fbpx
15 de diciembre 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

La libertad es subjetiva (según Google)

15 de diciembre 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Es el buscador por excelencia, el más popular a nivel mundial, pero es también un buscador distinto en cada país, en cada pueblo, en cada casa… Los resultados de Google varían en función del usuario y su historial, de sus preferencias y del amplísimo abanico de datos que la todopoderosa multinacional tiene en su poder (y que seguramente ni los propios aludidos conocen).
La localización también es un factor determinante. No es lo mismo buscar una palabra desde España que hacerlo desde Francia, y eso da pie a una pregunta: «¿Qué obtienes si buscas en Google Imágenes la palabra ‘libertad’? ¿Somos iguales o diferentes?». Coraje, inteligencia, belleza… Valdría cualquier otro concepto. En cualquier caso, la reflexión es altamente sugestiva.
libertadSP
Este interrogante formulado por el artista Tassos Stevens fue la chispa que encendió la mecha creativa de James Bridle, un creador londinense famoso por acuñar el concepto New Aesthetic para referirse a la creciente intersección entre lo físico y lo virtual, a cómo la realidad incorpora cada vez más elementos de lo digital en su estética.
En busca de respuesta, Bridle llevó a cabo un rápido experimento cuyos resultados ha hecho públicos recientemente en su tumblog. Utilizando Tunnelbear (un servicio de VPN) para cambiar de país a ojos de Google, repitió la misma búsqueda fingiendo estar en trece lugares distintos y empleando diferentes idiomas. Freedom, freihet, libertà, liberté, libertad
Y resulta que hay diferencias notables en la forma de concebir una palabra que solo en español, según el diccionario de la RAE, tiene una docena de significados. El artista lo ha plasmado en un álbum de Flickr que no tiene desperdicio, pero merece la pena reseñar algunas de las peculiaridades más curiosas.
En japonés, la palabra 自由 evoca sobre todo imágenes de La libertad iluminando el mundo, la famosa estatua de la Libertad que Francia regaló a los estadounidenses y que lleva desde 1886 fascinando a propios y extraños. A los nipones se ve que también, pues tienen una réplica en la bahía de Tokio y, además, lo dice Google.
libertadJAP
En Australia, el término en inglés freedom se asocia con una tienda de muebles, que debe ser algo así como el Ikea del país de los canguros (y de su vecina Nueva Zelanda).
libertadAUS
La palabra en idioma romanche (una de las lenguas oficiales de Suiza) es exactamente la misma que en español (libertad), así que los resultados que devuelve Google al buscar en ambos idiomas son muy similares. Se ve que el factor lingüístico es tanto o más importante que la localización.
libertadROM
Y por último viajamos virtualmente a Irlanda, donde la palabra equivalente a libertad en gaélico (saoirse) es el nombre de una bellísima actriz famosa por sus papeles en películas de Hollywood como Expiación y Desde mi cielo. Saoirse Ronan se llama la muchacha. Seguro que os suena.
libertadGAEL
Ahora que ya sabes cómo, tal vez te apetezca repetir el experimento con valores como la dignidad, el sacrificio o el honor. Seguro que descubres algo interesante.
———————-
Imagen principal: Alex (Flickr)

Es el buscador por excelencia, el más popular a nivel mundial, pero es también un buscador distinto en cada país, en cada pueblo, en cada casa… Los resultados de Google varían en función del usuario y su historial, de sus preferencias y del amplísimo abanico de datos que la todopoderosa multinacional tiene en su poder (y que seguramente ni los propios aludidos conocen).
La localización también es un factor determinante. No es lo mismo buscar una palabra desde España que hacerlo desde Francia, y eso da pie a una pregunta: «¿Qué obtienes si buscas en Google Imágenes la palabra ‘libertad’? ¿Somos iguales o diferentes?». Coraje, inteligencia, belleza… Valdría cualquier otro concepto. En cualquier caso, la reflexión es altamente sugestiva.
libertadSP
Este interrogante formulado por el artista Tassos Stevens fue la chispa que encendió la mecha creativa de James Bridle, un creador londinense famoso por acuñar el concepto New Aesthetic para referirse a la creciente intersección entre lo físico y lo virtual, a cómo la realidad incorpora cada vez más elementos de lo digital en su estética.
En busca de respuesta, Bridle llevó a cabo un rápido experimento cuyos resultados ha hecho públicos recientemente en su tumblog. Utilizando Tunnelbear (un servicio de VPN) para cambiar de país a ojos de Google, repitió la misma búsqueda fingiendo estar en trece lugares distintos y empleando diferentes idiomas. Freedom, freihet, libertà, liberté, libertad
Y resulta que hay diferencias notables en la forma de concebir una palabra que solo en español, según el diccionario de la RAE, tiene una docena de significados. El artista lo ha plasmado en un álbum de Flickr que no tiene desperdicio, pero merece la pena reseñar algunas de las peculiaridades más curiosas.
En japonés, la palabra 自由 evoca sobre todo imágenes de La libertad iluminando el mundo, la famosa estatua de la Libertad que Francia regaló a los estadounidenses y que lleva desde 1886 fascinando a propios y extraños. A los nipones se ve que también, pues tienen una réplica en la bahía de Tokio y, además, lo dice Google.
libertadJAP
En Australia, el término en inglés freedom se asocia con una tienda de muebles, que debe ser algo así como el Ikea del país de los canguros (y de su vecina Nueva Zelanda).
libertadAUS
La palabra en idioma romanche (una de las lenguas oficiales de Suiza) es exactamente la misma que en español (libertad), así que los resultados que devuelve Google al buscar en ambos idiomas son muy similares. Se ve que el factor lingüístico es tanto o más importante que la localización.
libertadROM
Y por último viajamos virtualmente a Irlanda, donde la palabra equivalente a libertad en gaélico (saoirse) es el nombre de una bellísima actriz famosa por sus papeles en películas de Hollywood como Expiación y Desde mi cielo. Saoirse Ronan se llama la muchacha. Seguro que os suena.
libertadGAEL
Ahora que ya sabes cómo, tal vez te apetezca repetir el experimento con valores como la dignidad, el sacrificio o el honor. Seguro que descubres algo interesante.
———————-
Imagen principal: Alex (Flickr)

Compártelo twitter facebook whatsapp
No cortarse el pelo les dio la riqueza (y la ruina)
Consejos de estilo de Schopenhauer para blogueros
El mundo desde el cielo: el globo, el dron e Instagram
¿Hace la fixie al hipster?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Para poder hablar de libertad primero hay que tener un rostro y después una conciencia que sólo tienen los seres humanos (no todos).Que yo sepa Google no cumple con ninguno de estos requisitos.No es más que una multinacional que nunca podrá emular a un ser humano.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *