fbpx
24 de junio 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Fotografías que mienten (sin estar retocadas)

24 de junio 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hace un par de décadas el diario Marca (si no recuerdo mal), lanzó una llamativa campaña televisiva. En ella se veía en un primer plano un enorme titular que decía algo así como «Butragueño al Barça». Poco a poco, mientras una voz en off vendía las bondades del medio, el zoom de la cámara se alejaba y dejaba leer el titular completo, que iba a varias líneas, y decía algo así como «Butragueño: «Nunca iré al Barça»».
Es un ejemplo tonto (y aproximado) de cómo el enfoque de una imagen o un texto puede cambiar radicalmente su significado. Porque, aunque parece una obviedad, las imágenes pueden estar trucadas. Y no, no es una cuestión de retoque o edición, sino simplemente de encuadre, o de qué enseñan y qué se queda en sus márgenes.
Ejemplos de eso hay un montón. El más célebre y controvertido posiblemente sea el de Kevin Carter, aquel fotoperiodista que ganó un premio Pulitzer por su fotografía de un niño africano en el suelo supuestamente vigilado de cerca por un buitre, y que tiempo después se suicidó. De aquella historia se dijo de todo, empezando porque se suicidó por las críticas recibidas por la imagen (por cómo es posible que tomara la fotografía en lugar de ayudar a la criatura) hasta por que la imagen no era del todo real.
Al parecer ni el niño agonizaba, ni Carter se suicidó por la fotografía o las críticas. El niño se dijo que estaba haciendo sus necesidades junto a la aldea en la que estaba, junto a un campo de refugiados o puesto avanzado donde la ONU repartía alimentos. Por eso el niño aparecía solo (sus padres estaban a unos metros cogiendo esa comida) y por eso el ave estaba allí (porque sabía que había comida).

Si esa fotografía hubiera tenido una mayor amplitud de campo se hubiera podido comprobar la versión. En cualquier caso, y esto sí que es seguro, Carter se suicidó por la muerte de alguien importante para él y por su propia depresión, no por la imagen de marras.
Hace poco se dio otro caso similar, que resultó ser un fake: un niño que se dijo que había cruzado la frontera siria a pie, aunque en realidad era parte de un amplio grupo de refugiados. De esa imagen ya hablamos en un artículo sobre bulos en medios (donde, por cierto, critiqué un bulo que al final no era tal bulo).

Las fotos suelen tomarse como un hecho objetivo en sí mismo: lo que enseñan es innegablemente lo que pasó… otra cosa es cómo lo interprete nuestra voluntad. De eso los medios saben mucho, y hay varios ejemplos llamativos en nuestro país. Uno de ellos es cómo se trató una reunión en Moncloa entre el presidente Rajoy y el president Mas cuando la escalada soberanista estaba en pleno auge. El País y El Mundo cogieron instantáneas similares, separadas apenas unos segundos, pero que ofrecían imágenes completamente distintas.
A la izquierda, en El País (supuestamente progresista), ambos charlan al mismo nivel y las expresiones son relajadas y casi sonrientes; a la derecha, en El Mundo (conservador), Mas aparece con un gesto que casi parece una reverencia frente a Rajoy, ambos enfrentados, con gesto serio y sin mirarse… y todo porque el president estaba subiendo las escaleras.
El resto lo hacen los titulares: a la izquierda palabras como «llega» y «defender» (cierta idea de conciliación); a la derecha, «cara a cara» y «Cataluña en España» (confrontación clara)
Captura de pantalla 2015-06-23 a las 17.54.47
Mucho más intencionado y dañino fue el célebre caso de El Mundo cuando utilizó para hablar sobre ETA una imagen recortada de una manifestación en la que se leía una frase en euskera en la que aparecía la voz ‘ETA’ (que en castellano quiere decir ‘y’). Vamos, que la pancarta no decía nada de ETA, pero recortada daba el pego. Esta sería una imagen general de la manifestación
foticco
Y esto es lo que se publicó
fotico
Entonces, ¿cuál es la realidad? Regularmente, la que se quiere construir. El fotógrafo Miguel Morenatti compartía hace tiempo una imagen con varios recortes: la original en el centro y las variaciones a los lados; una mostrando un fragmento que da un sentido violento y dramático a la instantánea y otra mostrando otro fragmento enseñando la vertiente humanitaria y conciliadora de la misma. Dos significados contrarios sacados de una misma imagen original. 

Y en eso de construir pocos mejores que los políticos. Ojo a la diferencia entre la fotografía de campaña del ‘premier’ británico con la que, a través del Independent, se aprecia en perspectiva progresiva.
1


Al final, todo es cuestión de perspectiva. Incluso la verdad

Hace un par de décadas el diario Marca (si no recuerdo mal), lanzó una llamativa campaña televisiva. En ella se veía en un primer plano un enorme titular que decía algo así como «Butragueño al Barça». Poco a poco, mientras una voz en off vendía las bondades del medio, el zoom de la cámara se alejaba y dejaba leer el titular completo, que iba a varias líneas, y decía algo así como «Butragueño: «Nunca iré al Barça»».
Es un ejemplo tonto (y aproximado) de cómo el enfoque de una imagen o un texto puede cambiar radicalmente su significado. Porque, aunque parece una obviedad, las imágenes pueden estar trucadas. Y no, no es una cuestión de retoque o edición, sino simplemente de encuadre, o de qué enseñan y qué se queda en sus márgenes.
Ejemplos de eso hay un montón. El más célebre y controvertido posiblemente sea el de Kevin Carter, aquel fotoperiodista que ganó un premio Pulitzer por su fotografía de un niño africano en el suelo supuestamente vigilado de cerca por un buitre, y que tiempo después se suicidó. De aquella historia se dijo de todo, empezando porque se suicidó por las críticas recibidas por la imagen (por cómo es posible que tomara la fotografía en lugar de ayudar a la criatura) hasta por que la imagen no era del todo real.
Al parecer ni el niño agonizaba, ni Carter se suicidó por la fotografía o las críticas. El niño se dijo que estaba haciendo sus necesidades junto a la aldea en la que estaba, junto a un campo de refugiados o puesto avanzado donde la ONU repartía alimentos. Por eso el niño aparecía solo (sus padres estaban a unos metros cogiendo esa comida) y por eso el ave estaba allí (porque sabía que había comida).

Si esa fotografía hubiera tenido una mayor amplitud de campo se hubiera podido comprobar la versión. En cualquier caso, y esto sí que es seguro, Carter se suicidó por la muerte de alguien importante para él y por su propia depresión, no por la imagen de marras.
Hace poco se dio otro caso similar, que resultó ser un fake: un niño que se dijo que había cruzado la frontera siria a pie, aunque en realidad era parte de un amplio grupo de refugiados. De esa imagen ya hablamos en un artículo sobre bulos en medios (donde, por cierto, critiqué un bulo que al final no era tal bulo).

Las fotos suelen tomarse como un hecho objetivo en sí mismo: lo que enseñan es innegablemente lo que pasó… otra cosa es cómo lo interprete nuestra voluntad. De eso los medios saben mucho, y hay varios ejemplos llamativos en nuestro país. Uno de ellos es cómo se trató una reunión en Moncloa entre el presidente Rajoy y el president Mas cuando la escalada soberanista estaba en pleno auge. El País y El Mundo cogieron instantáneas similares, separadas apenas unos segundos, pero que ofrecían imágenes completamente distintas.
A la izquierda, en El País (supuestamente progresista), ambos charlan al mismo nivel y las expresiones son relajadas y casi sonrientes; a la derecha, en El Mundo (conservador), Mas aparece con un gesto que casi parece una reverencia frente a Rajoy, ambos enfrentados, con gesto serio y sin mirarse… y todo porque el president estaba subiendo las escaleras.
El resto lo hacen los titulares: a la izquierda palabras como «llega» y «defender» (cierta idea de conciliación); a la derecha, «cara a cara» y «Cataluña en España» (confrontación clara)
Captura de pantalla 2015-06-23 a las 17.54.47
Mucho más intencionado y dañino fue el célebre caso de El Mundo cuando utilizó para hablar sobre ETA una imagen recortada de una manifestación en la que se leía una frase en euskera en la que aparecía la voz ‘ETA’ (que en castellano quiere decir ‘y’). Vamos, que la pancarta no decía nada de ETA, pero recortada daba el pego. Esta sería una imagen general de la manifestación
foticco
Y esto es lo que se publicó
fotico
Entonces, ¿cuál es la realidad? Regularmente, la que se quiere construir. El fotógrafo Miguel Morenatti compartía hace tiempo una imagen con varios recortes: la original en el centro y las variaciones a los lados; una mostrando un fragmento que da un sentido violento y dramático a la instantánea y otra mostrando otro fragmento enseñando la vertiente humanitaria y conciliadora de la misma. Dos significados contrarios sacados de una misma imagen original. 

Y en eso de construir pocos mejores que los políticos. Ojo a la diferencia entre la fotografía de campaña del ‘premier’ británico con la que, a través del Independent, se aprecia en perspectiva progresiva.
1


Al final, todo es cuestión de perspectiva. Incluso la verdad

Compártelo twitter facebook whatsapp
Indie Game, The Movie: un documental de videojuegos independientes
¿Es Irán uno de los lugares con la gente más amable del mundo?
Si escribes ‘Las Marías Josés’, ¿lo estás haciendo bien?
Geografías inventadas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 21
  • En la foto del militar parece que no le apuntan con el rifle, sino que es el soldado que lo tiene colgado así… está a distancia de su cabeza, o eso parece.

  • En la de «ETA», ni siquiera han cogido la palabra ETA, que ciertamente quiere decir «y», sino que han cortado las letras E T A de INPOSAKETARIK EZ (no a las imposiciones).

  • Excelente artículo. Sorprendente la manera en la que los editores pueden alterar la percepción de la realidad con simplemente recortar una fotografía. No hay que dar nada por sentado jamás.

  • Los de la era son unos unos de puta que los maten a todos y Pabloiglesias ttambién escoria basura pino a ti te cortaba la coleta y te la metía por el culo y monedero es bar sin son es muy feo el uno puta

  • Pingback: Anónimo
  • La última foto es brutal. También añadiría alguna típica de manifestaciones, dónde depende el angulo se ven más o menos personas. También aquella mítica del acto de C’s en Barcelona para un partido de la roja, que parecían muchos y eran muy pocos.

  • Respecto a la foto de la pancarta de «el mundo», es cierto que «eta» significa «y», pero en ese caso el «eta» que se puede leer es parte de «inposaketarik ez» (imposiciones no). De todas formas una manipulación vergonzosa.

  • Muy buen artículo.
    Sin duda hoy en día estamos acostumbrados a entender todo de manera visual e inmediata.
    Si queremos ser críticos y libres debemos tener cuidado con esto y hacer el esfuerzo de leer las noticias por completo comparando/contrastando informaciones y debatirlo con los demás.

  • Matizar que en la foto de la manifestación en Bilbao, la pancarta dice «INPOSAKETARIK EZ!» = No imposiciones! (aunque no se ve por las tres señoras, muy bien coordinadas por cierto). Vamos que no tiene nada que ver con la conjunción ‘y’ que si que se dice ‘eta’ en euskera. Y eso ☺.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *