fbpx
5 de febrero 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Help: medicinas con sentido del humor

5 de febrero 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

help
Las pastillas son misteriosas. En el interior de una cápsula hay un cóctel químico absolutamente desconocido para el que lo traga. El nombre del fármaco tampoco da pistas de su finalidad y el packaging es sobrio, aburrido y nada apetecible. La industria farmacéutica ha creado una comunicación incomprensible y un tono rematadamente técnico para los millones de personas que consumen sus productos.
Pero a veces ocurre que alguien piensa que lo establecido no es necesariamente lo mejor. Alguien que cree que, frente a la tendencia a la complejidad de los medicamentos, puede haber fármacos que digan, en lenguaje popular, para qué sirven.
Medicamentos que, en lugar de sumar químicos, tengan un solo ingrediente activo: el que ataca el problema especificado en su envoltorio. Pastillas que dejan los tintes y la decoración digestiva para no mostrar, tal como es, su composición básica.
Esta es la filosofía que dio lugar al nacimiento de la compañía Help Remedies. La fundaron Richard Fine y Nathan Frank, en EEUU, hace cinco años, con la intención de crear una marca de remedios a dolencias comunes más divertida y más clara. Y así, de paso, que nadie tomara un medicamento por error.
Los nombres de estas medicinas se alejan de la oscuridad de palabras tipo Excaprol o Medilicil. Las pastillas para aliviar el dolor de cabeza se llaman “Help. I have a headache” (Ayuda. Me duele la cabeza). Las que combaten el insomnio se llaman “Help. I can’t sleep” (Ayuda. No puedo dormir).
La claridad en su comunicación es absoluta y, a menudo, dejan entrar el humor. Así lo hacen, por ejemplo, con sus preservativos, a los que llaman “Help. I am horny” (Ayuda. Estoy caliente). En su web incluyen, además, productos que no existen. Pero tienen una función importante: refuerzan esta idea de juego y desafían a una industria que pretende construir su rigor mediante tecnicismos y sobriedad.
Junto a sus medicinas, en Helpineedhelp.com, aparecen cajas como “Help. I’ve never been kiseed” (Ayuda. Nunca me han besado), “Help. I need to buy a gift for someone” (Ayuda. Necesito comprar un regalo), “Help. I don’t know if I am gay” (Ayuda. No sé si soy homosexual)…
hu1
hu2
hu3
El tono desenfadado de Help se dirige, fundamentalmente, a personas entre 20 y 40 años. La web presenta sus productos mediante el humor y el absurdo incluso. Para darse a conocer, utilizan vídeos y abren tiendas pop-up con escenas llamativas como, por ejemplo, una persona durmiendo en una cama dentro de un escaparate.

En su filosofía Less (Menos) incluyen el reciclaje y la intención de no generar residuos, según explican en su web. Para el packaging utilizan pulpa de celulosa y plástico biodegradable.
Help Remedies incluye un apartado más en su presentación: Less greed (Menos codicia). La compañía dice destinar el 5% de sus beneficios a organizaciones que proporcionan cuidados a niños estadounidenses sin protección médica.
h5
h6
h7
h8
h9
h1

help
Las pastillas son misteriosas. En el interior de una cápsula hay un cóctel químico absolutamente desconocido para el que lo traga. El nombre del fármaco tampoco da pistas de su finalidad y el packaging es sobrio, aburrido y nada apetecible. La industria farmacéutica ha creado una comunicación incomprensible y un tono rematadamente técnico para los millones de personas que consumen sus productos.
Pero a veces ocurre que alguien piensa que lo establecido no es necesariamente lo mejor. Alguien que cree que, frente a la tendencia a la complejidad de los medicamentos, puede haber fármacos que digan, en lenguaje popular, para qué sirven.
Medicamentos que, en lugar de sumar químicos, tengan un solo ingrediente activo: el que ataca el problema especificado en su envoltorio. Pastillas que dejan los tintes y la decoración digestiva para no mostrar, tal como es, su composición básica.
Esta es la filosofía que dio lugar al nacimiento de la compañía Help Remedies. La fundaron Richard Fine y Nathan Frank, en EEUU, hace cinco años, con la intención de crear una marca de remedios a dolencias comunes más divertida y más clara. Y así, de paso, que nadie tomara un medicamento por error.
Los nombres de estas medicinas se alejan de la oscuridad de palabras tipo Excaprol o Medilicil. Las pastillas para aliviar el dolor de cabeza se llaman “Help. I have a headache” (Ayuda. Me duele la cabeza). Las que combaten el insomnio se llaman “Help. I can’t sleep” (Ayuda. No puedo dormir).
La claridad en su comunicación es absoluta y, a menudo, dejan entrar el humor. Así lo hacen, por ejemplo, con sus preservativos, a los que llaman “Help. I am horny” (Ayuda. Estoy caliente). En su web incluyen, además, productos que no existen. Pero tienen una función importante: refuerzan esta idea de juego y desafían a una industria que pretende construir su rigor mediante tecnicismos y sobriedad.
Junto a sus medicinas, en Helpineedhelp.com, aparecen cajas como “Help. I’ve never been kiseed” (Ayuda. Nunca me han besado), “Help. I need to buy a gift for someone” (Ayuda. Necesito comprar un regalo), “Help. I don’t know if I am gay” (Ayuda. No sé si soy homosexual)…
hu1
hu2
hu3
El tono desenfadado de Help se dirige, fundamentalmente, a personas entre 20 y 40 años. La web presenta sus productos mediante el humor y el absurdo incluso. Para darse a conocer, utilizan vídeos y abren tiendas pop-up con escenas llamativas como, por ejemplo, una persona durmiendo en una cama dentro de un escaparate.

En su filosofía Less (Menos) incluyen el reciclaje y la intención de no generar residuos, según explican en su web. Para el packaging utilizan pulpa de celulosa y plástico biodegradable.
Help Remedies incluye un apartado más en su presentación: Less greed (Menos codicia). La compañía dice destinar el 5% de sus beneficios a organizaciones que proporcionan cuidados a niños estadounidenses sin protección médica.
h5
h6
h7
h8
h9
h1

Compártelo twitter facebook whatsapp
Nuestros deseos para 2017
Ecologismo a ras de cielo
De la cola del INEM a Nueva York
“Islandia quiere ser oficialmente tu amiga”
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *