18 de marzo 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Ikea prohíbe jugar al escondite en sus tiendas de Holanda

18 de marzo 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Esta historia comienza con una mujer belga de 29 años, que antes de cumplir la treintena hizo una lista de treinta deseos que le gustaría cumplir antes de cambiar de decena.
Entre ellos estaba el de jugar al escondite en una tienda de Ikea. El deseo fue concedido en julio del año pasado y la empresa creó un grupo en Facebook para convocar a los interesados. Unas quinientas personas acudieron a la cita, según cuenta 20minutos.
«Había personas escondidas en neveras, bajo los peluches, en las bolsas azules de la compra e incluso en el espacio de almacenamiento de debajo de las camas», contó la ‘cumpleañera’ en su momento.
El tema es que se ha cumplido el dicho de «culo veo, culo quiero» y los holandeses, celosos, han creado también grupos para citarse en las tiendas de Ámsterdam, Utrecht y Eindohven. Pero nada de quinientas personas, hablamos de grupos que llegan a los 30.000 fans de esconderse en un Ikea.
Suponemos que a la responsable de estas tiendas en Holanda le temblaría la pernera cuando se enteró del asunto. Todavía se estará acordando del compañero belga que aprobó el jueguecito en su tienda y despertó la imaginación de miles de nostálgicos de una infancia sin escondites en Ikea.
La explicación que ha dado la responsable holandesa es que no puede poner en peligro la seguridad de sus clientes, «sobre todo si no sabemos dónde están». Claramente se ha equivocado; debería seguirles el juego y ofrecer a todos sus clientes productos con bulto o sorpresa, como un huevo Kinder.
Desplegar la alfombra Skönditen en el salón y encontrarte una persona tiesa como un palo tiene que ser un buen punto. Solo por eso merece la pena permitirles hacerlo. Además, podría ser peor. Una mujer ebria dejó un ‘recuerdo’ en el sofá de un Ikea en Israel para, acto seguido, echarse una siesta de pijama y orinal en una de sus camas.
Escondite o botellón con sueñecito, que elijan.
 
Foto de portada: anantachat/Shutterstock
———
Estos artículos, escritos por PARECE DEL MUNDO TODAY, pueden ser a veces interpretaciones ficticias y humorísticas de noticias reales que aparecen en medios de comunicación.

Esta historia comienza con una mujer belga de 29 años, que antes de cumplir la treintena hizo una lista de treinta deseos que le gustaría cumplir antes de cambiar de decena.
Entre ellos estaba el de jugar al escondite en una tienda de Ikea. El deseo fue concedido en julio del año pasado y la empresa creó un grupo en Facebook para convocar a los interesados. Unas quinientas personas acudieron a la cita, según cuenta 20minutos.
«Había personas escondidas en neveras, bajo los peluches, en las bolsas azules de la compra e incluso en el espacio de almacenamiento de debajo de las camas», contó la ‘cumpleañera’ en su momento.
El tema es que se ha cumplido el dicho de «culo veo, culo quiero» y los holandeses, celosos, han creado también grupos para citarse en las tiendas de Ámsterdam, Utrecht y Eindohven. Pero nada de quinientas personas, hablamos de grupos que llegan a los 30.000 fans de esconderse en un Ikea.
Suponemos que a la responsable de estas tiendas en Holanda le temblaría la pernera cuando se enteró del asunto. Todavía se estará acordando del compañero belga que aprobó el jueguecito en su tienda y despertó la imaginación de miles de nostálgicos de una infancia sin escondites en Ikea.
La explicación que ha dado la responsable holandesa es que no puede poner en peligro la seguridad de sus clientes, «sobre todo si no sabemos dónde están». Claramente se ha equivocado; debería seguirles el juego y ofrecer a todos sus clientes productos con bulto o sorpresa, como un huevo Kinder.
Desplegar la alfombra Skönditen en el salón y encontrarte una persona tiesa como un palo tiene que ser un buen punto. Solo por eso merece la pena permitirles hacerlo. Además, podría ser peor. Una mujer ebria dejó un ‘recuerdo’ en el sofá de un Ikea en Israel para, acto seguido, echarse una siesta de pijama y orinal en una de sus camas.
Escondite o botellón con sueñecito, que elijan.
 
Foto de portada: anantachat/Shutterstock
———
Estos artículos, escritos por PARECE DEL MUNDO TODAY, pueden ser a veces interpretaciones ficticias y humorísticas de noticias reales que aparecen en medios de comunicación.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Sicario de runners
¡Mira, una bambucicleta!
Roberto Alcaraz, el fotógrafo que logra encontrarle belleza a Benidorm
Las botellas que hacen música electrónica
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Es vergonzoso que esta empresa que se las da de muy buena tenga una atención al cliente telefónica pésima. Primero tienes que llamar a un 902 y tirarte más de 25 minutos para que te atienda un agente y al final cuelgas porque te va a salir más caro que el artículo que has comprado de oferta y te han cobrado el doble. En otra ocasión me dejé un artículo de 10 euros pagado en caja (después de gastarme 740 euros) y cuando me atendieron el teléfono me dijeron que pusiera una reclamación por escrito en la tienda donde había comprado; en este caso fue en Murcia. Yo vivo en Alicante es decir me cuesta más recorrer 80 km. y el tiempo que el dinero que me cobraron de más. Imagino que como yo habrán más clientes que les haya pasado algo parecido. En fin es la segunda vez y desde luego no habrá tercera, Ikea a perdido un cliente y desde luego cada vez que me pregunten por este establecimiento, mi opinión será totalmente negativa. Por cierto….la comida pésima. y si tienen que cambiar algún artículo, no vayan con prisa. Según me ha contado un amigo 1 1/2 hs para cambiar una taza de café desportillada y 20 minutos para poder comprar otra.
    INCREÍBLE! !!!!!

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad