13 de abril 2018    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Los gadgets Brosmind para solucionar la falta de acuerdo

13 de abril 2018    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Chan chan chan channnn! La escena podría comenzar con música de suspense y un primer plano de los hermanos Mingarro, Juan y Alejandro, intercambiándose entornadas y desafiantes miradas. No hay acuerdo, ergo la batalla ha comenzado.

El fraternal tándem que compone el estudio Brosmind no es ajeno a los bloqueos, no solo creativos –que también, aunque no lo parezca–, sino a los que provoca la falta de consenso respecto a un tema. «Ante la ausencia de una tercera voz que incline la balanza hacia uno u otro lado, hemos tenido que idear sistemas para desbloquear estas situaciones».

Brosmind Tech, división tecnológica que conforman los propios Mingarro, propone tres dispositivos en función del grado de disensión. 

Ante los más leves, FlipCoin es el árbitro perfecto. «La máquina ofrece una elegante solución portátil ante discusiones menores como quién contesta el teléfono o a qué restaurante ir a comer». Al apretar un botón, FlipCoin lanza una moneda animada en cuya caída muestra la cara de Juan o Alejandro al azar. «En caso de que el sistema electrónico falle, el aparato dispone de otro analógico secundario al que se puede acceder rompiendo el vidrio en la parte posterior».

7f198462719145-5a99347c578d4

a2412262719145-5a99347c57510

Cuando la situación desaconseja decisiones en caliente, los creativos hermanos suelen recurrir a Brosmind Dunk. Una partida de baloncesto entre dos jugadores para decidir quién se lleva el gato al agua. «Al no depender de la suerte, te deja la sensación de que la decisión ha surgido de un proceso de mayor maduración».

41337862719145-5a99347c58599

9a7beb62719145-5a99347c581d9

6341b862719145-5a99347c5513c

Para los conflictos más graves, aquellos que pueden hacer peligrar la estabilidad del estudio o la propia cohesión familiar, los Brosmind no se complican y lo dejan todo en manos de Family Business. Aquí el baloncesto se cambia por la lucha y, al tratarse de un asunto que concierne normalmente a toda la familia, los jugadores pasan de ser dos a cuatro; los padres de Juan y Alejandro son los otros dos contendientes. «El juego da opción a múltiples resultados. Si no hay acuerdo, el juego termina cuando solo un jugador queda en pie». Lo bueno, añaden, es que también permite la creación de alianzas e, incluso, traiciones durante la pugna. Lo que viene siendo un Juego de tronos al más puro estilo Mingarro, vamos.

b2759062719145-5a99347c56c52

21ec2162719145-5a99347c562bd

73dbb762719145-5a99347c56022

8ca74062719145-5a99347c588ba

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Chan chan chan channnn! La escena podría comenzar con música de suspense y un primer plano de los hermanos Mingarro, Juan y Alejandro, intercambiándose entornadas y desafiantes miradas. No hay acuerdo, ergo la batalla ha comenzado.

El fraternal tándem que compone el estudio Brosmind no es ajeno a los bloqueos, no solo creativos –que también, aunque no lo parezca–, sino a los que provoca la falta de consenso respecto a un tema. «Ante la ausencia de una tercera voz que incline la balanza hacia uno u otro lado, hemos tenido que idear sistemas para desbloquear estas situaciones».

Brosmind Tech, división tecnológica que conforman los propios Mingarro, propone tres dispositivos en función del grado de disensión. 

Ante los más leves, FlipCoin es el árbitro perfecto. «La máquina ofrece una elegante solución portátil ante discusiones menores como quién contesta el teléfono o a qué restaurante ir a comer». Al apretar un botón, FlipCoin lanza una moneda animada en cuya caída muestra la cara de Juan o Alejandro al azar. «En caso de que el sistema electrónico falle, el aparato dispone de otro analógico secundario al que se puede acceder rompiendo el vidrio en la parte posterior».

7f198462719145-5a99347c578d4

a2412262719145-5a99347c57510

Cuando la situación desaconseja decisiones en caliente, los creativos hermanos suelen recurrir a Brosmind Dunk. Una partida de baloncesto entre dos jugadores para decidir quién se lleva el gato al agua. «Al no depender de la suerte, te deja la sensación de que la decisión ha surgido de un proceso de mayor maduración».

41337862719145-5a99347c58599

9a7beb62719145-5a99347c581d9

6341b862719145-5a99347c5513c

Para los conflictos más graves, aquellos que pueden hacer peligrar la estabilidad del estudio o la propia cohesión familiar, los Brosmind no se complican y lo dejan todo en manos de Family Business. Aquí el baloncesto se cambia por la lucha y, al tratarse de un asunto que concierne normalmente a toda la familia, los jugadores pasan de ser dos a cuatro; los padres de Juan y Alejandro son los otros dos contendientes. «El juego da opción a múltiples resultados. Si no hay acuerdo, el juego termina cuando solo un jugador queda en pie». Lo bueno, añaden, es que también permite la creación de alianzas e, incluso, traiciones durante la pugna. Lo que viene siendo un Juego de tronos al más puro estilo Mingarro, vamos.

b2759062719145-5a99347c56c52

21ec2162719145-5a99347c562bd

73dbb762719145-5a99347c56022

8ca74062719145-5a99347c588ba

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El origen de los dichos: ‘Venir de perillas’ y ‘De bote en bote’
Historias contadas sobre arena
La regla del micropene, la misteriosa esvástica del bosque y el patrón de los feos
New York: Distrito Bici
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies