14 de noviembre 2022    /   CREATIVIDAD
por
 

‘Històries del Raval’, el talento literario de los jóvenes de barrio

14 de noviembre 2022    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

En un mercado tan competitivo y ultrasaturado como es el literario, en ocasiones se echan de menos proyectos que se olviden de la faceta económica, del marketing y que no tengan nada que ver con estrellitas de Twitter a las que tan poco les queda ya por decir.

En esta definición encaja perfectamente Històries del Raval. Noves veus adolescents de Barcelona (Historias del Raval. Nuevas voces adolescentes del Raval), un proyecto impulsado por la editorial Blackie Books y la librería La Central dirigido a destacar e impulsar el talento de jóvenes escritores de ese barrio de Barcelona.

Todo comenzó con un concurso literario celebrado en marzo de 2019, que involucró a institutos y entidades del barrio, al que se presentaron más de 50 relatos de jóvenes de la zona, lo que suponía un auténtico catálogo de todas las diferentes realidades y orígenes de sus habitantes. Como tantas otras cosas, la pandemia provocó que la iniciativa se tuviera que poner en suspenso durante unos meses.

«Nos dimos cuenta de que nunca habíamos leído sobre nuestra ciudad desde el punto de vista de los jóvenes que viven en el Raval, con sus nuevas voces y lenguajes»

Cuando las cosas se calmaron un poco, un jurado formado por, entre otros, los escritores Miqui Otero y Juan Pablo Villalobos, eligió a una serie de piezas ganadoras. El premio consistía en participar en un taller de narrativa que se celebró en pleno Raval entre los meses de octubre y noviembre de 2019. Otero y Villalobos fueron los encargados de impartirlo con la ayuda de otros escritores como Anna Pacheco o Enric Pardo. Al año siguiente, en marzo de 2021, se realizó una segunda convocatoria cuyo taller tuvo lugar en el otoño de 2021.

Mohamed, Ikra, Pau, Younes, Jane Marie, Alèxia, Eloi o Yeremi son algunos de los nombres de los escritores noveles seleccionados y dan idea de la diversidad de sus orígenes y de los relatos, escritos en castellano y catalán, que han salido de estos talleres y que ahora se editan en forma de libro.

Historias del Raval

«Nos dimos cuenta de que nunca habíamos leído sobre nuestra ciudad desde el punto de vista de los jóvenes que viven en el Raval —explica Júlia Martí, coordinadora del proyecto Casa Blackie en el que se encuadra la iniciativa— con sus nuevas voces y lenguajes. Por otra parte, nos parecía una manera de apoyar y reforzar el talento de estos jóvenes escritores, y darles las herramientas para utilizar un medio como la escritura, que quizás no es el que usan más habitualmente, como medio de expresión».

«Los autores son chicos y chicas de entre 15 y 18 años (en el momento en que escribieron el relato) que viven o estudian en el Raval», explica Martí. «Muchos de ellos no han nacido en Barcelona y escriben en una lengua que no es su lengua materna, hecho que da a su escritura un carácter especial. El Raval es un barrio donde conviven muchas culturas e idiomas (aproximadamente el 60% de sus habitantes no han nacido en Barcelona)».

«A la vez, es un barrio turístico, con mucha historia, situado en pleno centro y que está iniciando un proceso de gentrificación. Es un barrio muy vivo y al mismo tiempo con una tensión marcada, cosa que lo hace muy interesante (y sobre todo si nos lo cuentan sus jóvenes habitantes). De todas maneras, la idea es poder, en el futuro, trasladar el proyecto a otros barrios».

Historias del Raval

«La experiencia del taller de escritura ha sido increíble y el hecho de que se haya publicado todavía lo es más», apunta Akisha Ángeles, una de las autoras participantes en el proyecto y que nació en Filipinas en 2005. «Estar allí con otras personas de mi edad, escribiendo y creando historias todos juntos con Miqui y Juan Pablo fue muy interesante. Compartir nuestros relatos con los demás era lo que más me gustaba».

Su relato, titulado Chit Chat, «trata de dos personas que se conocen en el Raval en un lugar tan corriente como una cafetería de la cadena 365, que abundan en muchas de las esquinas del barrio, pero donde también se puede formar una relación y, sobre todo, se pueden contar mil historias. En el relato conocemos la de estas dos personas: desde cómo se conocen hasta cómo se transforma su relación en el periodo de un año, 365 días. Es un relato romántico, por decirlo de alguna manera, como la mayoría de los libros que he leído a lo largo de mi vida».

«Creo que es una gran iniciativa para que muchas personas conozcan a los adolescentes que viven en nuestro barrio y para que nosotros podamos pensar mejor en lo que queremos hacer con nuestro futuro», dice por su parte Maheen, nacida en Barcelona en 2003 y que ha escrito para el libro el relato Hora Mágica.

«Mi relato va sobre una chica que está tranquilamente en la playa y que, de pronto, ve cómo todo cambia a su alrededor. Tanto las personas como la naturaleza, de repente cambian. Esto hace que ella vuelva al barrio, y allí se da cuenta de que tiene que sacrificarse para hacer que todo vuelva a la normalidad», explica.

Historias del Raval

Cada uno de los autores nos sumerge en su realidad. En los cuentos puede sentirse claramente el pulso de un barrio en ebullición. En ellos se escuchan las sirenas de la policía y el ruido ensordecedor de los camiones de basura, el parloteo de los dependientes de las tiendas de 24 horas y las risas de los vecinos hablando de balcón a balcón. Hay acción e imaginación, tragedia y poesía.

Ni Akisha ni Maheen tienen muy claro si en el futuro seguirán una carrera literaria o no; sus estudios, por ahora, las están llevando hacia otros derroteros, pero desde luego no se plantean dejar de escribir. «Lo más probable es que siga escribiendo, aunque sea solo para mí», afirma la primera. «Estoy estudiando Derecho, con lo que más que escribir, tengo que leer mucho. Pero sí que me lo planteo como un hobby, porque el hecho de plasmar tus sentimientos en un papel te hace sentir muy bien», concluye la segunda.

«Algunos de los escritores del libro, a día de hoy, y a raíz de la convocatoria, siguen escribiendo sin parar», cuenta Júlia. «Así que esperemos que en el futuro podamos seguir leyéndolos. Nosotros continuamos en contacto con ellos y nuestra intención es seguir apoyándolos, ya que como veréis si leéis el libro, ¡tienen mucho que contar!».

Todos los beneficios de las ventas de Històries del Raval irán a una asociación benéfica de este barrio barcelonés. Los autores y autoras están debatiendo para decidir a qué causa quieren apoyar.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

En un mercado tan competitivo y ultrasaturado como es el literario, en ocasiones se echan de menos proyectos que se olviden de la faceta económica, del marketing y que no tengan nada que ver con estrellitas de Twitter a las que tan poco les queda ya por decir.

En esta definición encaja perfectamente Històries del Raval. Noves veus adolescents de Barcelona (Historias del Raval. Nuevas voces adolescentes del Raval), un proyecto impulsado por la editorial Blackie Books y la librería La Central dirigido a destacar e impulsar el talento de jóvenes escritores de ese barrio de Barcelona.

Todo comenzó con un concurso literario celebrado en marzo de 2019, que involucró a institutos y entidades del barrio, al que se presentaron más de 50 relatos de jóvenes de la zona, lo que suponía un auténtico catálogo de todas las diferentes realidades y orígenes de sus habitantes. Como tantas otras cosas, la pandemia provocó que la iniciativa se tuviera que poner en suspenso durante unos meses.

«Nos dimos cuenta de que nunca habíamos leído sobre nuestra ciudad desde el punto de vista de los jóvenes que viven en el Raval, con sus nuevas voces y lenguajes»

Cuando las cosas se calmaron un poco, un jurado formado por, entre otros, los escritores Miqui Otero y Juan Pablo Villalobos, eligió a una serie de piezas ganadoras. El premio consistía en participar en un taller de narrativa que se celebró en pleno Raval entre los meses de octubre y noviembre de 2019. Otero y Villalobos fueron los encargados de impartirlo con la ayuda de otros escritores como Anna Pacheco o Enric Pardo. Al año siguiente, en marzo de 2021, se realizó una segunda convocatoria cuyo taller tuvo lugar en el otoño de 2021.

Mohamed, Ikra, Pau, Younes, Jane Marie, Alèxia, Eloi o Yeremi son algunos de los nombres de los escritores noveles seleccionados y dan idea de la diversidad de sus orígenes y de los relatos, escritos en castellano y catalán, que han salido de estos talleres y que ahora se editan en forma de libro.

Historias del Raval

«Nos dimos cuenta de que nunca habíamos leído sobre nuestra ciudad desde el punto de vista de los jóvenes que viven en el Raval —explica Júlia Martí, coordinadora del proyecto Casa Blackie en el que se encuadra la iniciativa— con sus nuevas voces y lenguajes. Por otra parte, nos parecía una manera de apoyar y reforzar el talento de estos jóvenes escritores, y darles las herramientas para utilizar un medio como la escritura, que quizás no es el que usan más habitualmente, como medio de expresión».

«Los autores son chicos y chicas de entre 15 y 18 años (en el momento en que escribieron el relato) que viven o estudian en el Raval», explica Martí. «Muchos de ellos no han nacido en Barcelona y escriben en una lengua que no es su lengua materna, hecho que da a su escritura un carácter especial. El Raval es un barrio donde conviven muchas culturas e idiomas (aproximadamente el 60% de sus habitantes no han nacido en Barcelona)».

«A la vez, es un barrio turístico, con mucha historia, situado en pleno centro y que está iniciando un proceso de gentrificación. Es un barrio muy vivo y al mismo tiempo con una tensión marcada, cosa que lo hace muy interesante (y sobre todo si nos lo cuentan sus jóvenes habitantes). De todas maneras, la idea es poder, en el futuro, trasladar el proyecto a otros barrios».

Historias del Raval

«La experiencia del taller de escritura ha sido increíble y el hecho de que se haya publicado todavía lo es más», apunta Akisha Ángeles, una de las autoras participantes en el proyecto y que nació en Filipinas en 2005. «Estar allí con otras personas de mi edad, escribiendo y creando historias todos juntos con Miqui y Juan Pablo fue muy interesante. Compartir nuestros relatos con los demás era lo que más me gustaba».

Su relato, titulado Chit Chat, «trata de dos personas que se conocen en el Raval en un lugar tan corriente como una cafetería de la cadena 365, que abundan en muchas de las esquinas del barrio, pero donde también se puede formar una relación y, sobre todo, se pueden contar mil historias. En el relato conocemos la de estas dos personas: desde cómo se conocen hasta cómo se transforma su relación en el periodo de un año, 365 días. Es un relato romántico, por decirlo de alguna manera, como la mayoría de los libros que he leído a lo largo de mi vida».

«Creo que es una gran iniciativa para que muchas personas conozcan a los adolescentes que viven en nuestro barrio y para que nosotros podamos pensar mejor en lo que queremos hacer con nuestro futuro», dice por su parte Maheen, nacida en Barcelona en 2003 y que ha escrito para el libro el relato Hora Mágica.

«Mi relato va sobre una chica que está tranquilamente en la playa y que, de pronto, ve cómo todo cambia a su alrededor. Tanto las personas como la naturaleza, de repente cambian. Esto hace que ella vuelva al barrio, y allí se da cuenta de que tiene que sacrificarse para hacer que todo vuelva a la normalidad», explica.

Historias del Raval

Cada uno de los autores nos sumerge en su realidad. En los cuentos puede sentirse claramente el pulso de un barrio en ebullición. En ellos se escuchan las sirenas de la policía y el ruido ensordecedor de los camiones de basura, el parloteo de los dependientes de las tiendas de 24 horas y las risas de los vecinos hablando de balcón a balcón. Hay acción e imaginación, tragedia y poesía.

Ni Akisha ni Maheen tienen muy claro si en el futuro seguirán una carrera literaria o no; sus estudios, por ahora, las están llevando hacia otros derroteros, pero desde luego no se plantean dejar de escribir. «Lo más probable es que siga escribiendo, aunque sea solo para mí», afirma la primera. «Estoy estudiando Derecho, con lo que más que escribir, tengo que leer mucho. Pero sí que me lo planteo como un hobby, porque el hecho de plasmar tus sentimientos en un papel te hace sentir muy bien», concluye la segunda.

«Algunos de los escritores del libro, a día de hoy, y a raíz de la convocatoria, siguen escribiendo sin parar», cuenta Júlia. «Así que esperemos que en el futuro podamos seguir leyéndolos. Nosotros continuamos en contacto con ellos y nuestra intención es seguir apoyándolos, ya que como veréis si leéis el libro, ¡tienen mucho que contar!».

Todos los beneficios de las ventas de Històries del Raval irán a una asociación benéfica de este barrio barcelonés. Los autores y autoras están debatiendo para decidir a qué causa quieren apoyar.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Me conviene tirarle los tejos?
Cuando nos hicieron creer que fumar era feminista
El regalito del viernes: Cannes Lions 2021, en busca de la excepcionalidad
Tu mesa de trabajo importa
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad