fbpx
1 de febrero 2018    /   BUSINESS
por
 

Un puzle para decidir los inmigrantes que entran y los que se quedan fuera

1 de febrero 2018    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

A principios del siglo XX, la permanencia o expulsión de los emigrantes que llegaban a Estados Unidos dependía de si sabían o no resolver un puzle.

La tierra de las oportunidades, el país que se levantó gracias al trabajo y el esfuerzo de italianos, irlandeses, polacos, rusos y latinos no quería personas enfermas, con ideas políticas revolucionarias, incapaces de mantenerse por sí mismas ni con discapacidades intelectuales.

Por esa razón, además de pasar exámenes médicos y declarar que no formaban parte de partidos o sindicados anarquistas o comunistas, los emigrantes eran sometidos a una prueba de inteligencia aparentemente sencilla. Aparentemente.

Se trataba de un puzle de macera formado por una pieza principal y cuatro más pequeñas. El objetivo era formar el perfil de una cabeza más o menos antropomorfa y muy simplificada en lo que a los rasgos se refiere.

Sin embargo, la tarea no era sencilla. Los emigrantes llegaban a la isla de Ellis hambrientos, cansados, asustados, soñolientos… En resumidas cuentas, en las condiciones menos propicias para cualquier esfuerzo intelectual.

Según el creador del puzle, el doctor Howard A. Knox, la prueba intentaba ser un método de decisión lo más justo posible. De hecho, sustituyó a una serie de test que se basaban en los conocimientos de cultura general de la persona y que exigían un mínimo dominio del idioma inglés por parte de los recién llegados, lo que suponía una dificultad añadida.

La solución de Knox, sin embargo, era sencilla y permitía que examinado y examinador no precisasen de un lenguaje muy complejo para comunicarse. En ocasiones, las señas eran más que suficiente.

El tiempo máximo para resolver el rompecabezas era de cinco minutos. Si no se conseguía, los seleccionadores, después de estudiar el resto de pruebas realizadas, podían denegar la entrada al individuo en cuestión. Daba igual que quien lo hubiera fallado fuera una madre y quien lo hubiera resuelto fuera su hijo. Si las autoridades así lo consideraban, se permitía la entrada de uno de ellos y se expulsaba al otro.

Las estricta política migratoria de los Estados Unidos en esa época se enmarcaba dentro de las teorías eugenésicas tan en boga a principios del siglo XX y que se extenderían hasta casi los años 40. Unas políticas que buscaban dificultar la permanencia en el país de personas que, según los médicos, podían acabar siendo una carga para el Estado. En el concepto «ser una carga» entraban enfermos, dependientes o personas que, según ellos, podrían desarrollar comportamientos que los llevasen a prisión.

No totalmente satisfechas con el método del puzle, en 1924 las autoridades estadounidenses aprobaron una ley de inmigración que ponía aún más trabas a la entrada de italianos, judíos del Este de Europa y otras personas consideradas indeseables, supieran o no hacer puzles. Una normativa que entró en vigor pocos años antes de las leyes de Núremberg y que dificultó la llegada a Estados Unidos de muchos judíos que huían del régimen nazi.

Aunque ha pasado el tiempo y las teorías eugenésicas parecen superadas, al menos por ahora, lo cierto es que las restricciones para entrar en un país continúan. Según los lugares de procedencia del viajero, en ocasiones es necesario obtener un visado para poder visitar el lugar como turista. En caso de que la persona desee radicarse en el lugar, necesitará permisos de residencia y trabajo. Si finalmente se decide a pedir la nacionalidad, es habitual que se sometido a un examen que valore sus conocimientos sobre el país.

En España, a partir de la aprobación de la Ley de nacionalidad en 2015, es necesario aprobar un examen antes de poder solicitar la nacionalidad. Las tasas de examen cuestan 85 euros y las pruebas suelen celebrarse un jueves al mes.

El temario objeto de examen, realizado por el Instituto Cervantes y descargable desde su web, abarca asuntos relacionados con la organización política española, la Constitución, la estructura territorial del país, la historia, su cultura y la sociedad.

En total, 93 páginas en las que se explica, entre otras cosas, que la Constitución es «la ley de leyes de España»; que se aprobó por referéndum el 6 de diciembre de 1978; los colores de la bandera; que el idioma oficial es el español pero que hay otros idiomas oficiales en algunas regiones; que el Jefe del Estado es el rey; que hay una separación de poderes entre el Judicial, Ejecutivo y Legislativo… En definitiva, un montón de cosas que, si las tuviera que estudiar y responder alguien nacido en España, posiblemente se pensaría dos veces lo de pedir la nacionalidad.

De hecho, como sucede con el carné de conducir, alguno que otro suspendería la prueba a la vista de las preguntas que hacen. Ahí va un ejemplo:

1.- Los ciudadanos pueden proponer nuevas leyes ante el Defensor del Pueblo.
a) Verdadero.
b) Falso.

2.- Los extranjeros en España tienen los mismos derechos que los españoles aunque España no haya firmado tratados específicos al respecto con su país de origen.
a) Verdadero.
b) Falso.

3.- Todos deben contribuir al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica.
a) Verdadero.
b) Falso.

4.- La Constitución garantiza el derecho de los españoles a una vivienda digna.
a) Verdadero.
b) Falso.

5.- La Constitución garantiza la libertad religiosa de los individuos y las comunidades, por eso España es un país…
a) Laico.
b) Católico.
c) Aconfesional.

6.- El Tribunal Constitucional es … de los poderes públicos del Estado.
a) dependiente
b) independiente
c) subordinado

7.- Si el rey o la reina de España fuera menor de edad, ¿quién sería el regente hasta su mayoría de edad?
a) El presidente del Gobierno.
b) El padre o la madre del rey.
c) El ministro del Interior.

8.- Generalmente, se considera que el primer rey de España fue…
a) Fernando el Santo.
b) Carlos I.
c) Felipe II.

9.- ¿Cuántos colores tiene la bandera española?
a) 2.
b) 3.
c) 4.

10.- … es una famosa figura del pensamiento español.
a) Montserrat Caballé.
b) María Zambrano.
c) Margarita Salas.

11.- Salvador Dalí era…
a) Escritor.
b) Director de cine.
c) Pintor.

12.- ¿Cuál es la profesión de Enrique Iglesias?
a) Cantante.
b) Guitarrista.
c) Actor.

El truco para aprobar es estudiarse el manual del Instituto Cervantes, hacer test modelo y no pararse a reflexionar demasiado las respuestas. De no ser así, posiblemente surjan las dudas sobre esa visión utópica de España que arrojan las instituciones y se acabe suspendiendo.

¿Que todo el mundo tiene derecho a una vivienda digna? Que se lo digan a los desahuciados. ¿Que todos deben contribuir al bienestar común según su nivel de renta? Que se lo digan a los que tienen Sicavs. ¿Que Enrique Iglesias es cantante? Pues bueno, todo es opinable. ¿Los colores de la bandera? Según se incluya el escudo, ¿no? ¿El Tribunal Constitucional es independiente, subordinado o dependiente del Gobierno? Esa, mejor dejarla en blanco. ¿Que a qué se dedicaba Salvador Dalí? Según este vídeo, a esas tres cosas y a muchas más.

En todo caso, pocas bromas con estos exámenes. No sería la primera vez que, incluso después de años de residencia y arraigo, algunos ciudadanos han visto cómo se les ha denegado la solicitud de nacionalidad por suspender la prueba.



¡Ah!, tienen razón. Las soluciones:
1.B, 2.B, 3.A, 4.A, 5.C, 6.B, 7.B, 8.B , 9.A, 10.B, 11.C, 12.A

A principios del siglo XX, la permanencia o expulsión de los emigrantes que llegaban a Estados Unidos dependía de si sabían o no resolver un puzle.

La tierra de las oportunidades, el país que se levantó gracias al trabajo y el esfuerzo de italianos, irlandeses, polacos, rusos y latinos no quería personas enfermas, con ideas políticas revolucionarias, incapaces de mantenerse por sí mismas ni con discapacidades intelectuales.

Por esa razón, además de pasar exámenes médicos y declarar que no formaban parte de partidos o sindicados anarquistas o comunistas, los emigrantes eran sometidos a una prueba de inteligencia aparentemente sencilla. Aparentemente.

Se trataba de un puzle de macera formado por una pieza principal y cuatro más pequeñas. El objetivo era formar el perfil de una cabeza más o menos antropomorfa y muy simplificada en lo que a los rasgos se refiere.

Sin embargo, la tarea no era sencilla. Los emigrantes llegaban a la isla de Ellis hambrientos, cansados, asustados, soñolientos… En resumidas cuentas, en las condiciones menos propicias para cualquier esfuerzo intelectual.

Según el creador del puzle, el doctor Howard A. Knox, la prueba intentaba ser un método de decisión lo más justo posible. De hecho, sustituyó a una serie de test que se basaban en los conocimientos de cultura general de la persona y que exigían un mínimo dominio del idioma inglés por parte de los recién llegados, lo que suponía una dificultad añadida.

La solución de Knox, sin embargo, era sencilla y permitía que examinado y examinador no precisasen de un lenguaje muy complejo para comunicarse. En ocasiones, las señas eran más que suficiente.

El tiempo máximo para resolver el rompecabezas era de cinco minutos. Si no se conseguía, los seleccionadores, después de estudiar el resto de pruebas realizadas, podían denegar la entrada al individuo en cuestión. Daba igual que quien lo hubiera fallado fuera una madre y quien lo hubiera resuelto fuera su hijo. Si las autoridades así lo consideraban, se permitía la entrada de uno de ellos y se expulsaba al otro.

Las estricta política migratoria de los Estados Unidos en esa época se enmarcaba dentro de las teorías eugenésicas tan en boga a principios del siglo XX y que se extenderían hasta casi los años 40. Unas políticas que buscaban dificultar la permanencia en el país de personas que, según los médicos, podían acabar siendo una carga para el Estado. En el concepto «ser una carga» entraban enfermos, dependientes o personas que, según ellos, podrían desarrollar comportamientos que los llevasen a prisión.

No totalmente satisfechas con el método del puzle, en 1924 las autoridades estadounidenses aprobaron una ley de inmigración que ponía aún más trabas a la entrada de italianos, judíos del Este de Europa y otras personas consideradas indeseables, supieran o no hacer puzles. Una normativa que entró en vigor pocos años antes de las leyes de Núremberg y que dificultó la llegada a Estados Unidos de muchos judíos que huían del régimen nazi.

Aunque ha pasado el tiempo y las teorías eugenésicas parecen superadas, al menos por ahora, lo cierto es que las restricciones para entrar en un país continúan. Según los lugares de procedencia del viajero, en ocasiones es necesario obtener un visado para poder visitar el lugar como turista. En caso de que la persona desee radicarse en el lugar, necesitará permisos de residencia y trabajo. Si finalmente se decide a pedir la nacionalidad, es habitual que se sometido a un examen que valore sus conocimientos sobre el país.

En España, a partir de la aprobación de la Ley de nacionalidad en 2015, es necesario aprobar un examen antes de poder solicitar la nacionalidad. Las tasas de examen cuestan 85 euros y las pruebas suelen celebrarse un jueves al mes.

El temario objeto de examen, realizado por el Instituto Cervantes y descargable desde su web, abarca asuntos relacionados con la organización política española, la Constitución, la estructura territorial del país, la historia, su cultura y la sociedad.

En total, 93 páginas en las que se explica, entre otras cosas, que la Constitución es «la ley de leyes de España»; que se aprobó por referéndum el 6 de diciembre de 1978; los colores de la bandera; que el idioma oficial es el español pero que hay otros idiomas oficiales en algunas regiones; que el Jefe del Estado es el rey; que hay una separación de poderes entre el Judicial, Ejecutivo y Legislativo… En definitiva, un montón de cosas que, si las tuviera que estudiar y responder alguien nacido en España, posiblemente se pensaría dos veces lo de pedir la nacionalidad.

De hecho, como sucede con el carné de conducir, alguno que otro suspendería la prueba a la vista de las preguntas que hacen. Ahí va un ejemplo:

1.- Los ciudadanos pueden proponer nuevas leyes ante el Defensor del Pueblo.
a) Verdadero.
b) Falso.

2.- Los extranjeros en España tienen los mismos derechos que los españoles aunque España no haya firmado tratados específicos al respecto con su país de origen.
a) Verdadero.
b) Falso.

3.- Todos deben contribuir al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica.
a) Verdadero.
b) Falso.

4.- La Constitución garantiza el derecho de los españoles a una vivienda digna.
a) Verdadero.
b) Falso.

5.- La Constitución garantiza la libertad religiosa de los individuos y las comunidades, por eso España es un país…
a) Laico.
b) Católico.
c) Aconfesional.

6.- El Tribunal Constitucional es … de los poderes públicos del Estado.
a) dependiente
b) independiente
c) subordinado

7.- Si el rey o la reina de España fuera menor de edad, ¿quién sería el regente hasta su mayoría de edad?
a) El presidente del Gobierno.
b) El padre o la madre del rey.
c) El ministro del Interior.

8.- Generalmente, se considera que el primer rey de España fue…
a) Fernando el Santo.
b) Carlos I.
c) Felipe II.

9.- ¿Cuántos colores tiene la bandera española?
a) 2.
b) 3.
c) 4.

10.- … es una famosa figura del pensamiento español.
a) Montserrat Caballé.
b) María Zambrano.
c) Margarita Salas.

11.- Salvador Dalí era…
a) Escritor.
b) Director de cine.
c) Pintor.

12.- ¿Cuál es la profesión de Enrique Iglesias?
a) Cantante.
b) Guitarrista.
c) Actor.

El truco para aprobar es estudiarse el manual del Instituto Cervantes, hacer test modelo y no pararse a reflexionar demasiado las respuestas. De no ser así, posiblemente surjan las dudas sobre esa visión utópica de España que arrojan las instituciones y se acabe suspendiendo.

¿Que todo el mundo tiene derecho a una vivienda digna? Que se lo digan a los desahuciados. ¿Que todos deben contribuir al bienestar común según su nivel de renta? Que se lo digan a los que tienen Sicavs. ¿Que Enrique Iglesias es cantante? Pues bueno, todo es opinable. ¿Los colores de la bandera? Según se incluya el escudo, ¿no? ¿El Tribunal Constitucional es independiente, subordinado o dependiente del Gobierno? Esa, mejor dejarla en blanco. ¿Que a qué se dedicaba Salvador Dalí? Según este vídeo, a esas tres cosas y a muchas más.

En todo caso, pocas bromas con estos exámenes. No sería la primera vez que, incluso después de años de residencia y arraigo, algunos ciudadanos han visto cómo se les ha denegado la solicitud de nacionalidad por suspender la prueba.



¡Ah!, tienen razón. Las soluciones:
1.B, 2.B, 3.A, 4.A, 5.C, 6.B, 7.B, 8.B , 9.A, 10.B, 11.C, 12.A

Compártelo twitter facebook whatsapp
Hay un camello cerca de usted (y III)
Do you flattr? De la ‘free-conomy’ a la ‘thank you-economy’
Las nuevas muñecas de Monster High
El entrevistador viajero
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Muy interesante, desconocía lo del puzzle. Si ese ridículo test se lo hacen a los españoles, la mitad tendrían que se expulsados. Mi abuelo emigró a EEUU en 1924 y entró por Elli Island, no se lo pusieron fácil porque había una normativa en contra de aquellos que venían del mismo sitio que el: Almería, por no se qué supuestas infecciones en la vista. Después del crack del 29 cerraron la entrada de emigrantes, y lo tuvo muy complicado para regresar de una visita a la familia en 1931, entró por Mexico.

  • Hola, éste artículo me descubrió esta historia que desconocía por completo.

    Me pareció tan interesante que he decidido hacer los diseños 3D a partir de las fotografias existentes para que cualquiera pueda imprimerse el puzle.

    https://www.thingiverse.com/thing:2788929

    Creo que es una forma interesante de invitar a reflexionar a la gente, al mostrarles el puzle y descubrirles la historia que tiene detras. Muchas gracias por el artículo.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *