fbpx
30 de mayo 2018    /   CREATIVIDAD
por
 

Google Arts dedica una gran exposición virtual a Frida Kahlo

30 de mayo 2018    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Frida Kahlo ha sido la artista elegida por Google para realizar una exposición antológica a través de su aplicación Google Arts & Culture. ¿Las razones? Según los expertos de la compañía tecnológica, Frida no solo es «la artista perfecta» sino que, además, es una buena forma de evitar que su herramienta se centre demasiado en el arte occidental.

En 2011, Google lanzó Google Art Project, una plataforma web que recogía imágenes en altísima resolución de obras maestras de la pintura procedentes de importantes centros de arte de todo el mundo, como la Tate Gallery de Londres, el Metropolitan de Nueva York o la Galería de los Uffizi de Florencia.

Para realizar las fotografías de las piezas, Google utiliza la tecnología de Google Street View, lo que permite obtener imágenes de 7.000 megapíxeles, resolución suficiente como para que los espectadores puedan ver hasta la pincelada o el trazo más insignificante.


En la actualidad, Google Art Project ha cambiado su nombre por el de Google Arts & Culture y ha desarrollado una aplicación para móvil que permite ver todos sus fondos en el teléfono. En otras palabras, los usuarios de este servicio tendrán más de 40.000 imágenes de las mejores pinacotecas del mundo para ser disfrutadas en su casa, en el metro, en mitad de una conferencia, mientras leen un libro cuyo texto mencione una obra en concreto o en un centro educativo.

Sin embargo, a pesar de el éxito de la propuesta, desde Google se dieron cuenta de que la selección de obras tenía un sesgo demasiado occidental. Por esa razón, decidieron dar cabida a artistas de otras latitudes. La elegida para empezar esa nueva singladura ha sido Frida Kalho porque, según declaraciones del responsable del Instituto Cultural de Google, Amid Spood, al The New York Times, «Frida es la artista perfecta».

Para argumentar esta afirmación, desde Google han valorado las particularidades de la pintora mexicana. Su tortuosa vida desde que sufriera una poliomelitis en la infancia, su afán de superación, el accidente de autobús que le dejó secuelas permanentes en la espalda, su relación amorosa con Diego Rivera, su libertad sexual, su feminismo, su imposibilidad de ser madre, su amor por los animales, sus coloristas vestidos y, por encima de todo, su impresionante obra en la que se plasman todos y cada uno de estos hechos.

Indiscutiblemente, también ha jugado a favor de Kahlo su tirón mediático. Que dos figuras como Madonna y Salma Hayek llegasen casi a las manos para interpretar a la artista en una película es algo a tener en cuenta de cara a la popularidad de la pintora. Lo mismo sucede con el hecho de que la Barbie Frida, desde su lanzamiento, ha tenido una gran repercusión o que Kahlo sea la pintora más reproducida en todo tipo de merchandising. Si de lo que se trata es de que el proyecto tenga visitas, Kahlo resulta más eficaz que Picasso, Dalí, Rembrandt o el mismísimo Andy Warhol.


Con el título de Caras de Frida, Google Arts & Culture propone a los visitantes de esta muestra virtual «un análisis profundo de la vida, el arte, el amor y el legado de Frida». Para ello, el portal pone a disposición de los visitantes cuadros procedentes del Museo Dolores Olmedo –donde se encuentra la mayor colección de obras de Kahlo–, así como obras procedentes de colecciones privadas, cuyos dueños prefieren participar en proyectos como este que prestar sus valiosas piezas a museos e instituciones con el riesgo que ello conlleva.

Además de obras pictóricas, el proyecto incluye cartas de la pintora, más de 800 objetos personales, prendas de su vestuario e incluso fotos, un material que, como reconoce Adriana Jaramillo, directora del Museo Dolores Olmedo, no suelen estar a disposición de los visitantes porque raras veces salen de los archivos o de los fondos de ese centro.


El proyecto se completa con una visita virtual a la vivienda de la pintora porque, según Google, no es posible conocer la obra de Kahlo al margen de los escenarios en los que pasó su vida. «La casa tiene una parte de la personalidad de Frida», comenta Jaramillo, que explica que todos los elementos aparentemente fantásticos e incoherentes que aparecen en sus pinturas y que hicieron que la pintora fuera calificada de surrealista «eran, en realidad, parte de su vida cotidiana: el venado vivía en la casa, al igual que los monos, los perros, los loros y los peces».

A pesar de las innegables comodidades que supone una herramienta como esta, Amid Spood advierte que Google Arts & Culture no es comparable a la experiencia de visitar un museo y ver un cuadro en ese entorno. Una aclaración que podría sonar a excusa para evitar que los centros de arte se les puedan echar encima por un eventual descenso de visitantes.

Aunque, por otra parte, tampoco sería mal recibido por algunos que hace tiempo dejaron de visitar museos porque piensan que están masificados y se han convertido en parques temáticos. Como recordaba Materlín, tuitero especializado en asuntos de arte: «En una exposición sobre Monet en Londres, una de esas a las que todo el mundo va al mismo tiempo, viendo entre el público a Gombrich* un tipo le dijo: Toda la culpa es suya». Habrá que ver si Google Arts & Culture es una solución a lo iniciado por Gombrich o parte del problema aunque, bien mirado, difícilmente se puede calificar de problema acercar el arte a personas que nunca podrán ir a un museo independientemente de que esté masificado o vacío.

*E. H. Gombrich (1909-2002). Autor de La historia del arte, obra divulgativa que abarca desde la antigüedad a la época moderna publicada en 1950 por Phaidon. Desde entonces, se calcula que ha vendido unos siete millones de ejemplares, lo que lo convierte en el libro de arte más vendido de todos los tiempos.

Frida Kahlo ha sido la artista elegida por Google para realizar una exposición antológica a través de su aplicación Google Arts & Culture. ¿Las razones? Según los expertos de la compañía tecnológica, Frida no solo es «la artista perfecta» sino que, además, es una buena forma de evitar que su herramienta se centre demasiado en el arte occidental.

En 2011, Google lanzó Google Art Project, una plataforma web que recogía imágenes en altísima resolución de obras maestras de la pintura procedentes de importantes centros de arte de todo el mundo, como la Tate Gallery de Londres, el Metropolitan de Nueva York o la Galería de los Uffizi de Florencia.

Para realizar las fotografías de las piezas, Google utiliza la tecnología de Google Street View, lo que permite obtener imágenes de 7.000 megapíxeles, resolución suficiente como para que los espectadores puedan ver hasta la pincelada o el trazo más insignificante.


En la actualidad, Google Art Project ha cambiado su nombre por el de Google Arts & Culture y ha desarrollado una aplicación para móvil que permite ver todos sus fondos en el teléfono. En otras palabras, los usuarios de este servicio tendrán más de 40.000 imágenes de las mejores pinacotecas del mundo para ser disfrutadas en su casa, en el metro, en mitad de una conferencia, mientras leen un libro cuyo texto mencione una obra en concreto o en un centro educativo.

Sin embargo, a pesar de el éxito de la propuesta, desde Google se dieron cuenta de que la selección de obras tenía un sesgo demasiado occidental. Por esa razón, decidieron dar cabida a artistas de otras latitudes. La elegida para empezar esa nueva singladura ha sido Frida Kalho porque, según declaraciones del responsable del Instituto Cultural de Google, Amid Spood, al The New York Times, «Frida es la artista perfecta».

Para argumentar esta afirmación, desde Google han valorado las particularidades de la pintora mexicana. Su tortuosa vida desde que sufriera una poliomelitis en la infancia, su afán de superación, el accidente de autobús que le dejó secuelas permanentes en la espalda, su relación amorosa con Diego Rivera, su libertad sexual, su feminismo, su imposibilidad de ser madre, su amor por los animales, sus coloristas vestidos y, por encima de todo, su impresionante obra en la que se plasman todos y cada uno de estos hechos.

Indiscutiblemente, también ha jugado a favor de Kahlo su tirón mediático. Que dos figuras como Madonna y Salma Hayek llegasen casi a las manos para interpretar a la artista en una película es algo a tener en cuenta de cara a la popularidad de la pintora. Lo mismo sucede con el hecho de que la Barbie Frida, desde su lanzamiento, ha tenido una gran repercusión o que Kahlo sea la pintora más reproducida en todo tipo de merchandising. Si de lo que se trata es de que el proyecto tenga visitas, Kahlo resulta más eficaz que Picasso, Dalí, Rembrandt o el mismísimo Andy Warhol.


Con el título de Caras de Frida, Google Arts & Culture propone a los visitantes de esta muestra virtual «un análisis profundo de la vida, el arte, el amor y el legado de Frida». Para ello, el portal pone a disposición de los visitantes cuadros procedentes del Museo Dolores Olmedo –donde se encuentra la mayor colección de obras de Kahlo–, así como obras procedentes de colecciones privadas, cuyos dueños prefieren participar en proyectos como este que prestar sus valiosas piezas a museos e instituciones con el riesgo que ello conlleva.

Además de obras pictóricas, el proyecto incluye cartas de la pintora, más de 800 objetos personales, prendas de su vestuario e incluso fotos, un material que, como reconoce Adriana Jaramillo, directora del Museo Dolores Olmedo, no suelen estar a disposición de los visitantes porque raras veces salen de los archivos o de los fondos de ese centro.


El proyecto se completa con una visita virtual a la vivienda de la pintora porque, según Google, no es posible conocer la obra de Kahlo al margen de los escenarios en los que pasó su vida. «La casa tiene una parte de la personalidad de Frida», comenta Jaramillo, que explica que todos los elementos aparentemente fantásticos e incoherentes que aparecen en sus pinturas y que hicieron que la pintora fuera calificada de surrealista «eran, en realidad, parte de su vida cotidiana: el venado vivía en la casa, al igual que los monos, los perros, los loros y los peces».

A pesar de las innegables comodidades que supone una herramienta como esta, Amid Spood advierte que Google Arts & Culture no es comparable a la experiencia de visitar un museo y ver un cuadro en ese entorno. Una aclaración que podría sonar a excusa para evitar que los centros de arte se les puedan echar encima por un eventual descenso de visitantes.

Aunque, por otra parte, tampoco sería mal recibido por algunos que hace tiempo dejaron de visitar museos porque piensan que están masificados y se han convertido en parques temáticos. Como recordaba Materlín, tuitero especializado en asuntos de arte: «En una exposición sobre Monet en Londres, una de esas a las que todo el mundo va al mismo tiempo, viendo entre el público a Gombrich* un tipo le dijo: Toda la culpa es suya». Habrá que ver si Google Arts & Culture es una solución a lo iniciado por Gombrich o parte del problema aunque, bien mirado, difícilmente se puede calificar de problema acercar el arte a personas que nunca podrán ir a un museo independientemente de que esté masificado o vacío.

*E. H. Gombrich (1909-2002). Autor de La historia del arte, obra divulgativa que abarca desde la antigüedad a la época moderna publicada en 1950 por Phaidon. Desde entonces, se calcula que ha vendido unos siete millones de ejemplares, lo que lo convierte en el libro de arte más vendido de todos los tiempos.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Cómo fue tu primera vez?
El pintor que abrió un museo por su divorcio
Los 6 posts más vistos de la semana
Parejas creativas: cómo influye el amor en el arte
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Era de esperar; Tras soportar durante siglos que la denominación de origen “arte” dejase de ser monopolio de Iglesias, nobles y posteriormente enterados varios ( previo cobro ) y tras una inapreciable transición en cuanto a que las manifestaciones artísticas son invalorables…llega dios google, el más leído, escuchado y venerado, para definir que es ó nó digno de considerarse arte con su Google Arts & Culture.
    No será definitivo, no lo creo, le durará mientras pueda sustentar su enorme capacidad de manipulación…pero me resulta tan repugnante como cualquier dictadura democática, y, es lo que hay.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *