12 de julio 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Grafitis a favor del reloj

12 de julio 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

El tiempo es esa magnitud elástica que se dilata y se contrae según la percepción de quien lo observa. En Ibiza, mucha gente lo ve con la parsimonia que da el cálido Mediterráneo. Otros lo queman entre discos y afters a la velocidad de la luz. Más de una decena de grafiteros tuvieron una tarde para vestir la pared de una nave en la isla balear. En ese caso, el tiempo es también voluble y maleable.

En los procesos creativos, el tiempo también es relativo. Desperados convocó a quince artistas urbanos a una Block Party celebrada en el hotel Ushuaia de Ibiza y les dió una tarde para que mostrasen qué son capaces de hacer en ese tiempo. No era una lucha contra, sino a favor del reloj. El tiempo disponible condiciona el proyecto a realizar, pero es deseable que se convierta en aliado y no en enemigo.

En ese sentido, ningún grafitero parecía sentir el peso del límite del tiempo. Rosh Love contaba que «la limitación de tiempo no me supone una imposición a la hora de crear. De hecho, cuando llegué no tenía muy claro qué iba a hacer».

Así ocurrió con el resto de artistas que participaron en la convocatoria. Fasim, Dems, Sozy One, Fons, Jerom, Sawe, Kiler, Hosh, Okuda, Spok, Pro176, Pant o Hize deambulaban entre el muro y la pista de break improvisada para la ocasión, intentando gestionar una tarde que discurría bajo el abrasador sol del mes de julio.

Al final, un muro gris que vuelve a la vida, cien botes de spray vacíos y los vinilos de Mucho Muchacho, Ak47 y Kace atronando por los altavoces.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

El tiempo es esa magnitud elástica que se dilata y se contrae según la percepción de quien lo observa. En Ibiza, mucha gente lo ve con la parsimonia que da el cálido Mediterráneo. Otros lo queman entre discos y afters a la velocidad de la luz. Más de una decena de grafiteros tuvieron una tarde para vestir la pared de una nave en la isla balear. En ese caso, el tiempo es también voluble y maleable.

En los procesos creativos, el tiempo también es relativo. Desperados convocó a quince artistas urbanos a una Block Party celebrada en el hotel Ushuaia de Ibiza y les dió una tarde para que mostrasen qué son capaces de hacer en ese tiempo. No era una lucha contra, sino a favor del reloj. El tiempo disponible condiciona el proyecto a realizar, pero es deseable que se convierta en aliado y no en enemigo.

En ese sentido, ningún grafitero parecía sentir el peso del límite del tiempo. Rosh Love contaba que «la limitación de tiempo no me supone una imposición a la hora de crear. De hecho, cuando llegué no tenía muy claro qué iba a hacer».

Así ocurrió con el resto de artistas que participaron en la convocatoria. Fasim, Dems, Sozy One, Fons, Jerom, Sawe, Kiler, Hosh, Okuda, Spok, Pro176, Pant o Hize deambulaban entre el muro y la pista de break improvisada para la ocasión, intentando gestionar una tarde que discurría bajo el abrasador sol del mes de julio.

Al final, un muro gris que vuelve a la vida, cien botes de spray vacíos y los vinilos de Mucho Muchacho, Ak47 y Kace atronando por los altavoces.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¡García!: Un superhéroe facha, valga la redundancia
Ezequiel 36:36: Historia de un avión superviviente
Un workshop para devolver las bicicletas a Bangalore
La increíble historia del mayor coleccionista de arte naif del mundo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies