24 de septiembre 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Personajes de rotulador y punta fina

24 de septiembre 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Fuera del reino animal y del mundo humano habitan seres indescriptibles para la zoología y los antropólogos. La piel de estas criaturas es uniforme. Su tez es verde, celeste, rosa o amarilla. El pelo es azul, violeta o cereza.

Esta descripción no es más que una aproximación vaga, porque, en realidad, resultaría imposible hacer un bestiario exacto. A menudo, las cabezas ni siquiera son cabezas y su aspecto puede encontrarse en cualquier cruce entre animal, persona, alienígena o descabezado.

No tienen nombre. Hugo Sierra, el ilustrador que los dibuja, no muestra ningún interés en asociarlos a una palabra. Los deja que vivan sin muchos porqués. Igual que vinieron. El diseñador dice que no los ve en su imaginación antes de que aparezcan sobre el papel. Surgen mientras los ilustra. “Nunca empiezo a dibujar con una idea preconcebida. Cojo el rotulador y van saliendo en la hoja. Comienzo a hacer líneas y voy visualizando lo que hay alrededor”, indica el también músico y guionista. “Siempre me dejo llevar y, a medida que voy dibujando, van saliendo nuevos personajes”.

Esa falta de método y explicación racional lleva a Sierra a pensar que los personajes proceden de su inconsciente. De allí vienen en líneas vacías de color. Los tonos del dibujo son una negociación entre la máquina y el humano o, también, entre el ordenador y el diseñador. “Voy probando colores y los elijo en función de la sensación que me dan. Me gustan los tonos más llamativos y, a menudo, coloreo con rotulador”.

Hugo Sierra dibuja a mano, “con el punta fina”, y a veces —asegura— incluso se deja ver su pulso en las líneas de los personajes y sus alrededores. Ilustra sin ordenador porque así empezó. Con rotulador y en cubos de basura. “Empecé a dibujar por la calle. Y eso hace que aprendas a hacerlo muy rápido. Creaba personajes en casa y luego los replicaba, deprisa, en cubos y paredes”, cuenta. “Por eso siempre dibujo como un loco en la calle”.

h12

h4

h5

h13

h15

h7

h8

h16

h6

h9

h10

h1

h14

h17

h18

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Fuera del reino animal y del mundo humano habitan seres indescriptibles para la zoología y los antropólogos. La piel de estas criaturas es uniforme. Su tez es verde, celeste, rosa o amarilla. El pelo es azul, violeta o cereza.

Esta descripción no es más que una aproximación vaga, porque, en realidad, resultaría imposible hacer un bestiario exacto. A menudo, las cabezas ni siquiera son cabezas y su aspecto puede encontrarse en cualquier cruce entre animal, persona, alienígena o descabezado.

No tienen nombre. Hugo Sierra, el ilustrador que los dibuja, no muestra ningún interés en asociarlos a una palabra. Los deja que vivan sin muchos porqués. Igual que vinieron. El diseñador dice que no los ve en su imaginación antes de que aparezcan sobre el papel. Surgen mientras los ilustra. “Nunca empiezo a dibujar con una idea preconcebida. Cojo el rotulador y van saliendo en la hoja. Comienzo a hacer líneas y voy visualizando lo que hay alrededor”, indica el también músico y guionista. “Siempre me dejo llevar y, a medida que voy dibujando, van saliendo nuevos personajes”.

Esa falta de método y explicación racional lleva a Sierra a pensar que los personajes proceden de su inconsciente. De allí vienen en líneas vacías de color. Los tonos del dibujo son una negociación entre la máquina y el humano o, también, entre el ordenador y el diseñador. “Voy probando colores y los elijo en función de la sensación que me dan. Me gustan los tonos más llamativos y, a menudo, coloreo con rotulador”.

Hugo Sierra dibuja a mano, “con el punta fina”, y a veces —asegura— incluso se deja ver su pulso en las líneas de los personajes y sus alrededores. Ilustra sin ordenador porque así empezó. Con rotulador y en cubos de basura. “Empecé a dibujar por la calle. Y eso hace que aprendas a hacerlo muy rápido. Creaba personajes en casa y luego los replicaba, deprisa, en cubos y paredes”, cuenta. “Por eso siempre dibujo como un loco en la calle”.

h12

h4

h5

h13

h15

h7

h8

h16

h6

h9

h10

h1

h14

h17

h18

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Consigue un montón de ideas de manera sencilla
Libros que “merecen ser impresos”
Fantastical Investments: ¿Están locos estos rusos?
Trolean ‘Juego de Tronos’ para visibilizar el TEL (Trastorno Específico del Lenguaje)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.