fbpx
7 de diciembre 2016    /   CREATIVIDAD
por
ilustracion  María Hesse

Frida Kahlo: amor y dolor dibujado

7 de diciembre 2016    /   CREATIVIDAD     por        ilustracion  María Hesse
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La carpeta de la ilustradora María Hesse contenía una Frida Kahlo desde hacía tiempo. La dibujante sevillana se encontraba en Ilustratour, un festival de ilustración celebrado en el verano de 2015. Hesse estaba reunida con la editorial Lumen y Frida Kahlo habló. Dijo que su vida tenía que ser dibujada y así nació Frida Kahlo, una biografía, la vida de la pintora mexicana contada a través del dolor, el amor y los contrastes extremos de su existencia.

María Hesse comenzó a trabajar con temor. «¿Qué podía aportar yo? Al principio quería hablar de lo más cotidiano de ella, de ese lado más humano. Conforme fui investigando, el proyecto se fue transformando. Cuantas más cosas descubría, más sentía la necesidad de contarlo desde una perspectiva más íntima», dice la autora del álbum ilustrado. Por eso, la historia de la artista está contada en primera persona, en un recorrido en el que la propia Kahlo hace de guía.

María Hesse se apoyó en una especialista como Marta Zamora, escritora mexicana que ha publicado dos libros acerca de su compatriota. Ese acercamiento cambió la perspectiva de Hesse. «Antes tenía una imagen más superficial de ella. Esto fue cambiando conforme más leía y, en algún momento, yo creo que se mezcló con algo de mí, con esa parte más emocional. Seguro que, sin darme cuenta, he transformado parte del personaje desde mis propias vísceras».

Su imagen se asocia al feminismo porque, aunque para ella no fuera una lucha directa, hizo lo que quiso fuera de los límites que había para una mujer de su época.

La consecuencia de esa metamorfosis se plasma en la manera que ha tenido la sevillana de dibujar a Kahlo. Hesse comenzó a jugar con el background de la pintora y con el suyo propio para concebir un estilo gráfico «metafórico y surrealista».

La consecuencia de esa metamorfosis se plasma en la manera que ha tenido la sevillana de dibujar a Kahlo. Hesse comenzó a jugar con el background de la pintora y con el suyo propio para concebir un estilo gráfico «metafórico y surrealista».

El calvario en quirófanos de Frida Kahlo.
El calvario en quirófanos de Frida Kahlo.

La percepción que cada lector hace de Frida Kahlo es totalmente personal. La pintora navega en un escenario plagado de dolor, enfermedad, relaciones amorosas, viajes, desengaño, revolución, arte, dependencia e independencia. La riqueza del personaje es también la condena de la persona, de un ser humano que mantiene el equilibrio físico y emocional a duras penas.

A María Hesse, la parte que más le interesó fue siempre la más exuberante y colorida, «la Frida vitalista. La gente que la conoció habla de ella como una persona generosa, alegre, escandalosa. Reía muy fuerte, hablaba mal, le encantaba la fiesta, cantar y beber. Era también su relación con Diego Rivera y todos sus amantes, a los que también amó. Era puro extremo. Eso era lo que más me interesaba, pero creo que me han faltado páginas», señala la ilustradora.

Al principio yo no soportaba a Rivera Rivera, pero entendí que se querían a su manera y ¿quiénes somos nosotros para juzgar eso? A mi parecer, se sacaban lo mejor y lo peor de cada uno, y se entendían entre ellos como nadie lo hubiera hecho.

9788426403773_7a14ed4eb14d05796c4ef861375b69686a8d361d

Es perfectamente entendible también que el dolor y la miseria experimentados por la mexicana queden marcados a hierro en la memoria colectiva. María Hesse dice «que sin ese dolor, no habría existido esa alegría y la necesidad de exprimir la vida». Todas las piezas conforman el puzzle, pero la canonización de la figura de la pintora ha llegado a través de la glorificación del sacrificio que tanto se valora en la sociedad occidental. «Yo creo que pintaba una emoción universal que es el dolor, con el que todos nos sentimos identificados», cuenta la autora de la biografía dibujada.

Hesse menciona a Neil Gaiman cuando trata de buscar porqués a la configuración de la historia de Frida. «Gaiman lo explica muy bien en su cómic Muerte. Lo mejor de tu vida: «En todo hay contraste. La luz y la sombra. Si nunca lo has pasado mal, ¿Cómo sabes que lo has pasado bien? Hay un montón de cosas que entran en juego: ojos, corazón, días y una vida. Pero lo que ilumina todo, son los momentos. Esos momentos que vives sin darte cuenta… son lo mejor de tu vida». Y Frida se dio cuenta. Tuvo la muerte muy de cerca desde pequeña, por un lado por la Revolución Mexicana y por otro, por la epilepsia que padecía su padre. Así que se preocupó de exprimir al máximo cada momento de su vida».

9788426403773_6e476869bcec21842575b2d4c9d6730e75771cad

La carpeta de la ilustradora María Hesse contenía una Frida Kahlo desde hacía tiempo. La dibujante sevillana se encontraba en Ilustratour, un festival de ilustración celebrado en el verano de 2015. Hesse estaba reunida con la editorial Lumen y Frida Kahlo habló. Dijo que su vida tenía que ser dibujada y así nació Frida Kahlo, una biografía, la vida de la pintora mexicana contada a través del dolor, el amor y los contrastes extremos de su existencia.

María Hesse comenzó a trabajar con temor. «¿Qué podía aportar yo? Al principio quería hablar de lo más cotidiano de ella, de ese lado más humano. Conforme fui investigando, el proyecto se fue transformando. Cuantas más cosas descubría, más sentía la necesidad de contarlo desde una perspectiva más íntima», dice la autora del álbum ilustrado. Por eso, la historia de la artista está contada en primera persona, en un recorrido en el que la propia Kahlo hace de guía.

María Hesse se apoyó en una especialista como Marta Zamora, escritora mexicana que ha publicado dos libros acerca de su compatriota. Ese acercamiento cambió la perspectiva de Hesse. «Antes tenía una imagen más superficial de ella. Esto fue cambiando conforme más leía y, en algún momento, yo creo que se mezcló con algo de mí, con esa parte más emocional. Seguro que, sin darme cuenta, he transformado parte del personaje desde mis propias vísceras».

Su imagen se asocia al feminismo porque, aunque para ella no fuera una lucha directa, hizo lo que quiso fuera de los límites que había para una mujer de su época.

La consecuencia de esa metamorfosis se plasma en la manera que ha tenido la sevillana de dibujar a Kahlo. Hesse comenzó a jugar con el background de la pintora y con el suyo propio para concebir un estilo gráfico «metafórico y surrealista».

La consecuencia de esa metamorfosis se plasma en la manera que ha tenido la sevillana de dibujar a Kahlo. Hesse comenzó a jugar con el background de la pintora y con el suyo propio para concebir un estilo gráfico «metafórico y surrealista».

El calvario en quirófanos de Frida Kahlo.
El calvario en quirófanos de Frida Kahlo.

La percepción que cada lector hace de Frida Kahlo es totalmente personal. La pintora navega en un escenario plagado de dolor, enfermedad, relaciones amorosas, viajes, desengaño, revolución, arte, dependencia e independencia. La riqueza del personaje es también la condena de la persona, de un ser humano que mantiene el equilibrio físico y emocional a duras penas.

A María Hesse, la parte que más le interesó fue siempre la más exuberante y colorida, «la Frida vitalista. La gente que la conoció habla de ella como una persona generosa, alegre, escandalosa. Reía muy fuerte, hablaba mal, le encantaba la fiesta, cantar y beber. Era también su relación con Diego Rivera y todos sus amantes, a los que también amó. Era puro extremo. Eso era lo que más me interesaba, pero creo que me han faltado páginas», señala la ilustradora.

Al principio yo no soportaba a Rivera Rivera, pero entendí que se querían a su manera y ¿quiénes somos nosotros para juzgar eso? A mi parecer, se sacaban lo mejor y lo peor de cada uno, y se entendían entre ellos como nadie lo hubiera hecho.

9788426403773_7a14ed4eb14d05796c4ef861375b69686a8d361d

Es perfectamente entendible también que el dolor y la miseria experimentados por la mexicana queden marcados a hierro en la memoria colectiva. María Hesse dice «que sin ese dolor, no habría existido esa alegría y la necesidad de exprimir la vida». Todas las piezas conforman el puzzle, pero la canonización de la figura de la pintora ha llegado a través de la glorificación del sacrificio que tanto se valora en la sociedad occidental. «Yo creo que pintaba una emoción universal que es el dolor, con el que todos nos sentimos identificados», cuenta la autora de la biografía dibujada.

Hesse menciona a Neil Gaiman cuando trata de buscar porqués a la configuración de la historia de Frida. «Gaiman lo explica muy bien en su cómic Muerte. Lo mejor de tu vida: «En todo hay contraste. La luz y la sombra. Si nunca lo has pasado mal, ¿Cómo sabes que lo has pasado bien? Hay un montón de cosas que entran en juego: ojos, corazón, días y una vida. Pero lo que ilumina todo, son los momentos. Esos momentos que vives sin darte cuenta… son lo mejor de tu vida». Y Frida se dio cuenta. Tuvo la muerte muy de cerca desde pequeña, por un lado por la Revolución Mexicana y por otro, por la epilepsia que padecía su padre. Así que se preocupó de exprimir al máximo cada momento de su vida».

9788426403773_6e476869bcec21842575b2d4c9d6730e75771cad

Compártelo twitter facebook whatsapp
El museo de letras rescatadas
Mapas escondidos entre líneas de texto
El primer anuncio de seguridad vial colombiano te dejará inválido de por vida
Las nubes de interior de Berndnaut Smilde
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *