25 de agosto 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

¿Cómo ha evolucionado el salón de casa en los últimos 400 años?

25 de agosto 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

La historia del tiempo reposa en una sala de estar. Los muebles y objetos de decoración documentan una época y cuentan mucho de lo que entonces hacían sus habitantes. Eso es lo que muestra el Museo Geffrye de Londres y lo hace mediante un recorrido por las casas típicas de esa ciudad desde 1600 hasta la actualidad.
1630
1630

salon
Entrada y salón de casa. 1630. Imagen de Chris Ridley

A principios del siglo XVII la entrada era el lugar de reunión de la familia. Ahí comían, cuidaban de los niños, leían, charlaban… Era un espacio preparado para todas estas actividades y, a la vez, donde recibían a las visitas. Normalmente estaba situado en la primera planta. Abajo quedaban la cocina y el baño.
La sala que representa un hogar inglés de 1630 está basada en un boceto que hicieron en el siglo XIX de una casa situada en Aldersgate Street. Era una de las pocas viviendas de la época que habían sobrevivido al gran incendio de Londres de 1666.
1695
16952
sala de estar
Sala de estar. 1695. Imagen de Chris Ridley

El incendio que devastó Londres en 1666 supuso un cambio en el uso de las habitaciones. En las nuevas viviendas, el centro de la vida familiar se trasladó de la entrada a una sala de estar. Ahí comían, se reunían y recibían visitas, pero desde entonces pasó a ser un espacio más privado y menos bullicioso que el hall.
Esta sala es una copia de una casa construída en 1686 en Denmark Street, en el Soho de la capital británica.
1745
17452
sala de estar 1745
Sala de estar. 1745. Imagen de Chris Ridley

La vida familiar seguía girando en torno a la sala de estar. Lo que cambió en el XVIII respecto al siglo anterior fueron los muebles y un nuevo elemento que se introdujo en las reuniones sociales: la cortesía. La conversación, la postura, el modo de comportarse, la forma de servir el té… Todo estaba envuelto ahora en un nuevo código que, bien usado, elevaba a la elegancia o, ignorado, arrastraba hasta la vulgaridad.
Oriente conquistó el gusto de la clase media inglesa. Muchos de los elementos decorativos de sus hogares procedían de Japón, China e India. Eran sus tazas de té, jarrones, vajillas… Originales o copias.
Es también la época en la que empiezan a construirse chimeneas para calentar la habitación. Esta sala de estar está basada en casas de Meard Street y Covent Garden construidas en 1732 y habitadas durante las décadas siguientes por artesanos, artistas y personas de negocios.
1790
17902
19703
sala de estar 1970
Sala de estar. 1970. Imagen de John Hammond

El siglo de las luces no solo revolucionó la cultura. Entró también en la sala de estar. Las estancias se llenaron de luz y claridad. En los diarios y las cartas hablaban a menudo de espacios pulcros, limpios, ordenados… Los colores claros se impusieron sobre la sobriedad, y las paredes oscuras quedaron escondidas detrás de luminosos papeles tapiz.
Oriente seguía de moda. Muchas casas optaban por adornos de Oriente Medio y ponían alfombras turcas bajo sus pies. Esta sala es una réplica de la habitación principal de una casa de 1780.
1830
azul
salón 1830
Salón. 1830. Imagen de Chris Ridley

El hogar dejó de ser un refugio. La sala principal de reunión de la familia empezó a mirar a la calle. En el salón o drawing room abrieron grandes ventanas hasta el suelo o pequeños balcones. Las cortinas decidían cuándo el espacio era privado y cuándo se asomaba al exterior.
El término parlour (sala de estar) cayó en desuso y se sustituyó por drawing room. Esta expresión es una forma abreviada de withdrawing room (sala para retirarse). Así llamaban a la habitación donde se retiraban las clases altas después de cenar en el siglo XVII. Un siglo después esta costumbre se impuso también entre las clases medias y ese espacio, además, adoptó una nueva función. Las mujeres pasaban allí gran parte de su tiempo dedicado a leer, coser, pintar o tocar algún instrumento de música.
En esa época se utilizó por primera vez la expresión ‘decoración interior’ y se acentuó el interés por que hubiera una armonía entre todos los elementos de la estancia.
Esta sala copia una casa de unos adosados en Clapham, al sur de Londres.
1870
18703
18702
sala de estar 1870
Sala de estar. 1870. Imagen de John Hammond

En el siglo XIX el trabajo y el hogar dejaron de compartir edificación. El lugar de residencia se desplazó a las afueras de la ciudad y el espacio de trabajo permaneció en el centro. Los desplazamientos, cada día, se hacían en carroza, tranvía o tren.
En la entrada de la casa se situaba la habitación de estar. Era ahí donde la mujer de la casa pasaba más tiempo, y ahí también donde recibía a las visitas. La estancia se convirtió en el escaparate del hogar, el lugar para mostrar, y por eso era la habitación más cuidada y más atenta a las modas y tendencias del momento.
El estilo victoriano se impuso y todas las salas de estar solían estar muy recargadas. Muchos de sus muebles eran de producción industrial y otros, hechos a mano. La decoración, a menudo, era artesanal. Especialmente, las elementos de tela y croché que acompañaban a las mesas y asientos.
1890
18902
18903
casa 1890
Sala de estar. 1890. Imagen de Chris Ridley

A finales del XIX la belleza por la belleza se impone. El gusto por el arte y diseño entra en los hogares, y se produce una reacción contra el gusto generalizado de la época anterior. Es entonces, en la época victoriana, cuando surge el movimiento artístico que antepone la estética a cualquier argumento político o social.
1910
19102
19103
1910
Sala de estar. 1910. Imagen de Chris Ridley

La electricidad entra en casa. A partir de entonces a cualquier hora habrá luz. No solo artificial. En la construcción se aseguran de que el sol entre en casa a través de ventanas francesas, con acceso directo al jardín. Los techos bajan y predomina el gusto por el Art Nouveau.
Los muebles son más funcionales, más cómodos, y están pensados para un uso diario. El drawing room se convierte en el living room o sitting room. Ya no es un lugar decorado para recibir a las visitas. Ahora es un espacio amable y relajado para descansar.
1935
19352
1935
Sala de estar. 1935. Imagen de Chris Ridley

En Londres empieza a crecer la población urbana y a escasear el suelo. Los apartamentos sustituyen a las casas y en ellas viven, sobre todo, personas solteras o parejas sin hijos. Los pisos son pequeños pero están muy bien equipados. En la década de los años 30 disponían ya de agua caliente, calefacción central y electrodomésticos.
Las ventanas son amplias en busca de luz natural. Desaparece el papel pintado y ahora, en su lugar, se pinta la pared. Los tonos son claros, para acentuar la luminosidad, y desaparecen muchos muebles para acentuar la sensación de amplitud de la habitación. En el mobiliario también suelen optar por tonos claros: verdes, naranjas y beiges pálidos.
1965
19652
19653
19654
tele
1965
Sala de estar. 1965. Imagen de Chris Ridley

La televisión destrona a la chimenea. La sala de estar de la casa gira ahora en torno a la pantalla. Esa habitación es el comedor, el lugar para trabajar y el espacio de ocio.
El estilo escandinavo predomina en los hogares londinenses y, en general, en las casas de Occidente. Los muebles son sencillos, con pocas florituras, y están hechos de materiales fáciles de limpiar. Las paredes son blancas para dar amplitud a la habitación y el suelo es de parqué.
En esta época entran en las casas las mesas bajas. Les han acortado las patas para que la mesa no se interponga entre el sofá y la televisión. Y es ahí también donde se ponen las revistas y las bebidas.
1998
19985
19983
19982
1998
Loft. 1998. Imagen de Chris Ridley

En los años 70 muchos almacenes del siglo XIX en las ciudades de Londres y Nueva York se convierten en viviendas. Son los lofts, y ninguna pared separa la cocina del comedor ni la sala de estar. Todo está en un mismo espacio abierto.
El suelo sigue siendo de madera, y en la decoración, en su mínima expresión, entran colores vibrantes y atrevidos. Esta disposición es la más habitual hoy en el centro de Londres.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

La historia del tiempo reposa en una sala de estar. Los muebles y objetos de decoración documentan una época y cuentan mucho de lo que entonces hacían sus habitantes. Eso es lo que muestra el Museo Geffrye de Londres y lo hace mediante un recorrido por las casas típicas de esa ciudad desde 1600 hasta la actualidad.
1630
1630

salon
Entrada y salón de casa. 1630. Imagen de Chris Ridley

A principios del siglo XVII la entrada era el lugar de reunión de la familia. Ahí comían, cuidaban de los niños, leían, charlaban… Era un espacio preparado para todas estas actividades y, a la vez, donde recibían a las visitas. Normalmente estaba situado en la primera planta. Abajo quedaban la cocina y el baño.
La sala que representa un hogar inglés de 1630 está basada en un boceto que hicieron en el siglo XIX de una casa situada en Aldersgate Street. Era una de las pocas viviendas de la época que habían sobrevivido al gran incendio de Londres de 1666.
1695
16952
sala de estar
Sala de estar. 1695. Imagen de Chris Ridley

El incendio que devastó Londres en 1666 supuso un cambio en el uso de las habitaciones. En las nuevas viviendas, el centro de la vida familiar se trasladó de la entrada a una sala de estar. Ahí comían, se reunían y recibían visitas, pero desde entonces pasó a ser un espacio más privado y menos bullicioso que el hall.
Esta sala es una copia de una casa construída en 1686 en Denmark Street, en el Soho de la capital británica.
1745
17452
sala de estar 1745
Sala de estar. 1745. Imagen de Chris Ridley

La vida familiar seguía girando en torno a la sala de estar. Lo que cambió en el XVIII respecto al siglo anterior fueron los muebles y un nuevo elemento que se introdujo en las reuniones sociales: la cortesía. La conversación, la postura, el modo de comportarse, la forma de servir el té… Todo estaba envuelto ahora en un nuevo código que, bien usado, elevaba a la elegancia o, ignorado, arrastraba hasta la vulgaridad.
Oriente conquistó el gusto de la clase media inglesa. Muchos de los elementos decorativos de sus hogares procedían de Japón, China e India. Eran sus tazas de té, jarrones, vajillas… Originales o copias.
Es también la época en la que empiezan a construirse chimeneas para calentar la habitación. Esta sala de estar está basada en casas de Meard Street y Covent Garden construidas en 1732 y habitadas durante las décadas siguientes por artesanos, artistas y personas de negocios.
1790
17902
19703
sala de estar 1970
Sala de estar. 1970. Imagen de John Hammond

El siglo de las luces no solo revolucionó la cultura. Entró también en la sala de estar. Las estancias se llenaron de luz y claridad. En los diarios y las cartas hablaban a menudo de espacios pulcros, limpios, ordenados… Los colores claros se impusieron sobre la sobriedad, y las paredes oscuras quedaron escondidas detrás de luminosos papeles tapiz.
Oriente seguía de moda. Muchas casas optaban por adornos de Oriente Medio y ponían alfombras turcas bajo sus pies. Esta sala es una réplica de la habitación principal de una casa de 1780.
1830
azul
salón 1830
Salón. 1830. Imagen de Chris Ridley

El hogar dejó de ser un refugio. La sala principal de reunión de la familia empezó a mirar a la calle. En el salón o drawing room abrieron grandes ventanas hasta el suelo o pequeños balcones. Las cortinas decidían cuándo el espacio era privado y cuándo se asomaba al exterior.
El término parlour (sala de estar) cayó en desuso y se sustituyó por drawing room. Esta expresión es una forma abreviada de withdrawing room (sala para retirarse). Así llamaban a la habitación donde se retiraban las clases altas después de cenar en el siglo XVII. Un siglo después esta costumbre se impuso también entre las clases medias y ese espacio, además, adoptó una nueva función. Las mujeres pasaban allí gran parte de su tiempo dedicado a leer, coser, pintar o tocar algún instrumento de música.
En esa época se utilizó por primera vez la expresión ‘decoración interior’ y se acentuó el interés por que hubiera una armonía entre todos los elementos de la estancia.
Esta sala copia una casa de unos adosados en Clapham, al sur de Londres.
1870
18703
18702
sala de estar 1870
Sala de estar. 1870. Imagen de John Hammond

En el siglo XIX el trabajo y el hogar dejaron de compartir edificación. El lugar de residencia se desplazó a las afueras de la ciudad y el espacio de trabajo permaneció en el centro. Los desplazamientos, cada día, se hacían en carroza, tranvía o tren.
En la entrada de la casa se situaba la habitación de estar. Era ahí donde la mujer de la casa pasaba más tiempo, y ahí también donde recibía a las visitas. La estancia se convirtió en el escaparate del hogar, el lugar para mostrar, y por eso era la habitación más cuidada y más atenta a las modas y tendencias del momento.
El estilo victoriano se impuso y todas las salas de estar solían estar muy recargadas. Muchos de sus muebles eran de producción industrial y otros, hechos a mano. La decoración, a menudo, era artesanal. Especialmente, las elementos de tela y croché que acompañaban a las mesas y asientos.
1890
18902
18903
casa 1890
Sala de estar. 1890. Imagen de Chris Ridley

A finales del XIX la belleza por la belleza se impone. El gusto por el arte y diseño entra en los hogares, y se produce una reacción contra el gusto generalizado de la época anterior. Es entonces, en la época victoriana, cuando surge el movimiento artístico que antepone la estética a cualquier argumento político o social.
1910
19102
19103
1910
Sala de estar. 1910. Imagen de Chris Ridley

La electricidad entra en casa. A partir de entonces a cualquier hora habrá luz. No solo artificial. En la construcción se aseguran de que el sol entre en casa a través de ventanas francesas, con acceso directo al jardín. Los techos bajan y predomina el gusto por el Art Nouveau.
Los muebles son más funcionales, más cómodos, y están pensados para un uso diario. El drawing room se convierte en el living room o sitting room. Ya no es un lugar decorado para recibir a las visitas. Ahora es un espacio amable y relajado para descansar.
1935
19352
1935
Sala de estar. 1935. Imagen de Chris Ridley

En Londres empieza a crecer la población urbana y a escasear el suelo. Los apartamentos sustituyen a las casas y en ellas viven, sobre todo, personas solteras o parejas sin hijos. Los pisos son pequeños pero están muy bien equipados. En la década de los años 30 disponían ya de agua caliente, calefacción central y electrodomésticos.
Las ventanas son amplias en busca de luz natural. Desaparece el papel pintado y ahora, en su lugar, se pinta la pared. Los tonos son claros, para acentuar la luminosidad, y desaparecen muchos muebles para acentuar la sensación de amplitud de la habitación. En el mobiliario también suelen optar por tonos claros: verdes, naranjas y beiges pálidos.
1965
19652
19653
19654
tele
1965
Sala de estar. 1965. Imagen de Chris Ridley

La televisión destrona a la chimenea. La sala de estar de la casa gira ahora en torno a la pantalla. Esa habitación es el comedor, el lugar para trabajar y el espacio de ocio.
El estilo escandinavo predomina en los hogares londinenses y, en general, en las casas de Occidente. Los muebles son sencillos, con pocas florituras, y están hechos de materiales fáciles de limpiar. Las paredes son blancas para dar amplitud a la habitación y el suelo es de parqué.
En esta época entran en las casas las mesas bajas. Les han acortado las patas para que la mesa no se interponga entre el sofá y la televisión. Y es ahí también donde se ponen las revistas y las bebidas.
1998
19985
19983
19982
1998
Loft. 1998. Imagen de Chris Ridley

En los años 70 muchos almacenes del siglo XIX en las ciudades de Londres y Nueva York se convierten en viviendas. Son los lofts, y ninguna pared separa la cocina del comedor ni la sala de estar. Todo está en un mismo espacio abierto.
El suelo sigue siendo de madera, y en la decoración, en su mínima expresión, entran colores vibrantes y atrevidos. Esta disposición es la más habitual hoy en el centro de Londres.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Boeing reubica el botón de asistencia en el nuevo 737
El cine para primates no es tan distinto al nuestro
Los 6 posts más vistos de la semana
Nos están tocando los botones
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
    • El objetivo del museo es muy claro: «The museum shows the changing style of the English domestic interior in a series of eleven displayed period rooms from 1600 to the present day. The emphasis is on the furnishings, pictures, and ornaments of the urban middle classes of London». No veo donde está la parodia…

  • Hola!!
    Me interesa mucho la historia del modo de vida en otras épocas y su decoración. He leído el libro «La casa. Historia de una idea» de WITOLD RYBCZYNSKI y me encantó pero no he encontrado lecturas similares.
    ¿Podríais hacerme alguna recomendación sobre la bibliografía que ha usado Mar Abad para hacer la entrada «Cómo ha evolucionado el salón de casa en los últimos 400 años» ?
    Mil gracias!

    • Hola Carmen,
      La documentación que he utilizado para escribir el artículo ha sido la visita al museo en Londres y la información que ellos ofrecen (escrita, en su web y en todos los paneles). El artículo está basado en el museo exclusivamente, como indico al principio.
      Muchas gracias por tu comentario y por la recomendación del libro.
      🙂

  • Me temo que estas casas solamente son representativas de un sector de la nobleza o sectores acomodados de las ciudades inglesas (que obviamente solamente son un porcentaje muy pequeño de la sociedad de la época). Para ver las condiciones de vida o la «sala de estar» de una familia de campesinos en un cottage habría que visitar un museo etnográfico, para conocer la «sala de estar» de un artesano (tejedores, etc.), o las casas de obreros de los siglos XVIII-XIX, casi bastaría con leer «La situación de la clase obrera en Inglaterra», de Engels. Sirve como muestrario de gustos, modas y estilos entre clases acomodadas, y para ver las influencias entre unos grupos sociales y otros, pero no se hasta qué punto se puede considerar representativa de la vida doméstica de los últimos 400 años.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies