fbpx
4 de octubre 2019    /   CREATIVIDAD
por
Fotos  Insta Novels

¿Cómo puedo conseguir que leas un poco? Insta Novels puede intentarlo

4 de octubre 2019    /   CREATIVIDAD     por        Fotos  Insta Novels
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hay leyes inmutables como la segunda ley de Newton, el principio de causalidad o el axioma «qué taruga es la generación siguiente a la nuestra, a ver si conseguimos que lean», también llamada Ley de Me Estoy Haciendo Viejo.

Por otro lado, tenemos la eterna guerra santa para conseguir que nuevos lectores se entreguen a los placeres de la literatura escrita.

Pues bien, en el capítulo de hoy de dicha cruzada, la NYPL (Biblioteca Pública de Nueva York) ha pensado que lo suyo va a ser ir a por esos hijos de p*** iletrados a sus móviles, que es donde se hallan (perdona, estuve viendo Apocalypse Now anoche y, además, no tuve una educación digna).

Se han inventado una cosa que se llama Insta Novels y, efectivamente, es lo que sugiere su nombre: novelas –clásicas en este caso– entregadas en formato Instagram Stories y enriquecidas con chiribitas, tirurirus y un diseño fino filipino.

Artículo relacionado

Yo entiendo que uno en la vida tiene que hacer lo correcto. Y lo correcto es leer, convertirse en un ciudadano de bien y no votar a Trump porque lo que te puede pasar luego es que te alegrases en su momento de ello y ahora te comas lo de los aranceles con guisantes salteados con jamón. Pero en fin, no nos desviemos. Lo de leer.

La NYPL decidió que sería buena idea que pudieras leer en tu móvil con calidad fetén. Para montar Insta Novels, se ha ayudado de diseñadores e ilustradores como MagozBuckCésar PelizerPsyop o Caitlin McCarthy. Su trabajo pasa por rellenar los slides de texto con sutiles animaciones y una identidad gráfica reconocible y de gran calidad.

Para la biblioteca, esta es una manera de cumplir con su misión de «avanzar en el conocimiento repartiendo acceso libre y abierto a las materias y la información».

Pues tracatrás. La entidad ha publicado ya Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll; El tapiz amarillo de Charlotte Perkins Gilman; La metamorfosis de Franz Kafka, Cuento de Navidad de Charles Dickens o El cuervo de Edgar Allan Poe.

Como una story en Instagram dura 24 horas colgada y tampoco es cuestión de leerse a Poe con estrés adicional al que su prosa produce, la NYPL deja las Insta Novels colgadas para siempre como story destacada (mira la imagen de aquí debajo).

insta-novels

En Mother New York, la agencia de diseño que se ha encargado de desarrollar el proyecto, se les ha quedado esa cara de felicidad que solo aparece cuando alguien insiste en sacar la tarjeta de crédito antes que tú y se ofrece a pagarte la cena. Y esa carita de pánfilos ha venido porque los libros no solo han aumentado la base de seguidores de la cuenta de la NYPL. Los usuarios ¡leen los libros! De verdad. Gente leyendo. Como para no llorar.

Corinna Falusi, la directora creativa de Mother, explicaba a Fast Company que el principal obstáculo de la misión era que Instagram es «una plataforma para compartir visuales y nosotros estamos compartiendo palabras». Por eso, era clave hilar fino con la tipografía y su tamaño y con los colores de fondo.

«Este es solo el comienzo de la utilización de la plataforma de una manera que no se ha utilizado antes», dice Falusi. Y como las buenas ideas están para copiarlas, por aquí vamos a tratar de hacerlo. Ya avisaremos.


Este contenido es una columna llamada El Piensódromo. La enviamos los viernes por email e incluye algún tipo de reflexión acerca del ecosistema que nos rodea y algunas recomendaciones culturales y lecturas adicionales. Si quieres recibirlo directamente en tu correo electrónico, puedes darte del alta en el formulario que hay aquí.

Hay leyes inmutables como la segunda ley de Newton, el principio de causalidad o el axioma «qué taruga es la generación siguiente a la nuestra, a ver si conseguimos que lean», también llamada Ley de Me Estoy Haciendo Viejo.

Por otro lado, tenemos la eterna guerra santa para conseguir que nuevos lectores se entreguen a los placeres de la literatura escrita.

Pues bien, en el capítulo de hoy de dicha cruzada, la NYPL (Biblioteca Pública de Nueva York) ha pensado que lo suyo va a ser ir a por esos hijos de p*** iletrados a sus móviles, que es donde se hallan (perdona, estuve viendo Apocalypse Now anoche y, además, no tuve una educación digna).

Se han inventado una cosa que se llama Insta Novels y, efectivamente, es lo que sugiere su nombre: novelas –clásicas en este caso– entregadas en formato Instagram Stories y enriquecidas con chiribitas, tirurirus y un diseño fino filipino.

Yo entiendo que uno en la vida tiene que hacer lo correcto. Y lo correcto es leer, convertirse en un ciudadano de bien y no votar a Trump porque lo que te puede pasar luego es que te alegrases en su momento de ello y ahora te comas lo de los aranceles con guisantes salteados con jamón. Pero en fin, no nos desviemos. Lo de leer.

La NYPL decidió que sería buena idea que pudieras leer en tu móvil con calidad fetén. Para montar Insta Novels, se ha ayudado de diseñadores e ilustradores como MagozBuckCésar PelizerPsyop o Caitlin McCarthy. Su trabajo pasa por rellenar los slides de texto con sutiles animaciones y una identidad gráfica reconocible y de gran calidad.

Artículo relacionado

Para la biblioteca, esta es una manera de cumplir con su misión de «avanzar en el conocimiento repartiendo acceso libre y abierto a las materias y la información».

Pues tracatrás. La entidad ha publicado ya Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll; El tapiz amarillo de Charlotte Perkins Gilman; La metamorfosis de Franz Kafka, Cuento de Navidad de Charles Dickens o El cuervo de Edgar Allan Poe.

Como una story en Instagram dura 24 horas colgada y tampoco es cuestión de leerse a Poe con estrés adicional al que su prosa produce, la NYPL deja las Insta Novels colgadas para siempre como story destacada (mira la imagen de aquí debajo).

insta-novels

En Mother New York, la agencia de diseño que se ha encargado de desarrollar el proyecto, se les ha quedado esa cara de felicidad que solo aparece cuando alguien insiste en sacar la tarjeta de crédito antes que tú y se ofrece a pagarte la cena. Y esa carita de pánfilos ha venido porque los libros no solo han aumentado la base de seguidores de la cuenta de la NYPL. Los usuarios ¡leen los libros! De verdad. Gente leyendo. Como para no llorar.

Corinna Falusi, la directora creativa de Mother, explicaba a Fast Company que el principal obstáculo de la misión era que Instagram es «una plataforma para compartir visuales y nosotros estamos compartiendo palabras». Por eso, era clave hilar fino con la tipografía y su tamaño y con los colores de fondo.

«Este es solo el comienzo de la utilización de la plataforma de una manera que no se ha utilizado antes», dice Falusi. Y como las buenas ideas están para copiarlas, por aquí vamos a tratar de hacerlo. Ya avisaremos.


Este contenido es una columna llamada El Piensódromo. La enviamos los viernes por email e incluye algún tipo de reflexión acerca del ecosistema que nos rodea y algunas recomendaciones culturales y lecturas adicionales. Si quieres recibirlo directamente en tu correo electrónico, puedes darte del alta en el formulario que hay aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El "Maestro" curioso que no da lecciones
Las rutas Design Walk viajan a Valencia
«Lo básico es siempre lo más rico y lo que más nos aporta»
La diseñadora gráfica que hace realidad los sueños de Wes Anderson y Spielberg
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *