12 de septiembre 2013    /   DIGITAL
por
 

Happin!: un salvavidas basado en la geolocalización

12 de septiembre 2013    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

La utilidad de la geolocalización es algo que no merece ser justificado durante mucho tiempo: es obvio que tiene innumerables aplicaciones que hacen a los usuarios la vida un poco más fácil. Se agradece saber dónde hay un atasco para así poder evitarlo. Se agradece saber dónde ponen un buen vermut cuando se acerca la hora del aperitivo. Pero cuando la vida se pone jodida y peligrosa es cuando más se agradece tener la tecnología de tu lado.

Por mucho que Oriente Medio lleve siendo un territorio extremadamente convulso desde hace, como poco, más de medio siglo, la violencia no puede convertirse en algo que se acepte por cotidiano. Esa concesión es la primera derrota para quien aspira a vivir su vida sin más complicación que llegar a la cama cada noche sin una bala en la cabeza. Sin embargo, aun sin aceptarlo, lo cierto es que la violencia forma parte de muchas zonas del planeta de manera más habitual de lo que sería deseable.

Mohammad Taha es un joven libanés que ha creado una app basada en geolocalización llamada Happin! Las circunstancias de la región en la que vive, la escalada de terror en Siria, el constante totum revolutum entre israelís y palestinos y otros asuntos de diversa índole determinaron el peculiar uso de la app.

«Hace un año, mi mujer y mi hija de dos años estaban rodeadas por disparos en el centro de Beirut […]», explica Taha en una entrevista a Kernel. «Pensé que necesitábamos una herramienta para avisar a la gente de cosas como esta».

El resultado de la epifanía es una aplicación que ayuda a situar en un mapa diversos hechos como atascos -porque, afortunadamente, lo mundano sigue aconteciendo a pesar de todo-, tiroteos, manifestaciones, cortes de calles con barricadas, controles policiales y otras situaciones de peligro.

Happin! cuenta en este momento con 80.000 usuarios solo en Líbano que informan a la aplicación de lo que ocurre en las calles. Como explican en la entrevista en Kernel, «cuantos más usuarios tenga la app más sensación habrá de que las cosas están mal». «Por eso», añade Taha, «hemos añadido otro icono, un corazón rojo. La gente puede utilizarlo para reportar eventos positivos como fiestas o bodas. Un tipo lo usó para proponer matrimonio a su novia».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

La utilidad de la geolocalización es algo que no merece ser justificado durante mucho tiempo: es obvio que tiene innumerables aplicaciones que hacen a los usuarios la vida un poco más fácil. Se agradece saber dónde hay un atasco para así poder evitarlo. Se agradece saber dónde ponen un buen vermut cuando se acerca la hora del aperitivo. Pero cuando la vida se pone jodida y peligrosa es cuando más se agradece tener la tecnología de tu lado.

Por mucho que Oriente Medio lleve siendo un territorio extremadamente convulso desde hace, como poco, más de medio siglo, la violencia no puede convertirse en algo que se acepte por cotidiano. Esa concesión es la primera derrota para quien aspira a vivir su vida sin más complicación que llegar a la cama cada noche sin una bala en la cabeza. Sin embargo, aun sin aceptarlo, lo cierto es que la violencia forma parte de muchas zonas del planeta de manera más habitual de lo que sería deseable.

Mohammad Taha es un joven libanés que ha creado una app basada en geolocalización llamada Happin! Las circunstancias de la región en la que vive, la escalada de terror en Siria, el constante totum revolutum entre israelís y palestinos y otros asuntos de diversa índole determinaron el peculiar uso de la app.

«Hace un año, mi mujer y mi hija de dos años estaban rodeadas por disparos en el centro de Beirut […]», explica Taha en una entrevista a Kernel. «Pensé que necesitábamos una herramienta para avisar a la gente de cosas como esta».

El resultado de la epifanía es una aplicación que ayuda a situar en un mapa diversos hechos como atascos -porque, afortunadamente, lo mundano sigue aconteciendo a pesar de todo-, tiroteos, manifestaciones, cortes de calles con barricadas, controles policiales y otras situaciones de peligro.

Happin! cuenta en este momento con 80.000 usuarios solo en Líbano que informan a la aplicación de lo que ocurre en las calles. Como explican en la entrevista en Kernel, «cuantos más usuarios tenga la app más sensación habrá de que las cosas están mal». «Por eso», añade Taha, «hemos añadido otro icono, un corazón rojo. La gente puede utilizarlo para reportar eventos positivos como fiestas o bodas. Un tipo lo usó para proponer matrimonio a su novia».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Big Data y política
La delgada línea que separa la religión de Apple
Quiero ser distinto, igual que todos lo demás
'Trazos Urbanos', un microdocumental sobre 'street art' pensado para Instagram
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies