27 de noviembre 2013    /   BUSINESS
por
 

Consejos de un pequeño cerdo capitalista inversionista

27 de noviembre 2013    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Para la escritora mexicana Sofía Macías (1984) el mundo se divide en dos clases de individuos: los que saben ahorrar, y los que no. En su bestseller Pequeño Cerdo Capitalista (para hippies, yuppies y bohemios) -más de 105.000 copias vendidas- ella misma dio la fórmula a los segundos para que aprendieran a engordar la funda del colchón. Los que lo lograron ahora tienen premio: la segunda versión de su obra, Pequeño Cerdo Capitalista Inversiones, es una guía para ‘todos los públicos’ para saber cómo hacer que crezcan esos minúsculos o mayúsculos ahorrillos que tanto ha costado juntar.

–          ¿A partir de cuándo hay que empezar a invertir los ahorros?

–          Desde el primer peso o el primer euro. El problema existencial del ahorro es que pensamos que es lo que sobra. Pero es que nunca sobra nada. Te garantizo que si te dejo 50 pesos, aunque no te hagan falta, encuentras en qué gastártelos. La cantidad que quieras ahorrar es lo que quieras separar, aunque sea mínima, y esa hay que invertirla. Simplemente ahorrar dinero no es un error, pero con eso solo estás haciendo la mitad de la tarea.

Macías reconoce haber tenido un pasado oscuro como “bella durmiente” del banco. Antes de cumplir los 21 tenía ahí su diminuta fortuna, la gastaba, pero no generaba ningún beneficio de ella. Después le llegaron las ganas de viajar y de estudiar en el extranjero. Fue cuando se dio cuenta de que los conocimientos económicos que su padre pasó años tratando de inculcarle debían servir de algo.

“A la larga saber rentabilizar y multiplicar tus ahorros, aunque no te haga rico, supone, por ejemplo al viajar como ‘estudiambre’, la diferencia entre comer un ‘McMugre’ o algo decente. O dormir en los hoteles más ‘cucarachosos’ o no”, hace entender.

Al parecer se aplicó en el tema y finalmente acabó convirtiéndose en una reconocida gurú de las finanzas el día que su manirrota amiga Alejandra, después de escuchar su sermón sobre por qué debía gestionar mejor la plata, le espetó que era una ‘pequeña capitalista’. “Quiso decir pequeña cerda capitalista, estoy segura”, agradece aún sus palabras. Así llamó a su blog, a una cuenta de twitter y así comenzó a asesorar a miles de personas sobre cómo pueden hacer para ahorrar. Ahora también cuenta los mejores modos de invertirlo para que se multiplique.

PCCInversiones - Tabla de Metas

–          ¿Hacer una inversión correcta es cuestión de suerte o de conocimiento?

–          De conocimiento al 100%. Mucha gente tiene miedo a invertir, y los que invierten en algo o compran acciones de algo, a menudo lo hacen porque todos compran. Agarran una patata caliente sin saber cuál es el valor real de lo que están comprando ni si les va a estallar.

1cerdo–          ¿Con tu libro se puede solucionar esa carencia de información?

–          El libro trata de aplanar el terreno a través de explicaciones sencillas, repeticiones de esas explicaciones, ejemplos y ejercicios para ensayar. ¿Cómo hacer una buena inversión? ¿Qué perfil de inversión tengo? Quien lo lea tendrá conocimientos suficientes para entender estos términos y poder invertir, y aunque aun así prefiriesen delegar sus inversiones en profesionales, se lo harán pasar mal a los ejecutivos financieros porque sabrán de lo que hablan.

–          Hay quienes no entendemos nada de cuentas y lo necesitamos todo muy mascadito. ¿Crees que la obra sirve igual para un empresario que para un ama de casa?

–          No es en absoluto complicado. Quizás un escaloncito más que Pequeño Cerdo Capitalista (por eso recomiendo leerlo primero), pero está escrito para que cualquiera pueda comprenderlo y saber actuar.

–          Pongamos un ejemplo. Yo soy un hippy que vende artesanía en la calle y he logrado ahorrar un poquito. ¿Quiere decir que, leyendo tu libro, el hippy artesano sabrá comprar acciones y cuándo gritar eso de ‘compra, compra’- ‘vende, vende’?

–          Quiere decir que teniendo estos conocimientos básicos el hippy sabrá que a lo mejor en lo que tiene que invertir no es en acciones, sino en montar un negocio. Y también se dará cuenta de que el negocio que tiene que montar no es un bar con cinco amigos que no tienen experiencia ni conocimiento en el sector, porque fracasará. Si sigue estos consejos, lo que hará será poner un negocio fundamentándose en cuál quiere que sea el futuro de este, su capacidad o el tipo de empresa que busca.

–          Leí en tu libro que además de conocimiento hacía falta paciencia y tiempo para ser un buen inversor.

–          El conocimiento, aunque sea mínimo, es primordial. Lo segundo es la paciencia, porque en dos meses es imposible que te hagas rico (como decía alguien en mi blog, queremos hacernos ricos sin despeinarnos). Y tercero, tiempo, porque ese es variable en función de lo arriesgado o conservador que quieras ser con tu inversión.

Tabla de riesgo y rendimiento PCC Inversiones

–          ¿Cómo saber si debo montar un negocio como el hippy, o comprar acciones, o participaciones, o pagarés bancarios, o invertir en un fondo de inversión…?

–          Lo que es cada uno de esos términos lo explico y ejemplifico detalladamente en el libro y lo respondo en mi blog. En realidad depende del perfil de inversión que tengas.

–          ¿Y cómo sé mi perfil de inversión? Es más, ¿qué es mi perfil de inversión?

–          Se trata de analizar si eres un inversor que vaya a invertir un gran capital o poco, cuánto riesgo quieres o puedes asumir, la urgencia con la que necesitas los beneficios… En función a eso pondrás tu dinero en un sitio o en otro. Ese perfil depende de muchos factores: la experiencia invirtiendo, la edad (puede afrontar más riesgos un joven que una persona a punto de jubilarse),  los compromisos económicos que tengas (si tienes hipotecas o niños a tu cargo), los conocimientos, tu situación financiera actual… En el libro ofrezco el test para que cada uno pueda analizar qué perfil tiene y así luego saber decidir dónde invertir (Y cuidado, todos somos más agresivos al responder preguntas que al hacer esas cosas realmente, así que probablemente estemos menos dispuestos a asumir riesgos de lo que nos está indicando el test).

Perfiles de inversión PCC Inversiones

–          ¿Y sabiendo eso ya se sabe cuál era el sitio en el que tenías que invertir?

–          Mi consejo siempre es que se invierta en distintas cosas para poder uno dormir tranquilo. De hecho, lo mejor es hacer inversiones que entre sí funcionen distinto. Por ejemplo, cuando el precio oro es más fuerte es cuando el dólar está más bajo (porque a diferencia de lo que piensa la gente el oro también pierde valor a veces), por tanto, si tienes invertido en oro y en dólares, no vas a perder con los dos, ¿entiendes?.

–          Piensas entonces que todo el mundo debería invertir por muy pequeños que sean sus ahorros, o por mucha inestabilidad económica que tenga…

–          Sí. Como dije, ahorrarlo solo es la mitad del trabajo, y alguien que no pueda asumir riesgos tiene posibilidades de inversión muy seguras, aunque sean más lentas o no muy altas. Aquí en México, por ejemplo, alguien podría invertir desde 100 pesos (unos 7 euros) en Cetes Directo o en tu Afore, y apenas tiene riesgo.

–          Entonces invertir, según tú, puede hacerse con garantías.

–          En cierto modo sí, pero sin confundirse. No hay espejismos ni fórmulas mágicas, y por otro lado, inversiones y Las Vegas no son la misma cosa. Hay que tener una estrategia, no deprimirse con los fracasos y no engolosinarse con los éxitos. Pero si uno quiere ser conservador y no poner en peligro su dinero lo que tiene que hacer es simplemente analizar los riesgos, porque a menudo la gente se preocupa más por el rendimiento de su inversión, y cegados con eso, se despreocupa del riesgo.

–          ¿Cuál sería la jerarquía de preocupaciones (o parámetros a tener en cuenta) a la hora de invertir?

–          1) qué meta tienes; 2) en qué plazo quieres tu ganancia: 3) el perfil de riesgo; y 4) qué opciones me dan más rendimiento.

–          Qué de cosas, oye, ¿y no hay algún modo seguro de ganar mucho dinero, rápido, y asumiendo poco riesgo?

–          Carta a Santa Claus.

–          Vale, ¿en qué invierte Sofía Macías?

–          Mi primera inversión fue en un pagaré bancario; la segunda fue en un fondo de inversión de deuda mexicana y extranjera. Después invertí en bienes raíces en bolsa; y ahora estoy invirtiendo en una Sturt-up. Esta, por ejemplo, es una inversión arriesgada, algo así como un doble o nada, porque las start-ups, cuanto más tecnológicas e innovadoras, el nivel de fracaso es más alto. Pero también puede reportar mucho beneficio si sale bien.

–          Y si uno pierde lo invertido, ¿cómo evitar la escenita del tiro en los sesos?

–          No hace falta el tiro. De hecho perder alguna vez lo invertido no es tan malo, porque da experiencia. A mi alguna vez me ha tocado. El truco es no entrar en pánico, respirar y llevar el tema de un modo más zen. Hay que pensar si lo que ha sucedido cambia en algo el método de inversión que creías que tenías que seguir. ¿Esa pérdida cambia realmente tus metas? Probablemente, sobre todo si era una inversión a largo plazo, ni siquiera las cambie y debas de seguir con tu dinero ahí. Y si crees que sí, debes cambiar de método, pero sin perder la calma. Simplemente estar seguro para la siguiente vez que has invertido en algo adecuado y comprendes los riesgos.  Yo, por esas incertidumbres, sugiero invertir en diferentes sitios a la vez. De todos modos hay que tener en cuenta que esto es exactamente igual que el amor, que el sentimiento de pérdida es más fuerte que el de ganancia, así que no debemos exagerarlo.

–          Sofía, estás hecha toda una pequeña cerda capitalista, ¿tengo razón?

–          Es un modo de verlo. Otra manera de visualizarlo es que entender un poco de finanzas hace que seas tú quien controle tu dinero y no que tu dinero te controle a ti. Este libro trata precisamente de temas importantes para que el dinero no sea importante. Si lo tienes controlado y sabes aplicarlo con cabeza y tranquilidad, el dinero se convierte en un aliado en tu día a día en vez de en un obstáculo, es decir, pienso que hay que aprender de finanzas para que te puedas dedicar a las cosas que realmente importan en la vida, que por supuesto, no son el dinero.

* (Pequeño Cerdo Capitalista saldrá adaptado para el público de España el primer semestre de 2014)

 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Para la escritora mexicana Sofía Macías (1984) el mundo se divide en dos clases de individuos: los que saben ahorrar, y los que no. En su bestseller Pequeño Cerdo Capitalista (para hippies, yuppies y bohemios) -más de 105.000 copias vendidas- ella misma dio la fórmula a los segundos para que aprendieran a engordar la funda del colchón. Los que lo lograron ahora tienen premio: la segunda versión de su obra, Pequeño Cerdo Capitalista Inversiones, es una guía para ‘todos los públicos’ para saber cómo hacer que crezcan esos minúsculos o mayúsculos ahorrillos que tanto ha costado juntar.

–          ¿A partir de cuándo hay que empezar a invertir los ahorros?

–          Desde el primer peso o el primer euro. El problema existencial del ahorro es que pensamos que es lo que sobra. Pero es que nunca sobra nada. Te garantizo que si te dejo 50 pesos, aunque no te hagan falta, encuentras en qué gastártelos. La cantidad que quieras ahorrar es lo que quieras separar, aunque sea mínima, y esa hay que invertirla. Simplemente ahorrar dinero no es un error, pero con eso solo estás haciendo la mitad de la tarea.

Macías reconoce haber tenido un pasado oscuro como “bella durmiente” del banco. Antes de cumplir los 21 tenía ahí su diminuta fortuna, la gastaba, pero no generaba ningún beneficio de ella. Después le llegaron las ganas de viajar y de estudiar en el extranjero. Fue cuando se dio cuenta de que los conocimientos económicos que su padre pasó años tratando de inculcarle debían servir de algo.

“A la larga saber rentabilizar y multiplicar tus ahorros, aunque no te haga rico, supone, por ejemplo al viajar como ‘estudiambre’, la diferencia entre comer un ‘McMugre’ o algo decente. O dormir en los hoteles más ‘cucarachosos’ o no”, hace entender.

Al parecer se aplicó en el tema y finalmente acabó convirtiéndose en una reconocida gurú de las finanzas el día que su manirrota amiga Alejandra, después de escuchar su sermón sobre por qué debía gestionar mejor la plata, le espetó que era una ‘pequeña capitalista’. “Quiso decir pequeña cerda capitalista, estoy segura”, agradece aún sus palabras. Así llamó a su blog, a una cuenta de twitter y así comenzó a asesorar a miles de personas sobre cómo pueden hacer para ahorrar. Ahora también cuenta los mejores modos de invertirlo para que se multiplique.

PCCInversiones - Tabla de Metas

–          ¿Hacer una inversión correcta es cuestión de suerte o de conocimiento?

–          De conocimiento al 100%. Mucha gente tiene miedo a invertir, y los que invierten en algo o compran acciones de algo, a menudo lo hacen porque todos compran. Agarran una patata caliente sin saber cuál es el valor real de lo que están comprando ni si les va a estallar.

1cerdo–          ¿Con tu libro se puede solucionar esa carencia de información?

–          El libro trata de aplanar el terreno a través de explicaciones sencillas, repeticiones de esas explicaciones, ejemplos y ejercicios para ensayar. ¿Cómo hacer una buena inversión? ¿Qué perfil de inversión tengo? Quien lo lea tendrá conocimientos suficientes para entender estos términos y poder invertir, y aunque aun así prefiriesen delegar sus inversiones en profesionales, se lo harán pasar mal a los ejecutivos financieros porque sabrán de lo que hablan.

–          Hay quienes no entendemos nada de cuentas y lo necesitamos todo muy mascadito. ¿Crees que la obra sirve igual para un empresario que para un ama de casa?

–          No es en absoluto complicado. Quizás un escaloncito más que Pequeño Cerdo Capitalista (por eso recomiendo leerlo primero), pero está escrito para que cualquiera pueda comprenderlo y saber actuar.

–          Pongamos un ejemplo. Yo soy un hippy que vende artesanía en la calle y he logrado ahorrar un poquito. ¿Quiere decir que, leyendo tu libro, el hippy artesano sabrá comprar acciones y cuándo gritar eso de ‘compra, compra’- ‘vende, vende’?

–          Quiere decir que teniendo estos conocimientos básicos el hippy sabrá que a lo mejor en lo que tiene que invertir no es en acciones, sino en montar un negocio. Y también se dará cuenta de que el negocio que tiene que montar no es un bar con cinco amigos que no tienen experiencia ni conocimiento en el sector, porque fracasará. Si sigue estos consejos, lo que hará será poner un negocio fundamentándose en cuál quiere que sea el futuro de este, su capacidad o el tipo de empresa que busca.

–          Leí en tu libro que además de conocimiento hacía falta paciencia y tiempo para ser un buen inversor.

–          El conocimiento, aunque sea mínimo, es primordial. Lo segundo es la paciencia, porque en dos meses es imposible que te hagas rico (como decía alguien en mi blog, queremos hacernos ricos sin despeinarnos). Y tercero, tiempo, porque ese es variable en función de lo arriesgado o conservador que quieras ser con tu inversión.

Tabla de riesgo y rendimiento PCC Inversiones

–          ¿Cómo saber si debo montar un negocio como el hippy, o comprar acciones, o participaciones, o pagarés bancarios, o invertir en un fondo de inversión…?

–          Lo que es cada uno de esos términos lo explico y ejemplifico detalladamente en el libro y lo respondo en mi blog. En realidad depende del perfil de inversión que tengas.

–          ¿Y cómo sé mi perfil de inversión? Es más, ¿qué es mi perfil de inversión?

–          Se trata de analizar si eres un inversor que vaya a invertir un gran capital o poco, cuánto riesgo quieres o puedes asumir, la urgencia con la que necesitas los beneficios… En función a eso pondrás tu dinero en un sitio o en otro. Ese perfil depende de muchos factores: la experiencia invirtiendo, la edad (puede afrontar más riesgos un joven que una persona a punto de jubilarse),  los compromisos económicos que tengas (si tienes hipotecas o niños a tu cargo), los conocimientos, tu situación financiera actual… En el libro ofrezco el test para que cada uno pueda analizar qué perfil tiene y así luego saber decidir dónde invertir (Y cuidado, todos somos más agresivos al responder preguntas que al hacer esas cosas realmente, así que probablemente estemos menos dispuestos a asumir riesgos de lo que nos está indicando el test).

Perfiles de inversión PCC Inversiones

–          ¿Y sabiendo eso ya se sabe cuál era el sitio en el que tenías que invertir?

–          Mi consejo siempre es que se invierta en distintas cosas para poder uno dormir tranquilo. De hecho, lo mejor es hacer inversiones que entre sí funcionen distinto. Por ejemplo, cuando el precio oro es más fuerte es cuando el dólar está más bajo (porque a diferencia de lo que piensa la gente el oro también pierde valor a veces), por tanto, si tienes invertido en oro y en dólares, no vas a perder con los dos, ¿entiendes?.

–          Piensas entonces que todo el mundo debería invertir por muy pequeños que sean sus ahorros, o por mucha inestabilidad económica que tenga…

–          Sí. Como dije, ahorrarlo solo es la mitad del trabajo, y alguien que no pueda asumir riesgos tiene posibilidades de inversión muy seguras, aunque sean más lentas o no muy altas. Aquí en México, por ejemplo, alguien podría invertir desde 100 pesos (unos 7 euros) en Cetes Directo o en tu Afore, y apenas tiene riesgo.

–          Entonces invertir, según tú, puede hacerse con garantías.

–          En cierto modo sí, pero sin confundirse. No hay espejismos ni fórmulas mágicas, y por otro lado, inversiones y Las Vegas no son la misma cosa. Hay que tener una estrategia, no deprimirse con los fracasos y no engolosinarse con los éxitos. Pero si uno quiere ser conservador y no poner en peligro su dinero lo que tiene que hacer es simplemente analizar los riesgos, porque a menudo la gente se preocupa más por el rendimiento de su inversión, y cegados con eso, se despreocupa del riesgo.

–          ¿Cuál sería la jerarquía de preocupaciones (o parámetros a tener en cuenta) a la hora de invertir?

–          1) qué meta tienes; 2) en qué plazo quieres tu ganancia: 3) el perfil de riesgo; y 4) qué opciones me dan más rendimiento.

–          Qué de cosas, oye, ¿y no hay algún modo seguro de ganar mucho dinero, rápido, y asumiendo poco riesgo?

–          Carta a Santa Claus.

–          Vale, ¿en qué invierte Sofía Macías?

–          Mi primera inversión fue en un pagaré bancario; la segunda fue en un fondo de inversión de deuda mexicana y extranjera. Después invertí en bienes raíces en bolsa; y ahora estoy invirtiendo en una Sturt-up. Esta, por ejemplo, es una inversión arriesgada, algo así como un doble o nada, porque las start-ups, cuanto más tecnológicas e innovadoras, el nivel de fracaso es más alto. Pero también puede reportar mucho beneficio si sale bien.

–          Y si uno pierde lo invertido, ¿cómo evitar la escenita del tiro en los sesos?

–          No hace falta el tiro. De hecho perder alguna vez lo invertido no es tan malo, porque da experiencia. A mi alguna vez me ha tocado. El truco es no entrar en pánico, respirar y llevar el tema de un modo más zen. Hay que pensar si lo que ha sucedido cambia en algo el método de inversión que creías que tenías que seguir. ¿Esa pérdida cambia realmente tus metas? Probablemente, sobre todo si era una inversión a largo plazo, ni siquiera las cambie y debas de seguir con tu dinero ahí. Y si crees que sí, debes cambiar de método, pero sin perder la calma. Simplemente estar seguro para la siguiente vez que has invertido en algo adecuado y comprendes los riesgos.  Yo, por esas incertidumbres, sugiero invertir en diferentes sitios a la vez. De todos modos hay que tener en cuenta que esto es exactamente igual que el amor, que el sentimiento de pérdida es más fuerte que el de ganancia, así que no debemos exagerarlo.

–          Sofía, estás hecha toda una pequeña cerda capitalista, ¿tengo razón?

–          Es un modo de verlo. Otra manera de visualizarlo es que entender un poco de finanzas hace que seas tú quien controle tu dinero y no que tu dinero te controle a ti. Este libro trata precisamente de temas importantes para que el dinero no sea importante. Si lo tienes controlado y sabes aplicarlo con cabeza y tranquilidad, el dinero se convierte en un aliado en tu día a día en vez de en un obstáculo, es decir, pienso que hay que aprender de finanzas para que te puedas dedicar a las cosas que realmente importan en la vida, que por supuesto, no son el dinero.

* (Pequeño Cerdo Capitalista saldrá adaptado para el público de España el primer semestre de 2014)

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
La rebelión de los mujercitos
‘Freelance’ y otras palabras que salieron de los libros
‘Quants’: científicos que se meten a financieros
La explosión de los accesorios de bici
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad