26 de junio 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Historia de una silla

26 de junio 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La vieja silla del abuelo llevaba allí tantos años que nadie se atrevía a moverla.

No solo porque ya era una tradición que estuviera allí colocada, sino que era tan vieja que todos temían que se deshiciera si la movían.
En realidad, no era del abuelo. Sino del abuelo de su abuelo. O quizá más antigua aún. Generación tras generación había conservado aquel viejo mueble como si se tratara de una seña de identidad familiar que no debía perderse. Eso todos lo tenían claro. Eso y que alguien hacía muchísimos años, la había traído desde América. Lo que no tenían tan claro era si se había comprado en México o en Texas. Y si había que restaurarla o dejarla como estaba, con esa pátina blanca de polvo cubriéndola. No había consenso.
Los más viejos preferían retapizarla y arreglarla. Así solo era un trasto inútil que no servía más que para acumular polvo. Los más jóvenes, sin embargo, preferían conservarla así, tal cual estaba, con el asiento de cuero ajado por el uso y ese color ennegrecido de tiempo en su respaldo. Era una tradición y las tradiciones debían mantenerse iguales, pensaban.
Lo único que tenían claro todos ellos es que era la silla del abuelo. O quizá del bisabuelo. O del tatarabuelo… Y que venía de México. O quizá de Texas. Y que llevaba tanto tiempo en la familia que nadie quería desprenderse de ella.
¡Ay, las tradiciones! ¡Quién se atreve a romperlas así, sin más! ¿Hay que mantenerlas o hay que cambiarlas? Pues según el caso, me diréis. Cierto. Y ahora, os hago otra pregunta, que no tiene nada que ver con esto: ¿Cómo se pronuncia México? ¿Y Texas? ¿Y Oaxaca? ¡Ay, amigos! Con la X hemos topado.
Según la norma española, debemos pronunciarlo como [j] [méjico, téjas, oajáca] y no como [ks] [*méksico, *téksas, *oaksaka]. ¿Por qué? Pues porque la x es solo una grafía y conserva un uso medieval en esas palabras y en sus derivados (mexicano, texano, oaxaqueño).
Pronunciarla como [ks] es un anglicismo y no está bien, os pongáis como os pongáis. A los gringos les queda muy bien, pero a nosotros los españolitos, no.
En cuanto a su ortografía, tanto Méjico como México, por ejemplo, serían correctos. Eso sí, la Academia recomienda y prefiere la grafía x: México, Texas, Oaxaca (y sus derivados, no lo olvidéis). Será por seguir la tradición… digo yo.

La vieja silla del abuelo llevaba allí tantos años que nadie se atrevía a moverla.

No solo porque ya era una tradición que estuviera allí colocada, sino que era tan vieja que todos temían que se deshiciera si la movían.
En realidad, no era del abuelo. Sino del abuelo de su abuelo. O quizá más antigua aún. Generación tras generación había conservado aquel viejo mueble como si se tratara de una seña de identidad familiar que no debía perderse. Eso todos lo tenían claro. Eso y que alguien hacía muchísimos años, la había traído desde América. Lo que no tenían tan claro era si se había comprado en México o en Texas. Y si había que restaurarla o dejarla como estaba, con esa pátina blanca de polvo cubriéndola. No había consenso.
Los más viejos preferían retapizarla y arreglarla. Así solo era un trasto inútil que no servía más que para acumular polvo. Los más jóvenes, sin embargo, preferían conservarla así, tal cual estaba, con el asiento de cuero ajado por el uso y ese color ennegrecido de tiempo en su respaldo. Era una tradición y las tradiciones debían mantenerse iguales, pensaban.
Lo único que tenían claro todos ellos es que era la silla del abuelo. O quizá del bisabuelo. O del tatarabuelo… Y que venía de México. O quizá de Texas. Y que llevaba tanto tiempo en la familia que nadie quería desprenderse de ella.
¡Ay, las tradiciones! ¡Quién se atreve a romperlas así, sin más! ¿Hay que mantenerlas o hay que cambiarlas? Pues según el caso, me diréis. Cierto. Y ahora, os hago otra pregunta, que no tiene nada que ver con esto: ¿Cómo se pronuncia México? ¿Y Texas? ¿Y Oaxaca? ¡Ay, amigos! Con la X hemos topado.
Según la norma española, debemos pronunciarlo como [j] [méjico, téjas, oajáca] y no como [ks] [*méksico, *téksas, *oaksaka]. ¿Por qué? Pues porque la x es solo una grafía y conserva un uso medieval en esas palabras y en sus derivados (mexicano, texano, oaxaqueño).
Pronunciarla como [ks] es un anglicismo y no está bien, os pongáis como os pongáis. A los gringos les queda muy bien, pero a nosotros los españolitos, no.
En cuanto a su ortografía, tanto Méjico como México, por ejemplo, serían correctos. Eso sí, la Academia recomienda y prefiere la grafía x: México, Texas, Oaxaca (y sus derivados, no lo olvidéis). Será por seguir la tradición… digo yo.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Fallaste, corazón
Meneo, el hedonista de las Game Boys
El estimulador prostático es el nuevo juguete de moda
Palabras con mucho cuento: Bigote
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad