fbpx
3 de abril 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Generación vino: una botella de cada miembro de la familia

3 de abril 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

vinofamilia
En esa familia, cada persona es, además, una botella de vino. Elena Sancho, diseñadora y cofundadora de Tatabi Studio, los convirtió en alcohol para entregárselo, después, como regalo.
El nombre y la imagen de cada botella se corresponde con cada miembro de la familia. “Me hacía gracia que cada uno tuviese su propia botella”, relata Sancho. “El color y la forma son los que mejor les representa, según mi criterio, claro”.
La diseñadora produjo realmente las botellas. “Pero solo una unidad de cada una”, apunta. Y a todo el conjunto dio el nombre de Generación Vino.
v2
v3
v1
v5
v4

vinofamilia
En esa familia, cada persona es, además, una botella de vino. Elena Sancho, diseñadora y cofundadora de Tatabi Studio, los convirtió en alcohol para entregárselo, después, como regalo.
El nombre y la imagen de cada botella se corresponde con cada miembro de la familia. “Me hacía gracia que cada uno tuviese su propia botella”, relata Sancho. “El color y la forma son los que mejor les representa, según mi criterio, claro”.
La diseñadora produjo realmente las botellas. “Pero solo una unidad de cada una”, apunta. Y a todo el conjunto dio el nombre de Generación Vino.
v2
v3
v1
v5
v4

Compártelo twitter facebook whatsapp
'Historias' que se cuentan por los pelos
Qué lustroso luce el nuevo Yorokobu.es
Los enmascarados vengadores de Banksy
Mr. Kern, el grafitero que arrasa en la calle y en las galerías de arte
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies