fbpx
1 de junio 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

De símbolo del deporte a símbolo gay: la sorprendente historia del hombre que inventó el high five

1 de junio 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Dusty Baker ha sido campeón mundial de béisbol y ha ganado el Rawling Gold Glove. Tiene un montón de méritos propios en su haber pero la mayoría le recuerda por uno ajeno. «Gente de todo el país me dice  ‘Tú inventaste el high five’», comenta Baker en un documental de la serie deportiva 30 for 30, «‘No, no lo inventé’ contesto yo ‘todo lo que hice fue responder a Glenn, es su legado, no el mío’». Se refiere a Glenn Burke, su compañero de equipo en Los Angeles Dodgers. Como Baker, Burke también tiene un montón de gestas en su haber. Pero el mundo del deporte decidió marginarlo por ser homosexual. Esta es su historia.
Glenn_BurkeEra la última semana de la temporada de 1977. Los Angeles Dodgers estaba a punto de convertirse en el primer equipo con cuatro jugadores con 30 home runs por cabeza, un récord que solo alcanzarían si Dusty Baker, con 29 a sus espaldas, conseguía un último punto. Y así hizo. Cuando lo consiguió el estadio enloqueció. Pero no sería su gesta ni la euforia del público lo que pasaría a la historia. Lo haría su celebración. Glenn Burke se acercó a su compañero Baker con una mano en alto y este, al no saber qué hacer, respondió alzando la mano y chocándola contra la de su amigo. Había nacido el choca las cinco, o como se conoce en su versión original, el high five. «A veces no sabes lo que estás haciendo», recuerda Baker, «especialmente cuando eres extremadamente feliz, simplemente te relacionas con quien tienes al lado».
El béisbol es conocido por la gran cantidad de saludos y códigos físicos que utilizan sus jugadores para comunicarse entre ellos. Sin embargo el gesto que patentaron Baker y Burke fue genuino, fue improvisado. Fue auténtico. Fueron estas cualidades las que lo convirtieron en un símbolo de Los Angeles Dodgers que aún se puede rastrear en anuncios y carteles promocionales. La popularidad de ambos jugadores, muy queridos entre sus compañeros y la afición, hizo el resto. A lo largo de las siguientes temporadas decenas de jugadores se apropiaron del gesto y siguieron chocando las cinco, popularizándolo entre los seguidores del béisbol. Lo que empezó como un gesto espontáneo se intentaba patentar como una marca registrada del equipo. Pero la viralidad del high five no había hecho más que empezar.
https://www.youtube.com/watch?v=uE6Jek5ePGs
Glenn Burke fue el primer  jugador de béisbol profesional en admitir su homosexualidad. No lo hizo con los parámetros de hoy, no salió del armario en los términos en los que hoy entendemos esta expresión. Simplemente se negó a enmascarar su condición, no lo ocultaba pero tampoco iba diciéndolo. «Creo que todos lo sabíamos», aseguró después Dusty Baker, «y nadie tenía un problema con ello». Con ‘nadie’ se refería al vestuario. Las cosas eran más complicadas en los puestos de mando del equipo. En su biografía, Out at Home, el jugador narra uno de los primeros episodios en los que su sexualidad empezó a importar en el equipo. Al Campanis, dueño del equipo, estaba preocupado por los rumores sobre Burke, así que se ofreció a pagarle una luna de miel de ensueño si se casaba. «¿Con una mujer?» replicó Burke.
La presión fue en aumento. Finalmente, Los Angeles Dodgers traspasó al jugador, que no tardó mucho en tirar la toalla. Era 1980. Los Dodgers siguieron potenciando el uso del high five en su propaganda, aunque eliminaron a Burke de forma nada sutil. Pero el símbolo no les pertenecía y estaba a punto de trascender lo deportivo para convertirse en algo totalmente distinto.
Dodgers Yearbook copy
En 1982, el deportista confesaba a la revista Inside Sports lo que todo el mundo sabía. Lo hizo en un reportaje imperdible titulado La doble vida de un Dodger gay.  Aliviado y ya fuera del armario, Burke se mudó a Castro, el barrio gay de San Francisco. Allí se convirtió en un miembro muy apreciado de la comunidad y siguió chocando las cinco con todos sus vecinos y amigos, en un saludo que pronto se convirtió en símbolo de identificación y orgullo entre la comunidad homosexual.
Su símbolo prevalecía, se hacía más fuerte y adquiría nuevos matices. El mundo del deporte y el mundo gay fueron los pioneros, la cultura de masas hizo el resto y convirtió el choque de manos en parte del lenguaje universal. «¿Sabes ese sentimiento que tienes cuando chocas las cinco? Yo lo tuve antes que nadie», dijo Burke a un reportero cuando el símbolo era ya tan ubicuo como el saludo o el corte de mangas. Un gesto para escenificar el triunfo, para celebrar las diferencias y demostrar amistad. Glenn Burke murió a los 42 años víctima del SIDA, pero su gesto le sobrevivió. Por eso cuando dicen a Dusty Baker que él inventó el choca las cinco él responde que no. Y cuenta a todo el mundo la sorprendente historia de Glenn Burke.

Dusty Baker ha sido campeón mundial de béisbol y ha ganado el Rawling Gold Glove. Tiene un montón de méritos propios en su haber pero la mayoría le recuerda por uno ajeno. «Gente de todo el país me dice  ‘Tú inventaste el high five’», comenta Baker en un documental de la serie deportiva 30 for 30, «‘No, no lo inventé’ contesto yo ‘todo lo que hice fue responder a Glenn, es su legado, no el mío’». Se refiere a Glenn Burke, su compañero de equipo en Los Angeles Dodgers. Como Baker, Burke también tiene un montón de gestas en su haber. Pero el mundo del deporte decidió marginarlo por ser homosexual. Esta es su historia.
Glenn_BurkeEra la última semana de la temporada de 1977. Los Angeles Dodgers estaba a punto de convertirse en el primer equipo con cuatro jugadores con 30 home runs por cabeza, un récord que solo alcanzarían si Dusty Baker, con 29 a sus espaldas, conseguía un último punto. Y así hizo. Cuando lo consiguió el estadio enloqueció. Pero no sería su gesta ni la euforia del público lo que pasaría a la historia. Lo haría su celebración. Glenn Burke se acercó a su compañero Baker con una mano en alto y este, al no saber qué hacer, respondió alzando la mano y chocándola contra la de su amigo. Había nacido el choca las cinco, o como se conoce en su versión original, el high five. «A veces no sabes lo que estás haciendo», recuerda Baker, «especialmente cuando eres extremadamente feliz, simplemente te relacionas con quien tienes al lado».
El béisbol es conocido por la gran cantidad de saludos y códigos físicos que utilizan sus jugadores para comunicarse entre ellos. Sin embargo el gesto que patentaron Baker y Burke fue genuino, fue improvisado. Fue auténtico. Fueron estas cualidades las que lo convirtieron en un símbolo de Los Angeles Dodgers que aún se puede rastrear en anuncios y carteles promocionales. La popularidad de ambos jugadores, muy queridos entre sus compañeros y la afición, hizo el resto. A lo largo de las siguientes temporadas decenas de jugadores se apropiaron del gesto y siguieron chocando las cinco, popularizándolo entre los seguidores del béisbol. Lo que empezó como un gesto espontáneo se intentaba patentar como una marca registrada del equipo. Pero la viralidad del high five no había hecho más que empezar.
https://www.youtube.com/watch?v=uE6Jek5ePGs
Glenn Burke fue el primer  jugador de béisbol profesional en admitir su homosexualidad. No lo hizo con los parámetros de hoy, no salió del armario en los términos en los que hoy entendemos esta expresión. Simplemente se negó a enmascarar su condición, no lo ocultaba pero tampoco iba diciéndolo. «Creo que todos lo sabíamos», aseguró después Dusty Baker, «y nadie tenía un problema con ello». Con ‘nadie’ se refería al vestuario. Las cosas eran más complicadas en los puestos de mando del equipo. En su biografía, Out at Home, el jugador narra uno de los primeros episodios en los que su sexualidad empezó a importar en el equipo. Al Campanis, dueño del equipo, estaba preocupado por los rumores sobre Burke, así que se ofreció a pagarle una luna de miel de ensueño si se casaba. «¿Con una mujer?» replicó Burke.
La presión fue en aumento. Finalmente, Los Angeles Dodgers traspasó al jugador, que no tardó mucho en tirar la toalla. Era 1980. Los Dodgers siguieron potenciando el uso del high five en su propaganda, aunque eliminaron a Burke de forma nada sutil. Pero el símbolo no les pertenecía y estaba a punto de trascender lo deportivo para convertirse en algo totalmente distinto.
Dodgers Yearbook copy
En 1982, el deportista confesaba a la revista Inside Sports lo que todo el mundo sabía. Lo hizo en un reportaje imperdible titulado La doble vida de un Dodger gay.  Aliviado y ya fuera del armario, Burke se mudó a Castro, el barrio gay de San Francisco. Allí se convirtió en un miembro muy apreciado de la comunidad y siguió chocando las cinco con todos sus vecinos y amigos, en un saludo que pronto se convirtió en símbolo de identificación y orgullo entre la comunidad homosexual.
Su símbolo prevalecía, se hacía más fuerte y adquiría nuevos matices. El mundo del deporte y el mundo gay fueron los pioneros, la cultura de masas hizo el resto y convirtió el choque de manos en parte del lenguaje universal. «¿Sabes ese sentimiento que tienes cuando chocas las cinco? Yo lo tuve antes que nadie», dijo Burke a un reportero cuando el símbolo era ya tan ubicuo como el saludo o el corte de mangas. Un gesto para escenificar el triunfo, para celebrar las diferencias y demostrar amistad. Glenn Burke murió a los 42 años víctima del SIDA, pero su gesto le sobrevivió. Por eso cuando dicen a Dusty Baker que él inventó el choca las cinco él responde que no. Y cuenta a todo el mundo la sorprendente historia de Glenn Burke.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los sueños psicodélicos de Animal Collective
El origen de los dichos: ¡Échale guindas al pavo!
¿Caras espachurradas o retratos escaneados?
Un cómic y una heroína para tumbar la violencia sexual en India
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *