fbpx
8 de octubre 2018    /   IDEAS
por
 

Diez puntos para saber si tienes suficiente inteligencia emocional

8 de octubre 2018    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Durante siglos, la inteligencia se medía según la memoria de las personas o su capacidad para resolver problemas empleando la lógica, la deducción o conocimientos previos. Sin embargo, en 1920, Edward L. Thorndike se dio cuenta de que había gente muy inteligente que no encajaba en esos patrones y que, a pesar de ello, tenía éxito en la vida.

¿Su secreto? Un especial talento para relacionarse socialmente. Por esa razón, Thorndike llamó a esa capacidad inteligencia social, que es la antecesora de la actual inteligencia emocional.

Las investigaciones de Thorndike ampliaron el concepto de inteligencia a campos en los que antes no se pensaba que operaba, como la empatía, la lingüística o las relaciones laborales. El problema fue que eran tantos los aspectos que comenzaron a tenerse en cuenta para definir ese concepto que, a día de hoy, los teóricos no terminan de ponerse de acuerdo sobre cómo definir esa inteligencia emocional.

Una definición de esa capacidad más o menos aceptada es aquella que la entiende como un talento individual de carácter intangible, que modula el carácter de la persona y determina su manera de gestionar sus relaciones sociales para obtener resultados positivos.

Como a pesar de esa explicación el término continúa difuso, la web Inc.com decidió abordar el tema de otra manera: intentar entender esa capacidad enumerando aquellos rasgos de la personalidad que comparten todas las personas que disfrutan de una gran inteligencia emocional. Algunas de esas características son las siguientes. ¿Cuántas de ellas compartes tú?

1.- Si no puedes nombrar las emociones, difícilmente podrás hablar de ellas
Las personas con una inteligencia emocional desarrollada poseen también un amplio vocabulario relacionado con las emociones. Un léxico abundante para definir tanto los sentimientos propios como para entender los ajenos. No es lo mismo calificar a una persona con un término tan genérico y ambiguo como «mala», que poder matizar y describirla como «taimada», «irritable», «maleducada», «irrespetuosa» o «desconsiderada».

2.- Si eres curioso, eres emocionalmente inteligente
Tener curiosidad, especialmente por las personas del entorno y preocuparse por lo que les sucede, es un signo de inteligencia emocional. Este rasgo no tiene nada que ver con ser una persona extrovertida o introvertida. Por tanto, no te apures, te puedes preocupar por los demás, ser emocionalmente inteligente y no tener por qué estar en su grupo de WhatsApp.

3.- Sé flexible
Tener facilidad para adaptarse a los cambios y aceptar sin conflictos los imprevistos es otro signo de inteligencia emocional. Esto no quiere decir que tengas que estar todo el rato cambiando tus planes y los de tus amigos. Sencillamente supone que si las cosas no salen como esperabas en un primer momento, no se convierta en un drama. Si cuando surge cualquier inconveniente piensas que el mundo está conjurado contra ti, definitivamente tienes la inteligencia emocional bajo mínimos.

4.- Ser ecuánime con uno mismo
Otro rasgo de la inteligencia emocional es tener un ego en su justa medida. Es preciso ser consciente de en qué cosas uno es bueno o muy bueno y en qué cosas uno es un desastre. Este aspecto de la personalidad, más allá de evitarte caer en la egolatría y no ser un incordio en las reuniones sociales, te facilitará obtener éxito en tus proyectos porque te ayudará a saber qué aventuras debes emprender y cuáles no según tus capacidades.

5- No seas un blanco fácil
Si tienes claro quién eres y te juzgas de una forma ponderada, será complicado que te afecten las críticas y los insultos. Es más, posiblemente no te tomes demasiado en serio esas críticas y hasta puedas contratacarlas utilizando el humor, descolocando así a tus enemigos y neutralizando sus embates. Las personas con inteligencia emocional así lo hacen y les va genial.

6.- Aprende a decir no
Las personas con inteligencia emocional no temen decir no. Puedes decir no porque no te guste algo, porque no te encuentres cómodo en una determinada situación, porque no te veas capacitado para hacer una determinada labor… Aunque en ocasiones pueda resultar complicado e incluso incómodo, decir no es una consecuencia de conocer las capacidades de cada uno. Además, evita muchos otros problemas a medio y largo plazo. E incluso a corto.

7.- Convive con tus errores sin torturarte
Nadie es perfecto. Eso supone que todo el mundo, en algún momento de su vida, ha cometido un error o ha metido la pata. Los sujetos con inteligencia emocional aprenden de sus errores y conviven con ellos sin quedar lastrados de por vida. Recientemente, José Mayor Oreja, uno de los jefes de la constructora FCC, reconoció que durante su etapa en esa empresa la compañía perdió 500 millones de euros por un error suyo. Lo pasó mal, claro que sí, pero ahí está el hombre, tan campante.

8.- La perfección no es un objetivo
No solo hay que saber convivir con los errores, sino que hay que tener claro que son inevitables. Las personas no son perfectas porque, sencillamente, la perfección no existe. Ni en los individuos ni en sus obras. Los individuos emocionalmente inteligentes no se ponen como objetivo la perfección porque eso les supondría vivir en una constante frustración.

9.- Aprende a desconectar
Es importante desconectar de las cuestiones laborales, de los correos electrónicos, de las redes sociales, del móvil y, en ocasiones, también del entorno cercano. Saber estar solo con uno mismo sin desesperarse es un rasgo evidente de inteligencia emocional.

10.- Reduce tu consumo de cafeína y procura dormir
La cafeína es un estimulante del sistema nervioso central que activa también la producción de adrenalina. La adrenalina está muy bien cuando tienes que enfrentarte a un peligro, sea este un león en mitad de la sabana o un accidente de avión, porque activa las respuestas cognitivas más primarias.

Sin embargo, tal vez no sea tan buena idea cuando tienes que resolver asuntos de trabajo, hablar con tu jefe, tus empleados o escribir un mail delicado. En esos casos se aconseja tranquilidad y mesura. Además, la cafeína impide conciliar bien el sueño, un hecho que también tiene repercusiones en el carácter. Las personas con inteligencia emocional cuidan su dieta y su descanso. ¿Y tú?

Durante siglos, la inteligencia se medía según la memoria de las personas o su capacidad para resolver problemas empleando la lógica, la deducción o conocimientos previos. Sin embargo, en 1920, Edward L. Thorndike se dio cuenta de que había gente muy inteligente que no encajaba en esos patrones y que, a pesar de ello, tenía éxito en la vida.

¿Su secreto? Un especial talento para relacionarse socialmente. Por esa razón, Thorndike llamó a esa capacidad inteligencia social, que es la antecesora de la actual inteligencia emocional.

Las investigaciones de Thorndike ampliaron el concepto de inteligencia a campos en los que antes no se pensaba que operaba, como la empatía, la lingüística o las relaciones laborales. El problema fue que eran tantos los aspectos que comenzaron a tenerse en cuenta para definir ese concepto que, a día de hoy, los teóricos no terminan de ponerse de acuerdo sobre cómo definir esa inteligencia emocional.

Una definición de esa capacidad más o menos aceptada es aquella que la entiende como un talento individual de carácter intangible, que modula el carácter de la persona y determina su manera de gestionar sus relaciones sociales para obtener resultados positivos.

Como a pesar de esa explicación el término continúa difuso, la web Inc.com decidió abordar el tema de otra manera: intentar entender esa capacidad enumerando aquellos rasgos de la personalidad que comparten todas las personas que disfrutan de una gran inteligencia emocional. Algunas de esas características son las siguientes. ¿Cuántas de ellas compartes tú?

1.- Si no puedes nombrar las emociones, difícilmente podrás hablar de ellas
Las personas con una inteligencia emocional desarrollada poseen también un amplio vocabulario relacionado con las emociones. Un léxico abundante para definir tanto los sentimientos propios como para entender los ajenos. No es lo mismo calificar a una persona con un término tan genérico y ambiguo como «mala», que poder matizar y describirla como «taimada», «irritable», «maleducada», «irrespetuosa» o «desconsiderada».

2.- Si eres curioso, eres emocionalmente inteligente
Tener curiosidad, especialmente por las personas del entorno y preocuparse por lo que les sucede, es un signo de inteligencia emocional. Este rasgo no tiene nada que ver con ser una persona extrovertida o introvertida. Por tanto, no te apures, te puedes preocupar por los demás, ser emocionalmente inteligente y no tener por qué estar en su grupo de WhatsApp.

3.- Sé flexible
Tener facilidad para adaptarse a los cambios y aceptar sin conflictos los imprevistos es otro signo de inteligencia emocional. Esto no quiere decir que tengas que estar todo el rato cambiando tus planes y los de tus amigos. Sencillamente supone que si las cosas no salen como esperabas en un primer momento, no se convierta en un drama. Si cuando surge cualquier inconveniente piensas que el mundo está conjurado contra ti, definitivamente tienes la inteligencia emocional bajo mínimos.

4.- Ser ecuánime con uno mismo
Otro rasgo de la inteligencia emocional es tener un ego en su justa medida. Es preciso ser consciente de en qué cosas uno es bueno o muy bueno y en qué cosas uno es un desastre. Este aspecto de la personalidad, más allá de evitarte caer en la egolatría y no ser un incordio en las reuniones sociales, te facilitará obtener éxito en tus proyectos porque te ayudará a saber qué aventuras debes emprender y cuáles no según tus capacidades.

5- No seas un blanco fácil
Si tienes claro quién eres y te juzgas de una forma ponderada, será complicado que te afecten las críticas y los insultos. Es más, posiblemente no te tomes demasiado en serio esas críticas y hasta puedas contratacarlas utilizando el humor, descolocando así a tus enemigos y neutralizando sus embates. Las personas con inteligencia emocional así lo hacen y les va genial.

6.- Aprende a decir no
Las personas con inteligencia emocional no temen decir no. Puedes decir no porque no te guste algo, porque no te encuentres cómodo en una determinada situación, porque no te veas capacitado para hacer una determinada labor… Aunque en ocasiones pueda resultar complicado e incluso incómodo, decir no es una consecuencia de conocer las capacidades de cada uno. Además, evita muchos otros problemas a medio y largo plazo. E incluso a corto.

7.- Convive con tus errores sin torturarte
Nadie es perfecto. Eso supone que todo el mundo, en algún momento de su vida, ha cometido un error o ha metido la pata. Los sujetos con inteligencia emocional aprenden de sus errores y conviven con ellos sin quedar lastrados de por vida. Recientemente, José Mayor Oreja, uno de los jefes de la constructora FCC, reconoció que durante su etapa en esa empresa la compañía perdió 500 millones de euros por un error suyo. Lo pasó mal, claro que sí, pero ahí está el hombre, tan campante.

8.- La perfección no es un objetivo
No solo hay que saber convivir con los errores, sino que hay que tener claro que son inevitables. Las personas no son perfectas porque, sencillamente, la perfección no existe. Ni en los individuos ni en sus obras. Los individuos emocionalmente inteligentes no se ponen como objetivo la perfección porque eso les supondría vivir en una constante frustración.

9.- Aprende a desconectar
Es importante desconectar de las cuestiones laborales, de los correos electrónicos, de las redes sociales, del móvil y, en ocasiones, también del entorno cercano. Saber estar solo con uno mismo sin desesperarse es un rasgo evidente de inteligencia emocional.

10.- Reduce tu consumo de cafeína y procura dormir
La cafeína es un estimulante del sistema nervioso central que activa también la producción de adrenalina. La adrenalina está muy bien cuando tienes que enfrentarte a un peligro, sea este un león en mitad de la sabana o un accidente de avión, porque activa las respuestas cognitivas más primarias.

Sin embargo, tal vez no sea tan buena idea cuando tienes que resolver asuntos de trabajo, hablar con tu jefe, tus empleados o escribir un mail delicado. En esos casos se aconseja tranquilidad y mesura. Además, la cafeína impide conciliar bien el sueño, un hecho que también tiene repercusiones en el carácter. Las personas con inteligencia emocional cuidan su dieta y su descanso. ¿Y tú?

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las mujeres que intentaron sacar a España de las cavernas
Ojalá
Color, surrealismo y sentido del humor: la URSS no era tan gris como la pintaban
Aquí tu dinero no vale nada
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 14
  • Fabuloso, me ha encantado el artículo (debo de andar sobrado de inteligencia emocional). Los fotomontajes son sublimes, buenas risas me he echado. Gracias por estos minutos de felicidad en medio del tedio oficinil 🙂

  • En una tarde hermosa de septiembre, siendo las 21 horas, cuando circulaba con mi Volvo y mi familia por la rotonda de Mijas Fuengirola, apareció de pronto ante nosotros , lo más parecido a un resplandor verde luminoso haciendo aspavientos. Detenido mi coche, dicho resplandor grito: !»no ha parado el coche donde yo he dicho»! Lo siento! Pero es que parece usted un barrendero dando escobazos! Dije!
    Apareció otro resplandor, y se me abalanzaron ambos sobre mí derribando me al suelo.
    Luego, aparecieron más resplandores.
    Me acusaron de atentado.
    Yo medio muerto, con 660 de azúcar, Infarto A.M. diabetes mellitus y 62 años machacado por el oficio de ser policía Nacional en Madrid.
    Un viejo enfermo, casi desmayado, atentando contra unos energúmenos, jóvenes y fuertes,
    Menudos sicópatas!
    En los calabozos donde querían que durmiera tuvo que personarse una UVI para trasladarme al hospital costa del Sol de Marbella.
    Estaba en un infierno de cobardes sin medios para defenderme, sin apoyo! Horror! Donde estoy? Pensé al despertar! Esta gente parece que ha salido de las kabilas! Serán rifeños? Que pesadilla, tan horrible!!
    Después de ayudar a tanta gente, con desprecio a mi vida, esto es lo que yo me merezco? ? A quien he matado! Dios mío!!
    Dilo el juez,: Ellos estaban con gorras! Acaso estaba usted allí? Pregunté!!.
    Dijo el juez: usted irascible?
    Mire, usted mis codos destrozados, mi muñeca rota, mis contusiones, dolores agudos en el tórax y espalda una diabetes bestial, sin insulina, sin alimento, sin salir al servicio, toda la noche en un hospital. Que clase de toma de declaración es esta?
    Cómo lo del atentado era muy fuerte para, según mi estado, hacer que lo creyeran, no fuera a terminar el asunto en el constitucional ,lo dejaron todo en dos juicios de faltas. Y pagar las lesiones que el médico, al parecer, mediocre e incompetente»les quiso regalar a sus «palmeros». Que quieren ustedes que diga? Que soy un malhechor? Yo no! ellos si.
    Creo que África casi limita con Madrid.

  • Hola!! Algo bonito para mi es ver que cada día surgen situaciones maravillosas donde pese a lo que estés pasando te hacen sentirte feliz y agradecido. El lunes vivi una experiencia de esas que no se me olvidarán : vi a un precioso perro ( labrador) y me fui a tocarlo sin pensar, que bonito y que cariñoso era, y al lado lo llevaba un chico ciego, yo en un primer momento no me había percatado, y el chico estaba muy contento pese a que era joven el perro y ha veces le tiraba… Y el chico estaba esperando a su amigo que saliera de la panaderia, y cuando salió el amigo con el croissant el perro se abalanzó y se cogió el croissant y se lo empezó a comer, fue una situación muy cómica y todos nos reímos muchísimo. El chico ciego era super optimista, y me hizo dar cuenta que tenemos todo y que ha veces nos quejamos por vicio. Ser feliz es un estado, pese a todo.

  • Me encanto ya que me considero una mujer con emociones fuerte..me identificado al menos con 5 puntos pero en uno me falta aprender..y es decir no..hasta ahora me cuestiono por que lo comun en mi es decir si…luego me arrepiento.me auto examino.y me resigno y termino haciendo o estando donde no quiero ..recien en esta edad adulta estoy aprendiendo a decir no y noto que me siento bien conmigo misma sin sentido de culpa..gracias por este analisis que lo tomo como enseñanza. Saludos de Silvia en Bs As Argentina

  • 67 puntos, el 76% del máximo posible (88)

    Autoconocimiento – 19 puntos, el 86% del máximo posible (22)
    Autocontrol – 30 puntos, el 83% del máximo posible (36)
    Automotivación (incluye autoestima) – 30 puntos, el 83% del máximo posible (36)
    Reconocimiento de emociones ajenas (empatía) – 10 puntos, el 63% del máximo posible (16)
    Relaciones interpersonales (habilidades sociales) – 25 puntos, el 69% del máximo posible (36)

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *