20 de junio 2011    /   BUSINESS
por
 

Hamburguesas hechas de heces humanas

20 de junio 2011    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


La producción de carne animal aumenta las emisiones de gases de efecto invernadero. Sí. La cría de ganado favorece la desertización de muchas tierras. También. Abusar del consumo de carne atenta contra el planeta. Está claro. Pero de ahí a sustituirla por hamburguesas elaboradas con heces humanas va un paso… ¡gordo! Esta es la propuesta del científico Mitsuyuki Ikeda, del Centro de Valoración Ambiental, en Okayama.
El japonés ha diseñado una hamburguesa compuesta de soja, concentrado de filete y proteínas extraídas de excrementos humanos, según este reportaje emitido por LiveLeak.

La noticia provoca tanta sorpresa que, en principio, es más fácil pensar que se podría tratar de una estrategia de comunicación de algún colectivo del tipo de The Yes Men. Sin embargo, nadie ha dicho por el momento que se trate de una broma. Medios como Fox News y blogs de la credibilidad de CnetTreehugger o Inhabitat, entre otros, han recogido la información.
Ikeda asegura en este reportaje que la carne sabe a ternera y que, en la actualidad, su precio supera entre 10 y 20 veces al de una hamburguesa convencional por el coste que supone todo el proceso de investigación.
Su idea es convertirla en un sustituto de la carne animal para evitar el impacto medioambiental de la cría de ganado. Y, de paso, reciclar sustancias humanas en un planeta de recursos finitos en el que el reciclaje se está convirtiendo en un mantra.
El científico alaba las propiedades nutricionales de estas hamburguesas porque, según dice, tienen un alto contenido en proteínas (63%). El resto está formado por un 25% de carbohidratos, un 3% de lípidos y un 9% de minerales. Es decir, que, además, es un alimento bajo en grasas.
Las proteínas proceden de las heces y, en menor medida, de la soja añadida. Mediante un proceso químico dotan a la mezcla de ingredientes de su aspecto de carne animal y, con un colorante alimentario, dotan a la hamburguesa de su color rojizo.
Ikeda sabe que su producto se encontrará en el mercado con una fuerte barrera psicológica. Y no se equivoca. Puedes ver en Inhabitat las respuestas a una votación online que responde a la pregunta (hacemos traducción literal): ¿Comerías una hamburguesa de zurullo?


La producción de carne animal aumenta las emisiones de gases de efecto invernadero. Sí. La cría de ganado favorece la desertización de muchas tierras. También. Abusar del consumo de carne atenta contra el planeta. Está claro. Pero de ahí a sustituirla por hamburguesas elaboradas con heces humanas va un paso… ¡gordo! Esta es la propuesta del científico Mitsuyuki Ikeda, del Centro de Valoración Ambiental, en Okayama.
El japonés ha diseñado una hamburguesa compuesta de soja, concentrado de filete y proteínas extraídas de excrementos humanos, según este reportaje emitido por LiveLeak.

La noticia provoca tanta sorpresa que, en principio, es más fácil pensar que se podría tratar de una estrategia de comunicación de algún colectivo del tipo de The Yes Men. Sin embargo, nadie ha dicho por el momento que se trate de una broma. Medios como Fox News y blogs de la credibilidad de CnetTreehugger o Inhabitat, entre otros, han recogido la información.
Ikeda asegura en este reportaje que la carne sabe a ternera y que, en la actualidad, su precio supera entre 10 y 20 veces al de una hamburguesa convencional por el coste que supone todo el proceso de investigación.
Su idea es convertirla en un sustituto de la carne animal para evitar el impacto medioambiental de la cría de ganado. Y, de paso, reciclar sustancias humanas en un planeta de recursos finitos en el que el reciclaje se está convirtiendo en un mantra.
El científico alaba las propiedades nutricionales de estas hamburguesas porque, según dice, tienen un alto contenido en proteínas (63%). El resto está formado por un 25% de carbohidratos, un 3% de lípidos y un 9% de minerales. Es decir, que, además, es un alimento bajo en grasas.
Las proteínas proceden de las heces y, en menor medida, de la soja añadida. Mediante un proceso químico dotan a la mezcla de ingredientes de su aspecto de carne animal y, con un colorante alimentario, dotan a la hamburguesa de su color rojizo.
Ikeda sabe que su producto se encontrará en el mercado con una fuerte barrera psicológica. Y no se equivoca. Puedes ver en Inhabitat las respuestas a una votación online que responde a la pregunta (hacemos traducción literal): ¿Comerías una hamburguesa de zurullo?

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los periodistas NO son los profesionales peor valorados
Si conduces por la izquierda en un país y por la derecha en el de al lado, ¿qué pasa en la frontera?
Productos supernormales que no son normales
Emilia Pardo Bazán, la pistolera inoportuna
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 21
  • después de ver el reportaje de Supersize Me! ahora esto…. creo que no voy a pisar un burguer en la vida……

  • Pingback: Anónimo
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad