8 de septiembre 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

¿Has ido alguna vez a una fiesta en una ferretería?

8 de septiembre 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

homePelonio2

“Si no estás invitado, pregúntate por qué”. Las fiestas Focaccio no son para todo el mundo y pueden ser en cualquier lugar menos una sala de fiestas. ¿Por ejemplo? Una ferretería, un restaurante chino… Tampoco te llegará nunca una invitación al uso, ni caerá en tus manos si no eres ‘amigo’ de Pelonio, una compañía especializada en organización de eventos, pasarelas, conciertos, fiestas…

Las Focaccio empezaron como fiestas privadas que organizaba Andrés Aberasturi, fundador de Pelonio y promotor de Ego Cibeles, con sus amigos. Muy poco tiempo después tomaron entidad propia y se convirtieron en las Focaccio. Empezaron a sonar en la noche de Madrid y comenzaron también las invitaciones oficiales.

El destape. Una fiesta dedicada a los topicazos de la madre patria.

El restaurante chino. Rollitos y artes marciales mientras suena un karaoke.

La boda. Nunca se supo si el llanto de la madre era de tristeza por la partida de la hija o de alegría y emoción.

El cine X. La fiesta fue a parar a una sala de cine de adultos, porque el sexo también puede ser “surrealista y lleno de topicazos”.

Las fiestas acabaron convirtiéndose en un banco de pruebas que han proporcionado muchas pistas para los eventos que Pelonio organiza desde 2002. Las fiestas automáticas, por ejemplo. La presentación de un nuevo número de la revista El Duende era la excusa para que la agencia, la publicación y Absolut organizaran una fiesta donde nunca la encontrarías: una ferretería, un plató de cine, una sala de magia, un chalé que vende piscinas…

«Lo distinto es el sitio y el proceso de convocatoria. También nos caracterizamos como el tema del evento», explica Sergio Reverter, socio de Pelonio. «Al final, es una forma de dar notoriedad a todos los que participan en el evento. Nuestras fiestas son también una manera de decir a los clientes: Somos capaces de hacer esto. A ver qué nos dejas hacer tú».

En la ferretería:

4

1

2

En el chalé que vende piscinas:

absolut1

absolut2

¿Un ejemplo más? Pelonio participa en el programa de recuperación que triBall (Asociación de Comerciantes del Triángulo de Ballesta) está llevando a cabo en el centro de Madrid. Los míticos cines Luna permanecían cerrados. Pelonio los abre, desde el pasado mes de febrero, una vez al mes para proyectar películas de Serie B como parte de su ciclo Cineshock.

cine1

cine2

Vídeos: Producciones Entrelineas

Fotos de las fiestas automáticas: Rebeca Merino

Fotos de Cineshock: Javier Garceche

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

homePelonio2

“Si no estás invitado, pregúntate por qué”. Las fiestas Focaccio no son para todo el mundo y pueden ser en cualquier lugar menos una sala de fiestas. ¿Por ejemplo? Una ferretería, un restaurante chino… Tampoco te llegará nunca una invitación al uso, ni caerá en tus manos si no eres ‘amigo’ de Pelonio, una compañía especializada en organización de eventos, pasarelas, conciertos, fiestas…

Las Focaccio empezaron como fiestas privadas que organizaba Andrés Aberasturi, fundador de Pelonio y promotor de Ego Cibeles, con sus amigos. Muy poco tiempo después tomaron entidad propia y se convirtieron en las Focaccio. Empezaron a sonar en la noche de Madrid y comenzaron también las invitaciones oficiales.

El destape. Una fiesta dedicada a los topicazos de la madre patria.

El restaurante chino. Rollitos y artes marciales mientras suena un karaoke.

La boda. Nunca se supo si el llanto de la madre era de tristeza por la partida de la hija o de alegría y emoción.

El cine X. La fiesta fue a parar a una sala de cine de adultos, porque el sexo también puede ser “surrealista y lleno de topicazos”.

Las fiestas acabaron convirtiéndose en un banco de pruebas que han proporcionado muchas pistas para los eventos que Pelonio organiza desde 2002. Las fiestas automáticas, por ejemplo. La presentación de un nuevo número de la revista El Duende era la excusa para que la agencia, la publicación y Absolut organizaran una fiesta donde nunca la encontrarías: una ferretería, un plató de cine, una sala de magia, un chalé que vende piscinas…

«Lo distinto es el sitio y el proceso de convocatoria. También nos caracterizamos como el tema del evento», explica Sergio Reverter, socio de Pelonio. «Al final, es una forma de dar notoriedad a todos los que participan en el evento. Nuestras fiestas son también una manera de decir a los clientes: Somos capaces de hacer esto. A ver qué nos dejas hacer tú».

En la ferretería:

4

1

2

En el chalé que vende piscinas:

absolut1

absolut2

¿Un ejemplo más? Pelonio participa en el programa de recuperación que triBall (Asociación de Comerciantes del Triángulo de Ballesta) está llevando a cabo en el centro de Madrid. Los míticos cines Luna permanecían cerrados. Pelonio los abre, desde el pasado mes de febrero, una vez al mes para proyectar películas de Serie B como parte de su ciclo Cineshock.

cine1

cine2

Vídeos: Producciones Entrelineas

Fotos de las fiestas automáticas: Rebeca Merino

Fotos de Cineshock: Javier Garceche

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
«Apagá la tele, prendé un porro, mirá un árbol»
Houdini: Lecciones de un genio del marketing (además del escapismo)
Un alfabeto cosido a mano
Guerrilla artística: estos creativos han renovado los clásicos del arte
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies