19 de abril 2011    /   IDEAS
por
 

Generación 21

19 de abril 2011    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.


Si estás leyendo estas líneas es porque el título, al menos, te ha llamado la atención. Objetivo de diferenciación cumplido, como debe esperarse de alguien que se dedica a crear nombres (entre otras cosas). El nombre del artículo obedece a que trata sobre los problemas que va a afrontar la generación que va a desarrollar toda su carrera profesional en este siglo y no, como nosotros, unos carrozones que comenzamos en el siglo XX.
Es una generación que ha tenido todo bastante fácil. En general no les ha faltado de nada. Han tenido acceso a una buena educación y gozan de todo tipo de comodidades. Ni se imaginan una vida sin teléfono móvil, ni transportes rápidos y cómodos, y disfrutan de unos videojuegos y una oferta de ocio que yo no hubiera ni soñado. En cambio, han perdido el placer de jugar en la calle a la pelota y volver a casa cuando parecía que era la hora de la cena.
Además de haber llevado una vida cómoda, han estado influidos por “la cultura del pelotazo” y la falta de valores sólidos que, personalmente, creo han influido muchísimo en desencadenar la actual crisis económica. Han visto cómo mucha gente sin preparación y sin trabajar duramente conseguía fama y dinero.
Esta “generación 21” va a tener que vérselas con inmigrantes con muchas ganas de trabajar y competir. Además, está amenazada por el desempleo y por otros jóvenes de fuera de España (de Asia y Latinoamérica, principalmente) muy bien preparados, dispuestos a ganar menos que ellos y que pueden trabajar de forma remota. Las empresas de tecnología ya montan centros de desarrollo de software y call centers en países como Perú.
Otra amenaza que afrontan son las nuevas tecnologías que eliminan o disminuyen la necesidad de personal. Por ejemplo, los sistemas de análisis de riesgos eliminan la necesidad de un gran número de analistas.
En la generación de mis padres ser ingeniero era garantía de sueldazo y estabilidad. Las madres decían orgullosas: “¡Mi hija se ha casado con un ingeniero!”, pero eso ya se acabó. Según el prestigioso columnista del New York Times, Thomas Friedman, hemos pasado de la generación del conocimiento a la generación de los conceptos.
Ante esta problemática…, ¿qué pueden hacer? En mi opinión deberíamos educarles para potenciar dos pilares fundamentales: el esfuerzo y “el hemisferio emocional”.
En el lado del esfuerzo, debemos hacerles ver que el éxito no se consigue sin desarrollar el hábito del trabajo duro y constante. Si por cualquier causa (muy poco probable), el éxito llegara sin esfuerzo, una personalidad débil les impediría recuperarse de cualquier contratiempo. El esfuerzo constante y el trabajo duro acaban dando sus frutos y son buenos para la sociedad. Si se premia por igual a quien no se esfuerza que a quien lo hace, el nivel medio global baja siempre. Se puede encontrar en Internet un experimento propuesto por los propios estudiantes de una Universidad de Texas a su profesor de economía que lo demuestra.
En el lado del hemisferio emocional, debemos potenciar el desarrollo de las habilidades creativas, de relación personal y artísticas. Particularmente, opino que hay que desarrollarlas adicionalmente a las racionales. Estoy cansado de sufrir a creativos “sin sustancia” y trabajar ambos lados ayuda además a desarrollar la cultura del esfuerzo a la que antes me refería.
Un hemisferio emocional desarrollado adecuadamente permite luchar contra las amenazas que he mencionado anteriormente por varias razones.
Alguien capaz de crear ideas originales puede comercializar diseños o soluciones a un precio superior al de otros competidores que, aunque trabajen barato, solo ofrecen una copia de lo auténtico. Alguien con un sentido desarrollado de la empatía será capaz de entender y solucionar problemas de una forma muy eficaz y, por tanto, tendrá clientes. Si se desarrolla una visón global e imaginativa del mundo, se será capaz de integrar diferentes habilidades de terceros para crear valor sobre ellas.
Estas habilidades emocionales y creativas permiten ser imprescindible cerca de los clientes controlando mejor estas nuevas amenazas. En definitiva, nuestra “generación 21” necesita un cambio cualitativo inmediato. Si nosotros lo estamos pasando mal en esta crisis, ellos puede que no conozcan otra cosa.

Luis Manzano es consultor de marca
Este artículo fue publicado en el número de Febrero de Yorokobu

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.


Si estás leyendo estas líneas es porque el título, al menos, te ha llamado la atención. Objetivo de diferenciación cumplido, como debe esperarse de alguien que se dedica a crear nombres (entre otras cosas). El nombre del artículo obedece a que trata sobre los problemas que va a afrontar la generación que va a desarrollar toda su carrera profesional en este siglo y no, como nosotros, unos carrozones que comenzamos en el siglo XX.
Es una generación que ha tenido todo bastante fácil. En general no les ha faltado de nada. Han tenido acceso a una buena educación y gozan de todo tipo de comodidades. Ni se imaginan una vida sin teléfono móvil, ni transportes rápidos y cómodos, y disfrutan de unos videojuegos y una oferta de ocio que yo no hubiera ni soñado. En cambio, han perdido el placer de jugar en la calle a la pelota y volver a casa cuando parecía que era la hora de la cena.
Además de haber llevado una vida cómoda, han estado influidos por “la cultura del pelotazo” y la falta de valores sólidos que, personalmente, creo han influido muchísimo en desencadenar la actual crisis económica. Han visto cómo mucha gente sin preparación y sin trabajar duramente conseguía fama y dinero.
Esta “generación 21” va a tener que vérselas con inmigrantes con muchas ganas de trabajar y competir. Además, está amenazada por el desempleo y por otros jóvenes de fuera de España (de Asia y Latinoamérica, principalmente) muy bien preparados, dispuestos a ganar menos que ellos y que pueden trabajar de forma remota. Las empresas de tecnología ya montan centros de desarrollo de software y call centers en países como Perú.
Otra amenaza que afrontan son las nuevas tecnologías que eliminan o disminuyen la necesidad de personal. Por ejemplo, los sistemas de análisis de riesgos eliminan la necesidad de un gran número de analistas.
En la generación de mis padres ser ingeniero era garantía de sueldazo y estabilidad. Las madres decían orgullosas: “¡Mi hija se ha casado con un ingeniero!”, pero eso ya se acabó. Según el prestigioso columnista del New York Times, Thomas Friedman, hemos pasado de la generación del conocimiento a la generación de los conceptos.
Ante esta problemática…, ¿qué pueden hacer? En mi opinión deberíamos educarles para potenciar dos pilares fundamentales: el esfuerzo y “el hemisferio emocional”.
En el lado del esfuerzo, debemos hacerles ver que el éxito no se consigue sin desarrollar el hábito del trabajo duro y constante. Si por cualquier causa (muy poco probable), el éxito llegara sin esfuerzo, una personalidad débil les impediría recuperarse de cualquier contratiempo. El esfuerzo constante y el trabajo duro acaban dando sus frutos y son buenos para la sociedad. Si se premia por igual a quien no se esfuerza que a quien lo hace, el nivel medio global baja siempre. Se puede encontrar en Internet un experimento propuesto por los propios estudiantes de una Universidad de Texas a su profesor de economía que lo demuestra.
En el lado del hemisferio emocional, debemos potenciar el desarrollo de las habilidades creativas, de relación personal y artísticas. Particularmente, opino que hay que desarrollarlas adicionalmente a las racionales. Estoy cansado de sufrir a creativos “sin sustancia” y trabajar ambos lados ayuda además a desarrollar la cultura del esfuerzo a la que antes me refería.
Un hemisferio emocional desarrollado adecuadamente permite luchar contra las amenazas que he mencionado anteriormente por varias razones.
Alguien capaz de crear ideas originales puede comercializar diseños o soluciones a un precio superior al de otros competidores que, aunque trabajen barato, solo ofrecen una copia de lo auténtico. Alguien con un sentido desarrollado de la empatía será capaz de entender y solucionar problemas de una forma muy eficaz y, por tanto, tendrá clientes. Si se desarrolla una visón global e imaginativa del mundo, se será capaz de integrar diferentes habilidades de terceros para crear valor sobre ellas.
Estas habilidades emocionales y creativas permiten ser imprescindible cerca de los clientes controlando mejor estas nuevas amenazas. En definitiva, nuestra “generación 21” necesita un cambio cualitativo inmediato. Si nosotros lo estamos pasando mal en esta crisis, ellos puede que no conozcan otra cosa.

Luis Manzano es consultor de marca
Este artículo fue publicado en el número de Febrero de Yorokobu

Compártelo twitter facebook whatsapp
Psicología pop: ¡Te he dicho que sonrías!
Hong Kong pierde talento por la contaminación
¿Podemos vivir del aire?
Más del 80% de la población se expresa de forma egocéntrica
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Sin embargo, a la generación 21 le hará falta tener padres -o al menos guías- y no solo padres que los “tengan” como hamsters con ropa.
    Estoy harta de salir a la calle y ver a los padres indiferentes a la mala conducta de sus niños, temerosos de decirles no a sus gritos y caprichos(tu sabes: la clásica culpabilidad de verlo solo antes de dormir, o de estar separados), o de establecer un trato igualitario.
    Si la generación 21 va a llegar solo porque sí (y va a ser mimada, malcriada y basada en la fuerza gravitacional de sus egocéntricos ombligos) mejor que se quede en el vacío.
    Esto ya no es disneylandia.

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad