17 de julio 2017    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Gritar desestresa en vacaciones (y otras terapias relajantes raras raras)

17 de julio 2017    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Antes, eso del veraneo estaba reservado solo a unos pocos. Cuando se empezó a hacer más popular, familias enteras cargaban el Seiscientos como si fuera un trailer y con toda la familia más abuelos y maletas enfilaban carretera, manta y bocadillos de tortilla rumbo al pueblo. O a la playa, si era ya una familia de nivel.

Y una vez en la aldea que les vio nacer, pongamos por caso, los sufridos trabajadores que habían apencado todo el año sin tener ni puñetera idea de qué era eso del estrés (porque aún no se había inventado) se relajaban ahora espantando moscas, jugando al dominó en el bar social y dejándose los riñones arreglando los desperfectos que la casa familiar heredada de los padres se empeñaba en lucir. Que de todos es sabido que los trabajos manuales ayudan a relajarse.

giphy-2

Eran otras maneras de desestresarse, no vamos a entrar a valorar si más sanas o no. Pero como los tiempos adelantan que es una barbaridad, lo del porrón, los torreznos y la ruta de fiestas populares degustando calimocho ya no nos hace desconectar como antes. Así que buscamos nuevas maneras de descargar tensiones para disfrutar de esos días de vacaciones que nos hemos permitido coger.

Opciones hay muchas, a gusto del consumidor. Hay quien viaja hasta las Bahamas a crear una empresa offshore y, ya que va, darse un chapuzón entre cerdos en las cristalinas aguas de Big Major Cay. Ser uno más de la manada. Convertirse en un cochinillo feliz entre las cálidas olas. Los menos pudientes pueden intentar reproducir la experiencia pidiéndole prestada la piara al tío Antón, el Porquero, pero suponemos que la sensación de retozar como un marrano entre el barro sucio del corral no tiene mucho que ver con la suave arena de estas playas paradisíacas.

giphy-3

Otros prefieren liberarse del estrés regalándose masajes con serpientes. Dicen que el movimiento de estos reptiles sobre el cuerpo humano elimina la tensión de los músculos y nos permiten alcanzar un profundo estado de relajación. Si eres ofidiofóbico, no es probable que esta sea tu terapia desestresante. Casi mejor (aunque igual de arriesgado) es ir a visitar a la tía Toñi, la que vive en el pueblo y a la que apenas ves. Sus achuchones son igual de enérgicos que el abrazo de una boa constrictor y además te invita a rosquillas y anís.

giphy-1

Si las terapias de riesgo no son lo tuyo, pero quieres contar cuando vuelvas a la oficina que has tenido unas vacaciones diferentes, haciendo cosas con tus propias manos, entrenando a tu cerebro para que aprenda a concentrarse y a hacer varias cosas a la vez, dándole oxígeno para que reaprenda a ser creativo… quizá puedas sentarte junto a las abuelas en la plaza de ese pueblo al que ahora llamas complejo rural a hacer ganchillo o calceta. Tejer nos ayuda a relajarnos y hacerlo en compañía fomenta las relaciones sociales. Y de relaciones sociales saben mucho las mujeres de tu pueblo. La prensa del corazón no sabe lo que se está perdiendo por no ir a hacer ganchillo a los mentideros rurales.

Pero para ser cool cool de Estambul y presumir de estar a la última, nada mejor que probar la penúltima terapia en llegar al mercado: berrear como si no hubiera un mañana. Gritar, dar alaridos, vociferar, chillar; usa el sinónimo que prefieras. O ponte fino y llámalo Shout Therapy si eso te hace sentir mejor, pero abre la garganta y expulsa la tensión que acumulas vía oral.

giphy

Aunque no sirve un lugar cualquiera si lo queremos llamar vacaciones. Irte al banco a soltar improperios porque no te devuelve las pelas que has pagado de más con la cláusula suelo que te colaron no sirve. Eso lo puedes hacer un día cualquiera, alma de cántaro.

Lo suyo es irte a un hotel, rodearte de otros gritones como tú ansiosos de relajar tensiones y dejarte llevar por la deliciosa sensación de gritar a pleno pulmón. Por supuesto, la terapia de berridos no va sola. En el menú figuran otros platos como los masajes desestresantes, una alimentación healthy de las buenas y un poquito de deporte. Porque pagar solo por gritar no estaría muy bien visto. Ahora, si ya van todos los extras incluidos en la minuta, es otra cosa.

Al cierre de este artículo, es muy probable que ya se estén publicitando otras terapias alternativas para hacer de tus vacaciones una experiencia diferente. Sean bienvenidas, si cumplen la función que se les supone. Aunque nosotros, la verdad, seguimos prefiriendo los torreznos, el vino y una conversación intrascendente con los amigos de toda la vida.

giphy-4

 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Antes, eso del veraneo estaba reservado solo a unos pocos. Cuando se empezó a hacer más popular, familias enteras cargaban el Seiscientos como si fuera un trailer y con toda la familia más abuelos y maletas enfilaban carretera, manta y bocadillos de tortilla rumbo al pueblo. O a la playa, si era ya una familia de nivel.

Y una vez en la aldea que les vio nacer, pongamos por caso, los sufridos trabajadores que habían apencado todo el año sin tener ni puñetera idea de qué era eso del estrés (porque aún no se había inventado) se relajaban ahora espantando moscas, jugando al dominó en el bar social y dejándose los riñones arreglando los desperfectos que la casa familiar heredada de los padres se empeñaba en lucir. Que de todos es sabido que los trabajos manuales ayudan a relajarse.

giphy-2

Eran otras maneras de desestresarse, no vamos a entrar a valorar si más sanas o no. Pero como los tiempos adelantan que es una barbaridad, lo del porrón, los torreznos y la ruta de fiestas populares degustando calimocho ya no nos hace desconectar como antes. Así que buscamos nuevas maneras de descargar tensiones para disfrutar de esos días de vacaciones que nos hemos permitido coger.

Opciones hay muchas, a gusto del consumidor. Hay quien viaja hasta las Bahamas a crear una empresa offshore y, ya que va, darse un chapuzón entre cerdos en las cristalinas aguas de Big Major Cay. Ser uno más de la manada. Convertirse en un cochinillo feliz entre las cálidas olas. Los menos pudientes pueden intentar reproducir la experiencia pidiéndole prestada la piara al tío Antón, el Porquero, pero suponemos que la sensación de retozar como un marrano entre el barro sucio del corral no tiene mucho que ver con la suave arena de estas playas paradisíacas.

giphy-3

Otros prefieren liberarse del estrés regalándose masajes con serpientes. Dicen que el movimiento de estos reptiles sobre el cuerpo humano elimina la tensión de los músculos y nos permiten alcanzar un profundo estado de relajación. Si eres ofidiofóbico, no es probable que esta sea tu terapia desestresante. Casi mejor (aunque igual de arriesgado) es ir a visitar a la tía Toñi, la que vive en el pueblo y a la que apenas ves. Sus achuchones son igual de enérgicos que el abrazo de una boa constrictor y además te invita a rosquillas y anís.

giphy-1

Si las terapias de riesgo no son lo tuyo, pero quieres contar cuando vuelvas a la oficina que has tenido unas vacaciones diferentes, haciendo cosas con tus propias manos, entrenando a tu cerebro para que aprenda a concentrarse y a hacer varias cosas a la vez, dándole oxígeno para que reaprenda a ser creativo… quizá puedas sentarte junto a las abuelas en la plaza de ese pueblo al que ahora llamas complejo rural a hacer ganchillo o calceta. Tejer nos ayuda a relajarnos y hacerlo en compañía fomenta las relaciones sociales. Y de relaciones sociales saben mucho las mujeres de tu pueblo. La prensa del corazón no sabe lo que se está perdiendo por no ir a hacer ganchillo a los mentideros rurales.

Pero para ser cool cool de Estambul y presumir de estar a la última, nada mejor que probar la penúltima terapia en llegar al mercado: berrear como si no hubiera un mañana. Gritar, dar alaridos, vociferar, chillar; usa el sinónimo que prefieras. O ponte fino y llámalo Shout Therapy si eso te hace sentir mejor, pero abre la garganta y expulsa la tensión que acumulas vía oral.

giphy

Aunque no sirve un lugar cualquiera si lo queremos llamar vacaciones. Irte al banco a soltar improperios porque no te devuelve las pelas que has pagado de más con la cláusula suelo que te colaron no sirve. Eso lo puedes hacer un día cualquiera, alma de cántaro.

Lo suyo es irte a un hotel, rodearte de otros gritones como tú ansiosos de relajar tensiones y dejarte llevar por la deliciosa sensación de gritar a pleno pulmón. Por supuesto, la terapia de berridos no va sola. En el menú figuran otros platos como los masajes desestresantes, una alimentación healthy de las buenas y un poquito de deporte. Porque pagar solo por gritar no estaría muy bien visto. Ahora, si ya van todos los extras incluidos en la minuta, es otra cosa.

Al cierre de este artículo, es muy probable que ya se estén publicitando otras terapias alternativas para hacer de tus vacaciones una experiencia diferente. Sean bienvenidas, si cumplen la función que se les supone. Aunque nosotros, la verdad, seguimos prefiriendo los torreznos, el vino y una conversación intrascendente con los amigos de toda la vida.

giphy-4

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Puede un excéntrico testamento crear risas y un baby boom?
El regalito del viernes: ¿Quién dijo que las despedidas son tristes?
¿Qué tipo de pájaro eres en las redes sociales?
¿Qué piensan los peces?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad