23 de mayo 2017    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Esto habría ahorrado un juicio a Guillermo Zapata

23 de mayo 2017    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Cuando Guillermo Zapata escribía chistes en Twitter acerca de los límites del humor, el 15M era algo que llegaría 100 días después. Por supuesto, las posibilidades del ahora concejal madrileño de aspirar a ese cargo eran remotas en el mejor de los casos.

Zapata debatía, a raíz del Vigalondogate, los chistes políticamente incorrectos que el director de cine escribió borracho, de madrugada, y que le valieron su despido de El País.

Luego llegaron, por orden cronológico, el 15M, la formación de Podemos, su integración en Ahora Madrid para las municipales del 2015, las propias elecciones municipales, la victoria que llevó a Manuela Carmena a la alcaldía, los tuiteros arqueólogos que se pusieron a rebuscar en timelines pasados, fiscales con exceso de celo, medios de comunicación cómplices, que obviaron el contexto de los tuits, juicios delirantes y, finalmente, la absolución de Zapata.

El esperpento no habría tenido lugar en la actualidad. Cobete, una empresa de jóvenes desarrolladores, ha creado la Concejal App, una aplicación que busca términos inconvenientes en el historial de Twitter para que borres todo rastro canalla y macarra antes de emprender nuevas actividades.

En el presente, y tras casos como el de Zapata o los que, ‘ley mordaza’ mediante, han llevado a un buen puñado de usuarios al banquillo, el personal publica sobre aviso y con la espada de la autoridad siempre lista para rebanar pescuezos.

Con todo, es probable que la mayoría deambule por Twitter como el que va por un after a las 8 de la mañana: empanado y haciendo y diciendo cosas que le avergonzarían en el futuro. Todo el mundo lo hace y, con el reducido número de seguidores que tienen la mayoría de usuarios, ¿a quién le importa?

Cuando surgió lo de Cassandra, nos cabreamos mucho y decidimos que había que embellecer la herramienta y compartirla con el mundo

Le importó a un amigo de Alejandro Tena y el resto del equipo de Cobete, Héctor Julio y David Torres, que se ocupan de la programación, y Juan Monterrosso, que se ha ocupado de la imagen de la app.

captura-de-pantalla-2017-05-23-a-las-13-40-07

Como explica el propio Tena, «mi amigo necesitaba una solución para limpiar su Twitter antes de ir a cada empresa por su trabajo. También recibía personalidades y, claro, estaba preocupado por lo que hubiese dicho él de Esperanza Aguirre. Le hicimos el código en una tarde, hace ya más de un año. La verdad es que menos mal que lo usó. Cuando surgió lo de Cassandra, nos cabreamos mucho y decidimos que había que embellecer la herramienta y compartirla con el mundo».

El funcionamiento es simple. El usuario descarga su historial de Twitter en formato CSV, lo carga en la plataforma y escribe las palabras comprometedoras que quiere buscar. Además, Concejal App incluye ya una lista de palabras predeterminadas que ya están arraigadas como execrables en la moral de la gente recta.

Tal y como está el pulso político, la búsqueda de términos relacionados con la corrupción y los improperios que la propia corrupción inspira, es todo un reto para la capacidad de los servidores. Tanto volumen de información podría acabar con cualquier infraestructura. En Cobete, sin embargo, no temen a nada. «Si se nos corrompe el servidor montaremos una escenita a lo Esperanza Aguirre. Nosotros confiamos en él. De momento, nuestro servidor es más rápido que la justicia española y seguro que puede con todo. Hay un límite en el campo de lo que puedes buscar, en cualquier caso», bromea Tena.

Si Twitter permitiese editar tuits, el mundo sería un lugar ideal en el que una blasfemia se convertiría en una salve marinera. De momento, Cobete no puede hacer eso, pero sí promete que publicará muy pronto el código para «para que cualquiera pueda usarlo, aprender o contribuir. Para todo lo demás, denuncias incluidas, contacten por email».

Si quieres ser concejal, si eres Piqué y quieres fichar por el Real Madrid o ir a una entrevista de trabajo sin temor a lo que tuiteaste borracho hace tres años, ya tienes una solución que evitará que tu futuro se vaya al garete.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Cuando Guillermo Zapata escribía chistes en Twitter acerca de los límites del humor, el 15M era algo que llegaría 100 días después. Por supuesto, las posibilidades del ahora concejal madrileño de aspirar a ese cargo eran remotas en el mejor de los casos.

Zapata debatía, a raíz del Vigalondogate, los chistes políticamente incorrectos que el director de cine escribió borracho, de madrugada, y que le valieron su despido de El País.

Luego llegaron, por orden cronológico, el 15M, la formación de Podemos, su integración en Ahora Madrid para las municipales del 2015, las propias elecciones municipales, la victoria que llevó a Manuela Carmena a la alcaldía, los tuiteros arqueólogos que se pusieron a rebuscar en timelines pasados, fiscales con exceso de celo, medios de comunicación cómplices, que obviaron el contexto de los tuits, juicios delirantes y, finalmente, la absolución de Zapata.

El esperpento no habría tenido lugar en la actualidad. Cobete, una empresa de jóvenes desarrolladores, ha creado la Concejal App, una aplicación que busca términos inconvenientes en el historial de Twitter para que borres todo rastro canalla y macarra antes de emprender nuevas actividades.

En el presente, y tras casos como el de Zapata o los que, ‘ley mordaza’ mediante, han llevado a un buen puñado de usuarios al banquillo, el personal publica sobre aviso y con la espada de la autoridad siempre lista para rebanar pescuezos.

Con todo, es probable que la mayoría deambule por Twitter como el que va por un after a las 8 de la mañana: empanado y haciendo y diciendo cosas que le avergonzarían en el futuro. Todo el mundo lo hace y, con el reducido número de seguidores que tienen la mayoría de usuarios, ¿a quién le importa?

Cuando surgió lo de Cassandra, nos cabreamos mucho y decidimos que había que embellecer la herramienta y compartirla con el mundo

Le importó a un amigo de Alejandro Tena y el resto del equipo de Cobete, Héctor Julio y David Torres, que se ocupan de la programación, y Juan Monterrosso, que se ha ocupado de la imagen de la app.

Le importó a un amigo de Alejandro Tena y el resto del equipo de Cobete, Héctor Julio y David Torres, que se ocupan de la programación, y Juan Monterrosso, que se ha ocupado de la imagen de la app.

captura-de-pantalla-2017-05-23-a-las-13-40-07

Como explica el propio Tena, «mi amigo necesitaba una solución para limpiar su Twitter antes de ir a cada empresa por su trabajo. También recibía personalidades y, claro, estaba preocupado por lo que hubiese dicho él de Esperanza Aguirre. Le hicimos el código en una tarde, hace ya más de un año. La verdad es que menos mal que lo usó. Cuando surgió lo de Cassandra, nos cabreamos mucho y decidimos que había que embellecer la herramienta y compartirla con el mundo».

El funcionamiento es simple. El usuario descarga su historial de Twitter en formato CSV, lo carga en la plataforma y escribe las palabras comprometedoras que quiere buscar. Además, Concejal App incluye ya una lista de palabras predeterminadas que ya están arraigadas como execrables en la moral de la gente recta.

Tal y como está el pulso político, la búsqueda de términos relacionados con la corrupción y los improperios que la propia corrupción inspira, es todo un reto para la capacidad de los servidores. Tanto volumen de información podría acabar con cualquier infraestructura. En Cobete, sin embargo, no temen a nada. «Si se nos corrompe el servidor montaremos una escenita a lo Esperanza Aguirre. Nosotros confiamos en él. De momento, nuestro servidor es más rápido que la justicia española y seguro que puede con todo. Hay un límite en el campo de lo que puedes buscar, en cualquier caso», bromea Tena.

Si Twitter permitiese editar tuits, el mundo sería un lugar ideal en el que una blasfemia se convertiría en una salve marinera. De momento, Cobete no puede hacer eso, pero sí promete que publicará muy pronto el código para «para que cualquiera pueda usarlo, aprender o contribuir. Para todo lo demás, denuncias incluidas, contacten por email».

Si quieres ser concejal, si eres Piqué y quieres fichar por el Real Madrid o ir a una entrevista de trabajo sin temor a lo que tuiteaste borracho hace tres años, ya tienes una solución que evitará que tu futuro se vaya al garete.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La internet del trastorno de personalidad múltiple
Paz Battaner: «El diccionario no es un tratado de corrección política»
6 tipos que deberían ser mi padre
Queen Kong
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies