25 de octubre 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

Iberostar y la envidia cochina

25 de octubre 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Los conceptos más simples tienden a funcionar sin muchas más zarandajas. Cuando alguien tiene como máxima preocupación saber en qué parte de la playa recibe su masaje, lo normal es que quiera contarlo. Por supuesto, quien escucha esa historia estará, a su vez, frito de envidia. Con una vueltecita más tenemos el concepto que ha utilizado Sra. Rushmore para crear la campaña de hoteles Iberostar para esta temporada.

La envidia como motor humano funciona desde que el mundo es mundo. Este pecado capital es el protagonista de anécdotas impagables. Luis Miguel Dominguín, tras compartir colchón y edredón con Ava Gardner, se levantó a toda prisa, en se enfundó los pantalones y se dispuso a salir por la puerta de la habitación. “¿Dónde vas?”, le espetó la actriz. “¡A contarlo a mis amigos!”, respondió el torero. Todo dicho.

Conexión Iberostar es el nombre de la nueva campaña de la cadena, y está tremendamente centrada en el online. “La idea es transmitir las experiencias que tienen los clientes en las instalaciones de Iberostar”, explica Carlos Murillo, director de cuentas interactivo de Sra. Rushmore.

Rodaje de los vídeo mensajes

Hace un año era Antonio Banderas el que protagonizaba la campaña. En Sra. Rushmore pensaron que quien mejor puede explicar lo que se siente es quien disfruta de la experiencia. “Al final es el cliente el protagonista de las vacaciones. Además, es quien mejor puede contar a las personas que les rodean cómo lo están pasando”, dicer Murillo.

Dicho y hecho. El equipo de la agencia creativa se fue a algunos de los resorts de la cadena como el de la Riviera Maya o el de Punta Cana, y pusieron a los clientes delante de la cámara para que contaran cómo estaban. “Les hemos dicho que envíen un mensaje a la persona que quieran y que, directamente, les saquen envidia”, señala Murillo. “La idea es que los destinatarios del mensaje sean grabados mientras reaccionan al ver ese mensaje y puedan grabar una respuesta a través de su webcam creando así un contenido bastante viralizable”.

Sra. Rushmore ha creado cien videomensajes para el mercado español y otros cien para el estadounidense. “No hemos tenido problemas para hacer participar a los clientes. Están a gusto, así que aceptan contar su experiencia de buen grado”, dice Murillo.

Fake Trip, la campaña en redes sociales

La campaña tiene su cara también en redes sociales. Tinkle ha lanzado Fake Trip, un concurso en Facebook en el que, a cambio de un mensaje en el que el usuario simula estar de vacaciones en uno de los hoteles, opta a diversos premios en forma de viaje y estancia.

A Fake Trip le seguirá #Startrip, otra iniciativa a través de la cual serán los potenciales clientes los que propongan que harían en un viaje a los destinos de Iberostar. Será a partir del 2 de noviembre.

Los conceptos más simples tienden a funcionar sin muchas más zarandajas. Cuando alguien tiene como máxima preocupación saber en qué parte de la playa recibe su masaje, lo normal es que quiera contarlo. Por supuesto, quien escucha esa historia estará, a su vez, frito de envidia. Con una vueltecita más tenemos el concepto que ha utilizado Sra. Rushmore para crear la campaña de hoteles Iberostar para esta temporada.

La envidia como motor humano funciona desde que el mundo es mundo. Este pecado capital es el protagonista de anécdotas impagables. Luis Miguel Dominguín, tras compartir colchón y edredón con Ava Gardner, se levantó a toda prisa, en se enfundó los pantalones y se dispuso a salir por la puerta de la habitación. “¿Dónde vas?”, le espetó la actriz. “¡A contarlo a mis amigos!”, respondió el torero. Todo dicho.

Conexión Iberostar es el nombre de la nueva campaña de la cadena, y está tremendamente centrada en el online. “La idea es transmitir las experiencias que tienen los clientes en las instalaciones de Iberostar”, explica Carlos Murillo, director de cuentas interactivo de Sra. Rushmore.

Rodaje de los vídeo mensajes

Hace un año era Antonio Banderas el que protagonizaba la campaña. En Sra. Rushmore pensaron que quien mejor puede explicar lo que se siente es quien disfruta de la experiencia. “Al final es el cliente el protagonista de las vacaciones. Además, es quien mejor puede contar a las personas que les rodean cómo lo están pasando”, dicer Murillo.

Dicho y hecho. El equipo de la agencia creativa se fue a algunos de los resorts de la cadena como el de la Riviera Maya o el de Punta Cana, y pusieron a los clientes delante de la cámara para que contaran cómo estaban. “Les hemos dicho que envíen un mensaje a la persona que quieran y que, directamente, les saquen envidia”, señala Murillo. “La idea es que los destinatarios del mensaje sean grabados mientras reaccionan al ver ese mensaje y puedan grabar una respuesta a través de su webcam creando así un contenido bastante viralizable”.

Sra. Rushmore ha creado cien videomensajes para el mercado español y otros cien para el estadounidense. “No hemos tenido problemas para hacer participar a los clientes. Están a gusto, así que aceptan contar su experiencia de buen grado”, dice Murillo.

Fake Trip, la campaña en redes sociales

La campaña tiene su cara también en redes sociales. Tinkle ha lanzado Fake Trip, un concurso en Facebook en el que, a cambio de un mensaje en el que el usuario simula estar de vacaciones en uno de los hoteles, opta a diversos premios en forma de viaje y estancia.

A Fake Trip le seguirá #Startrip, otra iniciativa a través de la cual serán los potenciales clientes los que propongan que harían en un viaje a los destinos de Iberostar. Será a partir del 2 de noviembre.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Los conceptos más simples tienden a funcionar sin muchas más zarandajas. Cuando alguien tiene como máxima preocupación saber en qué parte de la playa recibe su masaje, lo normal es que quiera contarlo. Por supuesto, quien escucha esa historia estará, a su vez, frito de envidia. Con una vueltecita más tenemos el concepto que ha utilizado Sra. Rushmore para crear la campaña de hoteles Iberostar para esta temporada.

La envidia como motor humano funciona desde que el mundo es mundo. Este pecado capital es el protagonista de anécdotas impagables. Luis Miguel Dominguín, tras compartir colchón y edredón con Ava Gardner, se levantó a toda prisa, en se enfundó los pantalones y se dispuso a salir por la puerta de la habitación. “¿Dónde vas?”, le espetó la actriz. “¡A contarlo a mis amigos!”, respondió el torero. Todo dicho.

Conexión Iberostar es el nombre de la nueva campaña de la cadena, y está tremendamente centrada en el online. “La idea es transmitir las experiencias que tienen los clientes en las instalaciones de Iberostar”, explica Carlos Murillo, director de cuentas interactivo de Sra. Rushmore.

Rodaje de los vídeo mensajes

Hace un año era Antonio Banderas el que protagonizaba la campaña. En Sra. Rushmore pensaron que quien mejor puede explicar lo que se siente es quien disfruta de la experiencia. “Al final es el cliente el protagonista de las vacaciones. Además, es quien mejor puede contar a las personas que les rodean cómo lo están pasando”, dicer Murillo.

Dicho y hecho. El equipo de la agencia creativa se fue a algunos de los resorts de la cadena como el de la Riviera Maya o el de Punta Cana, y pusieron a los clientes delante de la cámara para que contaran cómo estaban. “Les hemos dicho que envíen un mensaje a la persona que quieran y que, directamente, les saquen envidia”, señala Murillo. “La idea es que los destinatarios del mensaje sean grabados mientras reaccionan al ver ese mensaje y puedan grabar una respuesta a través de su webcam creando así un contenido bastante viralizable”.

Sra. Rushmore ha creado cien videomensajes para el mercado español y otros cien para el estadounidense. “No hemos tenido problemas para hacer participar a los clientes. Están a gusto, así que aceptan contar su experiencia de buen grado”, dice Murillo.

Fake Trip, la campaña en redes sociales

La campaña tiene su cara también en redes sociales. Tinkle ha lanzado Fake Trip, un concurso en Facebook en el que, a cambio de un mensaje en el que el usuario simula estar de vacaciones en uno de los hoteles, opta a diversos premios en forma de viaje y estancia.

A Fake Trip le seguirá #Startrip, otra iniciativa a través de la cual serán los potenciales clientes los que propongan que harían en un viaje a los destinos de Iberostar. Será a partir del 2 de noviembre.

Los conceptos más simples tienden a funcionar sin muchas más zarandajas. Cuando alguien tiene como máxima preocupación saber en qué parte de la playa recibe su masaje, lo normal es que quiera contarlo. Por supuesto, quien escucha esa historia estará, a su vez, frito de envidia. Con una vueltecita más tenemos el concepto que ha utilizado Sra. Rushmore para crear la campaña de hoteles Iberostar para esta temporada.

La envidia como motor humano funciona desde que el mundo es mundo. Este pecado capital es el protagonista de anécdotas impagables. Luis Miguel Dominguín, tras compartir colchón y edredón con Ava Gardner, se levantó a toda prisa, en se enfundó los pantalones y se dispuso a salir por la puerta de la habitación. “¿Dónde vas?”, le espetó la actriz. “¡A contarlo a mis amigos!”, respondió el torero. Todo dicho.

Conexión Iberostar es el nombre de la nueva campaña de la cadena, y está tremendamente centrada en el online. “La idea es transmitir las experiencias que tienen los clientes en las instalaciones de Iberostar”, explica Carlos Murillo, director de cuentas interactivo de Sra. Rushmore.

Rodaje de los vídeo mensajes

Hace un año era Antonio Banderas el que protagonizaba la campaña. En Sra. Rushmore pensaron que quien mejor puede explicar lo que se siente es quien disfruta de la experiencia. “Al final es el cliente el protagonista de las vacaciones. Además, es quien mejor puede contar a las personas que les rodean cómo lo están pasando”, dicer Murillo.

Dicho y hecho. El equipo de la agencia creativa se fue a algunos de los resorts de la cadena como el de la Riviera Maya o el de Punta Cana, y pusieron a los clientes delante de la cámara para que contaran cómo estaban. “Les hemos dicho que envíen un mensaje a la persona que quieran y que, directamente, les saquen envidia”, señala Murillo. “La idea es que los destinatarios del mensaje sean grabados mientras reaccionan al ver ese mensaje y puedan grabar una respuesta a través de su webcam creando así un contenido bastante viralizable”.

Sra. Rushmore ha creado cien videomensajes para el mercado español y otros cien para el estadounidense. “No hemos tenido problemas para hacer participar a los clientes. Están a gusto, así que aceptan contar su experiencia de buen grado”, dice Murillo.

Fake Trip, la campaña en redes sociales

La campaña tiene su cara también en redes sociales. Tinkle ha lanzado Fake Trip, un concurso en Facebook en el que, a cambio de un mensaje en el que el usuario simula estar de vacaciones en uno de los hoteles, opta a diversos premios en forma de viaje y estancia.

A Fake Trip le seguirá #Startrip, otra iniciativa a través de la cual serán los potenciales clientes los que propongan que harían en un viaje a los destinos de Iberostar. Será a partir del 2 de noviembre.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Black Mirror’ y por qué Netflix ganó la partida este fin de semana
Pop-up books, un recetario comestible y otros libros que nunca podrán ser digitales
Un fanzine sobre consentimiento sexual que quiere acabar con la cultura de la violación
La química de los elementos según Martín Satí
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies