12 de noviembre 2019    /   CREATIVIDAD
por
 

El sindiós de los gentilicios en español

Una Conversación ortográfica

12 de noviembre 2019    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

 —Está la ciudad que dan ganas de inventarse otra.

—Pues no es mala idea. Si lo haces, llévame contigo.

—Tengo hasta el nombre pensado: Torreznia

—Déjame adivinar cuál será el plato nacional…

—Exacto… barritas energéticas de las de comer con pan y vino.

—¿Y cómo se llamarán sus habitantes: torreznos, torreznenses, torreznacos…?

—No sabría decirte, pero torreznacos tiene su punto…

—¿Y si preguntas a la RAE?

Con los gentilicios hemos topado. Se trata de adjetivos que designan el lugar de origen de alguien o algo, vivan o no allí. Así que el que nace en Soria, soriano se queda, por mucho que resida en Cádiz o Berlín. Si entrañan cierta dificultad es porque no hay reglas fijas para crearlos. Lo que sí existe es una serie de sufijos que contribuyen a su formación.

Los más habituales son –aco/-aca (austríaco o austriaco); -ano/-ana (italiano); -eco/-eca (guatemalteco); -ense (bonaerense); -eño/-eña (gibraltareño); -és/-esa (cordobés); -ino/-ina (granadino); y -o/-a (ruso). Pero también existen -iense (parisiensie); (iraní); o -iano (bostoniano). Vamos, que hay de todo, como en botica.

Algunos tienen su origen en el nombre latino o griego de la ciudad, como en bilbilitano (de Calatayud, la antigua Bílbilis), abulense (de Ávila, antigua Abila) o gaditano (de Cádiz, la antigua Gádir). En otros casos, se admite un doble gentilicio: malagueño y malacitano (de Málaga), brasilero y brasileño (de Brasil) o el prolífico jaenés, jaenero, jienés, jienense, jiennense y giennense (de Jaén).

Por si no nos hemos vuelto demasiado locos aún, cuando dos ciudades comparten el mismo nombre pero están en provincias o países diferentes, sus gentilicios también tienden a ser distintos. Por eso tenemos conquenses (de Cuenca, España) y cuencanos (de Cuenca, Ecuador) o alcalaínos (Alcalá de Henares) y alcalaeños (de Alcalá del Júcar).

Tal es el sindiós que reina en los gentilicios, que la Fundéu, a través de la Wikilengua, ha tratado de establecer unas bases que nos orienten en esto de poner nombre a nuestro origen. Eso sí, para no meterse en jardines patrios, que ya vemos cómo está el patio en este santo país, se centra solo en gentilicios extranjeros.

Así pues, ¿cómo deberían llamarse los nacidos en Torreznia (qué hermosa eres)? Ya os adelanto lo que dirían los sabios: formen ustedes el gentilicio como les salga de la creatividad.

 —Está la ciudad que dan ganas de inventarse otra.

—Pues no es mala idea. Si lo haces, llévame contigo.

—Tengo hasta el nombre pensado: Torreznia

—Déjame adivinar cuál será el plato nacional…

—Exacto… barritas energéticas de las de comer con pan y vino.

—¿Y cómo se llamarán sus habitantes: torreznos, torreznenses, torreznacos…?

—No sabría decirte, pero torreznacos tiene su punto…

—¿Y si preguntas a la RAE?

Con los gentilicios hemos topado. Se trata de adjetivos que designan el lugar de origen de alguien o algo, vivan o no allí. Así que el que nace en Soria, soriano se queda, por mucho que resida en Cádiz o Berlín. Si entrañan cierta dificultad es porque no hay reglas fijas para crearlos. Lo que sí existe es una serie de sufijos que contribuyen a su formación.

Los más habituales son –aco/-aca (austríaco o austriaco); -ano/-ana (italiano); -eco/-eca (guatemalteco); -ense (bonaerense); -eño/-eña (gibraltareño); -és/-esa (cordobés); -ino/-ina (granadino); y -o/-a (ruso). Pero también existen -iense (parisiensie); (iraní); o -iano (bostoniano). Vamos, que hay de todo, como en botica.

Algunos tienen su origen en el nombre latino o griego de la ciudad, como en bilbilitano (de Calatayud, la antigua Bílbilis), abulense (de Ávila, antigua Abila) o gaditano (de Cádiz, la antigua Gádir). En otros casos, se admite un doble gentilicio: malagueño y malacitano (de Málaga), brasilero y brasileño (de Brasil) o el prolífico jaenés, jaenero, jienés, jienense, jiennense y giennense (de Jaén).

Por si no nos hemos vuelto demasiado locos aún, cuando dos ciudades comparten el mismo nombre pero están en provincias o países diferentes, sus gentilicios también tienden a ser distintos. Por eso tenemos conquenses (de Cuenca, España) y cuencanos (de Cuenca, Ecuador) o alcalaínos (Alcalá de Henares) y alcalaeños (de Alcalá del Júcar).

Tal es el sindiós que reina en los gentilicios, que la Fundéu, a través de la Wikilengua, ha tratado de establecer unas bases que nos orienten en esto de poner nombre a nuestro origen. Eso sí, para no meterse en jardines patrios, que ya vemos cómo está el patio en este santo país, se centra solo en gentilicios extranjeros.

Así pues, ¿cómo deberían llamarse los nacidos en Torreznia (qué hermosa eres)? Ya os adelanto lo que dirían los sabios: formen ustedes el gentilicio como les salga de la creatividad.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El abuso de tópicos y muletillas en las redes sociales
Abre la boca, que va el gin-tonic
Japón: un país invadido por dibujos
El cuerpo como mercancía y la verdad por delante
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad