fbpx
29 de mayo 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Y tú más: ¡Gafe!

29 de mayo 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Si sois del Atleti, no necesitáis más explicación. El resto de los mortales podéis seguir leyendo.

El diccionario define gafe como una persona «aguafiestas y de mala sombra». No se extiende mucho, la verdad. Si lo dejamos solo así podríamos entender que un gafe es alguien que corta el rollo continuamente al prójimo y que está dotado de una mala baba considerable. Y no es así: un gafe es alguien que tiene o trae mala suerte.
A pesar de que la Academia dice que es una palabra de origen incierto, hay quien se atreve a aventurar, como Pancracio Celdrán, que puede venir del término árabe qáfa. ¿Y qué siginifica? Ni idea, para qué mentir. Tampoco él lo aclara. Solo dice que «alude a la mano del leproso, con sus dedos doblados y contraídos».
La historia de gafe, efectivamente, es una historia triste que tiene que ver con una enfermedad terrible: la lepra. En concreto, con un tipo de lepra llamada gafedad y que se caracterizaba, como apuntaba Celdrán, por provocar que manos y pies del enfermo se corvaran como garras. Al que la padecía se le llamaba gafo, término que recoge Covarrubias en el siglo XVII.
Gafe era un término muy muy muy ofensivo en el siglo XI, época en la que se encerraba y apartaba a los leprosos como auténticos apestados, prohibiéndoseles mendigar, entrar en poblado o frecuentar caminos reales para evitar el contagio. Conocido es por todos que estos enfermos debían anunciar su llegada haciendo sonar una campanilla, sin que pudieran usar la voz, ya que se creía que su solo aliento podía transmitir la enfermedad. Convenía, pues, apartarse de ellos.
El propio Alfonso X el Sabio equipara el término al de «cornudo, traidor o hereje», allá por el siglo XIII, en las Siete Partidas. Ya son ganas de insultar.
Nos dice don Pancracio que «gafo y gafe se connotaron de significado relacionado con el mundo de la superstición; del enfermo de lepra o gafo, se pasó al concepto de cenizo». Y que lo normal era cruzar el dedo corazón sobre el índice para ahuyentar la mala suerte, en imitación de la postura de los dedos que se les quedaba a quienes padecían esta enfermedad.
Los gafes de hoy no tienen nada que ver con la lepra. Pero ser tildado como transmisor y/o portador de mal fario es algo que te puede joder la vida igualmente. Que le pregunten, si no, al Atleti.

Si sois del Atleti, no necesitáis más explicación. El resto de los mortales podéis seguir leyendo.

El diccionario define gafe como una persona «aguafiestas y de mala sombra». No se extiende mucho, la verdad. Si lo dejamos solo así podríamos entender que un gafe es alguien que corta el rollo continuamente al prójimo y que está dotado de una mala baba considerable. Y no es así: un gafe es alguien que tiene o trae mala suerte.
A pesar de que la Academia dice que es una palabra de origen incierto, hay quien se atreve a aventurar, como Pancracio Celdrán, que puede venir del término árabe qáfa. ¿Y qué siginifica? Ni idea, para qué mentir. Tampoco él lo aclara. Solo dice que «alude a la mano del leproso, con sus dedos doblados y contraídos».
La historia de gafe, efectivamente, es una historia triste que tiene que ver con una enfermedad terrible: la lepra. En concreto, con un tipo de lepra llamada gafedad y que se caracterizaba, como apuntaba Celdrán, por provocar que manos y pies del enfermo se corvaran como garras. Al que la padecía se le llamaba gafo, término que recoge Covarrubias en el siglo XVII.
Gafe era un término muy muy muy ofensivo en el siglo XI, época en la que se encerraba y apartaba a los leprosos como auténticos apestados, prohibiéndoseles mendigar, entrar en poblado o frecuentar caminos reales para evitar el contagio. Conocido es por todos que estos enfermos debían anunciar su llegada haciendo sonar una campanilla, sin que pudieran usar la voz, ya que se creía que su solo aliento podía transmitir la enfermedad. Convenía, pues, apartarse de ellos.
El propio Alfonso X el Sabio equipara el término al de «cornudo, traidor o hereje», allá por el siglo XIII, en las Siete Partidas. Ya son ganas de insultar.
Nos dice don Pancracio que «gafo y gafe se connotaron de significado relacionado con el mundo de la superstición; del enfermo de lepra o gafo, se pasó al concepto de cenizo». Y que lo normal era cruzar el dedo corazón sobre el índice para ahuyentar la mala suerte, en imitación de la postura de los dedos que se les quedaba a quienes padecían esta enfermedad.
Los gafes de hoy no tienen nada que ver con la lepra. Pero ser tildado como transmisor y/o portador de mal fario es algo que te puede joder la vida igualmente. Que le pregunten, si no, al Atleti.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Guía para dominar el arte de insultar y hacer amigos en un pueblo manchego
No Exclusions, una expo colaborativa de fotografía en Malta
Newsgames o el reto de jugar a informarse
Solo cinco euros
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies