”, especifica Íñigo. “Situaciones comunes en las que te encuentras cuando estás de vacaciones. Esquiar con tus amigos, pasear por el campo con tu chica, rutas en Vespa o un tiovivo que recuerda la felicidad de cuando eras niño”.

El director del vídeo empezó a comprar figuras en bazares de maquetas y montaje. Tantas y tan distintas que acabó despertando la curiosidad de un vendedor que veía al creativo publicitario ir cada semana, durante varios meses, con una petición diferente.

“¿No tendrás una figura de un escalador?”
“¿Puedo conseguir un niño en la playa con manguitos?”

En cuatro meses tenía a los protagonistas del vídeo. “Son unos actores guays porque no se mueven”, bromea. “El casting es complicado pero al final consigues una actuación increíble”.

Ínigo iba haciendo los decorados con todo tipo de materiales. Los construía sobre discos de vinilo. La banda sonora de Bambi y un álbum de José Luis Perales andan por ahí como suelo de alguna escena.

Cuando tuvo en pie los cinco sueños habló del proyecto a sus amigos. No hubo un euro en todo el proceso pero las condiciones eran perfectas para Alfonso Herranz y Alicia García. Ellos hicieron la fotografía e iluminación.

“Son planos fijos. Hemos hecho fotografías en movimiento y encuadres muy de foto”, explica Herranz. “La pieza es un experimento que rodamos en tres días y, en total, se ha llevado 18 meses de trabajo porque es un proyecto personal”.

La composición y edición de la música es de Álvaro de Azcárate. “Llevé mi ukelele a Álvaro y con su piano y algunos efectos creó la música para el vídeo”, apunta Ínigo. “Todas las personas que participaron tenían libertad para hacer su parte. Es un lujo poder formar un equipo sin un duro y que el resultado sea tan bueno”.

El proyecto se completa con la edición de Vicente J. Álvarez, la postproducción de Luis López y el atrezzo de Madrid in Love.

Los cinco sueños sobre vinilo permanecen hoy exactamente igual que se construyeron para el rodaje. Hubo un momento en el que el autor pensó que podía protegerlos con una tapa de cristal, a modo de quesera, pero lo descartó: “La finalidad no es convertirlos en un objeto. Lo que me interesa de todo esto es el vídeo”.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Nadie obliga a la música a reducirse al sonido. Algunos buscan otros modos de acercarse a ella. Quieren mirarla. Eso es lo que pretendía Nacho Íñigo cuando empezó a construir maquetas. Compró 5 vinilos por un euro en el Rastro y montó esta pieza: Fivedreams.

Son cinco sueños. “Cinco momentos de ocio”, especifica Íñigo. “Situaciones comunes en las que te encuentras cuando estás de vacaciones. Esquiar con tus amigos, pasear por el campo con tu chica, rutas en Vespa o un tiovivo que recuerda la felicidad de cuando eras niño”.

El director del vídeo empezó a comprar figuras en bazares de maquetas y montaje. Tantas y tan distintas que acabó despertando la curiosidad de un vendedor que veía al creativo publicitario ir cada semana, durante varios meses, con una petición diferente.

“¿No tendrás una figura de un escalador?”
“¿Puedo conseguir un niño en la playa con manguitos?”

En cuatro meses tenía a los protagonistas del vídeo. “Son unos actores guays porque no se mueven”, bromea. “El casting es complicado pero al final consigues una actuación increíble”.

Ínigo iba haciendo los decorados con todo tipo de materiales. Los construía sobre discos de vinilo. La banda sonora de Bambi y un álbum de José Luis Perales andan por ahí como suelo de alguna escena.

Cuando tuvo en pie los cinco sueños habló del proyecto a sus amigos. No hubo un euro en todo el proceso pero las condiciones eran perfectas para Alfonso Herranz y Alicia García. Ellos hicieron la fotografía e iluminación.

“Son planos fijos. Hemos hecho fotografías en movimiento y encuadres muy de foto”, explica Herranz. “La pieza es un experimento que rodamos en tres días y, en total, se ha llevado 18 meses de trabajo porque es un proyecto personal”.

La composición y edición de la música es de Álvaro de Azcárate. “Llevé mi ukelele a Álvaro y con su piano y algunos efectos creó la música para el vídeo”, apunta Ínigo. “Todas las personas que participaron tenían libertad para hacer su parte. Es un lujo poder formar un equipo sin un duro y que el resultado sea tan bueno”.

El proyecto se completa con la edición de Vicente J. Álvarez, la postproducción de Luis López y el atrezzo de Madrid in Love.

Los cinco sueños sobre vinilo permanecen hoy exactamente igual que se construyeron para el rodaje. Hubo un momento en el que el autor pensó que podía protegerlos con una tapa de cristal, a modo de quesera, pero lo descartó: “La finalidad no es convertirlos en un objeto. Lo que me interesa de todo esto es el vídeo”.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La portada fantasmagórica de Yorokobu
ReBirth: así serían las apps de internet si se hubieran inventado en los 80
La guía de Barclays de seguridad en bici
Iron Sky 2: los fans como productores de cine
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies