7 de diciembre 2017    /   IDEAS
por
ilustracion  buba viedma

Helen Keller: la activista sordociega que enamoró a EEUU

7 de diciembre 2017    /   IDEAS     por        ilustracion  buba viedma
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

A los dos años una enfermedad cerró sus ojos y apagó sus oídos para siempre. Aunque su ceguera y su sordera no impidieron que Helen Keller (1880-1968) se licenciara en arte y se convirtiera en una conocida escritora, conferenciante y activista política en EEUU.

Pero ¿cómo llegó la luz a su cautiverio?

Helen vivió en la negritud más absoluta hasta que en 1886, Alexander Graham Bell, el inventor del teléfono, aconsejó a su padre que buscara una profesora para sordos. Un año más tarde llegó miss Sullivan.

El aislamiento de la niña ni siquiera había abierto una rendija al amor. No supo lo que era hasta que su maestra se lo explicó. Solo podía conocer lo que podía tocar.

Una mañana, miss Sullivan le regaló una muñeca. Helen jugó con ella. Al rato, la profesora cogió su mano y trazó lentamente las letras de la palabra muñeca.

helen keller

«Me gustó el juego y traté de imitarla», contaba Keler. «Yo ignoraba que lo que escribía era una palabra, y no sabía tampoco qué era una palabra. Obraba por espíritu de imitación hasta que después de varias semanas, pude comprender la relación entre las palabras y las cosas».

La niña empezó a relacionarse con el mundo por la palma de su mano y en 1890 lo hizo también con su voz. La profesora Sara Fuller tomó sus dedos, los pasó por su rostro y le mostró las posiciones de la lengua y los labios mientras emitía un sonido.

«Nunca olvidaré la gratísima sorpresa que experimenté cuando pronuncié mi primera frase: «Hace calor». Eran sílabas rotas, tartamudas, pero era lenguaje humano. Mi alma, consciente de su nueva fuerza, salió de su esclavitud y sentía que mis sílabas vacilantes me habían puesto en el camino de todo saber».

Fuente: La historia de mi vida, Helen Keller, editorial Renacimiento.

A los dos años una enfermedad cerró sus ojos y apagó sus oídos para siempre. Aunque su ceguera y su sordera no impidieron que Helen Keller (1880-1968) se licenciara en arte y se convirtiera en una conocida escritora, conferenciante y activista política en EEUU.

Pero ¿cómo llegó la luz a su cautiverio?

Helen vivió en la negritud más absoluta hasta que en 1886, Alexander Graham Bell, el inventor del teléfono, aconsejó a su padre que buscara una profesora para sordos. Un año más tarde llegó miss Sullivan.

El aislamiento de la niña ni siquiera había abierto una rendija al amor. No supo lo que era hasta que su maestra se lo explicó. Solo podía conocer lo que podía tocar.

Una mañana, miss Sullivan le regaló una muñeca. Helen jugó con ella. Al rato, la profesora cogió su mano y trazó lentamente las letras de la palabra muñeca.

helen keller

«Me gustó el juego y traté de imitarla», contaba Keler. «Yo ignoraba que lo que escribía era una palabra, y no sabía tampoco qué era una palabra. Obraba por espíritu de imitación hasta que después de varias semanas, pude comprender la relación entre las palabras y las cosas».

La niña empezó a relacionarse con el mundo por la palma de su mano y en 1890 lo hizo también con su voz. La profesora Sara Fuller tomó sus dedos, los pasó por su rostro y le mostró las posiciones de la lengua y los labios mientras emitía un sonido.

«Nunca olvidaré la gratísima sorpresa que experimenté cuando pronuncié mi primera frase: «Hace calor». Eran sílabas rotas, tartamudas, pero era lenguaje humano. Mi alma, consciente de su nueva fuerza, salió de su esclavitud y sentía que mis sílabas vacilantes me habían puesto en el camino de todo saber».

Fuente: La historia de mi vida, Helen Keller, editorial Renacimiento.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La bicicleta coherente que propaga el cambio social
Dime qué ministerios tienes y te diré qué clase de país eres
Marta Haversham: cómo convertir la basura en un catálogo de alta costura
Cántame qué tal has pasado tus vacaciones
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies