BRANDED CONTENT
LG gram

BRANDED CONTENT
LG gram
6 de octubre 2022    /   BRANDED CONTENT
 

Girly Girls: «Juntas creamos mejor»

6 de octubre 2022    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Cristina Alonso llegó desde su Burgos natal a Madrid para estudiar publicidad con ganas de comerse el mundo. Casi a la vez, solo que desde León, se instaló en la capital otra Cristina. Se apellidaba Valbuena y había venido a estudiar Pedagogía.

Acabados sus estudios, Alonso empezó a trabajar como creativa en una agencia de publicidad. Por su parte, Valbuena encontró trabajo en la escuela pública como profesora de pedagogía terapéutica. Y mientras la Cristina de Burgos estaba metida en sus anuncios y en sus campañas, la Cristina de León decidió compaginar su labor docente con crear un blog al que llamó Lo comes o lo dejas.

A la publicitaria le gustaba lo que la profesora escribía y contaba en aquel sitio y contactó con ella por Instagram ofreciéndose para colaborar en aquel blog. Valbuena necesitaba ayuda para poder mantener el ritmo de publicaciones, que tenía que compaginar con su trabajo en la educación, así que aceptó la mano tendida y quedaron en reunirse para hablar de cómo podían hacerlo.

Su primera cita, cuentan, fue una cita a ciegas. Ninguna sabía nada más de la otra que lo que se habían escrito por aquella red social. ¿Y si no había química entre ellas?, pensaba cada una mientras acudía al lugar de encuentro que habían acordado. Podía pasar, pero no tenían nada que perder y sí mucho que ganar.

 

LG Ultra y Girly Girls Magazine

Cuando se encontraron en el café en el que habían quedado, se toparon con la primera sorpresa: no solo tenían el mismo nombre, sino que las dos iban vestidas igual. Y en lugar de espantarse por la coincidencia, optaron por algo mucho más enriquecedor: reírse de la anécdota.

Y así empezaron a colaborar. Mientras, sus respectivos amigos las animaban, cada uno por su parte, a que se lanzaran a crear su propio blog. Pero ellas tenían muy claro una cosa: que juntas sumaban más, porque los planes, por separado, dan más miedo. Unidas, se respaldaban y se atrevían a probar cosas nuevas sin temor al fracaso. Así que empezaron a buscar la fórmula en la que encajaran sus dos visiones de la vida y que, de paso, les permitiera divertirse y aprender por el camino.

Hablando con sus amigas, se dieron cuenta de que las revistas femeninas que leían no trataban los temas que les interesaban. «¿Y si creamos nosotras una que hable de nuestras pasiones, de nuestros intereses y de nuestras preocupaciones, y lo haga, además, desde una perspectiva de género, que es lo que les falta al resto?», se dijeron. Y así nació en 2016 Girly Girl Magazine.

Pero una cosa era el ocio y otra, el trabajo. Y las dos tenían claro que no querían renunciar a ninguno de los dos. Así que empezaron a diseñar su proyecto tirando de lo que tenían más a mano: sus PC, algún programa de diseño y edición y mucha mucha mucha ilusión. La parte creativa parecía resuelta gracias a la profesión de Alonso, aunque Valbuena también aportaba sus ideas y su punto de vista. De los contenidos también se encargaban las dos. Porque no dejaban de tener presente la máxima que las llevó a emprender este proyecto: «Juntas es mejor»

 

LG Ultra y Girly Girls Magazine

Pero lo de juntas es un concepto que no siempre se traduce en cercanía física. Las profesiones de cada una son absorbentes y no siempre les era posible reunirse para seguir creando. Ambas contaban con sus respectivos PC, pero pronto tuvieron claro que, si aquellos iban a ser sus principales herramientas de trabajo, necesitaban equipos que les permitieran manejar fotos y textos con gran resolución; que contaran con pantallas donde la imagen que vieran a través de ellas fueran nítidas y con gran resolución, y, por supuesto, con un alto rendimiento que les permitiera la autonomía suficiente para seguir creando infinitamente desde cualquier lugar sin que la batería les dejara colgadas.

Porque sus reuniones de trabajo podían hacerse mientras una estaba en un parque al sol aprovechando su hora de comida en la agencia y la otra viajando en tren para visitar a su familia. Así que enseguida lo tuvieron claro: su portátil sería un LG gram. «Nosotras prácticamente nos ponemos a crear contenido en cualquier sitio y momento. Ya sea en el hueco del sándwich del curro o en el tren para ir el finde a ver a la familia. Sin una herramienta así sería imposible para nosotras hacer lo que hacemos».

girly girls lg gram

 

Porque al ser ultraligero (1,4 kg) y gracias la enorme autonomía de su batería (hasta 11 horas de autonomía), pueden llevárselo consigo a todas partes. Por algo es el portátil más portátil. Su pantalla profesional permite trabajar con contenido 4K UHD con máxima fluidez con un ratio de aspecto 16:10. Con un gran rendimiento y conectividad, es tan potente que permite llevar a cabo varias tareas simultáneas ofreciendo el máximo potencial en cualquier lugar.

En Girly Girl Magazine entra todo: planes, entretenimiento, viajes, belleza, gastronomía… Y todo tratado con un derroche de creatividad que hace de sus post algo muy divertido y original. «Necesitamos un portátil cuya calidad de imagen y resolución sea muy potente». Y eso es algo que les aporta el LG gram gracias a la gráfica dedicada integrada.

LG gram cuenta con un diseño ultracompacto gracias a sus marcos más finos y su tamaño de 17” en el cuerpo de un 15,6”.  Además, en su mejora del diseño, incorpora una bisagra invisible que lo convierte en un portátil más elegante y funcional. También resulta cómodo para trabajar porque cuenta con una nueva camara FullHD con sistema infrarrojo de reconocimiento facial compatible con Windows Hello, un nuevo Touch Pad más amplio y preciso, y un teclado con retroiluminación donde se ha mejorado el tamaño y el recorrido de las teclas.

Pero no todo es trabajo, trabajo y trabajo en la vida de estas dos creadoras de contenido. «Somos personas creativas sí, pero ante todo somos disfrutonas. Por eso también enfocamos el uso de las nuevas tecnologías para crear planes infinitamente molones y compartirlos con vosotras». Organizar un viaje, reservar mesa en ese restaurante trendy del que todos hablan, hacer (¡por fin!) ese curso online de cocina, o de bordado o de fotografía… al que le tienes tantas ganas, marcarte una clase de cardio que te recargue las pilas… O cosas tan tranquilas pero tan placenteras como servirte una copa de vino y hacer una videollamada con esa amiga que tienes lejos. Pues todo eso pueden hacerlo también gracias al LG gram y a su enorme rendimiento «y su super calidad de imagen».

Y algo muy importante cuando el trabajo, como el de Girly Girls, requiere concentración: es muy silencioso y uno de los más eficaces térmicamente del mercado gracias a la optimización del sistema de ventilación, con un nivel de ruido de solo 25dB.

Por trabajo o por puro placer, la cuestión es crear.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Cristina Alonso llegó desde su Burgos natal a Madrid para estudiar publicidad con ganas de comerse el mundo. Casi a la vez, solo que desde León, se instaló en la capital otra Cristina. Se apellidaba Valbuena y había venido a estudiar Pedagogía.

Acabados sus estudios, Alonso empezó a trabajar como creativa en una agencia de publicidad. Por su parte, Valbuena encontró trabajo en la escuela pública como profesora de pedagogía terapéutica. Y mientras la Cristina de Burgos estaba metida en sus anuncios y en sus campañas, la Cristina de León decidió compaginar su labor docente con crear un blog al que llamó Lo comes o lo dejas.

A la publicitaria le gustaba lo que la profesora escribía y contaba en aquel sitio y contactó con ella por Instagram ofreciéndose para colaborar en aquel blog. Valbuena necesitaba ayuda para poder mantener el ritmo de publicaciones, que tenía que compaginar con su trabajo en la educación, así que aceptó la mano tendida y quedaron en reunirse para hablar de cómo podían hacerlo.

Su primera cita, cuentan, fue una cita a ciegas. Ninguna sabía nada más de la otra que lo que se habían escrito por aquella red social. ¿Y si no había química entre ellas?, pensaba cada una mientras acudía al lugar de encuentro que habían acordado. Podía pasar, pero no tenían nada que perder y sí mucho que ganar.

 

LG Ultra y Girly Girls Magazine

Cuando se encontraron en el café en el que habían quedado, se toparon con la primera sorpresa: no solo tenían el mismo nombre, sino que las dos iban vestidas igual. Y en lugar de espantarse por la coincidencia, optaron por algo mucho más enriquecedor: reírse de la anécdota.

Y así empezaron a colaborar. Mientras, sus respectivos amigos las animaban, cada uno por su parte, a que se lanzaran a crear su propio blog. Pero ellas tenían muy claro una cosa: que juntas sumaban más, porque los planes, por separado, dan más miedo. Unidas, se respaldaban y se atrevían a probar cosas nuevas sin temor al fracaso. Así que empezaron a buscar la fórmula en la que encajaran sus dos visiones de la vida y que, de paso, les permitiera divertirse y aprender por el camino.

Hablando con sus amigas, se dieron cuenta de que las revistas femeninas que leían no trataban los temas que les interesaban. «¿Y si creamos nosotras una que hable de nuestras pasiones, de nuestros intereses y de nuestras preocupaciones, y lo haga, además, desde una perspectiva de género, que es lo que les falta al resto?», se dijeron. Y así nació en 2016 Girly Girl Magazine.

Pero una cosa era el ocio y otra, el trabajo. Y las dos tenían claro que no querían renunciar a ninguno de los dos. Así que empezaron a diseñar su proyecto tirando de lo que tenían más a mano: sus PC, algún programa de diseño y edición y mucha mucha mucha ilusión. La parte creativa parecía resuelta gracias a la profesión de Alonso, aunque Valbuena también aportaba sus ideas y su punto de vista. De los contenidos también se encargaban las dos. Porque no dejaban de tener presente la máxima que las llevó a emprender este proyecto: «Juntas es mejor»

 

LG Ultra y Girly Girls Magazine

Pero lo de juntas es un concepto que no siempre se traduce en cercanía física. Las profesiones de cada una son absorbentes y no siempre les era posible reunirse para seguir creando. Ambas contaban con sus respectivos PC, pero pronto tuvieron claro que, si aquellos iban a ser sus principales herramientas de trabajo, necesitaban equipos que les permitieran manejar fotos y textos con gran resolución; que contaran con pantallas donde la imagen que vieran a través de ellas fueran nítidas y con gran resolución, y, por supuesto, con un alto rendimiento que les permitiera la autonomía suficiente para seguir creando infinitamente desde cualquier lugar sin que la batería les dejara colgadas.

Porque sus reuniones de trabajo podían hacerse mientras una estaba en un parque al sol aprovechando su hora de comida en la agencia y la otra viajando en tren para visitar a su familia. Así que enseguida lo tuvieron claro: su portátil sería un LG gram. «Nosotras prácticamente nos ponemos a crear contenido en cualquier sitio y momento. Ya sea en el hueco del sándwich del curro o en el tren para ir el finde a ver a la familia. Sin una herramienta así sería imposible para nosotras hacer lo que hacemos».

girly girls lg gram

 

Porque al ser ultraligero (1,4 kg) y gracias la enorme autonomía de su batería (hasta 11 horas de autonomía), pueden llevárselo consigo a todas partes. Por algo es el portátil más portátil. Su pantalla profesional permite trabajar con contenido 4K UHD con máxima fluidez con un ratio de aspecto 16:10. Con un gran rendimiento y conectividad, es tan potente que permite llevar a cabo varias tareas simultáneas ofreciendo el máximo potencial en cualquier lugar.

En Girly Girl Magazine entra todo: planes, entretenimiento, viajes, belleza, gastronomía… Y todo tratado con un derroche de creatividad que hace de sus post algo muy divertido y original. «Necesitamos un portátil cuya calidad de imagen y resolución sea muy potente». Y eso es algo que les aporta el LG gram gracias a la gráfica dedicada integrada.

LG gram cuenta con un diseño ultracompacto gracias a sus marcos más finos y su tamaño de 17” en el cuerpo de un 15,6”.  Además, en su mejora del diseño, incorpora una bisagra invisible que lo convierte en un portátil más elegante y funcional. También resulta cómodo para trabajar porque cuenta con una nueva camara FullHD con sistema infrarrojo de reconocimiento facial compatible con Windows Hello, un nuevo Touch Pad más amplio y preciso, y un teclado con retroiluminación donde se ha mejorado el tamaño y el recorrido de las teclas.

Pero no todo es trabajo, trabajo y trabajo en la vida de estas dos creadoras de contenido. «Somos personas creativas sí, pero ante todo somos disfrutonas. Por eso también enfocamos el uso de las nuevas tecnologías para crear planes infinitamente molones y compartirlos con vosotras». Organizar un viaje, reservar mesa en ese restaurante trendy del que todos hablan, hacer (¡por fin!) ese curso online de cocina, o de bordado o de fotografía… al que le tienes tantas ganas, marcarte una clase de cardio que te recargue las pilas… O cosas tan tranquilas pero tan placenteras como servirte una copa de vino y hacer una videollamada con esa amiga que tienes lejos. Pues todo eso pueden hacerlo también gracias al LG gram y a su enorme rendimiento «y su super calidad de imagen».

Y algo muy importante cuando el trabajo, como el de Girly Girls, requiere concentración: es muy silencioso y uno de los más eficaces térmicamente del mercado gracias a la optimización del sistema de ventilación, con un nivel de ruido de solo 25dB.

Por trabajo o por puro placer, la cuestión es crear.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El Yorokobu de junio viene a la temperatura adecuada
El regalito del viernes: Superbowl, fotazas apocalípticas y un planeta que pide socorro
Los 6 posts más vistos de la semana
Bancocracia o el arte de la relación entre poder político y económico
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp