fbpx
22 de abril 2016    /   ENTRETENIMIENTO
por
ilustracion  Óscar GIménez

Rock ‘n’ Draw | Flight 666: el avión de Iron Maiden

22 de abril 2016    /   ENTRETENIMIENTO     por        ilustracion  Óscar GIménez
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hay lugares del mundo que están algo apartados de los mercados musicales. Son continentes, países, ciudades, que en las oficinas de promoción y management están etiquetados como no rentables para ser visitados habitualmente por diversos motivos. Uno de ellos es el alto coste que tiene llevar de gira un gran montaje hasta un lugar relativamente remoto.

Como consecuencia de eso, muchos lugares dejan de experimentar certezas como que el heavy metal es amor y que si el mundo no es heavy es porque le falta categoría. No debería existir un rincón del planeta que se quedase sin ver a Iron Maiden.

Bruce Dickinson, el cantante de la banda británica, pensó que si eran capaces de meter todo el equipo necesario dentro de un avión, podrían llegar a esos lugares y proyectar una gira rentable.

Encontraron el avión y lo bautizaron como el Ed Force One (Eddie es el nombre de la célebre mascota del grupo), un Boeing 757 modificado para alojar todo lo necesario como para mover al universo Maiden durante seis semanas. 70.000 kilómetros, 21 ciudades en 4 continentes, con una distancia media de 3.000 kilómetros entre cada concierto. Lo mejor de todo: el piloto del avión sería el propio Bruce Dickinson.

Así, la gira mundial de 2008 se bautizó como Somewhere Back in Time y llevó a Iron Maiden a lugares tan alejados y dispares como Perth, Bombay, Guadalajara (México) o Curitiba. Todo en una sola etapa de dicha gira. El vuelo se anunciaba en las torres de control de los diferentes aeropuertos como el vuelo 666. Sí, 666, el número de la bestia.

Sam Dunn y Scot McFadyen se fueron a esa gira con la banda y lo plasmaron todo en un película.

[full_background_video videoId=»86URGgqONvA»]

Iron_Maiden_RocknDraw (1)

Rock ‘n’ Draw es una sección que cuenta cada dos semanas historias del pop y el rock de los últimos 80 años que merecen ser contadas. Os proponemos textos breves y las emocionales ilustraciones de Óscar Giménez, especialmente creadas para contar cada historia de un vistazo.

Si quieres ver entregas anteriores, acerca de Eagles of Death Metal y la sala Bataclan, de la muerte del Lemmy Kilmister, la obsesión de David Bowie por el cosmos, el tiempo que PJ Harvey pasó encerrada en una caja acristalada o la soledad de Janis Joplin, las tienes a un clic.

Hay lugares del mundo que están algo apartados de los mercados musicales. Son continentes, países, ciudades, que en las oficinas de promoción y management están etiquetados como no rentables para ser visitados habitualmente por diversos motivos. Uno de ellos es el alto coste que tiene llevar de gira un gran montaje hasta un lugar relativamente remoto.

Como consecuencia de eso, muchos lugares dejan de experimentar certezas como que el heavy metal es amor y que si el mundo no es heavy es porque le falta categoría. No debería existir un rincón del planeta que se quedase sin ver a Iron Maiden.

Bruce Dickinson, el cantante de la banda británica, pensó que si eran capaces de meter todo el equipo necesario dentro de un avión, podrían llegar a esos lugares y proyectar una gira rentable.

Encontraron el avión y lo bautizaron como el Ed Force One (Eddie es el nombre de la célebre mascota del grupo), un Boeing 757 modificado para alojar todo lo necesario como para mover al universo Maiden durante seis semanas. 70.000 kilómetros, 21 ciudades en 4 continentes, con una distancia media de 3.000 kilómetros entre cada concierto. Lo mejor de todo: el piloto del avión sería el propio Bruce Dickinson.

Así, la gira mundial de 2008 se bautizó como Somewhere Back in Time y llevó a Iron Maiden a lugares tan alejados y dispares como Perth, Bombay, Guadalajara (México) o Curitiba. Todo en una sola etapa de dicha gira. El vuelo se anunciaba en las torres de control de los diferentes aeropuertos como el vuelo 666. Sí, 666, el número de la bestia.

Sam Dunn y Scot McFadyen se fueron a esa gira con la banda y lo plasmaron todo en un película.

[full_background_video videoId=»86URGgqONvA»]

Iron_Maiden_RocknDraw (1)

Rock ‘n’ Draw es una sección que cuenta cada dos semanas historias del pop y el rock de los últimos 80 años que merecen ser contadas. Os proponemos textos breves y las emocionales ilustraciones de Óscar Giménez, especialmente creadas para contar cada historia de un vistazo.

Si quieres ver entregas anteriores, acerca de Eagles of Death Metal y la sala Bataclan, de la muerte del Lemmy Kilmister, la obsesión de David Bowie por el cosmos, el tiempo que PJ Harvey pasó encerrada en una caja acristalada o la soledad de Janis Joplin, las tienes a un clic.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Donato Di Camillo, el autodidacta que se convirtió en un aclamado fotógrafo al salir de la cárcel
De cómo pintar barcos con colores chillones ayudó a ganar la primera guerra mundial
¿Decadencia de la ciencia ficción y auge de la fantasía?
¡Que la madre haga de atrezzo!
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies