12 de marzo 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

El insultador: una reivindicación del arte del insulto

12 de marzo 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Tiene el lenguaje una cierta lógica matemática que acaba convirtiéndose en un insulto. En primer lugar se sitúa un verbo, después se coloca un sustantivo y de ahí surge el insulto. ¿Por ejemplo? «Soplapollas».

Pero ese es demasiado habitual. Hay otros. Muchos otros. Insultos desconocidos que quizá nunca hayan pasado por una mente humana. Estos vituperios surgen de la combinación aleatoria de un verbo en tercera persona del singular y un sustantivo plural. Lo hace un programa llamado El insultador que ha diseñado Molino de Ideas.

«La idea de construir un insultador surgió de forma fortuita. Estábamos catalogando palabras y descubrimos que esta combinación originaba un insulto», cuenta Eduardo Basterrechea, fundador de Molino de Ideas. «Es gracioso como experimento».

Los insultos están clasificados en cuatro niveles. Del más simple al más complejo. Podría haber sido una escala del 1 al 4 o de la A a la D, pero los autores decidieron relacionar cada grado con un escritor español y, así, el programa estableció los niveles Unamuno, Galdós, Valle-Inclán y Quevedo.

El uso de esta colección de literatos deja constancia de que el insultador ama el lenguaje. Lo que pretende el alma del motor de la máquina, al fin y al cabo, es «devolver la originalidad perdida del arte del insulto y acabar con el monopolio de los insultos de siempre».

insultador

Imagen de portada: Valle-Inclán, en agosto de 1930

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Tiene el lenguaje una cierta lógica matemática que acaba convirtiéndose en un insulto. En primer lugar se sitúa un verbo, después se coloca un sustantivo y de ahí surge el insulto. ¿Por ejemplo? «Soplapollas».

Pero ese es demasiado habitual. Hay otros. Muchos otros. Insultos desconocidos que quizá nunca hayan pasado por una mente humana. Estos vituperios surgen de la combinación aleatoria de un verbo en tercera persona del singular y un sustantivo plural. Lo hace un programa llamado El insultador que ha diseñado Molino de Ideas.

«La idea de construir un insultador surgió de forma fortuita. Estábamos catalogando palabras y descubrimos que esta combinación originaba un insulto», cuenta Eduardo Basterrechea, fundador de Molino de Ideas. «Es gracioso como experimento».

Los insultos están clasificados en cuatro niveles. Del más simple al más complejo. Podría haber sido una escala del 1 al 4 o de la A a la D, pero los autores decidieron relacionar cada grado con un escritor español y, así, el programa estableció los niveles Unamuno, Galdós, Valle-Inclán y Quevedo.

El uso de esta colección de literatos deja constancia de que el insultador ama el lenguaje. Lo que pretende el alma del motor de la máquina, al fin y al cabo, es «devolver la originalidad perdida del arte del insulto y acabar con el monopolio de los insultos de siempre».

insultador

Imagen de portada: Valle-Inclán, en agosto de 1930

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
212 dibujos para descubrir la ciudad de Barcelona
El curioso proceso de traducir marcas al chino
La creatividad por David Lynch
Los medios te engañan. ¡Despierta!
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 18
  • jajaja, Unamuno ha dicho «cambiafruteros» … con el tono adecuado va bien…. este y cualquiera… Quebedo «horreasinnúmeros» … sofisticado no? ya ni la chinga..

  • jajaja, Unamuno ha dicho «cambiafruteros» … con el tono adecuado va bien…. este y cualquiera… Quebedo «horreasinnúmeros» … sofisticado no? ya ni la chinga..

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies