fbpx
3 de abril 2013    /   BUSINESS
por
 

Helados con ojos

3 de abril 2013    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

helados
El helado no siempre se toma en bolas (el helado, no el consumidor). En Taiwán, por ejemplo, el más popular es el ‘shaved ice cream’, con una textura a medio camino entre el sorbete y el helado que se toma repleto de salsas y toppings. Un aspecto que chocaba demasiado con la forma de consumir helado en occidente y que obligó a los empresarios Joad López y Federico Mendoza a ingeniárselas para dotar a este producto de una imagen menos áspera y más amable cuando decidieron importar estos helados a España.
“El helado era tan feo que decidimos hacer de ello una virtud”, dice Marion Dönneweg, fundadora junto con Merche Alcalá de M Barcelona, estudio responsable de este proyecto. Todo comenzó con un proceso deconstructivo: primero, separar los toppings (mermeladas, chocolate líquido, dulce de leche, etc), y después, a esa montaña de helado deforme le pusieron dos ojos de azúcar. “Convertimos el helado en un personaje, un pequeño monstruo que te mira a los ojos y que le dota inmediatamente de vida y personalidad”.
A partir de ahí, dar con el nombre no costó demasiado: Eyescream, que además de una pronunciación similar a ice cream, hace referencia directa a los ojos, unos ojos diferentes para cada sabor y que dan carácter y personalidad a cada uno de estos monstruitos.
M Barcelona también desarrolló un packaging sencillo y económico. “Una bandeja de cartón en la que encajan el envase del helado, una cuchara y dos envases para los toppings” señala la diseñadora gráfica.
Ante la localización real, en el barcelonés barrio de La Barceloneta, las responsables del proyecto consideraron que el selfservice sería la fórmula que mejor encajaba con el producto y que el timing y presupuestos ajustadísimos serían argumentos que definirían su escenario. “Por eso construimos cajas de madera de bajo coste para el selfservice, donde concentrando toda la experiencia del consumidor”, comenta Merche Alcalá.
Su fachada cambiante y multifuncional es otra de las singularidades de este establecimiento. “La construimos a partir de un rótulo de grandes dimensiones con ‘patas’, que tiene la capacidad de descomponerse en varios rótulos cuando se abre al público: uno para la identidad exterior y otro que al abrirse al interior funciona de rótulo informativo del producto”, explica la arquitecta.
Después de muchos años trabajando cada una en su disciplina, estas dos profesionales decidieron juntarse a finales del 2006 para probar una fórmula nueva: que una disciplina construya sobre la otra. Y parece que esa fórmula -mediante la que un mismo equipo se responsabiliza del naming, la identidad corporativa, la arquitectura, el packaging y el diseño de producto, como ha ocurrido en Eyescream- funciona.
h19
h17
h16
h15
h13
h12
h11
h10
h9
h7
h6
h5
h3
h2
h20
h18
h21
h8

helados
El helado no siempre se toma en bolas (el helado, no el consumidor). En Taiwán, por ejemplo, el más popular es el ‘shaved ice cream’, con una textura a medio camino entre el sorbete y el helado que se toma repleto de salsas y toppings. Un aspecto que chocaba demasiado con la forma de consumir helado en occidente y que obligó a los empresarios Joad López y Federico Mendoza a ingeniárselas para dotar a este producto de una imagen menos áspera y más amable cuando decidieron importar estos helados a España.
“El helado era tan feo que decidimos hacer de ello una virtud”, dice Marion Dönneweg, fundadora junto con Merche Alcalá de M Barcelona, estudio responsable de este proyecto. Todo comenzó con un proceso deconstructivo: primero, separar los toppings (mermeladas, chocolate líquido, dulce de leche, etc), y después, a esa montaña de helado deforme le pusieron dos ojos de azúcar. “Convertimos el helado en un personaje, un pequeño monstruo que te mira a los ojos y que le dota inmediatamente de vida y personalidad”.
A partir de ahí, dar con el nombre no costó demasiado: Eyescream, que además de una pronunciación similar a ice cream, hace referencia directa a los ojos, unos ojos diferentes para cada sabor y que dan carácter y personalidad a cada uno de estos monstruitos.
M Barcelona también desarrolló un packaging sencillo y económico. “Una bandeja de cartón en la que encajan el envase del helado, una cuchara y dos envases para los toppings” señala la diseñadora gráfica.
Ante la localización real, en el barcelonés barrio de La Barceloneta, las responsables del proyecto consideraron que el selfservice sería la fórmula que mejor encajaba con el producto y que el timing y presupuestos ajustadísimos serían argumentos que definirían su escenario. “Por eso construimos cajas de madera de bajo coste para el selfservice, donde concentrando toda la experiencia del consumidor”, comenta Merche Alcalá.
Su fachada cambiante y multifuncional es otra de las singularidades de este establecimiento. “La construimos a partir de un rótulo de grandes dimensiones con ‘patas’, que tiene la capacidad de descomponerse en varios rótulos cuando se abre al público: uno para la identidad exterior y otro que al abrirse al interior funciona de rótulo informativo del producto”, explica la arquitecta.
Después de muchos años trabajando cada una en su disciplina, estas dos profesionales decidieron juntarse a finales del 2006 para probar una fórmula nueva: que una disciplina construya sobre la otra. Y parece que esa fórmula -mediante la que un mismo equipo se responsabiliza del naming, la identidad corporativa, la arquitectura, el packaging y el diseño de producto, como ha ocurrido en Eyescream- funciona.
h19
h17
h16
h15
h13
h12
h11
h10
h9
h7
h6
h5
h3
h2
h20
h18
h21
h8

Compártelo twitter facebook whatsapp
Pancracio: la vida a fuego lento
‘Tener flow’: una de las expresiones más interesantes del hip-hop
Diccionario de la Economía Truculenta: El imperio de 'Chocfinger'
‘RIOT’: cómo organizar un disturbio virtual o ‘fostiar’ a quien lo monte
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *