fbpx
24 de junio 2016    /   IDEAS
por
 

Retrato del homo hispánico ante un partido de la selección

24 de junio 2016    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El hombre español muestra su faceta más esperpéntica cuando mira un partido de la selección de fútbol; la naturalidad con la que resbala hacia la degradación hace pensar en algún tipo de rotura en la cadena del ADN. El fenómeno sólo es observable por los ojos de aquellos a los que les importa tan poco el fútbol como el estado de las plantaciones de kiwis.

Vale cualquier bar o cafetería. Una hora antes del encuentro aparecen las primeras camisetas rojas homologadas. Un ciego las identificaría porque huelen a una mezcla de plástico húmedo y sudor viejo, reserva del mundial de Sudáfrica. Antes de que el árbitro indique el inicio del partido, el homo hispánico intenta mantener la compostura.

Sin embargo, se le percibe la impaciencia. Pide cerveza, se ríe de cualquier cosa, revisa el aforo del local: que esté lleno le pone una sonrisa esperanzada. Debe haber algún tipo de superstición al respecto. El español futbolero no es lo mismo que el macho ibérico clásico, aunque, con el juego avanzado, puede ser equivalente.

Por ejemplo, el viento millennial también sopla entre los hinchas y les insufla posmodernidad y paloselfis, lo cual parece distanciarlos del género cavernícola. No obstante, la demencia se instala por igual en ellos a partir del minuto diez.

En los partidos de la selección, al despiporre neuronal no se opone ninguna barrera de contención porque no hay hinchas del equipo contrario. Los espectadores enloquecen sin miedo a que sus voceríos e insultos se le vuelvan en contra si los suyos fracasan. Aquí todos reman a favor, y esto genera una atmósfera orgiástica de consecuencias incalculables.

Irrumpen hordas en las cafeterías, descomponen el mapa de mesas y sillas, violan sin preocupación la tranquilidad de los presentes, te toman por uno de ellos, no preguntan, se sientan en tus rodillas, olfatean tu café, le echan whisky y se lo beben. Manu Carreño y Camacho, con técnicas subliminales, conceden a todos los seguidores de la selección una especie de derecho de pernada.

El homo hispánico traga cerveza maquinalmente porque cree que, así, los jugadores lo oirán desde Francia cuando empiece a gritarle a la pantalla. Uno no grita a un televisor para nada, eso sería hacer el ridículo.

Un importante nivel de esperma reprimido explicaría el abandono de toda racionalidad. «A veces no se gana con buen fútbol, sino con cojones», dijo Jordi Alba, poeta de La Roja. Y los buenos aficionados siguen el partido siempre con los huevos en la mano. Incluso, en determinados momentos, puede observarse cómo se les suben a la boca. Ocurre, por ejemplo, cuando hay un jugador negro en el equipo contrario y se vocean cosas como «mono» o «negro de mierda»: ahí se oye una ronquera que revela que los testículos han tomado el control de la garganta y que ya van camino del cerebro.

Lo de que la violencia en el fútbol representa un fenómeno aislado no encaja con la realidad. Los aficionados piden que se le corte la cabeza al árbitro o que se le parta la pierna a la estrella de la selección contraria. Lo hacen retorciéndose en la silla, a veces meten un puntito de humor para disimular la saña, aunque al mismo tiempo apalean el aire y convulsionan.

Si un balón impacta en el larguero o si se falla un penalti, el rostro humano demuestra una plasticidad extrema y crea la fealdad más brutal que pueda verse en nuestra especie. Lo que parece un simple «¡uuuy!», mirado con frialdad, es una mezcla de resoplidos, escupitajos, barbillas arrugadas, ceños descompuestos, gruñidos paleolíticos y brazos dislocados.

Para calmar la furia y relativizar los errores de la selección, se distribuyen por los bares unos individuos muy diestros en el uso de la jerga deportiva. Se dedican a analizar el partido en voz alta, aportando ciencia. Vigilan de reojo a ver quién los mira y quién no. Usan expresiones como «han salido a ganar», «tiene gol», «sí, sí, hoy quieren jugar al fútbol». Han estudiado de arriba abajo ese diccionario de obviedades engoladas que usan los comentaristas para que nadie se dé cuenta de lo absurdo de este deporte.

Porque, durante una eurocopa o un mundial, la hipérbole lo baña todo, los adjetivos que no sirven para coronar la pasión roja se desechan inmediatamente. Los medios se aplican en inventar una mitología del heroísmo del espectador con el objetivo de engañar al público y hacerle creer que contribuyen en algo a una hipotética victoria y que, con ella, les cambiará la vida. Se impulsa la necedad, se ensalzan supersticiones y los españoles van por la calle, ansiosos, cogiéndose de la pechera unos a otros, como hace años, preocupados por lo que vaya a decir un pulpo.

Los aficionados se fanatizan, y si desgraciadamente se van ganando partidos, caen en un entusiasmo totalitario que convierte cualquier intento de abstracción o de hablar de otras cosas en un delito de alta traición. Les embarga una alegría evangélica: cualquier desconocido te mira y te saluda a mano batiente y con los ojos extasiados.

Sin embargo, los que reniegan del fútbol deben ir con cuidado. La presión social difusa tiende emboscadas y, de pronto, si aguantas hasta la segunda parte de uno de los partidos, quizás tengas que salir del bar para sentir el silencio, respirar un poco y reprimir las ganas de coger el coche para ir a partirle las piernas al árbitro personalmente.

El hombre español muestra su faceta más esperpéntica cuando mira un partido de la selección de fútbol; la naturalidad con la que resbala hacia la degradación hace pensar en algún tipo de rotura en la cadena del ADN. El fenómeno sólo es observable por los ojos de aquellos a los que les importa tan poco el fútbol como el estado de las plantaciones de kiwis.

Vale cualquier bar o cafetería. Una hora antes del encuentro aparecen las primeras camisetas rojas homologadas. Un ciego las identificaría porque huelen a una mezcla de plástico húmedo y sudor viejo, reserva del mundial de Sudáfrica. Antes de que el árbitro indique el inicio del partido, el homo hispánico intenta mantener la compostura.

Sin embargo, se le percibe la impaciencia. Pide cerveza, se ríe de cualquier cosa, revisa el aforo del local: que esté lleno le pone una sonrisa esperanzada. Debe haber algún tipo de superstición al respecto. El español futbolero no es lo mismo que el macho ibérico clásico, aunque, con el juego avanzado, puede ser equivalente.

Por ejemplo, el viento millennial también sopla entre los hinchas y les insufla posmodernidad y paloselfis, lo cual parece distanciarlos del género cavernícola. No obstante, la demencia se instala por igual en ellos a partir del minuto diez.

En los partidos de la selección, al despiporre neuronal no se opone ninguna barrera de contención porque no hay hinchas del equipo contrario. Los espectadores enloquecen sin miedo a que sus voceríos e insultos se le vuelvan en contra si los suyos fracasan. Aquí todos reman a favor, y esto genera una atmósfera orgiástica de consecuencias incalculables.

Irrumpen hordas en las cafeterías, descomponen el mapa de mesas y sillas, violan sin preocupación la tranquilidad de los presentes, te toman por uno de ellos, no preguntan, se sientan en tus rodillas, olfatean tu café, le echan whisky y se lo beben. Manu Carreño y Camacho, con técnicas subliminales, conceden a todos los seguidores de la selección una especie de derecho de pernada.

El homo hispánico traga cerveza maquinalmente porque cree que, así, los jugadores lo oirán desde Francia cuando empiece a gritarle a la pantalla. Uno no grita a un televisor para nada, eso sería hacer el ridículo.

Un importante nivel de esperma reprimido explicaría el abandono de toda racionalidad. «A veces no se gana con buen fútbol, sino con cojones», dijo Jordi Alba, poeta de La Roja. Y los buenos aficionados siguen el partido siempre con los huevos en la mano. Incluso, en determinados momentos, puede observarse cómo se les suben a la boca. Ocurre, por ejemplo, cuando hay un jugador negro en el equipo contrario y se vocean cosas como «mono» o «negro de mierda»: ahí se oye una ronquera que revela que los testículos han tomado el control de la garganta y que ya van camino del cerebro.

Lo de que la violencia en el fútbol representa un fenómeno aislado no encaja con la realidad. Los aficionados piden que se le corte la cabeza al árbitro o que se le parta la pierna a la estrella de la selección contraria. Lo hacen retorciéndose en la silla, a veces meten un puntito de humor para disimular la saña, aunque al mismo tiempo apalean el aire y convulsionan.

Si un balón impacta en el larguero o si se falla un penalti, el rostro humano demuestra una plasticidad extrema y crea la fealdad más brutal que pueda verse en nuestra especie. Lo que parece un simple «¡uuuy!», mirado con frialdad, es una mezcla de resoplidos, escupitajos, barbillas arrugadas, ceños descompuestos, gruñidos paleolíticos y brazos dislocados.

Para calmar la furia y relativizar los errores de la selección, se distribuyen por los bares unos individuos muy diestros en el uso de la jerga deportiva. Se dedican a analizar el partido en voz alta, aportando ciencia. Vigilan de reojo a ver quién los mira y quién no. Usan expresiones como «han salido a ganar», «tiene gol», «sí, sí, hoy quieren jugar al fútbol». Han estudiado de arriba abajo ese diccionario de obviedades engoladas que usan los comentaristas para que nadie se dé cuenta de lo absurdo de este deporte.

Porque, durante una eurocopa o un mundial, la hipérbole lo baña todo, los adjetivos que no sirven para coronar la pasión roja se desechan inmediatamente. Los medios se aplican en inventar una mitología del heroísmo del espectador con el objetivo de engañar al público y hacerle creer que contribuyen en algo a una hipotética victoria y que, con ella, les cambiará la vida. Se impulsa la necedad, se ensalzan supersticiones y los españoles van por la calle, ansiosos, cogiéndose de la pechera unos a otros, como hace años, preocupados por lo que vaya a decir un pulpo.

Los aficionados se fanatizan, y si desgraciadamente se van ganando partidos, caen en un entusiasmo totalitario que convierte cualquier intento de abstracción o de hablar de otras cosas en un delito de alta traición. Les embarga una alegría evangélica: cualquier desconocido te mira y te saluda a mano batiente y con los ojos extasiados.

Sin embargo, los que reniegan del fútbol deben ir con cuidado. La presión social difusa tiende emboscadas y, de pronto, si aguantas hasta la segunda parte de uno de los partidos, quizás tengas que salir del bar para sentir el silencio, respirar un poco y reprimir las ganas de coger el coche para ir a partirle las piernas al árbitro personalmente.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los ritos de la España laica: las ceremonias religiosas se adaptan a los ateos
Por un derecho a saber
Españavisión
That’s illegal!
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Buen y certero articulo. Estoy deseando que eliminen a la selección española de «funbol». 1) Nos ahorramos los berridos, los bocinazos, gritos, el…soy español, español, español, cantado. Personalmente :.me acabo de dar cuenta que mi hijo de 10 años se ha vuelto un hooligan de la selección. Se cabrea, chilla, se pone nerviosisimo. Si la eliminan se cabreará ese dia, Lunes por la tarde y se acabó, hasta el proximo mundial o europeo. Por favor, que gane Italia!!!

    • Ese soy yo! haciendo el gorila con mis amigos, unas cervezas y muchas risas viendo a la Roja, a ser posible en casa, pero lo del bar no está mal. Pero para que que el artículo sea certero igual es bueno abrir el foco, he recogido a los niños del cole, actividades extraescolares y entrenos, he dejado hecha la cena, y la casa limpia después de mi jornada de trabajo. No odio a nadie por el hecho de pasárselo bien viendo algo que a mi no me gusta.
      Me encanta este rato de Homínido!!

  • Buen artículo. Yo soy de los que reniegan del fútbol pero la presión de mis amigos me importa bien poco. El fútbol no me gusta en parte porque me parece un deporte aburrido de ver, y sobre todo por la presión informativa y la obsesión que cada vez más está centrada en este negocio (hace mucho que el fútbol de élite para mi no es un deporte). Hace años que no veo un partido, si alguien quiere quedar para verlo yo no voy, ya quedo con mis amigos después de que acabe, ni tan solo vi la famosa final del mundial de Sudáfrica, que para muchos es algo difícil de creer. No tengo equipos favoritos, ni tan siquiera simpatías por ninguno de ellos, ni tan solo me entusiasma la selección, cuyos triunfos me dejan completamente indiferente.

  • Me asquea el aire de superioridad intelectual de aquellos a los que no les gusta el fútbol, o la Eurocopa. Van de guays o de cools o de no se que cuentos chinos.No me gusta porque se creen más que los demás. Dejen a las personas disfrutar de lo que les guste.

    • No se trata de que nos consideremos superiores, se trata de hartazgo. A mi no me molesta que a los que les gusta lo disfruten. Lo que me molesta es que me lo pongan hasta en la sopa, que a pesar de no gustarme tenga que tragar constantemente en televisión, prensa, internet, conversaciones de colegas de trabajo y amigos con las referencias constantes al fútbol, y tener que ver el fanatismo vergonzoso del que muchos se enorgullecen. Es que hasta cuando digo que no soy de ningún equipo nadie me cree y todos asumen que es que soy del equipo contrario y me intentan llevar a sus discusiones fanáticas. No estoy contra el deporte: he jugado a baloncesto, he practicado y practico atletismo, ciclismo y escalada, me gusta ver rugby, tenis, balonmano y muchos otros. Otros deportes que no me gustan simplemente los ignoro y no tengo que soportarlos, pero el futbol no hay manera, aunque lo intento ignorar, él no me ignora a mi e impone su presencia. Es normal que algunos lo odiemos.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *