fbpx
15 de enero 2016    /   IDEAS
por
 

Conectados y negociadores: así son los jóvenes de ahora

15 de enero 2016    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Los jóvenes de hoy en día no piensan tanto en la política. Al menos, eso es lo que se desprende del informe resultante del proyecto de investigación social «¿Qué quieres hacer con tu vida?». Según este estudio, que ha realizado 60 entrevistas en profundidad y 2.000 entrevistas aleatorias a jóvenes de toda España, estos consideran que los cuatro pilares de su vida son la familia, la educación, la ocupación y las relaciones, pero se dejan fuera de esos ejes fundamentales otras cuestiones como la política, la tecnología o la religión. No es que no les importen estos temas, pero invitados a reflexionar durante dos horas sobre su felicidad y sus sueños, no ponen el foco ahí.

En julio de 2015, este proyecto adoptó la forma de una caravana nómada en la que seis jóvenes recorrieron treinta ciudades de la geografía española recogiendo experiencias. Un factor de diferenciación con otros estudios similares, según Pepa Barral de Two Much (una de las entidades que han puesto en marcha el proyecto), es que «se ha construido el guion de preguntas en función de lo que ellos mismos nos contaban». Las otras entidades colaboradoras fueron Global Shapers Madrid, Quiero salvar el mundo haciendo marketing, Abanca, CocaCola y la Fundación Universidad-Empresa.

QQHCTV1

La pregunta era clara: «¿Qué quieres hacer con tu vida?». Pero esa pregunta englobaba muchas otras subpreguntas: «¿qué te hace feliz?» «¿Qué o quién te ayudó a elegir?». He aquí algunas de las conclusiones de esta investigación.

Ni rastro de los «ni-nis»

Según este estudio, ese perfil de joven para el que pasan los días sin que se emocione por un reto profesional o de formación es una quimera. Los jóvenes que están parados están de todo menos inactivos: se encuentran buscando su próxima ocupación o formándose para cumplir sus deseos en el futuro. Solo el 37% tiene un trabajo que le permite la independencia económica, pero aun así no consideran que encajen con el concepto de «generación perdida» o con la inactividad.

DSC00548

Tres tipos de jóvenes

El estudio diferencia entre los jóvenes anclados en la idea «ahora soy yo quien pilota mi vida», los que se sienten identificados con la afirmación «ahora es cuando estoy descubriendo qué me mueve en la vida» y, por último, los que piensan «ya estoy logrando la estabilidad en la vida».

En función de esta clasificación de actitudes varía la tensión existente entre su propio deseo y la demanda social (lo que «se espera» de ellos).

Screen Shot 2016-01-15 at 13.30.32

Negociadores natos

El estudio ha concluido que estos jóvenes tienen muy arraigado el poder de negociación. Según explica Natalia Pedrajas, de Global Shapers Madrid, «es porque lo hemos estado practicando desde pequeños. Nuestros padres tenían un impulso más combativo y luchador. Esta generación ha vivido eso, pero ha resultado ser más negociadora con sus deseos, y así es como se va a relacionar con el mundo: negociando para integrar».

Conectados

No vivirían sin sus relaciones. «Viven yo y nosotros a la vez», dice Pepa Barral. De los cuatro bloques esenciales comentados antes, ese sería aquel al que nunca renunciarían. Saben bien que quien tiene un amigo tiene, más que un contacto, «un puerto», como dijo uno de los entrevistados. Conocen el valor de esa red de contactos, y disfrutar de sus amistades es una prioridad para el 58% de ellos.

Captura-de-pantalla-2015-12-16-a-la(s)-00.29.28

Haciendo piña… pero solo entre ellos

Los jóvenes que actualmente tienen entre 21 y 30 años piensan en el «nosotros» antes que en el «yo». Otras generaciones han tenido más conflictos o rivalidad, pero estos jóvenes se sienten como peces en el agua con lo comunitario y colectivo, con iniciativas colaborativas y con los proyectos en grupo. Sin embargo, como apunta Luis Miguel Barral de Two Much, «se trata de un “nosotros” generacional. No hay comunicación intergeneracional. Creemos que eso puede ser un problema de la sociedad. Hemos detectado que el joven hace responsable al mundo adulto de su ausencia de oportunidades en distintos ámbitos».

Ven más positivo su futuro que el de su generación

Por regla general, la imagen pública que proyecta la juventud española no coincide con la perfección personal que el joven muestra sobre su propio futuro.

Futuro positivo

Ocupaciones que no son trabajos

En el espectro vital de estos jóvenes, dinero y trabajo no son sinónimos. Ellos necesitan una ocupación que dé salida a sus deseos, y por otro lado una vía para generar ingresos que les permita ser independientes. Pero ambos conceptos no tienen por qué coincidir en una ocupación profesional. Solo el 58% de los que trabajan pueden ser independientes gracias a la remuneración que obtienen de ello.

Dedicar muchas horas a una actividad que les apasiona añade un plus a la remuneración.

Ocupación económica

Críticos con la educación

Principalmente, tienen dos quejas o anotaciones sobre la formación que han recibido. La primera es que consideran que el sistema educativo no les ha ayudado a descubrir su talento o lo que les hace felices. La segunda, que la mayoría de los que han estudiado en la Universidad no recuerda ningún profesor que les haya dejado huella.

Stma educativo

Los padres, al margen

Preguntados sobre la relación con sus progenitores, muchos jóvenes la valoran muy positivamente en términos afectivos o de otro tipo, pero apenas hay jóvenes que consideren que sus padres les han ayudado a descubrir qué quieren hacer con su vida (solo el 22,3% de los padres y el 24,1% de las madres). En el caso de los jóvenes para los cuales sus progenitores han supuesto un obstáculo, estos porcentajes descienden hasta el 7,5% en el caso de las madres y el 5,6% en el caso de los padres.

Así de felices son

El 15,9% de estos jóvenes afirman vivir una vida claramente feliz, el 50,4% afirman que son «más bien felices» y el restante 33,7% considera que no vive una vida feliz. Además, su confianza en su propio futuro personal está íntimamente relacionada con el grado de felicidad expresado.

Captura-de-pantalla-2015-12-15-a-la(s)-23.34.55

Mañana sábado 16 de enero a las 19:00 se presentará el documental «¿Qué quieres hacer con tu vida?» en Google Campus Madrid. Puedes asistir de forma gratuita registrándote aquí. El documental también estará disponible en la página web del proyecto desde ese mismo día.

https://www.youtube.com/watch?v=oPMsoLIfBjY

Los jóvenes de hoy en día no piensan tanto en la política. Al menos, eso es lo que se desprende del informe resultante del proyecto de investigación social «¿Qué quieres hacer con tu vida?». Según este estudio, que ha realizado 60 entrevistas en profundidad y 2.000 entrevistas aleatorias a jóvenes de toda España, estos consideran que los cuatro pilares de su vida son la familia, la educación, la ocupación y las relaciones, pero se dejan fuera de esos ejes fundamentales otras cuestiones como la política, la tecnología o la religión. No es que no les importen estos temas, pero invitados a reflexionar durante dos horas sobre su felicidad y sus sueños, no ponen el foco ahí.

En julio de 2015, este proyecto adoptó la forma de una caravana nómada en la que seis jóvenes recorrieron treinta ciudades de la geografía española recogiendo experiencias. Un factor de diferenciación con otros estudios similares, según Pepa Barral de Two Much (una de las entidades que han puesto en marcha el proyecto), es que «se ha construido el guion de preguntas en función de lo que ellos mismos nos contaban». Las otras entidades colaboradoras fueron Global Shapers Madrid, Quiero salvar el mundo haciendo marketing, Abanca, CocaCola y la Fundación Universidad-Empresa.

QQHCTV1

La pregunta era clara: «¿Qué quieres hacer con tu vida?». Pero esa pregunta englobaba muchas otras subpreguntas: «¿qué te hace feliz?» «¿Qué o quién te ayudó a elegir?». He aquí algunas de las conclusiones de esta investigación.

Ni rastro de los «ni-nis»

Según este estudio, ese perfil de joven para el que pasan los días sin que se emocione por un reto profesional o de formación es una quimera. Los jóvenes que están parados están de todo menos inactivos: se encuentran buscando su próxima ocupación o formándose para cumplir sus deseos en el futuro. Solo el 37% tiene un trabajo que le permite la independencia económica, pero aun así no consideran que encajen con el concepto de «generación perdida» o con la inactividad.

DSC00548

Tres tipos de jóvenes

El estudio diferencia entre los jóvenes anclados en la idea «ahora soy yo quien pilota mi vida», los que se sienten identificados con la afirmación «ahora es cuando estoy descubriendo qué me mueve en la vida» y, por último, los que piensan «ya estoy logrando la estabilidad en la vida».

En función de esta clasificación de actitudes varía la tensión existente entre su propio deseo y la demanda social (lo que «se espera» de ellos).

Screen Shot 2016-01-15 at 13.30.32

Negociadores natos

El estudio ha concluido que estos jóvenes tienen muy arraigado el poder de negociación. Según explica Natalia Pedrajas, de Global Shapers Madrid, «es porque lo hemos estado practicando desde pequeños. Nuestros padres tenían un impulso más combativo y luchador. Esta generación ha vivido eso, pero ha resultado ser más negociadora con sus deseos, y así es como se va a relacionar con el mundo: negociando para integrar».

Conectados

No vivirían sin sus relaciones. «Viven yo y nosotros a la vez», dice Pepa Barral. De los cuatro bloques esenciales comentados antes, ese sería aquel al que nunca renunciarían. Saben bien que quien tiene un amigo tiene, más que un contacto, «un puerto», como dijo uno de los entrevistados. Conocen el valor de esa red de contactos, y disfrutar de sus amistades es una prioridad para el 58% de ellos.

Captura-de-pantalla-2015-12-16-a-la(s)-00.29.28

Haciendo piña… pero solo entre ellos

Los jóvenes que actualmente tienen entre 21 y 30 años piensan en el «nosotros» antes que en el «yo». Otras generaciones han tenido más conflictos o rivalidad, pero estos jóvenes se sienten como peces en el agua con lo comunitario y colectivo, con iniciativas colaborativas y con los proyectos en grupo. Sin embargo, como apunta Luis Miguel Barral de Two Much, «se trata de un “nosotros” generacional. No hay comunicación intergeneracional. Creemos que eso puede ser un problema de la sociedad. Hemos detectado que el joven hace responsable al mundo adulto de su ausencia de oportunidades en distintos ámbitos».

Ven más positivo su futuro que el de su generación

Por regla general, la imagen pública que proyecta la juventud española no coincide con la perfección personal que el joven muestra sobre su propio futuro.

Futuro positivo

Ocupaciones que no son trabajos

En el espectro vital de estos jóvenes, dinero y trabajo no son sinónimos. Ellos necesitan una ocupación que dé salida a sus deseos, y por otro lado una vía para generar ingresos que les permita ser independientes. Pero ambos conceptos no tienen por qué coincidir en una ocupación profesional. Solo el 58% de los que trabajan pueden ser independientes gracias a la remuneración que obtienen de ello.

Dedicar muchas horas a una actividad que les apasiona añade un plus a la remuneración.

Ocupación económica

Críticos con la educación

Principalmente, tienen dos quejas o anotaciones sobre la formación que han recibido. La primera es que consideran que el sistema educativo no les ha ayudado a descubrir su talento o lo que les hace felices. La segunda, que la mayoría de los que han estudiado en la Universidad no recuerda ningún profesor que les haya dejado huella.

Stma educativo

Los padres, al margen

Preguntados sobre la relación con sus progenitores, muchos jóvenes la valoran muy positivamente en términos afectivos o de otro tipo, pero apenas hay jóvenes que consideren que sus padres les han ayudado a descubrir qué quieren hacer con su vida (solo el 22,3% de los padres y el 24,1% de las madres). En el caso de los jóvenes para los cuales sus progenitores han supuesto un obstáculo, estos porcentajes descienden hasta el 7,5% en el caso de las madres y el 5,6% en el caso de los padres.

Así de felices son

El 15,9% de estos jóvenes afirman vivir una vida claramente feliz, el 50,4% afirman que son «más bien felices» y el restante 33,7% considera que no vive una vida feliz. Además, su confianza en su propio futuro personal está íntimamente relacionada con el grado de felicidad expresado.

Captura-de-pantalla-2015-12-15-a-la(s)-23.34.55

Mañana sábado 16 de enero a las 19:00 se presentará el documental «¿Qué quieres hacer con tu vida?» en Google Campus Madrid. Puedes asistir de forma gratuita registrándote aquí. El documental también estará disponible en la página web del proyecto desde ese mismo día.

https://www.youtube.com/watch?v=oPMsoLIfBjY

Compártelo twitter facebook whatsapp
Enfermedades de transmisión sentimental
Págame la cena y te enseño cómo trabajo
Éxito para perdedores: un cómic sobre cómo emprender
¿Por qué los dogmáticos siempre ganan?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *