14 de mayo 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

Huertos urbanos para compensar a los empleados

14 de mayo 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

1nytimes

Se lleva haciendo algunos años en las compañías más punteras de Silicon Valley, como Google, pero esta práctica se empieza a extender al mundo corporativo más tradicional en EEUU. Es la conclusión de un artículo de The New York Times que relata la proliferación de este fenómeno.

Las empresas han tenido que hacer muchos recortes en 2009, pero instalar jardines se ha convertido en una manera muy barata de ofrecer un valor añadido a sus empleados. Cuestan poco más de 1.000 dólares aunque hay ejemplos de jardines urbanos que han costado 500.000 de dólares.

En algunas compañías los trabajadores se reparten funciones y cultivan desde calabazas hasta tomates. En otros, como Kohl’s, contratan personal para cultivar fruta y verdura. Incluso multinacionales como PepsiCO, especializadas en comida procesada, han instalado varios huertos.

La marca Best Buy, en cambio, ha creado una red de jardines para abastecer a sus cafeterías, mejorando así la calidad de los productos que sirven a sus empleados.

Pero datos de la asociación nacional de jardinería muestran que este fenómeno no se reserva al mundo empresarial. 41 millones de estadounidenses plantaron fruta y verdura en 2009, un incremento del 13% respecto al año anterior.

Michelle Obama es una de ellas. A finales de marzo de 2009 creó un huerto en el jardín de la Casa Blanca y desde entonces lo ha utilizado para alimentar a su familia pero también para concienciar sobre la importancia de consumir alimentos sanos.

ObamaGarden

Foto: The New York Times

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

1nytimes

Se lleva haciendo algunos años en las compañías más punteras de Silicon Valley, como Google, pero esta práctica se empieza a extender al mundo corporativo más tradicional en EEUU. Es la conclusión de un artículo de The New York Times que relata la proliferación de este fenómeno.

Las empresas han tenido que hacer muchos recortes en 2009, pero instalar jardines se ha convertido en una manera muy barata de ofrecer un valor añadido a sus empleados. Cuestan poco más de 1.000 dólares aunque hay ejemplos de jardines urbanos que han costado 500.000 de dólares.

En algunas compañías los trabajadores se reparten funciones y cultivan desde calabazas hasta tomates. En otros, como Kohl’s, contratan personal para cultivar fruta y verdura. Incluso multinacionales como PepsiCO, especializadas en comida procesada, han instalado varios huertos.

La marca Best Buy, en cambio, ha creado una red de jardines para abastecer a sus cafeterías, mejorando así la calidad de los productos que sirven a sus empleados.

Pero datos de la asociación nacional de jardinería muestran que este fenómeno no se reserva al mundo empresarial. 41 millones de estadounidenses plantaron fruta y verdura en 2009, un incremento del 13% respecto al año anterior.

Michelle Obama es una de ellas. A finales de marzo de 2009 creó un huerto en el jardín de la Casa Blanca y desde entonces lo ha utilizado para alimentar a su familia pero también para concienciar sobre la importancia de consumir alimentos sanos.

ObamaGarden

Foto: The New York Times

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Qué hay que saber de la muerte para construir tu urna funeraria?
Diletta Pacifici: minimalismo XXL
Las muy perras: dos artistas que recogen animales abandonados
La positividad es una estafa y la ira es creativa
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies