fbpx
11 de enero 2016    /   DIGITAL
por
 

Internet Famous: cuando los youtubers protagonizan una peli sobre ser youtubers

11 de enero 2016    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Es el caladero al que van a parar los artistas de toda la vida en busca de un nuevo público y, a la vez, una fábrica de nuevas estrellas que ahora quieren salir de internet: el fenómeno de YouTube va más allá y prepara el desembarco en la gran pantalla.

Con solo 27 años (los últimos ocho con presencia en la plataforma de vídeo de Google), el youtuber californiano Shane Dawson cuenta con más de siete millones de suscriptores en su canal principal y es la prueba perfecta del salto que están dando los ídolos digitales a las estructuras tradicionales de la cultura y el espectáculo. Si ya cuenta con un libro en el mercado, Dawson rueda ahora Internet Famous, la película con la que YouTube llegará también a Hollywood.

A pesar del obvio apoyo de público con el que cuentan los youtubers más famosos del mundo, como el propio Dawson, esta potente fusión entre la meca del cine y los creadores de contenidos audiovisuales más famosos de internet no es cosa de un grupo de adolescentes con una cámara para aficionados. De hecho, detrás de Internet Famous se encuentra la mismísima Disney.

La compañía ha visto el potencial de YouTube y no quiere desaprovechar la ingente cantidad de espectadores que siguen los vídeos de las estrellas digitales. Así, en marzo de 2014, Disney pagó 500 millones de dólares (algo más de 460 millones de euros) para hacerse con Maker Studios, la network que asesora y gestiona los contenidos de creadores como PewDiePie (el youtuber con más suscriptores del mundo) y que ahora produce Internet Famous.

Disney, que ya se hizo con Marvel y Star Wars, ahora quiere pilotar la vertiente cinematográfica de este fenómeno y tomar ventaja en la llegada de los youtubers a la gran pantalla.

El falso documental

La primera piedra de la unión entre YouTube y Hollywood es en realidad un mockumentary, un falso documental bastante autorreferencial ya que Internet Famous contará la historia de un grupo de seis jóvenes que viajan por Estados Unidos compitiendo en un concurso de talentos en el que el ganador tendrá la oportunidad de su vida: su propio programa de televisión.

Basta acudir al primer vídeo que Dawson tiene en su canal principal de YouTube para saber que en el largometraje no faltará el humor. Era 2008 y, en uno de sus primeros pasos por la plataforma de vídeo que lo haría famoso, el joven parodiaba a los magos callejeros travestido.

No obstante, al igual que el fenómeno cinematográfico cuenta con el impulso de Disney, el humor del californiano no llega solo al séptimo arte, sino que junto a él aparecerán en Internet Famous otros youtubers estadounidenses, como Amanda Cerny, Wendy McColm o Richard Ryan y el viner Christian DelGrosso.

Tras las cámaras, otro youtuber dirige la película: será Michael Gallagher, cofundador de Maker Studios y cuyo canal de humor cuenta con más de un millón de suscriptores. De hecho, el propio Gallagher demostró ya en 2012, junto a Dawson, su intención de pasar de YouTube al mundo del cine. Lo hicieron juntos con Smiley, una película de terror adolescente con la que también dejaron claro que podían salir del humor.

Años después, el propio Dawson dirigiría y protagonizaría otra película (esta sí, de risa): Not Cool, que no recibió precisamente buenas críticas. Ahora, parodiando el mundo de YouTube y con la ayuda de la maquinaria de Disney, puede que este youtuber californiano que perdió su anterior trabajo tras empezar a subir vídeos a internet tenga éxito, por fin, en el cine.

De fraguarse de forma definitiva su llegada a la gran pantalla, las estrellas de internet habrán pisado ya las tablas de teatros, escrito exitosos libros y paseado por alfombras rojas. El fenómeno de internet parece avanzar de forma imparable y quién sabe si en un tiempo serán El Rubius y Vegetta777,  los dos youtubers españoles con más seguidores (que están ya entre los cincuenta con más suscriptores del mundo), los que se encarguen de colonizar el cine patrio.

Es el caladero al que van a parar los artistas de toda la vida en busca de un nuevo público y, a la vez, una fábrica de nuevas estrellas que ahora quieren salir de internet: el fenómeno de YouTube va más allá y prepara el desembarco en la gran pantalla.

Con solo 27 años (los últimos ocho con presencia en la plataforma de vídeo de Google), el youtuber californiano Shane Dawson cuenta con más de siete millones de suscriptores en su canal principal y es la prueba perfecta del salto que están dando los ídolos digitales a las estructuras tradicionales de la cultura y el espectáculo. Si ya cuenta con un libro en el mercado, Dawson rueda ahora Internet Famous, la película con la que YouTube llegará también a Hollywood.

A pesar del obvio apoyo de público con el que cuentan los youtubers más famosos del mundo, como el propio Dawson, esta potente fusión entre la meca del cine y los creadores de contenidos audiovisuales más famosos de internet no es cosa de un grupo de adolescentes con una cámara para aficionados. De hecho, detrás de Internet Famous se encuentra la mismísima Disney.

La compañía ha visto el potencial de YouTube y no quiere desaprovechar la ingente cantidad de espectadores que siguen los vídeos de las estrellas digitales. Así, en marzo de 2014, Disney pagó 500 millones de dólares (algo más de 460 millones de euros) para hacerse con Maker Studios, la network que asesora y gestiona los contenidos de creadores como PewDiePie (el youtuber con más suscriptores del mundo) y que ahora produce Internet Famous.

Disney, que ya se hizo con Marvel y Star Wars, ahora quiere pilotar la vertiente cinematográfica de este fenómeno y tomar ventaja en la llegada de los youtubers a la gran pantalla.

El falso documental

La primera piedra de la unión entre YouTube y Hollywood es en realidad un mockumentary, un falso documental bastante autorreferencial ya que Internet Famous contará la historia de un grupo de seis jóvenes que viajan por Estados Unidos compitiendo en un concurso de talentos en el que el ganador tendrá la oportunidad de su vida: su propio programa de televisión.

Basta acudir al primer vídeo que Dawson tiene en su canal principal de YouTube para saber que en el largometraje no faltará el humor. Era 2008 y, en uno de sus primeros pasos por la plataforma de vídeo que lo haría famoso, el joven parodiaba a los magos callejeros travestido.

No obstante, al igual que el fenómeno cinematográfico cuenta con el impulso de Disney, el humor del californiano no llega solo al séptimo arte, sino que junto a él aparecerán en Internet Famous otros youtubers estadounidenses, como Amanda Cerny, Wendy McColm o Richard Ryan y el viner Christian DelGrosso.

Tras las cámaras, otro youtuber dirige la película: será Michael Gallagher, cofundador de Maker Studios y cuyo canal de humor cuenta con más de un millón de suscriptores. De hecho, el propio Gallagher demostró ya en 2012, junto a Dawson, su intención de pasar de YouTube al mundo del cine. Lo hicieron juntos con Smiley, una película de terror adolescente con la que también dejaron claro que podían salir del humor.

Años después, el propio Dawson dirigiría y protagonizaría otra película (esta sí, de risa): Not Cool, que no recibió precisamente buenas críticas. Ahora, parodiando el mundo de YouTube y con la ayuda de la maquinaria de Disney, puede que este youtuber californiano que perdió su anterior trabajo tras empezar a subir vídeos a internet tenga éxito, por fin, en el cine.

De fraguarse de forma definitiva su llegada a la gran pantalla, las estrellas de internet habrán pisado ya las tablas de teatros, escrito exitosos libros y paseado por alfombras rojas. El fenómeno de internet parece avanzar de forma imparable y quién sabe si en un tiempo serán El Rubius y Vegetta777,  los dos youtubers españoles con más seguidores (que están ya entre los cincuenta con más suscriptores del mundo), los que se encarguen de colonizar el cine patrio.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Pummelvision, la vida ante tus ojos
Tres palabras para llegar a cualquier lugar del mundo
El retrovisionario que ha construido un museo analógico en su casa
My life as a refugee
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *