fbpx
BRANDED CONTENT
IRONHACK

BRANDED CONTENT
IRONHACK
9 de mayo 2019    /   BRANDED CONTENT
 

De abogado a diseñador UX: «Antes, mi única herramienta de diseño era Microsoft Paint»

Ironhack: los cursos que reducen la brecha digital en el mercado laboral

9 de mayo 2019    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Las calles digitales sin salida no existen. Siempre hay rutas de escape y lo que puede ocurrir es que no tengamos el mapa que nos saca de allí. Si la salida está bloqueada, también hay bulldozers que derriban muros y que consiguen que, en relativamente poco tiempo, el HTML deje de parecerte escrito en cirílico o el UI un lamento por darte con la pata de la cama en el dedo del pie.

Uno de los lugares para solucionar ese tipo de problemas está en Matadero. Se trata de un espacio dedicado al intercambio de ideas sobre la cultura y los valores de la sociedad contemporánea. En una de sus múltiples naves se encuentra Ironhack, una escuela especializada en formación tecnológica que está transformando el sector educativo.

Fue fundada en 2013 por dos socios, Ariel Quinones y Gonzalo Manrique, con un objetivo en común: reducir la brecha de talento digital en el mercado laboral a través de un formato de curso innovador que lo estaba petando en Silicon Valley, el bootcamp.

Los bootcamps son sinónimo de formación intensiva con un alto componente práctico. Al ritmo al que avanza la tecnología, es cada vez más difícil adaptar los programas formativos a las competencias demandadas por las empresas.

Esta es la apuesta de valor de Ironhack, la de actualizar el temario de sus bootcamps a las necesidades laborales de las empresas. Entre su oferta formativa se encuentran 3 cursos con una alta tasa de empleabilidad: desarrollo web, diseño UX/UI y análisis de datos.

¿Qué hace diferente a Ironhack?

En Ironhack piensan que todas las personas cuentan con la capacidad de adaptarse a un entorno tecnológico y que lo único necesario es extraer el talento del lugar en el que se encuentra. «Creemos en la diversidad de perfiles sin importar el background».

Además, y como ingrediente indispensable para mantener la efervescencia didáctica en un ecosistema cambiante, el contenido de sus programas está en constante adaptación.Las necesidades del mercado son las que marcan el camino. «Nuestra misión es que aprendan a aprender y que los alumnos sean productivos en sus empresas desde el primer día».

Aquí va un resumen

Dos formatos (intensivos, prácticos y adaptados a las necesidades reales de las empresas)

  • Bootcamps full-time de 9 semanas
  • Part-time de 6 meses para gente que esté trabajando

Tres cursos

  • Desarrollo web
  • Diseño UX/UI
  • Análisis de datos

Dos formatos (intensivos, prácticos y adaptados a las necesidades reales de las empresas)

  • Bootcamps full-time de 9 semanas
  • Part-time de 6 meses para gente que esté trabajando

Tres cursos

  • Desarrollo web
  • Diseño UX/UI
  • Análisis de datos

Ironhack en números

Más de 2.000 estudiantes graduados

600 empresas asociadas

70 nacionalidades

9
ciudades (Miami, Madrid, Barcelona, París, Ciudad de México, Berlín, Sao Paulo, Amsterdam y Lisboa)

85%
de colocación en empresas en los 3 primeros meses tras finalizar el Bootcamp

estudiantes ironhack

Más de
2.000
estudiantes graduados

empresas ironhack

600
empresas asociadas

nacionalidades ironhack

70
nacionalidades

9
ciudades (Miami, Madrid, Barcelona, París, Ciudad de México, Berlín, Sao Paulo, Amsterdam y Lisboa)

85%
de colocación en empresas en los 3 primeros meses tras finalizar el Bootcamp

Conoce a alguno de sus alumnos

Lucia Salas Ironhack

Lucía Salas,
de arquitecta a diseñadora de UX/UI

Lucía Salas estudió arquitectura, pero su cabeza no fue nunca la de solo una arquitecta. «Siempre me gustaron muchas cosas: el teatro y la escenografía, la psicología, el cine… Y sobre todo, el diseño en todas sus facetas».

Terminó la carrera en 2013 y se marcho a trabajar a Alemania solo un año después. La casualidad se cruzó delante de Lucía en 2017, cuando volvió a Madrid.

Su pareja, Carlos, decidió que quería meterse en serio en la programación y entró en Ironhack. «La vuelta a Madrid era el momento ideal para empezar de cero, así que mientras yo buscaba trabajo de arquitecta, él empezaba el Boot Camp de programación. No me dio tiempo de buscar mucho. Cuando vio lo que hacían en la clase de al lado (en el bootcamp de Diseño UX/UI) me dijo: “Tienes que venir a ver esto porque creo que te va a molar”».

Ese fue el momento en el que cambió la vida de Lucía. Pasó de diseñar espacios físicos a pensar en entornos digitales. Y a encadenar proyectos motivadores: fue TA (teacher assistant) en Ironhack, freelance en proyectos web, app y de diseño editorial y, desde hace poco menos de un año, forma parte del equipo de diseño de Orange Bank, el banco digital que lanzará Orange a finales de 2019.

«Adoro mi trabajo, no solo porque me lo paso muy bien sino porque tengo la sensación de aprender algo nuevo cada día. El mundo del diseño digital es apasionante».

Teo Diaz Ironhack

Teo Díaz,
de paracaidista militar a software developer

Teo Díaz siempre ha sido una persona de acción. Fue supervisor de seguridad privada en la embajada de Estados Unidos y, antes de eso, paracaidista del Ejército de Tierra.

Una amiga activó la curiosidad de Teo: «Ironhack te cambiará la vida». Díaz siempre había tenido la curiosidad de aprender a programar y no le hizo mucho más para emprender esta misión.

No tenía conocimientos previos y se matriculó en el curso de desarrollo web de agosto de 2018. «Antes de esto, trabajaba 12 horas o más al día, durante 5 o 6 días seguidos a la semana con solo 1 o 2 días de descanso. Deseaba que acabara cada día la jornada», explica el ex-paracaidista. «Ahora no miro la hora de entrada o de salida porque me encanta lo que hago, cada día me siento orgulloso de lo que he aportado al proyecto y siento la valoración personal de todos mis compañeros».

Teo Díaz ha visto también como el plano personal de las relaciones con sus compañeros ha adquirido otra dimensión. En Cabify, donde ahora es Software Developer, ha desterrado el egoísmo que, dice, era cotidiano en su trabajo anterior. «Antes, mis compañeros eran solo coincidencias laborales, sin preocuparnos mucho de la vida personal de cada uno. Eso me hacía sentir vacío en el trabajo. Ahora son personas de las que conocemos sus estados de ánimo, nos preocupamos los unos de los otros y sabemos muy bien cómo trabajar en equipo porque formamos todos parte de algo más grande».

Guillermo Martinez Ironhack

Guillermo Martínez,
de abogado a diseñador UX/UI

La pregunta no la planteamos nosotros. La plantea el propio Guillermo Martínez. «¿Qué se le ha perdido en un bootcamp de diseño a un abogado cuya única herramienta de diseño que había usado hasta el momento es Microsoft Paint?».

Se admiten especulaciones porque la respuesta puede ir por cualquier derrotero, pero aquí va la certeza de la motivación de este antiguo abogado corporate de un gran despacho en Madrid.

«Me gusta mucho el emprendimiento, la psicología, la tecnología, y tengo una mentalidad muy orientada al «problema-solución» por lo que el UX era un match muy bueno. Sin embargo, no sabía cómo empezar a dedicarme a ello. ¿Tendría que estudiar diseño? ¿Psicología y posteriormente hacer un máster? Un día, un buen amigo psicólogo y UX researcher me habló sobre los bootcamps, y más concretamente sobre Ironhack, y en ese momento fue cuando tuve claro que lo iba a hacer».

En ese momento comenzó el reciclaje de Guillermo, nueve semanas de aprendizaje continuo e intenso que le cambiaron como persona. «Además de aprender nuevas habilidades y conocer a mucha gente interesante, me cambió totalmente el chip hasta convertirme en una persona mucho más creativa».

Guillermo Martínez se incorporó al campus de Ironhack en Lisboa como TA (teacher assistant) y compagina la actividad con la de diseñador UX freelance.

Las calles digitales sin salida no existen. Siempre hay rutas de escape y lo que puede ocurrir es que no tengamos el mapa que nos saca de allí. Si la salida está bloqueada, también hay bulldozers que derriban muros y que consiguen que, en relativamente poco tiempo, el HTML deje de parecerte escrito en cirílico o el UI un lamento por darte con la pata de la cama en el dedo del pie.

Uno de los lugares para solucionar ese tipo de problemas está en Matadero. Se trata de un espacio dedicado al intercambio de ideas sobre la cultura y los valores de la sociedad contemporánea. En una de sus múltiples naves se encuentra Ironhack, una escuela especializada en formación tecnológica que está transformando el sector educativo.

Fue fundada en 2013 por dos socios, Ariel Quinones y Gonzalo Manrique, con un objetivo en común: reducir la brecha de talento digital en el mercado laboral a través de un formato de curso innovador que lo estaba petando en Silicon Valley, el bootcamp.

Los bootcamps son sinónimo de formación intensiva con un alto componente práctico. Al ritmo al que avanza la tecnología, es cada vez más difícil adaptar los programas formativos a las competencias demandadas por las empresas.

Esta es la apuesta de valor de Ironhack, la de actualizar el temario de sus bootcamps a las necesidades laborales de las empresas. Entre su oferta formativa se encuentran 3 cursos con una alta tasa de empleabilidad: desarrollo web, diseño UX/UI y análisis de datos.

¿Qué hace diferente a Ironhack?

En Ironhack piensan que todas las personas cuentan con la capacidad de adaptarse a un entorno tecnológico y que lo único necesario es extraer el talento del lugar en el que se encuentra. «Creemos en la diversidad de perfiles sin importar el background».

Además, y como ingrediente indispensable para mantener la efervescencia didáctica en un ecosistema cambiante, el contenido de sus programas está en constante adaptación.Las necesidades del mercado son las que marcan el camino. «Nuestra misión es que aprendan a aprender y que los alumnos sean productivos en sus empresas desde el primer día».

Aquí va un resumen

Dos formatos (intensivos, prácticos y adaptados a las necesidades reales de las empresas)

  • Bootcamps full-time de 9 semanas
  • Part-time de 6 meses para gente que esté trabajando

Tres cursos

  • Desarrollo web
  • Diseño UX/UI
  • Análisis de datos

Dos formatos (intensivos, prácticos y adaptados a las necesidades reales de las empresas)

  • Bootcamps full-time de 9 semanas
  • Part-time de 6 meses para gente que esté trabajando

Tres cursos

  • Desarrollo web
  • Diseño UX/UI
  • Análisis de datos

Ironhack en números

Más de 2.000 estudiantes graduados

600 empresas asociadas

70 nacionalidades

9
ciudades (Miami, Madrid, Barcelona, París, Ciudad de México, Berlín, Sao Paulo, Amsterdam y Lisboa)

85%
de colocación en empresas en los 3 primeros meses tras finalizar el Bootcamp

estudiantes ironhack

Más de
2.000
estudiantes graduados

empresas ironhack

600
empresas asociadas

nacionalidades ironhack

70
nacionalidades

9
ciudades (Miami, Madrid, Barcelona, París, Ciudad de México, Berlín, Sao Paulo, Amsterdam y Lisboa)

85%
de colocación en empresas en los 3 primeros meses tras finalizar el Bootcamp

Conoce a alguno de sus alumnos

Lucia Salas Ironhack

Lucía Salas,
de arquitecta a diseñadora de UX/UI

Lucía Salas estudió arquitectura, pero su cabeza no fue nunca la de solo una arquitecta. «Siempre me gustaron muchas cosas: el teatro y la escenografía, la psicología, el cine… Y sobre todo, el diseño en todas sus facetas».

Terminó la carrera en 2013 y se marcho a trabajar a Alemania solo un año después. La casualidad se cruzó delante de Lucía en 2017, cuando volvió a Madrid.

Su pareja, Carlos, decidió que quería meterse en serio en la programación y entró en Ironhack. «La vuelta a Madrid era el momento ideal para empezar de cero, así que mientras yo buscaba trabajo de arquitecta, él empezaba el Boot Camp de programación. No me dio tiempo de buscar mucho. Cuando vio lo que hacían en la clase de al lado (en el bootcamp de Diseño UX/UI) me dijo: “Tienes que venir a ver esto porque creo que te va a molar”».

Ese fue el momento en el que cambió la vida de Lucía. Pasó de diseñar espacios físicos a pensar en entornos digitales. Y a encadenar proyectos motivadores: fue TA (teacher assistant) en Ironhack, freelance en proyectos web, app y de diseño editorial y, desde hace poco menos de un año, forma parte del equipo de diseño de Orange Bank, el banco digital que lanzará Orange a finales de 2019.

«Adoro mi trabajo, no solo porque me lo paso muy bien sino porque tengo la sensación de aprender algo nuevo cada día. El mundo del diseño digital es apasionante».

Teo Diaz Ironhack

Teo Díaz,
de paracaidista militar a software developer

Teo Díaz siempre ha sido una persona de acción. Fue supervisor de seguridad privada en la embajada de Estados Unidos y, antes de eso, paracaidista del Ejército de Tierra.

Una amiga activó la curiosidad de Teo: «Ironhack te cambiará la vida». Díaz siempre había tenido la curiosidad de aprender a programar y no le hizo mucho más para emprender esta misión.

No tenía conocimientos previos y se matriculó en el curso de desarrollo web de agosto de 2018. «Antes de esto, trabajaba 12 horas o más al día, durante 5 o 6 días seguidos a la semana con solo 1 o 2 días de descanso. Deseaba que acabara cada día la jornada», explica el ex-paracaidista. «Ahora no miro la hora de entrada o de salida porque me encanta lo que hago, cada día me siento orgulloso de lo que he aportado al proyecto y siento la valoración personal de todos mis compañeros».

Teo Díaz ha visto también como el plano personal de las relaciones con sus compañeros ha adquirido otra dimensión. En Cabify, donde ahora es Software Developer, ha desterrado el egoísmo que, dice, era cotidiano en su trabajo anterior. «Antes, mis compañeros eran solo coincidencias laborales, sin preocuparnos mucho de la vida personal de cada uno. Eso me hacía sentir vacío en el trabajo. Ahora son personas de las que conocemos sus estados de ánimo, nos preocupamos los unos de los otros y sabemos muy bien cómo trabajar en equipo porque formamos todos parte de algo más grande».

Guillermo Martinez Ironhack

Guillermo Martínez,
de abogado a diseñador UX/UI

La pregunta no la planteamos nosotros. La plantea el propio Guillermo Martínez. «¿Qué se le ha perdido en un bootcamp de diseño a un abogado cuya única herramienta de diseño que había usado hasta el momento es Microsoft Paint?».

Se admiten especulaciones porque la respuesta puede ir por cualquier derrotero, pero aquí va la certeza de la motivación de este antiguo abogado corporate de un gran despacho en Madrid.

«Me gusta mucho el emprendimiento, la psicología, la tecnología, y tengo una mentalidad muy orientada al «problema-solución» por lo que el UX era un match muy bueno. Sin embargo, no sabía cómo empezar a dedicarme a ello. ¿Tendría que estudiar diseño? ¿Psicología y posteriormente hacer un máster? Un día, un buen amigo psicólogo y UX researcher me habló sobre los bootcamps, y más concretamente sobre Ironhack, y en ese momento fue cuando tuve claro que lo iba a hacer».

En ese momento comenzó el reciclaje de Guillermo, nueve semanas de aprendizaje continuo e intenso que le cambiaron como persona. «Además de aprender nuevas habilidades y conocer a mucha gente interesante, me cambió totalmente el chip hasta convertirme en una persona mucho más creativa».

Guillermo Martínez se incorporó al campus de Ironhack en Lisboa como TA (teacher assistant) y compagina la actividad con la de diseñador UX freelance.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Villa Wanda, el lugar donde veranearía Luis Bárcenas
Los ronquidos ayudan a conservar los hórreos (esas casas sobre la tierra)
La catarsis de Michael Keaton
Kubik: el coworking que nació 10 años antes de que inventaran los coworking
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *