31 de julio 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

Rock and roll con guitarras de arcilla cocida

31 de julio 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Si hay instrumentos de cerámica, como bongos o flautas, si los grupos vocales de los 50 grababan en cuartos de baño porque estaban revestidos de porcelana y daban mejor sonoridad, si Link Wray hacía lo mismo en los portales de las casas porque tenían azulejos para conseguir también un sonido particular, ¿por qué no hacer una guitarra de porcelana?», se preguntaba hace unos años Luis Martín, líder del grupo Lobos Negros y talaverano de pro.
Una década después, la guitarra de cerámica es ya una realidad que ha llamado la atención de músicos, periódicos, medios digitales y televisiones de todo el mundo.
Desde los inicios del rock and roll, muchos artistas se han construido sus propias guitarras o han customizado según su gusto y necesidad aquellos modelos fabricados de manera industrial. Ejemplo de esos músicos manitas son Bo Diddley, Eddie Cochran y Luis Martín, que lleva desde los primeros años 80 componiendo, actuando e incluso escribiendo sobre música.
«La primera vez que apareció la guitarra de cerámica fue cuando escribí mi libro Aquellos primeros pasos del pop y rock en Talavera de la Reina. A la hora de hacer la portada pensamos que había que incluir los dos iconos más representativos del libro. Uno era la guitarra y el otro la cerámica, así que pintamos una guitarra de porcelana».

Poco tiempo después, esa guitarra imaginada pasó de la portada del libro al taller de un artesano ceramista y se hizo realidad.
«Estaba convencido de que la cerámica tenía que sonar bien, así que se lo conté a amigos que eran ceramistas y nos pusimos a hacer pruebas. Al poco tiempo nos entrevistó la revista Rolling Stone y eso provocó que la gente se animase más porque veían que el proyecto era interesante. Con el tiempo, algunos colaboradores lo han ido dejando porque se han cansado, porque no había ni un duro… Al final di con Manuel Carrillo que, además de ceramista, es músico y, junto al luthier Carlos Sabrafen, conseguimos la primera guitarra de cerámica del mundo, a la que ha seguido un segundo modelo que supera con creces al anterior. Pesa menos y suena mil veces mejor».

Después de Rolling Stone llegaron a Talavera televisiones japonesas, norteamericanas, alemanas y finlandesas para informar al mundo de que no solo existía una guitarra de cerámica sino que además tenía un sonido diferente al del resto de guitarras.
«La resonancia que tiene la cerámica es asombrosa. Los Lobos Negros la hemos usado en Al Cristo perdido y se escucha ese sonido particular, que es muy apagado, muy costa Oeste, muy blusero, muy vintage… Una mezcla entre una especie de dobro oscuro, y que, llevándolo cada uno a su terreno, puede utilizarse en cualquier estilo musical. Si la usa un músico de flamenco, puede que digas ‘qué flamenco más raro’, pero también ‘qué sonido más atractivo’. Lo mismo sucede con un gótico o un heavie, que aprovechará para saturar mucho la guitarra y conseguir un sonido muy especial. Lo interesante es aplicar este nuevo sonido a cualquier estilo porque saldrían cosas maravillosas».

La novedad del sonido es uno de los atractivos en los que Luis «Lobo Negro» hace más hincapié, hasta el punto de invitar a aquellos músicos interesados en la guitarra a que se hagan con un ejemplar antes de que esa novedad deje de serlo y pierda el carácter exclusivo del que actualmente disfruta.
[pullquote class=»right»]La resonancia que tiene la cerámica es asombrosa[/pullquote]
«Mi intención es que nuestro invento se divulgue para que los grandes guitarristas aprovechen esta oportunidad con el fin de darle otra dimensión a su música. Cuando se estandarice, si llegamos hasta ahí, que espero que sí, la guitarra de cerámica será un instrumento que tendrán diez mil personas o diez millones de personas y ya no experimentará la repercusión que tendrán las doscientas o trescientas primeras guitarras que se vendan y que serán las que de verdad se beneficien de este nuevo sonido».

Por ahora, la guitarra de cerámica se fabrica de manera artesanal y, como cualquier otro producto realizado con ese material, debe ser modelado y posteriormente horneado. Este último es el momento más delicado de todo el proceso.
[pullquote class=»right»]Nuestra intención no es quedarnos aquí. Esto es un primer paso de algo grandioso[/pullquote]
«La pieza no se puede apoyar sobre ninguna superficie porque se deformaría y, además de que estéticamente no quedaría bien, podría afectar a la sonoridad. Por eso el horneado debe hacerse casi en suspensión y no siempre se consigue una pieza a la primera. Muchas veces salen grietas o abolladuras y es necesario volver a hacerla desde cero. Por eso la guitarra se fabrica por encargo y hay que pagarla por adelantado pero, a cambio, el que la compra se lleva una guitarra exclusiva, numerada y, si lo desea, personalizada. Dado que la vamos a pintar, puede elegir el motivo que quiere que aparezca en ella, por ejemplo, el logotipo de su grupo o cualquier otro dibujo».

Además de un avance en el campo del sonido, la guitarra de cerámica ha supuesto la renovación del mundo de la artesanía tradicional talaverana y su promoción a nivel internacional. Una labor realizada por Luis de manera desinteresada y en la que poco a poco se van involucrando las instituciones y organismos públicos de la región.
«Gracias a la guitarra el nombre de Talavera está sonando por todos los sitios. Hay una asociación de ceramistas que se llama Tierra de cerámicas que nos tratan muy bien porque hemos descubierto un nuevo valor añadido de la cerámica. Hasta ahora se conocía su valor táctil, visual e incluso un valor el digestivo, porque no sé si sabes que se utiliza para mejorar los ardores de estómago. Nosotros hemos descubierto su valor auditivo. Las instituciones, aunque están caninas, me ayudan en la medida de lo posible. El Ayuntamiento de Talavera me apoyó para que pudiera ir a Fitur y posiblemente para febrero o marzo consigamos una subvención de la Unión Europea para seguir experimentando, porque realmente lo que necesitamos es seguir experimentando. Nuestra intención no es quedarnos aquí. Esto es un primer paso de algo grandioso».

¿Hasta dónde puede llegar un proyecto como este? ¿Qué más posibilidades tiene la cerámica aplicada al mundo de la música actual?
«Esto llega hasta donde nosotros queramos que llegue. Acústicamente la guitarra suena increíble, casi mejor que cuando la electrificamos, así que también haremos guitarras acústicas. Luego intentaremos probar a hacer bajos, a ver cómo suenan. Pero hay que tener los pies en la tierra porque, para poder desarrollar todas esas ideas, hay que tener mucho dinero. Actualmente estamos centrados en las guitarras eléctricas y acústicas y más adelante ya veremos qué instrumentos pueden salir».
[pullquote class=»right»]No hay ningún músico famoso que me gustaría que tuviera la guitarra, preferiría a alguien que disfrutase y experimentara con ella[/pullquote]
Aunque en un primer momento las grandes marcas fabricantes de guitarras no se mostraron muy interesadas en esta propuesta, el desarrollo del segundo modelo ha provocado que una compañía se ponga en contacto con Luis «Lobo Negro». Pronto se reunirán para intercambiar impresiones y quién sabe si de ese encuentro surge un acuerdo de colaboración que permita fabricar esta nueva guitarra a nivel industrial e incluso ponerla en manos de algunos de las figuras más importantes del panorama musical internacional.
«No hay ningún músico famoso en especial que me gustaría que tuviera la guitarra. No me gustaría alguien que la comprase únicamente por ser conocido, por ser un icono de la música, preferiría a alguien que disfrutase con esta guitarra, que experimentara con ella», indica.
Luis se queda en blanco. Sigue pensando pero no se le viene a la cabeza el nombre de ningún músico famoso al que le haría ilusión ver tocando su guitarra de porcelana.
«Tal vez Bruce Springsteen», dice, «pero por ejemplo Mick Jagger, no». Tampoco debería tenerla Pete Townsend, añadimos nosotros, por motivos obvios.

Fotografías: José Luis Toledano Arriero.

Si hay instrumentos de cerámica, como bongos o flautas, si los grupos vocales de los 50 grababan en cuartos de baño porque estaban revestidos de porcelana y daban mejor sonoridad, si Link Wray hacía lo mismo en los portales de las casas porque tenían azulejos para conseguir también un sonido particular, ¿por qué no hacer una guitarra de porcelana?», se preguntaba hace unos años Luis Martín, líder del grupo Lobos Negros y talaverano de pro.
Una década después, la guitarra de cerámica es ya una realidad que ha llamado la atención de músicos, periódicos, medios digitales y televisiones de todo el mundo.
Desde los inicios del rock and roll, muchos artistas se han construido sus propias guitarras o han customizado según su gusto y necesidad aquellos modelos fabricados de manera industrial. Ejemplo de esos músicos manitas son Bo Diddley, Eddie Cochran y Luis Martín, que lleva desde los primeros años 80 componiendo, actuando e incluso escribiendo sobre música.
«La primera vez que apareció la guitarra de cerámica fue cuando escribí mi libro Aquellos primeros pasos del pop y rock en Talavera de la Reina. A la hora de hacer la portada pensamos que había que incluir los dos iconos más representativos del libro. Uno era la guitarra y el otro la cerámica, así que pintamos una guitarra de porcelana».

Poco tiempo después, esa guitarra imaginada pasó de la portada del libro al taller de un artesano ceramista y se hizo realidad.
«Estaba convencido de que la cerámica tenía que sonar bien, así que se lo conté a amigos que eran ceramistas y nos pusimos a hacer pruebas. Al poco tiempo nos entrevistó la revista Rolling Stone y eso provocó que la gente se animase más porque veían que el proyecto era interesante. Con el tiempo, algunos colaboradores lo han ido dejando porque se han cansado, porque no había ni un duro… Al final di con Manuel Carrillo que, además de ceramista, es músico y, junto al luthier Carlos Sabrafen, conseguimos la primera guitarra de cerámica del mundo, a la que ha seguido un segundo modelo que supera con creces al anterior. Pesa menos y suena mil veces mejor».

Después de Rolling Stone llegaron a Talavera televisiones japonesas, norteamericanas, alemanas y finlandesas para informar al mundo de que no solo existía una guitarra de cerámica sino que además tenía un sonido diferente al del resto de guitarras.
«La resonancia que tiene la cerámica es asombrosa. Los Lobos Negros la hemos usado en Al Cristo perdido y se escucha ese sonido particular, que es muy apagado, muy costa Oeste, muy blusero, muy vintage… Una mezcla entre una especie de dobro oscuro, y que, llevándolo cada uno a su terreno, puede utilizarse en cualquier estilo musical. Si la usa un músico de flamenco, puede que digas ‘qué flamenco más raro’, pero también ‘qué sonido más atractivo’. Lo mismo sucede con un gótico o un heavie, que aprovechará para saturar mucho la guitarra y conseguir un sonido muy especial. Lo interesante es aplicar este nuevo sonido a cualquier estilo porque saldrían cosas maravillosas».

La novedad del sonido es uno de los atractivos en los que Luis «Lobo Negro» hace más hincapié, hasta el punto de invitar a aquellos músicos interesados en la guitarra a que se hagan con un ejemplar antes de que esa novedad deje de serlo y pierda el carácter exclusivo del que actualmente disfruta.
[pullquote class=»right»]La resonancia que tiene la cerámica es asombrosa[/pullquote]
«Mi intención es que nuestro invento se divulgue para que los grandes guitarristas aprovechen esta oportunidad con el fin de darle otra dimensión a su música. Cuando se estandarice, si llegamos hasta ahí, que espero que sí, la guitarra de cerámica será un instrumento que tendrán diez mil personas o diez millones de personas y ya no experimentará la repercusión que tendrán las doscientas o trescientas primeras guitarras que se vendan y que serán las que de verdad se beneficien de este nuevo sonido».

Por ahora, la guitarra de cerámica se fabrica de manera artesanal y, como cualquier otro producto realizado con ese material, debe ser modelado y posteriormente horneado. Este último es el momento más delicado de todo el proceso.
[pullquote class=»right»]Nuestra intención no es quedarnos aquí. Esto es un primer paso de algo grandioso[/pullquote]
«La pieza no se puede apoyar sobre ninguna superficie porque se deformaría y, además de que estéticamente no quedaría bien, podría afectar a la sonoridad. Por eso el horneado debe hacerse casi en suspensión y no siempre se consigue una pieza a la primera. Muchas veces salen grietas o abolladuras y es necesario volver a hacerla desde cero. Por eso la guitarra se fabrica por encargo y hay que pagarla por adelantado pero, a cambio, el que la compra se lleva una guitarra exclusiva, numerada y, si lo desea, personalizada. Dado que la vamos a pintar, puede elegir el motivo que quiere que aparezca en ella, por ejemplo, el logotipo de su grupo o cualquier otro dibujo».

Además de un avance en el campo del sonido, la guitarra de cerámica ha supuesto la renovación del mundo de la artesanía tradicional talaverana y su promoción a nivel internacional. Una labor realizada por Luis de manera desinteresada y en la que poco a poco se van involucrando las instituciones y organismos públicos de la región.
«Gracias a la guitarra el nombre de Talavera está sonando por todos los sitios. Hay una asociación de ceramistas que se llama Tierra de cerámicas que nos tratan muy bien porque hemos descubierto un nuevo valor añadido de la cerámica. Hasta ahora se conocía su valor táctil, visual e incluso un valor el digestivo, porque no sé si sabes que se utiliza para mejorar los ardores de estómago. Nosotros hemos descubierto su valor auditivo. Las instituciones, aunque están caninas, me ayudan en la medida de lo posible. El Ayuntamiento de Talavera me apoyó para que pudiera ir a Fitur y posiblemente para febrero o marzo consigamos una subvención de la Unión Europea para seguir experimentando, porque realmente lo que necesitamos es seguir experimentando. Nuestra intención no es quedarnos aquí. Esto es un primer paso de algo grandioso».

¿Hasta dónde puede llegar un proyecto como este? ¿Qué más posibilidades tiene la cerámica aplicada al mundo de la música actual?
«Esto llega hasta donde nosotros queramos que llegue. Acústicamente la guitarra suena increíble, casi mejor que cuando la electrificamos, así que también haremos guitarras acústicas. Luego intentaremos probar a hacer bajos, a ver cómo suenan. Pero hay que tener los pies en la tierra porque, para poder desarrollar todas esas ideas, hay que tener mucho dinero. Actualmente estamos centrados en las guitarras eléctricas y acústicas y más adelante ya veremos qué instrumentos pueden salir».
[pullquote class=»right»]No hay ningún músico famoso que me gustaría que tuviera la guitarra, preferiría a alguien que disfrutase y experimentara con ella[/pullquote]
Aunque en un primer momento las grandes marcas fabricantes de guitarras no se mostraron muy interesadas en esta propuesta, el desarrollo del segundo modelo ha provocado que una compañía se ponga en contacto con Luis «Lobo Negro». Pronto se reunirán para intercambiar impresiones y quién sabe si de ese encuentro surge un acuerdo de colaboración que permita fabricar esta nueva guitarra a nivel industrial e incluso ponerla en manos de algunos de las figuras más importantes del panorama musical internacional.
«No hay ningún músico famoso en especial que me gustaría que tuviera la guitarra. No me gustaría alguien que la comprase únicamente por ser conocido, por ser un icono de la música, preferiría a alguien que disfrutase con esta guitarra, que experimentara con ella», indica.
Luis se queda en blanco. Sigue pensando pero no se le viene a la cabeza el nombre de ningún músico famoso al que le haría ilusión ver tocando su guitarra de porcelana.
«Tal vez Bruce Springsteen», dice, «pero por ejemplo Mick Jagger, no». Tampoco debería tenerla Pete Townsend, añadimos nosotros, por motivos obvios.

Fotografías: José Luis Toledano Arriero.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Ross Lovegrove: «Necesitamos una nueva economía en la forma de producir»
‘Shadowology’, ilustraciones que surgen de pareidolias generadas por las sombras
imaginCafé, un centro cultural en el que no solo serás espectador
LaBastarda: el oficio de hacer conservas serigráficas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Os diría que no dejárais la producción en manos de una gran empresa, que os organizeis vosotros, que podríais dar mucho empleo local ¿sería lo mismo algo hecho a mano que de forma industrial? perdería encanto… si haceis un crowdfunding apuesto el cuello a que reunís el dinero suficiente para empujar esto. Es una idea brillante, ánimo y adelante con ella!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *