28 de mayo 2013    /   CINE/TV
por
 

Guía para no dejarse engañar por un buen tráiler

28 de mayo 2013    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Muchos dicen que hace tiempo que el cine de Hollywood está en crisis, que ya no es como antes, que todos los buenos guionistas se han ido a las series. Quizá es por eso que, desde hace unos años, los montadores de tráilers se han ido convirtiendo en auténticos genios, consiguiendo ocultar los numerosos defectos de algunas de las películas que les ha tocado anunciar.
En eso salimos perdiendo nosotros, pobres espectadores, que muchas veces acudimos al cine deslumbrados por cuatro explosiones y un buen subidón musical en el momento justo y que durante la proyección nos encontramos con esas cuatro explosiones y un buen montón de aburrimiento.
Pero, ¿podemos defendernos contra eso? ¿Existe algún tipo de clave secreta en los tráilers de las películas que nos revele el engaño? ¿En qué nos deberíamos fijar para que nuestro presupuesto cinéfilo no se diluya entre bostezos o directamente indignación? Veamos.
Si en el tráiler hay un chiste malo, los efectos especiales son cutres o parece un vídeo musical. ¡Cuidado!

Cualquiera que tuviera que montar el tráiler de una película elegiría lo mejor. Así que si el montador se ha visto obligado a meter un chiste malo o imágenes con efectos especiales que parecen de una peli de los 90, está claro que se le había acabado ya todo el buen material y ha tenido que rellenarlo como buenamente ha podido. Todo parece perfecto en el tráiler de Superman Returns, hasta que llega el último chiste: “¿Es un pájaro?, ¿es un avión?”. Y todo se desploma.

Un 30% del tráiler es a cámara lenta, no hay diálogos, parece un videoclip.
Al igual que, como dijo Homer Simpson, todo es más gracioso a cámara rápida, está claro que una escena que en la película dura un segundo, a cámara lenta puede convertirse en unos cuantos segundos épicos. Por otra parte, si el montaje del tráiler es vertiginoso y sin diálogos, es posible que estemos frente a una peli llena de efectos especiales y sin rastro de argumento.

Alguien dice cosas como “Solo hay una manera de hacerlo”, “No hay vuelta atrás” o “Esta guerra se acaba esta noche”.
Está claro que la frase no promete un argumento muy novedoso.

El tráiler no tiene nada que ver con la película.
¿Quieres vender tu película? ¿Y por qué no muestras tu película? En este tráiler de Bee Movie no se contentaban con anunciar que la voz de protagonista era la de Jerry Seinfeld o que estaba producida por Spielberg, es que salían ellos en persona y ni un solo fotograma de la peli. Recomendada, por cierto, para conciliar el sueño.

Parece el tráiler que has visto un montón de veces: misma canción, efectos sonoros, imágenes separadas por un ruido como “ssschumm!”, planos de una ciudad desde un helicóptero que posteriormente es destruida y con un rótulo diciendo “De los productores de…”.

El tráiler te cuenta toda la peli.
Si la película puede contarse en solo dos minutos, las perspectivas no son buenas. No tienen nada más que decir, ya lo has visto todo. Sigue buscando en la cartelera. Un ejemplo de esto es el tráiler de Jacuzzi al pasado.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Muchos dicen que hace tiempo que el cine de Hollywood está en crisis, que ya no es como antes, que todos los buenos guionistas se han ido a las series. Quizá es por eso que, desde hace unos años, los montadores de tráilers se han ido convirtiendo en auténticos genios, consiguiendo ocultar los numerosos defectos de algunas de las películas que les ha tocado anunciar.
En eso salimos perdiendo nosotros, pobres espectadores, que muchas veces acudimos al cine deslumbrados por cuatro explosiones y un buen subidón musical en el momento justo y que durante la proyección nos encontramos con esas cuatro explosiones y un buen montón de aburrimiento.
Pero, ¿podemos defendernos contra eso? ¿Existe algún tipo de clave secreta en los tráilers de las películas que nos revele el engaño? ¿En qué nos deberíamos fijar para que nuestro presupuesto cinéfilo no se diluya entre bostezos o directamente indignación? Veamos.
Si en el tráiler hay un chiste malo, los efectos especiales son cutres o parece un vídeo musical. ¡Cuidado!

Cualquiera que tuviera que montar el tráiler de una película elegiría lo mejor. Así que si el montador se ha visto obligado a meter un chiste malo o imágenes con efectos especiales que parecen de una peli de los 90, está claro que se le había acabado ya todo el buen material y ha tenido que rellenarlo como buenamente ha podido. Todo parece perfecto en el tráiler de Superman Returns, hasta que llega el último chiste: “¿Es un pájaro?, ¿es un avión?”. Y todo se desploma.

Un 30% del tráiler es a cámara lenta, no hay diálogos, parece un videoclip.
Al igual que, como dijo Homer Simpson, todo es más gracioso a cámara rápida, está claro que una escena que en la película dura un segundo, a cámara lenta puede convertirse en unos cuantos segundos épicos. Por otra parte, si el montaje del tráiler es vertiginoso y sin diálogos, es posible que estemos frente a una peli llena de efectos especiales y sin rastro de argumento.

Alguien dice cosas como “Solo hay una manera de hacerlo”, “No hay vuelta atrás” o “Esta guerra se acaba esta noche”.
Está claro que la frase no promete un argumento muy novedoso.

El tráiler no tiene nada que ver con la película.
¿Quieres vender tu película? ¿Y por qué no muestras tu película? En este tráiler de Bee Movie no se contentaban con anunciar que la voz de protagonista era la de Jerry Seinfeld o que estaba producida por Spielberg, es que salían ellos en persona y ni un solo fotograma de la peli. Recomendada, por cierto, para conciliar el sueño.

Parece el tráiler que has visto un montón de veces: misma canción, efectos sonoros, imágenes separadas por un ruido como “ssschumm!”, planos de una ciudad desde un helicóptero que posteriormente es destruida y con un rótulo diciendo “De los productores de…”.

El tráiler te cuenta toda la peli.
Si la película puede contarse en solo dos minutos, las perspectivas no son buenas. No tienen nada más que decir, ya lo has visto todo. Sigue buscando en la cartelera. Un ejemplo de esto es el tráiler de Jacuzzi al pasado.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Por qué he visto 30 episodios de ‘Bosch’ en dos semanas
Sherlock, el globo rojo y la simetría de argumento
Demando el verdadero “Vídeo bajo demanda”
‘Maniac’: drogas, enfermedades mentales y ordenadores que se enamoran
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Comentarios cerrados.

    f