fbpx
29 de febrero 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

Lo más parecido a un boli mágico es este pequeño aro llamado Iskn

29 de febrero 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La idea de Iskn surgió en un departamento de experiencia de usuario. Un gadget que permite digitalizar a tiempo real lo que escribes con el lápiz, bolígrafo o rotulador de tu elección parece, a priori, susceptible de convertirse en objeto de deseo para cualquier amante del papel.

En 2013, Iskn lanzó una campaña de crowdfunding con la que pretendía conseguir 35.000 dólares en un mes. Al finalizar ese periodo había conseguido una cantidad diez veces superior. Más de 2.500 personas querían ya su arito «mágico» capaz de convertir cualquier herramienta de dibujo en un objeto digital. Según Lydie Rure, de Iskn, «combinamos la experiencia natural de las herramientas tangibles con la fuerza de lo digital. La gente quiere usar sus pinceles y bolis favoritos en papel de verdad». Las herramientas existentes hasta el momento en el mercado, como el Bamboo Spark de Wacom, Live Scribe o Apple Pencil, obligan a usar un bolígrafo o papel específico o son puramente digitales.

Un año después, en 2014, el proyecto de Tristan Hautson, Timothée Jobert y Jean-Luc Vallejo consiguió una financiación añadida de dos millones de dólares proveniente de distintos inversores.

La tecnología de Iskn, compuesta por varias patentes y resultado de investigaciones de más de 80 años en la Alternative Energies and Atomic Energy Commission (CEA), ha nacido en Grenoble, Francia. «Al digitalizar los bocetos, dibujos y notas a tiempo real, se mantiene la sensación natural de los bolígrafos y hojas de papel tradicionales», comenta Rure. «Cualquier persona creativa (dibujantes, diseñadores, artistas, músicos, arquitectos…) puede mantener sus hábitos a la vez que adopta las ventajas que ofrece la digitalización». Este rol de «enlace» entre el mundo físico y el digital hace que Iskn sea considerado un «augmented object», es decir, «un objeto capaz de mejorar el rendimiento y las posibilidades de otro objeto cotidiano que todo el mundo conoce y usa».

SlateBlack_bloc TheRing

Lo primero que se necesita para utilizar Iskn es ‘The Slate’. Se trata de una superficie ligera y compacta donde se coloca cualquier bloc de notas o papel. Las hojas se mantienen en ella gracias a su revestimiento especial, pero también es posible utilizar unos clips que la sujetan más firmemente. Como tiene una autonomía de carga de 10 horas de uso y memoria para unas 50 páginas, puede utilizarse en cualquier lugar sin necesidad de ser acompañada por una tablet u otro dispositivo: se pueden descargar los bocetos al llegar a casa. Lo llaman «el modo screenless». «La auténtica ‘The Slate’ llegó cuando el equipo decidió separar la tecnología de la funda del iPad y convertirla en un objeto independiente», explica el diseñador Christophe Chedal Anglay. ’The Slate’, con clips incluidos, vale 159 dólares.

Es el gasto más elevado del pack. El anillo en sí, ‘The Ring’, solo cuesta 19,90 dólares. Este pequeño aro hace que cualquier herramienta de dibujo (bolis, lápices, rotuladores de caligrafía…) sea compatible con ‘The Slate’. La marca también ofrece un bolígrafo recargable, ‘The pen’, que lleva el anillo incorporado.

‘The Slate’ cuenta con 32 «magnómetros» que registran con precisión la posición, la orientación y el ángulo de inclinación del trazo. Una vez registrados los movimientos del boli gracias al anillo y transferidos estos al iPad o móvil, es posible editarlos a través de ‘Imagink’. Esta aplicación contiene distintos pinceles que pueden variar su grosor, color o transparencia, entre otras funcionalidades. A partir de ahí, las imágenes pueden ser exportadas, compartidas o subidas al Adobe Creative Cloud. También es posible crear vídeos.

Packaging_theRing Slate_iPad

Las expectativas de Iskn, donde ya trabajan 20 profesionales, son ambiciosas. Pretenden convertirse en el estándar de digitalización de escritura y dibujo manual. Están en conversaciones con grandes fabricantes para hacer que cualquier bolígrafo sea compatible con su tecnología. «La tecnología de Iskn puede ser fácilmente integrada en los procesos de producción actuales de los fabricantes», aseguran.

Esta primavera lanzarán una nueva versión multiplataforma de la app Imagink, y a finales del año verá la luz una nueva versión de ‘The Slate’ con un diseño renovado.

Si el CEO Jean-Luc Vallejo pudiera poner Iskn en manos de un artista, elegiría a Picasso «por su locura».

usecase-theSlate-Black

La idea de Iskn surgió en un departamento de experiencia de usuario. Un gadget que permite digitalizar a tiempo real lo que escribes con el lápiz, bolígrafo o rotulador de tu elección parece, a priori, susceptible de convertirse en objeto de deseo para cualquier amante del papel.

En 2013, Iskn lanzó una campaña de crowdfunding con la que pretendía conseguir 35.000 dólares en un mes. Al finalizar ese periodo había conseguido una cantidad diez veces superior. Más de 2.500 personas querían ya su arito «mágico» capaz de convertir cualquier herramienta de dibujo en un objeto digital. Según Lydie Rure, de Iskn, «combinamos la experiencia natural de las herramientas tangibles con la fuerza de lo digital. La gente quiere usar sus pinceles y bolis favoritos en papel de verdad». Las herramientas existentes hasta el momento en el mercado, como el Bamboo Spark de Wacom, Live Scribe o Apple Pencil, obligan a usar un bolígrafo o papel específico o son puramente digitales.

Un año después, en 2014, el proyecto de Tristan Hautson, Timothée Jobert y Jean-Luc Vallejo consiguió una financiación añadida de dos millones de dólares proveniente de distintos inversores.

La tecnología de Iskn, compuesta por varias patentes y resultado de investigaciones de más de 80 años en la Alternative Energies and Atomic Energy Commission (CEA), ha nacido en Grenoble, Francia. «Al digitalizar los bocetos, dibujos y notas a tiempo real, se mantiene la sensación natural de los bolígrafos y hojas de papel tradicionales», comenta Rure. «Cualquier persona creativa (dibujantes, diseñadores, artistas, músicos, arquitectos…) puede mantener sus hábitos a la vez que adopta las ventajas que ofrece la digitalización». Este rol de «enlace» entre el mundo físico y el digital hace que Iskn sea considerado un «augmented object», es decir, «un objeto capaz de mejorar el rendimiento y las posibilidades de otro objeto cotidiano que todo el mundo conoce y usa».

SlateBlack_bloc TheRing

Lo primero que se necesita para utilizar Iskn es ‘The Slate’. Se trata de una superficie ligera y compacta donde se coloca cualquier bloc de notas o papel. Las hojas se mantienen en ella gracias a su revestimiento especial, pero también es posible utilizar unos clips que la sujetan más firmemente. Como tiene una autonomía de carga de 10 horas de uso y memoria para unas 50 páginas, puede utilizarse en cualquier lugar sin necesidad de ser acompañada por una tablet u otro dispositivo: se pueden descargar los bocetos al llegar a casa. Lo llaman «el modo screenless». «La auténtica ‘The Slate’ llegó cuando el equipo decidió separar la tecnología de la funda del iPad y convertirla en un objeto independiente», explica el diseñador Christophe Chedal Anglay. ’The Slate’, con clips incluidos, vale 159 dólares.

Es el gasto más elevado del pack. El anillo en sí, ‘The Ring’, solo cuesta 19,90 dólares. Este pequeño aro hace que cualquier herramienta de dibujo (bolis, lápices, rotuladores de caligrafía…) sea compatible con ‘The Slate’. La marca también ofrece un bolígrafo recargable, ‘The pen’, que lleva el anillo incorporado.

‘The Slate’ cuenta con 32 «magnómetros» que registran con precisión la posición, la orientación y el ángulo de inclinación del trazo. Una vez registrados los movimientos del boli gracias al anillo y transferidos estos al iPad o móvil, es posible editarlos a través de ‘Imagink’. Esta aplicación contiene distintos pinceles que pueden variar su grosor, color o transparencia, entre otras funcionalidades. A partir de ahí, las imágenes pueden ser exportadas, compartidas o subidas al Adobe Creative Cloud. También es posible crear vídeos.

Packaging_theRing Slate_iPad

Las expectativas de Iskn, donde ya trabajan 20 profesionales, son ambiciosas. Pretenden convertirse en el estándar de digitalización de escritura y dibujo manual. Están en conversaciones con grandes fabricantes para hacer que cualquier bolígrafo sea compatible con su tecnología. «La tecnología de Iskn puede ser fácilmente integrada en los procesos de producción actuales de los fabricantes», aseguran.

Esta primavera lanzarán una nueva versión multiplataforma de la app Imagink, y a finales del año verá la luz una nueva versión de ‘The Slate’ con un diseño renovado.

Si el CEO Jean-Luc Vallejo pudiera poner Iskn en manos de un artista, elegiría a Picasso «por su locura».

usecase-theSlate-Black

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Quieres una entrada para asistir a MADinSpain?
¿Qué dice cada tipo (arial, serif…)?
Las falsas constelaciones de Oscar Lhermitte
Nociones de diseño gráfico para no diseñadores
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Me parece una idea estupenda llevada a la práctica, poder dibujar con tus útiles y en papel. No comparto el comentario de Louis Le Loup, que me parece corto y superficial, ojo el comentario. El auguro a este anillo un gran futuro, pero no lo pude comprar y esa falta de disponibilidad me preocupa.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies