7 de octubre 2010    /   DIGITAL
por
 

iBotanika, pasión por las plantas

7 de octubre 2010    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Hace poco más de un año, a Jan Hinrichs le surgió un problema. Su secuoya de 15 metros estaba secándose y no sabía qué hacer para evitar el trágico final que le esperaba. La necesidad de encontrar información acerca de este problema tan poco común (no todo el mundo tiene un árbol de 15 metros en su jardín), unida a su afición a tomar imágenes de plantas le llevaron a crear iBotanika, una red social de conocimiento e intercambio sobre la botánica.

“iBotanika nace, como la mayoría de redes sociales, por la necesidad de descubrir, compartir y conectar con otros. Se da la circunstancia de que con las plantas, con los seres vivos, es más sencillo que exista una implicación emocional”, explica Hinrichs. “A mí me encantan las plantas pero no son mi pasión. Me gusta la botánica pero me gusta más hacer fotos y visitar sitios”. Ahí radica uno de los puntos claves de iBotanika. La integración de la geolocalización en la plataforma. “La disciplina reina de la botánica es la de la recopilación de árboles singulares. En la plataforma, cada uno tiene una ficha que va siendo actualizada por los propios usuarios”, comenta el CEO de iBotanika.

Los usuarios son los grandes responsables de generar el contenido de la plataforma. El objetivo de la red social es que, gracias a las aportaciones de la gente, se convierta en el mayor directorio de plantas de la Red. “Intentamos que los organismos oficiales compartieran con nosotros sus bases de datos ya que son de dominio público, pero fue imposible. Los fondos públicos se reparten entre muy poca gente que, además, no tiene mucho alcance“, lamenta Hinrichs.

iBotanika intenta utilizar la viralidad de las redes sociales para  concienciar a la gente de que hay un mundo más allá de las pantallas de sus equipos. Los perfiles personales ofrecen la posibilidad de seguir a otros usuarios, claro, pero también de seguir a plantas. Esta cualidad permite recopilar en el perfil propio toda la información acerca de una especie en concreto. “Queremos crear una red de información con recursos que ya existen y queremos hacerlo participativo”, resalta Hinrichs. “El directorio, la posibilidad de agregar imágenes de las plantas, permiten combinar lo bello de la botánica con lo práctico de la información. La sociedad es integración de producto, diversión, información y juego”.

Jan Hinrichs, CEO de Beluga Linguistics, la empresa que se ha encargado de la traducción de Last.fm o Vevo.com, cuenta con la participación en el proyecto de J.A del Moral, CEO de Alianzo. La explotación de iBotanika pasa por establecer la red social como la referencia en jardinería y botánica en el mundo. “El target potencial de iBotanika es gigante. En Alemania, por ejemplo, hay 40 millones de personas que tienen una planta. Si el 10% utilizara nuestra red, serían 4 millones sólo en Alemania. En Europa se mueven casi 50.000 millones de euros al año en venta de plantas, útiles y maquinaria de jardinería, literatura y publicidad relacionada. Queremos canalizar un tanto por ciento y creemos que podemos hacerlo con nuestro background en internacionalización”, explica el fundador de la plataforma.

Tras la captación de una amplia base de usuarios viene la monetización. “Podemos segmentar a los usuarios y ofrecerles productos acordes a las necesidades que tienen según sus plantas o su localización. Es interesante ver la foto grande de la botánica. Este es un proyecto a largo plazo que pretende crear una masa crítica de usuarios”.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Hace poco más de un año, a Jan Hinrichs le surgió un problema. Su secuoya de 15 metros estaba secándose y no sabía qué hacer para evitar el trágico final que le esperaba. La necesidad de encontrar información acerca de este problema tan poco común (no todo el mundo tiene un árbol de 15 metros en su jardín), unida a su afición a tomar imágenes de plantas le llevaron a crear iBotanika, una red social de conocimiento e intercambio sobre la botánica.

“iBotanika nace, como la mayoría de redes sociales, por la necesidad de descubrir, compartir y conectar con otros. Se da la circunstancia de que con las plantas, con los seres vivos, es más sencillo que exista una implicación emocional”, explica Hinrichs. “A mí me encantan las plantas pero no son mi pasión. Me gusta la botánica pero me gusta más hacer fotos y visitar sitios”. Ahí radica uno de los puntos claves de iBotanika. La integración de la geolocalización en la plataforma. “La disciplina reina de la botánica es la de la recopilación de árboles singulares. En la plataforma, cada uno tiene una ficha que va siendo actualizada por los propios usuarios”, comenta el CEO de iBotanika.

Los usuarios son los grandes responsables de generar el contenido de la plataforma. El objetivo de la red social es que, gracias a las aportaciones de la gente, se convierta en el mayor directorio de plantas de la Red. “Intentamos que los organismos oficiales compartieran con nosotros sus bases de datos ya que son de dominio público, pero fue imposible. Los fondos públicos se reparten entre muy poca gente que, además, no tiene mucho alcance“, lamenta Hinrichs.

iBotanika intenta utilizar la viralidad de las redes sociales para  concienciar a la gente de que hay un mundo más allá de las pantallas de sus equipos. Los perfiles personales ofrecen la posibilidad de seguir a otros usuarios, claro, pero también de seguir a plantas. Esta cualidad permite recopilar en el perfil propio toda la información acerca de una especie en concreto. “Queremos crear una red de información con recursos que ya existen y queremos hacerlo participativo”, resalta Hinrichs. “El directorio, la posibilidad de agregar imágenes de las plantas, permiten combinar lo bello de la botánica con lo práctico de la información. La sociedad es integración de producto, diversión, información y juego”.

Jan Hinrichs, CEO de Beluga Linguistics, la empresa que se ha encargado de la traducción de Last.fm o Vevo.com, cuenta con la participación en el proyecto de J.A del Moral, CEO de Alianzo. La explotación de iBotanika pasa por establecer la red social como la referencia en jardinería y botánica en el mundo. “El target potencial de iBotanika es gigante. En Alemania, por ejemplo, hay 40 millones de personas que tienen una planta. Si el 10% utilizara nuestra red, serían 4 millones sólo en Alemania. En Europa se mueven casi 50.000 millones de euros al año en venta de plantas, útiles y maquinaria de jardinería, literatura y publicidad relacionada. Queremos canalizar un tanto por ciento y creemos que podemos hacerlo con nuestro background en internacionalización”, explica el fundador de la plataforma.

Tras la captación de una amplia base de usuarios viene la monetización. “Podemos segmentar a los usuarios y ofrecerles productos acordes a las necesidades que tienen según sus plantas o su localización. Es interesante ver la foto grande de la botánica. Este es un proyecto a largo plazo que pretende crear una masa crítica de usuarios”.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
#Twittergrafia o el amor
El Dalí del Ipad: Jaime Sanjuán y su hípersurrealismo revolucionario
Social Mierda, el juego de mesa
The Joy: Un coach en el iPhone para dejar de fumar
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Interesante, tengalo por seguro que no de forma inmediata, pero responderé a tan provechosa idea de web, y a ustedes, Yorokobu, me ha encantado la información que me comparten a travéz del facebook.

  • Comentarios cerrados.