1 de febrero 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

Gimnasios que te penalizan si no vas

1 de febrero 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Para los gimnasios, la verdadera mina de oro no está en la gente que acude día tras día a sus instalaciones. Está en las miles de personas que se apuntan, pagan un año por adelantado y luego apenas van. Un grupo de emprendedores sociales en Boston creen haber dado con una forma para incentivar a la gente a acudir más a menudo a sus gimnasios (y de paso hacer más ejercicio) con un sistema de incentivos y penalizaciones.

Gym-Pact nace a raíz de una de las claves de la economía del comportamiento que dice que la gente encuentra más motivación en las consecuencias inmediatas que en las consecuencias de futuras posibilidades. En este caso, las penalizaciones de no acudir funcionan inmediatamente.
«El concepto es sencillo y efectivo. Gym-Pact trabaja con vendedores locales para ofrecer descuentos a nuestros miembros en gimnasios, centros de baile, yoga y otros centros de fitness en tu zona a cambio de que te comprometas a acudir a estos sitios un número determinado de días a la semana. Como miembro, si cumples con tus días, tendrás acceso a muy buenos descuentos. Si no vas, tendrás que pagar una penalización motivacional. Cada miembro puede escoger el número de días que eso implica y el importe de penalización, un minimo de 10 dólares y un día a la semana», explican sus responsables en su web.
La duración de cada programa es de 1 mes o 6 meses. Si son 6 meses tienes acceso a 1 semana de vacaciones y si te lesionas, solo necesitas un justificante, para estar exento del pago de penalizaciones. Si quieres salir del programa, hay una penalización de 75 dólares.
Para contabilizar la asistencia, utilizan un sistema de contraseñas que encuentras en la rececpión de cada gimnasio. El código, que cambia cada 60 segundos, se envia por sms a tu entrada y salida.
Una parte del dinero que gana Gym Pact se utiliza para cubrir los costes del programa y el resto se dona a programas para facilitar el acceso a personas desfavorecidas para que tengan acceso a centros de fitness. Los creadores quieren dejan claro que no buscan lucrarse con los fracasos de los demás, el modelo de negocio está en comisiones y compartir ingresos con gimnasios.

Visto en Boston.com
Foto de SuperFantastic reproducida bajo licencia CC


Para los gimnasios, la verdadera mina de oro no está en la gente que acude día tras día a sus instalaciones. Está en las miles de personas que se apuntan, pagan un año por adelantado y luego apenas van. Un grupo de emprendedores sociales en Boston creen haber dado con una forma para incentivar a la gente a acudir más a menudo a sus gimnasios (y de paso hacer más ejercicio) con un sistema de incentivos y penalizaciones.

Gym-Pact nace a raíz de una de las claves de la economía del comportamiento que dice que la gente encuentra más motivación en las consecuencias inmediatas que en las consecuencias de futuras posibilidades. En este caso, las penalizaciones de no acudir funcionan inmediatamente.
«El concepto es sencillo y efectivo. Gym-Pact trabaja con vendedores locales para ofrecer descuentos a nuestros miembros en gimnasios, centros de baile, yoga y otros centros de fitness en tu zona a cambio de que te comprometas a acudir a estos sitios un número determinado de días a la semana. Como miembro, si cumples con tus días, tendrás acceso a muy buenos descuentos. Si no vas, tendrás que pagar una penalización motivacional. Cada miembro puede escoger el número de días que eso implica y el importe de penalización, un minimo de 10 dólares y un día a la semana», explican sus responsables en su web.
La duración de cada programa es de 1 mes o 6 meses. Si son 6 meses tienes acceso a 1 semana de vacaciones y si te lesionas, solo necesitas un justificante, para estar exento del pago de penalizaciones. Si quieres salir del programa, hay una penalización de 75 dólares.
Para contabilizar la asistencia, utilizan un sistema de contraseñas que encuentras en la rececpión de cada gimnasio. El código, que cambia cada 60 segundos, se envia por sms a tu entrada y salida.
Una parte del dinero que gana Gym Pact se utiliza para cubrir los costes del programa y el resto se dona a programas para facilitar el acceso a personas desfavorecidas para que tengan acceso a centros de fitness. Los creadores quieren dejan claro que no buscan lucrarse con los fracasos de los demás, el modelo de negocio está en comisiones y compartir ingresos con gimnasios.

Visto en Boston.com
Foto de SuperFantastic reproducida bajo licencia CC

Compártelo twitter facebook whatsapp
Escribir: Muestra, no lo cuentes
El bloqueo creativo de Fry
¿Está cambiando Instagram la forma de ver el mundo?
Cómo sobrevivir para poder dedicarte al teatro
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad