Publicado: 20 de marzo 2023 08:00  | Actualizado: 17 de marzo 2023 12:30    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Gloria Jones, la cantante olvidada que sintió por primera vez ese ‘amor envenenado’

Publicado: 20 de marzo 2023 08:00  | Actualizado: 17 de marzo 2023 12:30    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
gloria jones

Probablemente la mayoría de nosotros escuchamos por primera vez Tainted Love vía Soft Cell. Los que son algo más jóvenes puede que la conocieran gracias a la versión de Marylin Manson, o incluso a la de Pussycat Dolls. Pero lo cierto es que, antes de las cientos de revisiones que se han hecho de este tema (incluida una en castellano de mano de La Unión) hubo una interpretación original grabada en 1964. Y la cantaba Gloria Jones.

Pero ese primigenio amor envenenado fue una cara B que pasó sin pena ni gloria cuando se publicó, por lo menos hasta que llegó al Reino Unido unos años después. A principios de los 70, un DJ del circuito del Northern soul llamado Richard Searling, que se había hecho con una copia del disco en un viaje, empezó a pincharla en los clubs. Y Tainted Love pronto se convirtió en un clásico de las pistas de esa escena. 

Gloria Jones era una cantante y compositora llena de talento, con una prometedora carrera por delante. Hija de un pastor, venía del mundo góspel. Había empezado a cantar de niña en la iglesia, mientras aprendía piano. Formó su primer grupo con 14 años y llegó a sacar un disco de ese estilo con The Cogics en la misma época en la que se publicó Tainted love.

Grababa para distintos sellos y en el periodo en el que trabajaba en la delegación de Los Ángeles de la Motown no solo cantaba, también componía, hacía arreglos y producía para muchos de los artistas de la casa. Diana Ross, The Jackson 5, The Commodores, Gladys Knight And The Pips, The Supremes y Marvin Gaye interpretaron sus temas. Y además, tuvo tiempo para sacar su primer álbum en solitario y ser miembro del reparto del musical Hair en Los Ángeles.

Pero como su carrera como solista no acababa de despegar, se dedicó a grabar y girar haciendo coros para gente como Phil Spector, Bob Dylan o Joe Cocker. Hasta que la Motown finalmente decidió apostar por ella como cantante. Grabó un ecléctico LP para la discográfica, Share my love, que vio la luz en 1973. Y podría haberse convertido en algo importante, pero Marc Bolan, fundador de T. Rex, se cruzó en su camino poco antes de que se publicara.

La conexión entre ellos fue inmediata. Poco después, Jones se trasladó a Inglaterra, pasó de hacer promoción o girar con su disco americano, y se unió a T. Rex como teclista y corista. Y Bolan, a ese lado del charco, la empujó a relanzar su carrera en solitario. En 1976 fue su productor en Vixen, un LP en el que había una nueva versión de Tainted Love.

Mientras tanto, la canción seguía creciendo entre los seguidores del Northern soul. Uno de ellos era David Ball, el cincuenta por ciento de Soft Cell, que la conoció en alguna pista de baile. Ball se la mostró a Marc Almond como una posible versión para tocar en los bises de sus conciertos. Cuando les ficharon, su discográfica les pidió que la grabaran. Y de pronto, un poco sin saber cómo había pasado, esa melodía sin importancia pensada rellenar bises se había convertido en el single más vendido en Inglaterra en 1981.

Tainted Love no la escribió Jones, sino Ed Cobb, miembro de The Four Prep y manager de los Standells y Chocolate Watchband. Lo hizo inspirándose en una relación tóxica por la que él había pasado. Una relación que era todo lo contrario a la pareja feliz que formaban Bolan y Jones, que además de dedicarse a T. Rex y a planificar la carrera de Gloria en solitario, habían tenido a su hijo Rolan.

Pero, para desgracia de todos, una noche de 1977, Jones perdió el control del Mini que conducía y el coche acabó estrellado contra un árbol. El accidente provocó la muerte de Marc Bolan, el consiguiente final de T. Rex y un bache insuperable en la carrera musical y vital de Gloria Jones. Ella quedó destrozada psicológicamente —se pasó 14 años sin aceptar lo que había pasado— y también tuvo importantes problemas físicos.

El empujón que poco después tuvo con el éxito de la versión de Soft Cell hizo que siguiera grabando con cierta regularidad, pero su trayectoria nunca se recuperó. Y el nombre de Gloria Jones se recuerda más como el de la cantante original de Tainted Love que asociado a cualquier otra cosa.

Aunque no hay rencores: Jones considera la versión de Soft Cell mucho mejor que la suya. Almond (que la grabó en la primera toma), según ella, supo darle una emoción a la interpretación que era exactamente la que el corte necesitaba.

Probablemente la mayoría de nosotros escuchamos por primera vez Tainted Love vía Soft Cell. Los que son algo más jóvenes puede que la conocieran gracias a la versión de Marylin Manson, o incluso a la de Pussycat Dolls. Pero lo cierto es que, antes de las cientos de revisiones que se han hecho de este tema (incluida una en castellano de mano de La Unión) hubo una interpretación original grabada en 1964. Y la cantaba Gloria Jones.

Pero ese primigenio amor envenenado fue una cara B que pasó sin pena ni gloria cuando se publicó, por lo menos hasta que llegó al Reino Unido unos años después. A principios de los 70, un DJ del circuito del Northern soul llamado Richard Searling, que se había hecho con una copia del disco en un viaje, empezó a pincharla en los clubs. Y Tainted Love pronto se convirtió en un clásico de las pistas de esa escena. 

Gloria Jones era una cantante y compositora llena de talento, con una prometedora carrera por delante. Hija de un pastor, venía del mundo góspel. Había empezado a cantar de niña en la iglesia, mientras aprendía piano. Formó su primer grupo con 14 años y llegó a sacar un disco de ese estilo con The Cogics en la misma época en la que se publicó Tainted love.

Grababa para distintos sellos y en el periodo en el que trabajaba en la delegación de Los Ángeles de la Motown no solo cantaba, también componía, hacía arreglos y producía para muchos de los artistas de la casa. Diana Ross, The Jackson 5, The Commodores, Gladys Knight And The Pips, The Supremes y Marvin Gaye interpretaron sus temas. Y además, tuvo tiempo para sacar su primer álbum en solitario y ser miembro del reparto del musical Hair en Los Ángeles.

Pero como su carrera como solista no acababa de despegar, se dedicó a grabar y girar haciendo coros para gente como Phil Spector, Bob Dylan o Joe Cocker. Hasta que la Motown finalmente decidió apostar por ella como cantante. Grabó un ecléctico LP para la discográfica, Share my love, que vio la luz en 1973. Y podría haberse convertido en algo importante, pero Marc Bolan, fundador de T. Rex, se cruzó en su camino poco antes de que se publicara.

La conexión entre ellos fue inmediata. Poco después, Jones se trasladó a Inglaterra, pasó de hacer promoción o girar con su disco americano, y se unió a T. Rex como teclista y corista. Y Bolan, a ese lado del charco, la empujó a relanzar su carrera en solitario. En 1976 fue su productor en Vixen, un LP en el que había una nueva versión de Tainted Love.

Mientras tanto, la canción seguía creciendo entre los seguidores del Northern soul. Uno de ellos era David Ball, el cincuenta por ciento de Soft Cell, que la conoció en alguna pista de baile. Ball se la mostró a Marc Almond como una posible versión para tocar en los bises de sus conciertos. Cuando les ficharon, su discográfica les pidió que la grabaran. Y de pronto, un poco sin saber cómo había pasado, esa melodía sin importancia pensada rellenar bises se había convertido en el single más vendido en Inglaterra en 1981.

Tainted Love no la escribió Jones, sino Ed Cobb, miembro de The Four Prep y manager de los Standells y Chocolate Watchband. Lo hizo inspirándose en una relación tóxica por la que él había pasado. Una relación que era todo lo contrario a la pareja feliz que formaban Bolan y Jones, que además de dedicarse a T. Rex y a planificar la carrera de Gloria en solitario, habían tenido a su hijo Rolan.

Pero, para desgracia de todos, una noche de 1977, Jones perdió el control del Mini que conducía y el coche acabó estrellado contra un árbol. El accidente provocó la muerte de Marc Bolan, el consiguiente final de T. Rex y un bache insuperable en la carrera musical y vital de Gloria Jones. Ella quedó destrozada psicológicamente —se pasó 14 años sin aceptar lo que había pasado— y también tuvo importantes problemas físicos.

El empujón que poco después tuvo con el éxito de la versión de Soft Cell hizo que siguiera grabando con cierta regularidad, pero su trayectoria nunca se recuperó. Y el nombre de Gloria Jones se recuerda más como el de la cantante original de Tainted Love que asociado a cualquier otra cosa.

Aunque no hay rencores: Jones considera la versión de Soft Cell mucho mejor que la suya. Almond (que la grabó en la primera toma), según ella, supo darle una emoción a la interpretación que era exactamente la que el corte necesitaba.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El fotógrafo que busca la complicidad en la mirada de desconocidos
Un centro de estética de Star Trek
FestiBal con B de Bici: ¿Y si protegemos las bicis como a las ballenas y especies en extinción?
El pop de cristal de los gemelos Van Orton
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp