fbpx
7 de abril 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

En Cambridge son tan cultos que hasta hacen pintadas de protesta en latín

7 de abril 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En Cambridge, ciudad universitaria por excelencia, hasta las protestas tienen un toque académico. Hace unos días, un complejo de viviendas de lujo apareció cubierto de grafitis. Nada nuevo, si no fuera porque los lemas estaban escritos en latín.

Frases como Locus in domos o Loci populum aparecieron escritas con letras de grandes dimensiones en las fachadas de las casas. Las propiedades, construidas sobre el solar que ocupaba un antiguo pub, son viviendas de lujo que tienen unos precios astronómicos.

En una zona como Cambridge, en la que los salarios no son excesivamente elevados y la demanda de vivienda elevada por las necesidades universitarias, el precio medio de una vivienda ronda las 500.000 libras (unos 585.000 euros). Sin embargo, esas casas de lujo han sido comercializadas a un millón y medio de libras. Al cambio supondrían, aproximadamente, un millón setecientos mil euros.

La especulación en la zona de Cambridge está haciendo que nuevos colonos con rentas muy elevadas estén conviviendo con personas en situaciones económicas complicadas. Una situación que no ha sido posible de revertir, a pesar de los intentos de las asociaciones de vecinos que reclamaban un desarrollo urbanístico basado en cierta planificación.

En todo caso, no es esta la primera vez que los habitantes de Cambridge utilizan las lenguas clásicas para protestar. Hace un par de años, pintadas en griego y latín invitaban a los ciudadanos a retirar las bicicletas atadas a las barandillas de las escaleras de la ciudad.

Lo más curioso del tema es que, como sucedía en el clásico de los Monty Python, La vida de Brian, los textos en latín no acaban de ser todo lo correctos que debieran. Al menos tratándose de una ciudad con tanta alcurnia académica.

En declaraciones a la BBC, Mary Beard, profesora de lenguas clásicas de la Universidad de Cambridge, reconoció que era complicado determinar qué es lo que se quería decir realmente con las frases Locus in domos y Loci populum.

«Creo que lo que están intentando decir es que lo que antes era un bonito lugar y ahora se ha convertido en casas», afirmó Beard. La profesora tampoco descartaba que otros grafitis quisieran reclamar «casas para la gente».

La inmobiliaria HC Moss se ha apresurado a borrar las pintadas y no ha querido darle más importancia al suceso. «Es un hecho aislado», ha afirmado uno de los responsables de la compañía constructora. Por si no lo fuera, la policía ya ha comenzado una investigación para atrapar a los culpables.

A lo mejor, como sucedía con Brian, les hacen declinar Locus, que así, de primeras, debe ser un nombre masculino de la segunda declinación.

En Cambridge, ciudad universitaria por excelencia, hasta las protestas tienen un toque académico. Hace unos días, un complejo de viviendas de lujo apareció cubierto de grafitis. Nada nuevo, si no fuera porque los lemas estaban escritos en latín.

Frases como Locus in domos o Loci populum aparecieron escritas con letras de grandes dimensiones en las fachadas de las casas. Las propiedades, construidas sobre el solar que ocupaba un antiguo pub, son viviendas de lujo que tienen unos precios astronómicos.

En una zona como Cambridge, en la que los salarios no son excesivamente elevados y la demanda de vivienda elevada por las necesidades universitarias, el precio medio de una vivienda ronda las 500.000 libras (unos 585.000 euros). Sin embargo, esas casas de lujo han sido comercializadas a un millón y medio de libras. Al cambio supondrían, aproximadamente, un millón setecientos mil euros.

La especulación en la zona de Cambridge está haciendo que nuevos colonos con rentas muy elevadas estén conviviendo con personas en situaciones económicas complicadas. Una situación que no ha sido posible de revertir, a pesar de los intentos de las asociaciones de vecinos que reclamaban un desarrollo urbanístico basado en cierta planificación.

En todo caso, no es esta la primera vez que los habitantes de Cambridge utilizan las lenguas clásicas para protestar. Hace un par de años, pintadas en griego y latín invitaban a los ciudadanos a retirar las bicicletas atadas a las barandillas de las escaleras de la ciudad.

Lo más curioso del tema es que, como sucedía en el clásico de los Monty Python, La vida de Brian, los textos en latín no acaban de ser todo lo correctos que debieran. Al menos tratándose de una ciudad con tanta alcurnia académica.

En declaraciones a la BBC, Mary Beard, profesora de lenguas clásicas de la Universidad de Cambridge, reconoció que era complicado determinar qué es lo que se quería decir realmente con las frases Locus in domos y Loci populum.

«Creo que lo que están intentando decir es que lo que antes era un bonito lugar y ahora se ha convertido en casas», afirmó Beard. La profesora tampoco descartaba que otros grafitis quisieran reclamar «casas para la gente».

La inmobiliaria HC Moss se ha apresurado a borrar las pintadas y no ha querido darle más importancia al suceso. «Es un hecho aislado», ha afirmado uno de los responsables de la compañía constructora. Por si no lo fuera, la policía ya ha comenzado una investigación para atrapar a los culpables.

A lo mejor, como sucedía con Brian, les hacen declinar Locus, que así, de primeras, debe ser un nombre masculino de la segunda declinación.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Rodalquilarte: arte en el desierto
Un retrato de Marge Simpson con 1.000 líneas de código
Los coloridos retratos de Hom Nguyen
Mujer blanca y rubia, únicos requisitos para ser gobernadora de Arizona
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *