12 de noviembre 2012    /   IDEAS
por
 

¿Cómo te gustaría que fuera la política del futuro?

12 de noviembre 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Muchos modelos de negocio inventados hace décadas hacen aguas. También lo hace un sistema político diseñado para un mundo sin internet y recién salido de una dictadura. Imagina que puedes diseñar el nuevo modelo político y de gobernanza de este país. ¿Cómo sería?

Escribe tus ideas en los comentarios de este post, hasta el próximo martes, 13, a las 00.00, y mostraremos vuestras sugerencias en una infografía que se publicará en el número de la revista Yorokobu del próximo diciembre.

Muchas gracias ♧

Imagen de Wikimedia Commons reproducida bajo licencia CC.

Muchos modelos de negocio inventados hace décadas hacen aguas. También lo hace un sistema político diseñado para un mundo sin internet y recién salido de una dictadura. Imagina que puedes diseñar el nuevo modelo político y de gobernanza de este país. ¿Cómo sería?

Escribe tus ideas en los comentarios de este post, hasta el próximo martes, 13, a las 00.00, y mostraremos vuestras sugerencias en una infografía que se publicará en el número de la revista Yorokobu del próximo diciembre.

Muchas gracias ♧

Imagen de Wikimedia Commons reproducida bajo licencia CC.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¡Vete a esnifar espárragos!
Así eran los dioses que no llegaron al belén de tu madre
Feminismos Reunidos: un trivial sobre mujeres y el colectivo LGTBQ
Una breve historia del product placement
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 12
  • La política del futuro debería ser bastante menos corporativista, más directa, más sujeta a controles periódicos, directos y vinculantes de los ciudadanos.

    Todos los ciudadanos censados deberían disponer de un dispositivo en sus pcs, en sus smartphones con firma electrónica que les permitiera decidir on line la aceptación o el rechazo de iniciativas legislativas o decisiones gubernamentales vía decreto que les afectasen directamente. ¿Acaso no firmamos electrónicamente nuestras transacciones y opinamos sobre casi todo en las redes sociales? La democracia es una responsabilidad que nos concierne a todos, de ahí que la gente deba implicarse más con las herramientas adecuadas y los controles de seguridad necesarios. Las urnas cada cuatro años son un vestigio del pasado, y ofrece la posibilidad de que lo votado no se corresponda con lo que finalmente se plantea y aprueba en las Cámaras o en los consejos de ministros.

  • Ningún modelo sirve sin honestidad y Amor real.
    Cualquier sistema es válido si sus practicantes son seres conscientes .
    Los practicantes de politica somos todos.
    Abre tu corazón si quieres que los encargados de organizar el mundo sean amables, justos, serenos, conscientes, sabios, ecologicos…..

  • Creo que el futuro de la política debe estar protagonizado por la mujeres en todos los aspectos. ¿Quién ha manejado realmente las economías de cada casa? ¿Quién ha sabido llevar los conflictos más cercanos con humildad, cerebro y empatía? Además, una democracia debe ser realmente participativa. L@s ciudadan@s tenemos el derecho y el deber de participar, opinar y tomar decisiones.

  • Me gustaría que tal y como fue concebid el término por Aristóteles, la política en el futuro sea «el arte de lo posible», pero lo posible para toda la nación, no para las finanzas personales de quienes ocupan cargos públicos.

    Que de los avances tecnológicos aproveche la oportunidad de escuchar las opiniones de todos los ciudadanos y se elaboren proyectos en base a las necesidades reales de la población, no de acuerdo a lo que dicen los acólitos de una u otra banda, que mediante la práctica y ejercicio de la política se pueda iluminar el futuro que hoy se ve nublado.

  • Política sin políticos, gestores y organizadores con sueldos similares al resto de ciudadanos.
    Democracia participativa. Todos votamos por lo que nos interesa.
    Campañas informativas para cada decisión que debamos de tomar.
    Medios de comunicación independientes y politizados (que no «partidizados»).

    Tampoco es tan difícil.

  • Creo que los políticos deberían ser más responsables y honestos.
    Una democracia más cercana al pueblo con transparencia y una mayor participación de los ciudadanos implantándose las listas abiertas.
    No deberían cobrar más de un sueldo y con una ley de incompatibilidades más estricto.

  • BUENAS TARDES:
    ME GUSTARÍA APORTAR ALGUNAS IDEAS. ES NECESARIO UN MEJOR ACCESO DE LAS OPINIONES DE LOS CIUDADANOS Y LAS NECESIDADES QUE TIENE LA SOCIEDAD Y HACERLAS LLEGAR CON AGILIDAD A NUESTROS DIRIGENTES.
    LOS POLÍTICOS ELEGIDOS DEBEN SER RESPONSABLES PENALMENTE DE SUS DELITOS, SABER QUE ADMINISTRAN LOS BIENES DE LOS CIUDADANOS,A LOS QUE REPRESENTAN, PERO QUE NO TIENEN CARTA BLANCA PARA TODO.
    DE FORMA QUE SI OBRAN DELICTIVAMENTE O DE MALA FE, HAN DE RESPONDER INMEDIATAMENTE, RESARCIENDO POR EL DAÑO ECONÓMICO Y PAGANDO CON LA CARCEL POR SUS DELITOS.
    EL ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO DE LOS POLÍTICOS Y DEMÁS REPRESENTANTES PÚBLICOS, ASÍ COMO EL ENDEUDAMIENTO MASIVO DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS DEBERÍA ESTAR LIMITADO POR LEY.
    NO PERMITIR LA VENTA DE LAS EMPRESAS, ORGANISMOS Y EL RESTO DEL PATRIMONIO PÚBLICO.
    LIMITAR EL ACCESO A LOS CARGOS PÚBLICOS DE PERSONAS SIN MÉRITOS OBJETIVOS, SIN CUALIFICACIÓN Y SIN UN INTERÉS POR MEJORAR Y AUMENTAR EL BIENESTAR Y LOS BIENES PÚBLICOS.
    LAS PERSONAS VÁLIDAS PARA LA SOCIEDAD DEBERÍAN PODER PRESENTARSE A LOS PUESTOS DE RESPONSABILIDAD SIN NECESIDAD DE PASAR POR LA «TIRANÍA» DE LA DISCIPLINA Y OBEDIENCIA A UN PARTIDO POLÍTICO.
    SALUDOS CORDIALES

  • Hay una propuesta conocida como Democracia Delegativa o Líquida, por su capacidad de adaptarse a cada persona como le convenga. Básicamente es un híbrido entre Democracia Representativa y Directa: en un extremo el sistema degenera hasta apartarse de la pluralidad de intereses individuales, y en el otro se vuelve demasiado complejo a gestionar (no todos podemos decidir sobre todo por ser materialmente imposible).

    Se trataría de cada uno decidir en qué ámbitos de conocimiento se presenta como delegado («proxy» en inglés) o como votante de un delegado. Los delegados representarían solo las personas que les han elegido directamente, que en cualquier momento podrían revocar el cargo, y al mismo tiempo podrían delegar a su vez a otros delegados para ir ganando peso en el proceso de toma de decisiones, hasta tener un numero de personas razonable con las que se podría llevar a cabo un debate político. Todas las acciones de los delegados serían públicas, incluidos los debates, las decisiones y las re-delegaciones, y por tanto ser tomadas en cuenta al momento. Hay muchas variantes, y algunas de ellas ya están funcionando como plataformas de participación electrónica (Adhocracy, Votorola, LiquidFeedback usada por el Partido Pirata en Alemania y Agora en España). Se pueden utilizar, aunque todavía están muy verdes para uso real en procesos electorales (algunas cuestiones abiertas son relativas a la seguridad e implantación del proceso). Por ejemplo, Votorola propone una versión con «delegación comunicativa» donde, en grupos reducidos, se escribiría un borrador de propuesta y cada grupo propondría un delegado para defenderla; las propuestas se irían propagando a niveles mayores, cada vez con menos delegados, hasta llegar un número pequeño donde se votaría abiertamente por la mejor propuesta. De esta manera se pretende mejorar la especialización técnica para la resolución de problemas teniendo en cuenta la resolución de conflictos individuales.

    Como cualquier sistema no es perfecto y tiene algunos problemas técnicos, además de la poca participación con que se han encontrado en algunos casos. Si os interesa recomiendo las lecturas de Bryan Ford («Delegative Democracy», 2002), Mikael Nordfors («How to Make a Bunch of Lazy and Selfish People Work Together», 2003), James Green Armytage («Designing a Voluntary Vote-Delegation System», 2010) y, para una visión más práctica, Andrea Cangialosi («Delegative Democracy: Is the PiratenPartei Liquid Democracy proposal fit for Germany?», 2011); el site de Votorola también está muy bien documentado.

    Es un tema muy interesante y creo que en el futuro deberíamos conseguir algo similar. Saludos!

  • Economía del bien común (en el original alemán Gemeinwohl-Ökonomie), es un proyecto económico abierto a las empresas y promovido por el economista austríaco Christian Felber que pretende implantar y desarrollar una verdadera economía sostenible y alternativa a los mercados financieros en la que necesariamente tienen que participar las empresas.

    LA ECONOMÍA DEL BIEN COMÚN NO ES UNA META DISTANTE ABSTRACTA, SINO QUE SE ENTIENDE COMO UN PROCESO PARTICIPATIVO COMENZADO HOY: La iniciativa de la Economía del Bien Común, apoyada por organizaciones, políticos, gente privada y empresas, comenzó en octubre del 2010. Desde entonces el movimiento aumentó constantemente. Más de 100 empresa pioneras realizaron voluntariamente en el 2011 por primera vez „Balance del Bien Común“. En los más de 20 “campos regionales de energía o actividad” se profundiza, extiende y desarrolla el concepto de la economía del bien común. De esta manera, de un movimiento abierto a los resultados, se puede desarrollar un proceso en crecimiento local con consecuencias globales. Teniendo como objetivo sinergias con principios similares. En este sentido, todos sois invitados cordialmente a participar en el proceso de desarrollo de una Economía del Bien Común.

    Principios de la Economía del Bien Común:
    La economía del bien común se debe regir por una serie de principios básicos que representan valores humanos: confianza, honestidad, responsabilidad, cooperación, solidaridad, generosidad y compasión, entre otros.

    Para los defensores de la economía del bien común aquellas empresas que les guíen esos principios y valores deben obtener ventajas legales que les permitan sobrevivir a los valores del lucro y la competencia actuales

    La economía real actual se mide el éxito económico con valores o indicadores monetarios como el producto interior bruto y los beneficios que dejan fuera a los seres humanos y al medio en el que vivimos. Estos indicadores no nos dicen nada sobre si hay guerra, se vive en una dictadura, si sobreexplotamos el medio, si se respetan los derechos humanos, etc. De la misma manera una empresa que tenga beneficios no nos indica nada sobre las condiciones de sus trabajadores ni sobre lo que produce ni como lo produce.

    El balance del bien común mide como una empresa vive: la dignidad humana, la solidaridad, la justicia social, la sostenibilidad ecológica, la democracia con todos sus proveedores y clientes. Finalmente, la evaluación de esos valores podrá permitir al consumidor escoger los productos. Felber propone un límite a la propiedad privada y a la herencia.

  • Es difícil definir cómo me gustaría que fuera la política en el futuro puesto que a lo largo de la historia sustancialmente ha variado muy poco. No es tanto la política en sí lo que debería cambiar, sino las actitudes del hombre. Porque la política no es más que una acción, que consiste en adoptar decisiones colectivas. La política se puede desarrollar en cualquier ámbito, no sólo en las instituciones de un Estado. Por tanto, la única manera de modificar los argumentos que contribuyen a adoptar esas decisiones, sería cambiando la manera de pensar del hombre. Mientras el hombre siga pensando como piensa, será difícil que la política contribuya a incrementar la prosperidad de las diferentes sociedades que componen este mundo.

    El hombre generalmente es emocionalmente inestable y se deja llevar por sentimientos que son nocivos para otros hombres, como la avaricia o la pereza. La avaricia por la necesidad de acumular riquezas a cualquier precio y la pereza porque muchos quieren tenerlo todo ya masticado, lo cual los hace extremadamente manipulabes. Mientras haya hombres avariciosos y otros que sean manipulables será difícil consolidar una igualdad real. Que es una condición «sine que non» para que exista otra política. Es decir, para que todos los hombres puedan defender sus intereses de igual forma, debería existir previamente una igualdad real. Si hay hombres más débiles que otros, no hay forma humana de conseguirlo. En este sentido es muy ilustrativa la obra del filósofo estadounidense John Rawls.

    La igualdad tanto formal como real es fundamental para que cualquier sociedad pueda adoptar decisiones de manera consensuada y que todos salgan beneficiados. La evolución del hombre hacia otros más responsable, cooperativo, tolerante y solidario es esencial. A partir de esa base podría imaginar otra política para el futuro, si no, no sería más que una utopía.

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad