7 de enero 2022    /   CINE/TV
por
 Ilustración: Glez Studio

Futuros a los que hemos sobrevivido y otros que esperamos pronto

7 de enero 2022    /   CINE/TV     por          Ilustración: Glez Studio
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Cualquier futuro imaginado fue peor. Los profetas de la Biblia, las mantis griegas o los chilames mayas predijeron hambres, guerras y plagas con mayor frecuencia que paz y abundancia. (Puesto que aquellas épocas eran difíciles, raro era no acertar los malos augurios).

El pueblo llano miraba al cielo temiendo demasiado sol y demasiada lluvia y que el ansia guerrera de los señores destruyera los campos, por eso esperaba las profecías tanto como las temía. Los poderosos no temían menos al futuro. Faraones y reyes vivían rodeados de astrólogos y otros personajes que aseguraban prever el futuro. Incluso Alfonso X el sabio (1221-1284), una de las personas más cultas de su tiempo, examinaba con atención las estrellas esperando que le revelaran el porvenir.

En nuestros días, aunque la mayoría de las personas no cree en profecías y solo lee horóscopos por mero pasatiempo, sigue temiendo al futuro. Y parece que muchas de estas personas han sustituido las cuartetas de Nostradamus —desacreditado ya— por alguna película a la que atribuye el poder de aventurar el futuro.

peliculas futuristas

Una prueba: en los primeros meses de la expansión la COVID-19 en Europa y América, muchas personas hablaron —unos en broma y otros no tanto— del comienzo del declive de la civilización apuntando a Mad Max (1979) como profética. Este temor se instaló durante 2020 y llegó a 2021, como reflejan titulares de cierta prensa poco o nada rigurosa: «Mad Max predijo el futuro» o «Lo que Mad Max nos advierte de 2021».

Con Mad Max ha ocurrido como con Casablanca y otras películas: gran parte de la audiencia recuerda lo que quiere o le conviene. Y recuerda mal. Y otra parte repite una trola que un individuo anónimo dijo en las redes sociales.

La verdad es esta: la primera película de la saga Mad Max no transcurre en 2021. En la segunda escena, la cámara muestra una carretera atravesando el desierto australiano al amanecer. Un rótulo aparece en pantalla:

A FEW YEARS FROM NOW…

Una frase que podríamos traducir como DENTRO DE UNOS AÑOS. (¿10 años, quizá?).

Mad Max es una distopía atemporal. Otras películas de ciencia ficción sí se atrevieron a fijar fechas; de hecho, algunas transcurren en nuestros días. Por esto, hemos sobrevivido a demasiados futuros sombríos pintados por el cine y otros nos aguardan a pocos pasos. Recordemos algunos futuros ya pasados y otros por llegar.

FUTUROS A LOS QUE HEMOS SOBREVIVIDO

En los últimos 30 años sobrevivimos a pandemias, máquinas rebeldes y juicios finales, pero ningún apocalipsis ha impedido desayunar café y tostadas.

1996

Pandemia letal por virus de laboratorio.

12 monos (1996) relata cómo en 1996, el doctor Oliver Peters crea un virus que diezma la población mundial y obliga a los supervivientes a vivir bajo tierra.

Peters, como Thanos, considera que el desastre del medio ambiente se soluciona con la eliminación de millones de habitantes del planeta.

1997 

Guerra nuclear provocada por inteligencia artificial.

El 29 de agosto de 1997 es el Día del juicio final, cuando la inteligencia artificial Skynet toma conciencia de sí misma. Para evitar ser desconectada, lanza misiles nucleares contra Rusia. Boris Yeltsin responde a lo que cree un ataque de Estados Unidos. El resultado: la guerra nuclear diezma la especie humana.

Los supervivientes se ocultan de androides cazahumanos creados por Skynet.

2009

Colapso por pandemia de virus de laboratorio. 

El camino a la pandemia está, a veces, empedrado de buenas intenciones. La doctora Alice Kripin lo sabe. Soy leyenda (2009) cuenta cómo Kripin busca curar el cáncer con una mutación del virus del sarampión, pero el resultado es letal para gran parte de la población. Cuando el virus mutado no mata, convierte a la persona infectada en una criatura sedienta de sangre.

2011

Colapso por pandemia de virus de laboratorio.

En 2011, un virus de laboratorio que incrementa notablemente la inteligencia de los simios es mortal para el ser humano. Es El origen del planeta de los simios.

La extensión del virus provoca el colapso de Occidente y la huida a los bosques, donde viven los simios inteligentes.

2014

Una era glacial.

Un experimento para combatir el calentamiento global tiene como resultado la congelación de la Tierra. Miles de millones de personas mueren. Los únicos supervivientes están en un tren colosal llamado Snowpiercer, que funciona con un motor de movimiento perpetuo.

2015

Desaparición de la capa de ozono.

Robocop (1987) avanzó que en 2015 bastarían 20 segundos al sol para conseguir al instante un cáncer de piel. Las cremas solares con factor de protección 5.000 no garantizan resultados. (Lo dice la letra pequeña en los anuncios de televisión).

Por otro lado, está la posibilidad de ser víctima de una delincuencia creciente motivada por un desempleo creciente… O acabar delinquiendo.

2018

Invasión nazi desde la cara oculta de la Luna.

En 1945, los nazis se ocultaron en la cara oculta de la Luna, según Iron Sky (2012). En 2018, regresaron a la Tierra para conquistar Estados Unidos e instaurar el IV Reich durante el mandato de la republicana Sarah Palin. Quién sabe qué habría ocurrido con Donald Trump en la Casa Blanca.

2019

La contaminación impide que prospere la naturaleza.

Blade Runner (1982) prevé que en 2019 las grandes ciudades estarían envueltas en dióxido de carbono y que la lluvia no cesaría. No es raro que la mayoría de los animales fueran artificiales.

2020

Monstruos interdimensionales asolan la Tierra.

Pacific Rim (2013) revela que en 2020 una grieta en el Océano Pacífico abre una puerta de otra dimensión por la que se cuelan criaturas lovecraftianas.

2021

Colapso de la sociedad por infertilidad.

Hijos de los hombres (2006) revela que en 1995 nace la última persona. La infertilidad humana provoca que la población no se renueve provocando la desesperanza ante el futuro y el colapso de la civilización por falta de mano de obra.

El caos se adueña de las calles de las grandes ciudades. En 2021, Reino Unido abole la democracia. (¿No es curioso que sea el primer año post-Brexit?).

FUTUROS PRÓXIMOS QUE ESPERAMOS

Los futuros previstos por el cine hasta 2021 son tan nefastos como las predicciones para los siguientes 30 años.

2022

Canibalismo en barritas.

Mucho antes de que el cambio climático formara parte de nuestro vocabulario, Soylent Green (1973) imaginó un 2022 caluroso, árido, con apenas agua y comida.

La escasez de alimentos está, en parte, paliada por una corporación biotecnológica que crea un alimento artificial: Soylent Green. Su composición: cadáveres humanos.

2026

Esclavitud.

En 2026, el 99 por ciento de la población vive en el subsuelo esclavizada por el 1 por ciento que contempla el sol y las estrellas. Este es el universo que retrata Metrópolis (1927).

2028

Colapso en Occidente por pandemia.

V de Vendetta (2006) plantea que el virus de Santa María, creado en un laboratorio de Reino Unido, causa estragos en Europa y Estados Unidos. Esto lleva a Reino Unido a cerrar las fronteras.

El caos en las calles y el miedo al futuro lleva al pueblo británico a votar a Fuego Nórdico, un partido de ultraderecha que busca como chivos expiatorios de los males a homosexuales, artistas y a aquellos que disienten de la religión del Estado. Al poco, los campos de concentración pueblan Inglaterra.

LAS PELÍCULAS NO PREDICEN EL FUTURO: REVELAN NUESTROS MIEDOS

Las películas de ciencia no predicen ningún futuro. (Ni las mencionadas ni las que están fuera de la lista). Reflejan un miedo de la sociedad: el uso malintencionado o erróneo de la ciencia y la tecnología. Por esto, la inteligencia artificial consciente o el virus de laboratorio son temas recurrentes en las últimas dos décadas. Aquí no hay misterio.

Un simple repaso mental al cine de ciencia ficción catastrófica de cada década permite percatarnos qué temía la sociedad del momento.

En Japón, los monstruos del folklore nacieron en las épocas de hambruna y guerras medievales. Tras la devastación de Hiroshima y Nagasaki, surgieron Godzilla, Gamera y otros monstruos hijos de mutaciones por las explosiones atómicas.

En Occidente, el temor a un holocausto nuclear propició películas como El planeta de los simios (1963) o La hora final (1959), en la que solo Australia permanece en pie tras una guerra entre Estados Unidos y la URRS.

No es raro que, en el reinicio de la saga de los simios, la devastación nuclear haya sido sustituida por un virus de laboratorio.

En el cine anterior a los 60, los robots creados como sirvientes acaban siendo asesinos. Hoy, el temor no está en que los robots se vuelvan incontrolables, sino que deseen reemplazarnos.

Para cerrar, recordemos que Mad Max (1979) es hija de las crisis del petróleo de 1973 y 1979 que hizo tambalear a Occidente, aunque en ningún momento hubo desabastecimiento.

Los escritores y guionistas de ciencia ficción no predicen el futuro, pero saben qué aterra al público.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Cualquier futuro imaginado fue peor. Los profetas de la Biblia, las mantis griegas o los chilames mayas predijeron hambres, guerras y plagas con mayor frecuencia que paz y abundancia. (Puesto que aquellas épocas eran difíciles, raro era no acertar los malos augurios).

El pueblo llano miraba al cielo temiendo demasiado sol y demasiada lluvia y que el ansia guerrera de los señores destruyera los campos, por eso esperaba las profecías tanto como las temía. Los poderosos no temían menos al futuro. Faraones y reyes vivían rodeados de astrólogos y otros personajes que aseguraban prever el futuro. Incluso Alfonso X el sabio (1221-1284), una de las personas más cultas de su tiempo, examinaba con atención las estrellas esperando que le revelaran el porvenir.

En nuestros días, aunque la mayoría de las personas no cree en profecías y solo lee horóscopos por mero pasatiempo, sigue temiendo al futuro. Y parece que muchas de estas personas han sustituido las cuartetas de Nostradamus —desacreditado ya— por alguna película a la que atribuye el poder de aventurar el futuro.

peliculas futuristas

Una prueba: en los primeros meses de la expansión la COVID-19 en Europa y América, muchas personas hablaron —unos en broma y otros no tanto— del comienzo del declive de la civilización apuntando a Mad Max (1979) como profética. Este temor se instaló durante 2020 y llegó a 2021, como reflejan titulares de cierta prensa poco o nada rigurosa: «Mad Max predijo el futuro» o «Lo que Mad Max nos advierte de 2021».

Con Mad Max ha ocurrido como con Casablanca y otras películas: gran parte de la audiencia recuerda lo que quiere o le conviene. Y recuerda mal. Y otra parte repite una trola que un individuo anónimo dijo en las redes sociales.

La verdad es esta: la primera película de la saga Mad Max no transcurre en 2021. En la segunda escena, la cámara muestra una carretera atravesando el desierto australiano al amanecer. Un rótulo aparece en pantalla:

A FEW YEARS FROM NOW…

Una frase que podríamos traducir como DENTRO DE UNOS AÑOS. (¿10 años, quizá?).

Mad Max es una distopía atemporal. Otras películas de ciencia ficción sí se atrevieron a fijar fechas; de hecho, algunas transcurren en nuestros días. Por esto, hemos sobrevivido a demasiados futuros sombríos pintados por el cine y otros nos aguardan a pocos pasos. Recordemos algunos futuros ya pasados y otros por llegar.

FUTUROS A LOS QUE HEMOS SOBREVIVIDO

En los últimos 30 años sobrevivimos a pandemias, máquinas rebeldes y juicios finales, pero ningún apocalipsis ha impedido desayunar café y tostadas.

1996

Pandemia letal por virus de laboratorio.

12 monos (1996) relata cómo en 1996, el doctor Oliver Peters crea un virus que diezma la población mundial y obliga a los supervivientes a vivir bajo tierra.

Peters, como Thanos, considera que el desastre del medio ambiente se soluciona con la eliminación de millones de habitantes del planeta.

1997 

Guerra nuclear provocada por inteligencia artificial.

El 29 de agosto de 1997 es el Día del juicio final, cuando la inteligencia artificial Skynet toma conciencia de sí misma. Para evitar ser desconectada, lanza misiles nucleares contra Rusia. Boris Yeltsin responde a lo que cree un ataque de Estados Unidos. El resultado: la guerra nuclear diezma la especie humana.

Los supervivientes se ocultan de androides cazahumanos creados por Skynet.

2009

Colapso por pandemia de virus de laboratorio. 

El camino a la pandemia está, a veces, empedrado de buenas intenciones. La doctora Alice Kripin lo sabe. Soy leyenda (2009) cuenta cómo Kripin busca curar el cáncer con una mutación del virus del sarampión, pero el resultado es letal para gran parte de la población. Cuando el virus mutado no mata, convierte a la persona infectada en una criatura sedienta de sangre.

2011

Colapso por pandemia de virus de laboratorio.

En 2011, un virus de laboratorio que incrementa notablemente la inteligencia de los simios es mortal para el ser humano. Es El origen del planeta de los simios.

La extensión del virus provoca el colapso de Occidente y la huida a los bosques, donde viven los simios inteligentes.

2014

Una era glacial.

Un experimento para combatir el calentamiento global tiene como resultado la congelación de la Tierra. Miles de millones de personas mueren. Los únicos supervivientes están en un tren colosal llamado Snowpiercer, que funciona con un motor de movimiento perpetuo.

2015

Desaparición de la capa de ozono.

Robocop (1987) avanzó que en 2015 bastarían 20 segundos al sol para conseguir al instante un cáncer de piel. Las cremas solares con factor de protección 5.000 no garantizan resultados. (Lo dice la letra pequeña en los anuncios de televisión).

Por otro lado, está la posibilidad de ser víctima de una delincuencia creciente motivada por un desempleo creciente… O acabar delinquiendo.

2018

Invasión nazi desde la cara oculta de la Luna.

En 1945, los nazis se ocultaron en la cara oculta de la Luna, según Iron Sky (2012). En 2018, regresaron a la Tierra para conquistar Estados Unidos e instaurar el IV Reich durante el mandato de la republicana Sarah Palin. Quién sabe qué habría ocurrido con Donald Trump en la Casa Blanca.

2019

La contaminación impide que prospere la naturaleza.

Blade Runner (1982) prevé que en 2019 las grandes ciudades estarían envueltas en dióxido de carbono y que la lluvia no cesaría. No es raro que la mayoría de los animales fueran artificiales.

2020

Monstruos interdimensionales asolan la Tierra.

Pacific Rim (2013) revela que en 2020 una grieta en el Océano Pacífico abre una puerta de otra dimensión por la que se cuelan criaturas lovecraftianas.

2021

Colapso de la sociedad por infertilidad.

Hijos de los hombres (2006) revela que en 1995 nace la última persona. La infertilidad humana provoca que la población no se renueve provocando la desesperanza ante el futuro y el colapso de la civilización por falta de mano de obra.

El caos se adueña de las calles de las grandes ciudades. En 2021, Reino Unido abole la democracia. (¿No es curioso que sea el primer año post-Brexit?).

FUTUROS PRÓXIMOS QUE ESPERAMOS

Los futuros previstos por el cine hasta 2021 son tan nefastos como las predicciones para los siguientes 30 años.

2022

Canibalismo en barritas.

Mucho antes de que el cambio climático formara parte de nuestro vocabulario, Soylent Green (1973) imaginó un 2022 caluroso, árido, con apenas agua y comida.

La escasez de alimentos está, en parte, paliada por una corporación biotecnológica que crea un alimento artificial: Soylent Green. Su composición: cadáveres humanos.

2026

Esclavitud.

En 2026, el 99 por ciento de la población vive en el subsuelo esclavizada por el 1 por ciento que contempla el sol y las estrellas. Este es el universo que retrata Metrópolis (1927).

2028

Colapso en Occidente por pandemia.

V de Vendetta (2006) plantea que el virus de Santa María, creado en un laboratorio de Reino Unido, causa estragos en Europa y Estados Unidos. Esto lleva a Reino Unido a cerrar las fronteras.

El caos en las calles y el miedo al futuro lleva al pueblo británico a votar a Fuego Nórdico, un partido de ultraderecha que busca como chivos expiatorios de los males a homosexuales, artistas y a aquellos que disienten de la religión del Estado. Al poco, los campos de concentración pueblan Inglaterra.

LAS PELÍCULAS NO PREDICEN EL FUTURO: REVELAN NUESTROS MIEDOS

Las películas de ciencia no predicen ningún futuro. (Ni las mencionadas ni las que están fuera de la lista). Reflejan un miedo de la sociedad: el uso malintencionado o erróneo de la ciencia y la tecnología. Por esto, la inteligencia artificial consciente o el virus de laboratorio son temas recurrentes en las últimas dos décadas. Aquí no hay misterio.

Un simple repaso mental al cine de ciencia ficción catastrófica de cada década permite percatarnos qué temía la sociedad del momento.

En Japón, los monstruos del folklore nacieron en las épocas de hambruna y guerras medievales. Tras la devastación de Hiroshima y Nagasaki, surgieron Godzilla, Gamera y otros monstruos hijos de mutaciones por las explosiones atómicas.

En Occidente, el temor a un holocausto nuclear propició películas como El planeta de los simios (1963) o La hora final (1959), en la que solo Australia permanece en pie tras una guerra entre Estados Unidos y la URRS.

No es raro que, en el reinicio de la saga de los simios, la devastación nuclear haya sido sustituida por un virus de laboratorio.

En el cine anterior a los 60, los robots creados como sirvientes acaban siendo asesinos. Hoy, el temor no está en que los robots se vuelvan incontrolables, sino que deseen reemplazarnos.

Para cerrar, recordemos que Mad Max (1979) es hija de las crisis del petróleo de 1973 y 1979 que hizo tambalear a Occidente, aunque en ningún momento hubo desabastecimiento.

Los escritores y guionistas de ciencia ficción no predicen el futuro, pero saben qué aterra al público.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Contar la historia de la humanidad en un minuto: un reto brutal
Steve Jobs, el hippy millonario
Del móvil del rubio de ‘Salvados por la campana’ al iPhone
Cómo hacer una webserie: preguntamos a directores y expertos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad